Entreplanosagosto 12, 2020
muros-paja.jpg

7min36

A pesar de contar con una mala reputación en los cuentos infantiles, los edificios de paja pueden ser sostenibles, termoacústicamente cómodos y, sobre todo, resistentes y sólidos. Se han llevado a cabo varias investigaciones y experimentos con este residuo agrícola, calificándolo como un material interesante para la construcción de muros, con buenas características térmicas, acústicas e incluso estructurales. Además, es un recurso renovable de construcción simple. A continuación, hablaremos sobre las características de este material y sobre como se necesitaría mucho más que el soplido de un lobo para derribar una casa hecha de muros de paja.

La paja es un remanente de la producción de granos, generalmente trigo, arroz o cebada. Después de que se cosecha la parte comestible de los granos, los tallos terminan desechados y habitualmente se queman. Una de las salidas es su compactación en fardos rectangulares, que se pueden apilar y usar como rellenos o incluso como paredes autoportantes, una técnica conocida como el estilo “Nebraska”, ampliamente utilizado en el siglo XIX en las llanuras de este Estado. Si bien los fardos pueden soportar alrededor de 900 kg por metro lineal, los bloques de paja de alta densidad, compactados por máquinas, están diseñados para soportar hasta casi 6000 kg/m.

Aún así, es más común usar paja como material de sellado y aislamiento, sumado a otros materiales estructurales, como la madera o el acero. En este caso, la inclusión de una estructura permite la construcción de un techo antes de la instalación de los fardos de paja, protegiendo la pared del daño del agua durante la construcción, tema que revisaremos más adelante.

Como es un material formado principalmente por aire y espacios vacíos, proporciona un excelente aislamiento térmico a la construcción. Se estima que una casa de fardos de paja bien construida puede ahorrar casi un 75% en costos de calefacción y refrigeración [1]. Debido a las variaciones de las especies y la compactación de las partes, es difícil cuantificar exactamente estos datos. Pero se estima que la conductividad térmica de la paja es de aproximadamente 0.07 / 0.09 W/°Cm, que es similar al poliestireno expandido (0.04 W/°Cm), por ejemplo [2] En relación a la inercia térmica, los fardos de paja son equivalentes al adobe y a los muros de troncos. [3] Su comportamiento frente al fuego también es notable. Según algunas pruebas realizadas, se observó que las paredes de paja con yeso de cemento o estuco cumplieron con éxito las condiciones escritas en el Método ASTM E119-05a Fire Tests of Building Construction and Materials.

Es importante considerar que, al ser un material orgánico, los acabados también deben estar compuestos de materiales 100% orgánicos, permitiendo que las paredes intercambien aire entre el interior y el exterior. Por esta razón, generalmente se utiliza una mezcla de arcilla, arena y paja. La cal también puede funcionar.

Una cuestión limitante para la masificación de este método es que la paja no debe estar en contacto directo con la humedad del suelo, evitando así que llegue hasta las paredes. Dos problemas importantes relacionados con la construcción del fardos de paja son la humedad y el moho. Los cimientos deben elevarse al menos a 20 cm del suelo. Si se expone al agua, la paja puede absorber agua y expandirse, incluso causando grietas en el revoque. Por lo tanto, incluso en climas secos es importante que los aleros sean grandes y siempre busquen dejar las paredes lo más protegidas posible de la humedad.

Otro tema que puede ser limitante en algunos países, es la adaptación de esta técnica a los estándares locales y la obtención de permisos constructivos, ya que hasta ahora es un material alternativo. Para esto, siempre es importante buscar el asesoramiento de profesionales que ya hayan trabajado con este material en la región.

Al ser un material 100% biodegradable, cuando el edificio se vuelve obsoleto y necesita ser demolido, sus paredes pueden integrarse con el suelo sin mayores problemas. Como cualquier material de construcción, solo será verdaderamente sostenible si está disponible localmente. Por lo tanto, es quizás un material más adecuado para entornos rurales y cercano a plantaciones de granos que producen estos desechos. Si no están disponibles cerca del sitio, todo el impacto ambiental del transporte puede hacer que otro material sea más adecuado. Conocer los materiales locales es un buen punto de partida.

Para obtener más información técnica sobre este material, te invitamos a revisar el sitio web EBNet (Ecological Building Network) y, para profundizar en estudios académicos, el sitio de ScienceDirect.

Por: Eduardo Souza | www.plataformaarquitectura.cl 


Entreplanosjulio 16, 2020
arquitectura-sustentable-2.jpg

10min97

Por: The New York Times

Durante algunas décadas, muchas personas de la industria inmobiliaria han estado tratando de construir edificios “ecológicos” y remplazar materiales convencionales con materiales sustentables e instalar sistemas eficientes en materia de energía. Los edificios tienen un impacto ambiental importante, así que todas estas modificaciones han logrado que existan estructuras menos perjudiciales para el planeta.

Ahora, algunos desarrolladores están dando un paso más con los edificios “muy ecológicos” que en verdad ayudan mucho.

Este nuevo enfoque ha sido impulsado por organizaciones sin fines de lucro, instituciones educativas y propietarios comprometidos con una misión que pretenden demostrar que los edificios pueden, por decir algo, generar su propia energía y convertir los desechos de los inodoros en fertilizantes para jardinería. Ahora, las inmobiliarias comerciales están tomando la batuta al desarrollar proyectos que mantienen normas ambientales cada vez más estrictas y, algunas veces, incluso abordan problemas públicos complicados como las fuentes locales de contaminación de las aguas.

“Estamos en un punto en el que la ciencia nos está diciendo que tomemos medidas y las financieras nos dicen que esto es viable”, señaló Marta Schantz, vicepresidenta sénior del Greenprint Center for Building Performance del Urban Land Institute.

Es muy posible que los recientes acontecimientos alienten esta iniciativa, ya que la pandemia del coronavirus ha acrecentado el interés por el tipo de interiores que se encuentran en los edificios muy ecológicos, y las protestas contra la injusticia racial han hecho que los inversionistas en bienes raíces inviertan en activos que aporten el mayor beneficio.

“Las estrellas se están alineando”, comentó Robbie Hobbs, director del grupo de productos globales para la gestión del lugar de trabajo en JLL, una empresa de servicios inmobiliarios.

Uno de los proyectos más recientes de este tipo es Watershed, un edificio de oficinas de siete pisos ubicado en el vecindario de Fremont, en Seattle, que se terminó este año y que ya tiene rentadas tres cuartas partes. Watershed tiene un techo inclinado que recolecta agua pluvial para usarse en los inodoros y una amplia y cómoda escalera de acceso que ofrece una alternativa a los elevadores.

Los desarrolladores del proyecto, Stephen C. Grey & Associates y Hess Callahan Partners, atribuyen a sus arquitectos de Weber Thompson haberlos alentado a pensar en algo ecológico para este proyecto y otros desarrollos previos.

La primera colaboración de este equipo fue en un edificio de oficinas de cuatro pisos en Seattle diseñado con un sistema “pasivo” de calefacción y enfriamiento, lo que significa que la luz solar que entra por las paredes de vidrio calienta el interior y proporciona iluminación natural, así como que las ventanas funcionales proporcionan ventilación y eliminan la necesidad de que exista un sistema de aire acondicionado. Inaugurado en 2008, el edificio se rentó con rapidez y se ha mantenido ocupado en su totalidad.

Su éxito “nos convenció de construir otros”, afirmó Mark Grey, director de Stephen C. Grey.

Posteriormente, el equipo aumentó la apuesta con un proyecto de oficinas a orillas del puente Aurora en Seattle. El edificio tiene, entre otros elementos, un espacio con casilleros para 250 bicicletas. En el exterior, se diseñó un canal con plantas, llamado sistema de biofiltración, para filtrar el agua pluvial contaminada que viene de una bajada del puente hacia un lago cercano donde hay salmones.

Al otro lado del puente, el Watershed tiene muchos sistemas de biofiltración que captan el agua que escurre de las bajadas y de un callejón. En medio del paisaje, hay carteles que explican cómo se purifica el agua sucia antes de que llegue al lago. Los sistemas de biofiltración aumentaron cerca de 250.000 dólares el presupuesto para el edificio, señaló Weber Thompson.

Las características de sustentabilidad del edificio “tienen una utilidad real y funcional”, mencionó John S. Grassi, director ejecutivo de Spear Street Capital, una empresa inmobiliaria de San Francisco que se sumó al proyecto del Watershed como codesarrollador.

“Solo pensamos que era el momento oportuno, en el lugar adecuado y el mercado idóneo”, añadió.

Uno de los primeros edificios de oficinas muy ecológicos fue el Bullit Center, que se inauguró en Seattle en 2013. Los apartamentos para una sola familia con celdas solares e inodoros de compostaje ya habían existido durante algún tiempo, pero este proyecto de mediana altura, que fue desarrollado por la Fundación Bullit, una organización que se preocupa por el medioambiente, demostró que un edificio comercial que alberga a una variedad de inquilinos también podía ser ecológico.

El Bullit Center, una estructura con diseño extravagante, posee un tejado voladizo angular equipado con celdas fotovoltaicas que producen suficiente energía para abastecer al edificio y mandar el resto al sistema eléctrico. El agua pluvial se recolecta y se purifica para su consumo.

El edificio es como un árbol viviente que respira y que ayuda al ecosistema, comentó Paul Schwer, presidente de PAE, la empresa de ingeniería que trabajó en el edificio y quien también es uno de los inquilinos del proyecto.

Existía la esperanza de que el Bullit Center generara un sinnúmero de edificios parecidos. Pero eso no sucedió, en parte debido a que los proyectos de ese tipo son más complicados y tan solo los trámites para obtener los permisos tardan más tiempo. Según las compañías que han trabajado en esos proyectos, su construcción también es del 5 al 25 por ciento más cara. (Sin embargo, la operación del edificio puede ser menos onerosa, sobre todo cuando genera su propia energía y recolecta su propia agua).

Empresas inmobiliarias importantes han estado estableciendo metas para reducir el uso de energía y las emisiones de carbono en los edificios de sus desarrollos. Las empresas de tecnología también tienen sus propias metas ambiciosas y están desarrollando proyectos ecológicos en sus instalaciones.

Además, ahora que los inversionistas buscan empresas que se adhieran a las políticas de gestión, sociales y ambientales progresistas (ESG, por su sigla en inglés), se ha vuelto más fácil para los desarrolladores obtener respaldo financiero para proyectos ecológicos, señaló Joanna Frank, presidenta y directora ejecutiva del Center for Active Design, el cual administra el programa de certificación Fitwel para edificios más salubres.

Algunos desarrolladores están forjando experiencia en edificios ecológicos. Están descubriendo que pueden cobrar un recargo cuando rentan el espacio, en parte debido a que casi siempre tienen mucha luz natural en su interior y en sus acabados usan materiales naturales atractivos, como la madera. Es posible que estos edificios también se vendan a precios más altos.

“Por lo general, cuando comparamos un edificio con otro, nos basamos en cuestiones como superficie cuadrada y ubicación”, comentó Hobbes, de JLL. “Ahora, se diferencian más por el valor sustentable de los bienes”.

Gerding Edlen, una empresa desarrolladora de Portland, Oregon, ha sumado fuerzas con otras compañías en un proyecto de PAE. Se trata del edificio de cinco pisos llamado PAE Living Building, ubicado en Portland, que tendrá su propia planta de energía (gracias a un techo solar), así como su propia planta de tratamiento de agua (los desechos líquidos de los inodoros serán convertidos en fertilizantes para uso agrícola). El agua que cae sobre el techo será filtrada para potabilizarla.

PAE propuso la idea del proyecto y será el inquilino que servirá de ancla para el edificio. Esta empresa y otras compañías involucradas —que incluyen a ZGF Architects y Walsh Construction— han asumido una participación de capital en el proyecto. Han trabajado juntos en cientos de edificios con la certificación de edificios sustentables LEED.

“Tiene que llegar un momento en el que digamos: ‘¿Y ahora qué más?’”, comentó Schwer de PAE.


Entreplanosjulio 13, 2020
lucia.jpg

6min200

El edificio LUCIA de la Universidad de Valladolid (España) se ha convertido en el primero del mundo en recibir el certificado internacional WOSHIE, una acreditación de protección contra el contagio de virus.

Este está ubicado en el campus “Miguel Delibes” y es pionero en mostrar de esta forma su compromiso con la salud y el bienestar de sus alumnos, sus profesores y su personal de administración y servicios (PAS). Además, tal y como informan desde el ámbito universitario, “estamos participando activamente en el diagnóstico, en investigaciones y en patentes del COVID-19“.

WOSHIE: ¿qué es?

World Organization for Safety and Health in Indoor Environment (WOSHIE) se define como una entidad “concienciada con la actual pandemia y sus consecuencias, que gestiona la primera certificación internacional que aborda la protección contra todas las vías del contagio de virus en espacios interiores“.

Esta certificación se caracteriza por requerir medidas de protección:

  • efectivas contra el contagio de virus
  • que las personas perciben como proveedoras de seguridad
  • que permiten la viabilidad de la actividad en el edificio
  • de implantación y retirada sencilla
  • de coste moderado o que suponen una mejora para la salud y el confort de las personas, incluso cuando la pandemia esté superada

El edificio LUCIA

Para conseguir la certificación, el edificio LUCIA, y tal y como explican desde la propia universidad vallisoletana, ha incorporado las medidas de protección que requiere la certificación WOSHIE en sus cinco áreas de protección, entre las que destaca la generación de un aire interior sano:

1. Zonas críticas:

En la entrada se han incorporado marcas para ordenar las colas de espera, cartel indicador con las normas de seguridad, felpudo con líquido desinfectante, dosificador de gel sin contacto y cámara termográfica“, explican desde la Universidad.

En la conserjería, se ha dotado al conserje con sobrepresión de aire exterior, interfono para evitar contagios en la conversación, termómetro de proximidad para comprobar la temperatura de personas, dispensador de gel desinfectante de uso individual, mesa con ruedas para traslado de paquetes y documentos previamente a la desinfección, lámpara ultravioleta para desinfección de pequeños objetos, paquetes y documentos, para mascarilla ffp2 o equivalente, visera de protección de ojos, bata de protección y guantes.

En los aseos se ha incorporado a la entrada dispensador de gel desinfectante sin contacto, se ha confirmado la presencia de dispensadores de toallitas de papel para secado de manos, se ha restringido el uso de lavabos y urinarios que no respetaban la distancia de seguridad y se han colocado carteles indicadores, en interior y exterior con las normas de seguridad propias de los aseos.

2. Aire sano:

En cuanto al aire interior, detallan que “se han regulado los equipos de climatización para que todo el aire que llega a las estancias sea aire exterior y con una velocidad reducida”.

También se han establecido consignas de humedad y temperatura adecuadas, incluyendo sondas de confirmación en cada estancia, para disminuir al máximo la vida útil del virus en el aire y en las superficies.

3. Distancias y recorridos:

Se han señalizado todos los pasillos para que sean de un único sentido de paso para las personas, y se ha asignado a cada escalera un único sentido de subida o bajada, de modo que no sea necesario que las personas se crucen, y de este modo se facilita que se mantengan las distancias de seguridad.

En las posibles zonas conflictivas se han colocado separadores de cinta.

4. Protección de las personas y normas de seguridad:

En cuanto a esta área, se ha indicado en la entrada al edificio y en cada desembarco de escaleras las normas de seguridad como son el uso obligatorio de mascarillas, la utilización de gel desinfectante al entrar y salir de cada laboratorio y la distancia de seguridad a mantener.

Las medidas de protección instaladas permiten que los trabajadores podrán estar sin mascarilla en sus puestos de trabajo, siempre que se encuentren, al menos, a dos metros de distancia.

5. Limpieza y desinfección:

Se han realizado pruebas de limpieza PCR en superficies de alto contacto y pruebas experimentales PCR en aire para confirmar que el edificio, al menos en el momento de las pruebas, está libre de virus. Se ha especificado el tipo de trapos, desinfectantes y frecuencias de limpieza y desinfección adecuados.

Con información de: climatizacion-y-confort.cdecomunicacion.es


Entreplanosjunio 26, 2020
ecotainers.jpg

2min155

El escenario actual generado por el avance de la COVID-19 está impulsando a diferentes tipos de industrias a reorganizar su dinámica laboral diaria y redistribuir sus espacios de trabajo para disponer de ambientes seguros que cumplan con los protocolos dispuestos para mitigar, controlar, realizar el adecuado manejo de la pandemia y resguardar la salud del personal.

Ante la necesidad de continuar con sus tareas esenciales, uno de los principales objetivos de las empresas es asegurar la adecuada distancia social de dos metros de distancia de otras personas y entre los puestos de trabajo evitando contacto directo y brindar lugares de higiene óptimos.

Así, la construcción modular aparece como una solución para ampliar los espacios de trabajo con diversas alternativas: oficinas en contenedores, baños, dormitorios, laboratorios y almacenes entre otros.

EContainers, una empresa de origen colombiano, reutiliza los contenedores y les da una segunda vida, permitiendole a otras empresas ampliar su infraestructura para cumplir con los protocolos de bioseguridad, ahorrando gastos innecesarios en la construcción tradicional ya que pueden alquilar los contenedores tipo oficina por un tiempo determinado.

Las oficinas hechas en contenedores marítimos son espacios que se caracterizan por su practicidad, capacidad de adaptación a los espacios disponibles y necesidades emergentes, son fáciles de ubicar en cualquier punto del país porque son completamente transportables, además cuenta con calidad en las terminaciones y comodidades para todo el equipo de trabajo.

Por: María Alejandra Ruiz Rico | larepublica.co


Entreplanosjunio 25, 2020
aire-liquido.jpg

7min255

Comienza la construcción de la batería de aire líquido más grande del mundo, que almacenará electricidad renovable y reducirá las emisiones de carbono de las plantas de energía de combustibles fósiles.

El proyecto cerca de Manchester, Reino Unido, utilizará energía verde de repuesto para comprimir el aire en un líquido y almacenarlo. Cuando la demanda es mayor, el aire líquido se devuelve a un gas, alimentando una turbina que devuelve la energía verde a la red.

Una gran expansión de la energía eólica y solar es vital para hacer frente a la emergencia climática, pero no siempre están disponibles. Por lo tanto, el almacenamiento es clave y el nuevo proyecto será el más grande del mundo fuera de los esquemas hidroeléctricos bombeados, que requieren un depósito de montaña para almacenar agua.

La nueva batería de aire líquido, desarrollada por Highview Power, estará operativa en 2022 y podrá alimentar hasta 200,000 hogares durante cinco horas y almacenar energía durante muchas semanas. Las baterías químicas también son necesarias para la transición a un mundo sin carbono y su precio está cayendo en picado, pero solo pueden almacenar cantidades relativamente pequeñas de electricidad durante períodos cortos.

¿Qué son las baterías de aire líquido?

Las baterías de aire líquido se pueden construir en cualquier lugar, dijo el director ejecutivo de Highview, Javier Cavada: “El aire está en todas partes del mundo. El principal competidor no es realmente otras tecnologías de almacenamiento, sino combustibles fósiles, ya que la gente todavía quiere continuar construyendo plantas a gas y carbón hoy, curiosamente”, dijo.

El gobierno del Reino Unido ha apoyado el proyecto con una subvención de £ 10 millones. El ministro de energía y crecimiento limpio, Kwasi Kwarteng, dijo: “Esta nueva instalación revolucionaria formará una parte clave de nuestro impulso hacia la red cero, brindando una mayor flexibilidad a la red eléctrica de Gran Bretaña y creando empleos de cuello verde en el Gran Manchester.

«Proyectos como estos nos ayudarán a darnos cuenta del valor total de nuestras energías renovables de clase mundial, asegurando que los hogares y las empresas aún puedan ser alimentados por energía verde, incluso cuando el sol no brilla y el viento no sopla», dijo.

Se insta al gobierno del Reino Unido a hacer que la recuperación económica de la pandemia de coronavirus sea verde. «Le debemos a las generaciones futuras reconstruir mejor», dijo el primer ministro, Boris Johnson, recientemente, mientras que el canciller, Rishi Sunak, está planeando una «revolución industrial verde».

Alex Buckman, un experto en almacenamiento de energía en el grupo Energy Systems Catapult , dijo que las plantas contaminantes de gas eran la principal forma de equilibrar la red eléctrica del Reino Unido. Pero un sistema neto de carbono cero necesitaría más del 30% de energía renovable de hoy y, por lo tanto, más almacenamiento.

«Es probable que haya una necesidad de una o más de las tecnologías de almacenamiento de electricidad de media a larga duración para llenar un vacío en el mercado, y el almacenamiento de energía de aire líquido (LAES) está a la altura como una opción», dijo. La energía hidroeléctrica bombeada está limitada por la necesidad de un reservorio de montaña, mientras que el almacenamiento por gravedad, donde se levanta un peso y luego se deja caer para alimentar un generador, está menos desarrollado, al igual que la producción a gran escala de combustible de hidrógeno a partir de energía verde.

«La combinación de ser más desarrollado y más escalable brinda a LAES la oportunidad de ser competitivos, si pueden demostrar que pueden reducir los costos con una mayor escala», dijo Buckman.

Una capacidad de almacenamiento impresionante

La batería Highview almacenará 250MWh de energía, casi el doble de la cantidad almacenada por la batería química más grande, construida por Tesla en Australia del Sur. El nuevo proyecto se ubica en el Trafford Energy Park, que también alberga la planta de energía a gas de Carrington y una central eléctrica de carbón cerrada.

El proyecto costará £ 85m, y Highview recibió £ 35m de inversión del gigante japonés de maquinaria Sumitomo en febrero. La batería de aire líquido está creando 200 empleos, principalmente en construcción, y está empleando a antiguos ingenieros de petróleo y gas, con unas pocas docenas en la operación continua. Se espera que la vida útil de la planta sea de 30-40 años. «Pasará a la próxima generación», dijo Cavada.

Highview está desarrollando otros sitios en el Reino Unido, Europa continental y Estados Unidos, incluso en Vermont, pero el proyecto de Manchester será el primero. «El primero es definitivamente el más importante y es por eso que realmente valoramos el audaz movimiento del gobierno del Reino Unido para utilizar la tecnología del Reino Unido para resolver los problemas del Reino Unido y luego exportar la tecnología a nivel mundial», dijo Cavada.

Por: Damian Carrington |  www.ecoportal.net


Entreplanosjunio 25, 2020
bloques-de-hielo.jpg

4min114

En Indonesia, cerca de 60 millones de personas depende de los recursos del pesca: con más de 100.000 kilómetros de costa, entre 2014 y 2019 se ha duplicado la producción del sector pesquero en sus 800 puertos locales, lo que supone un incremento de la demanda de la cadena de frío. ¿Cómo extender esta cadena de frío a las zonas remotas y, además, crear ingresos adicionales en el ámbito local?

Para tratar de dar una respuesta sostenible a esta pregunta, se ha llevado a cabo un proyecto de colaboración entre empresas alemanas e indonesias que han desarrollado una solución: una máquina para fabricar bloques de hielo alimentada con energía solar.

De este modo, se ha creado un sistema cien por cien libre de emisiones de gases invernadero y capaz de producir una tonelada de hielo al día, no solo de forma más sostenible, sino que, además, supone una reducción de un 30% de costes respecto al uso de un grupo electrógeno diesel.

El reto era ayudar a los pequeños pescadores a poder transportar su pesca siguiendo una cadena de frío óptima. Así, se inició el desarrollo de un prototipo para crear un máquina capaz de crear bloques de hielo valiéndose de energía solar, con un sistema de almacenamiento térmico automatizado para su control en remoto.

De este modo, se ha logrado combinar dos tecnologías que, a priori, pueden parecer dispares: la energía solar y la tecnología de enfriamiento. Esta producción de hielo no requiere ni de una fuente de alimentación ni una unidad de almacenamiento de batería, por lo que estos bloques pueden producirse en zonas alejadas de la red eléctrica y utilizarse para refrigerar la pesca local.

Y esta es la transferencia tecnológica que se ha llevado a cabo en este proyecto para su producción in situ en Indonesia. Al mejorar el valor añadido de la industria de la pesca se mejorará el acceso a los mercados, lo que, según un informe de Frank Stegmueller de la German Corporation for International Cooperation (GIZ), “se traducirá en mayores ingresos para los pescadores locales”.

Se trata de un proyecto colaborativo entre empresas europeas e indonseias que comenzó en 2016 y que empezó a funcionar en una planta piloto en 2018. Dos años más tarde, en 2020, la primera planta comercial entrará en funcionamiento en Indonesia. Ademas de GIZ, las alemanas Bitzer, Ziehl-Abegg, BAE Batterien y ILK Dresden han participado en este proyecto, apuntan desde Hannover Messe. La empresa indonesia AIREF es la que está producción este sistema para su fabricación local. Otras empresas colaboradoras de este proyecto son: REC Solar, ATW Solar, Studer y Omron.

Con información de: innovadores.larazon.es


Entreplanosjunio 8, 2020
obra.jpg

6min165

Fuente: Manual de Ejercicio Profesional del Arquitecto (MEPA)

Consejo Profesional de Arquitectura y Urbanismo (CPAU)

Los títulos que siguen tratan algunas rutinas, tareas y controles que puede tener que realizar la Dirección de Obra (DO) relacionadas con el cumplimiento de disposiciones de los pliegos de condiciones de los contratos de construcción editados por el Consejo Profesional de Arquitectura y Urbanismo (CPAU) en relación con el seguimiento y control de los plazos contractuales.

Plan de trabajo

En las documentaciones de proyecto suelen incluirse plazos en base a los cuales los adjudicatarios preparan sus planes de trabajo, los cuales suelen ajustarse según negociaciones de último momento. Los pliegos de condiciones de los contratos de construcción editados por el CPAU disponen que los adjudicatarios presenten, antes de la firma del contrato, el Plan de trabajo definitivo el cual, en obras por contratos separados, debe estar coordinado con otros planes de trabajo y con el plan de trabajo general de la obra y contar con la aprobación de la DO. Los planes de trabajo implementados mediante diagramas de barras o de flechas son instrumentos útiles para que la DO efectúe el seguimiento y control del avance de los trabajos y del cumplimiento de los plazos contractuales por parte de los contratistas. Un plan de trabajo bien estudiado, con una buena desagregación y detalle de las distintas tareas, facilita a la DO el registro de las realizadas en plazo y evidencia los atrasos incurridos y los adelantos alcanzados. Se recomienda a la DO que identifique las tareas que en el plan de trabajo se manifiestan como críticas, para centrar su mayor dedicación en su seguimiento, debido a los serios contratiempos que se pueden originar si se ejecutan con atraso, especialmente, cuando intervienen varios contratistas.

Incumplimiento de los plazos por parte de los contratistas

En primer término, se recomienda a la DO que nunca brinde motivos a los contratistas para que efectúen reclamos o soliciten prórrogas alegando acciones, demoras u omisiones de la DO. Se recomienda especial cuidado en proporcionar en término planos y/o documentos complementarios del proyecto, en responder consultas y contestar notas de pedido. Salvo que incumpla lo expuesto precedentemente, la DO no es responsable por los atrasos o incumplimiento de los plazos por parte de un contratista negligente, con poco personal o insuficiente capacidad de gestión. Para no dar motivos para que pueda imputársele  corresponsabilidad, conviene que la DO tenga en cuenta las recomendaciones extractadas a continuación:

  • Efectuar al contratista las advertencias y reclamos necesarios y dejar constancia mediante órdenes de servicio de las advertencias realizadas por las demoras y atrasos incurridos y la solicitud de recuperación de los tiempos perdidos. Esto es importante por dos motivos: a) para dejar constancias en caso de una posterior resolución de contrato; y b) para dejar a salvo ante el comitente la responsabilidad del DO.
  • Mantener informado al comitente en los casos de atrasos o moras en el cumplimiento del Plan de trabajo y aconsejar al comitente la reducción o supresión de anticipos financieros pactados y/o la demora de pagos pendientes y/o la aplicación de las sanciones previstas en los pliegos de condiciones.
  • Evaluar con el comitente y su asesor legal, la conveniencia de resolver el contrato. 

Estos procedimientos contribuyen a evitar que el comitente adjudique erróneamente al arquitecto responsabilidades que son propias y exclusivas del contratista.

Ampliaciones al plazo de obra

Ante un pedido de prórroga al plazo contractual por parte del Contratista, motivado por interrupción de tareas por causales previstas en el contrato, siempre que tengan efectiva incidencia en el plan de trabajo, la evaluación de las causas y la cuantificación de la prórroga quedarán a juicio de la DO, la cual elevará al comitente los antecedentes con su opinión acerca de conceder o no la ampliación. Corresponde al comitente rechazar o aceptar el pedido de prórroga, para lo cual, debería tener en cuenta el informe del Director de obra. Solo al comitente le corresponde la decisión de la prórroga a acordar. 


Entreplanosmayo 11, 2020
materiales.jpg

5min287

Fuente: Manual de Ejercicio Profesional del Arquitecto (MEPA)

Consejo Profesional de Arquitectura y Urbanismo (CPAU)

Los títulos que siguen tratan algunas rutinas, tareas y controles que puede tener que realizar la Dirección de Obra relacionados con el cumplimiento de disposiciones administrativas y económicas de los pliegos de condiciones de los contratos de construcción editados por el Consejo Profesional de Arquitectura y Urbanismo (CPAU), en relación con el seguimiento y control de los precios contractuales.

Anticipos para la compra de materiales

Los pliegos de condiciones de los contratos de construcción editados por el CPIC, incluyen las siguientes definiciones:

  • “El régimen de anticipos para la compra de materiales está previsto para que el comitente abone anticipadamente al contratista un importe convenido a los efectos de fijar el precio de la provisión, la que quedará cubierta por una garantía a favor del comitente”.
  • “Los Ítem y rubros que sean objeto de anticipos para la compra de materiales, mantendrán en lo sucesivo su precio inamovible en la misma proporción con que hayan sido objeto de anticipos”.

La aplicación de este régimen persigue un doble objetivo:

  • Facilitar la gestión del contratista y reducir sus gastos financieros, circunstancia que se refleja generalmente en una mejora del precio de su oferta.
  • Permitir al comitente fijar anticipadamente el precio de una parte significativa del rubro afectado.

La decisión de adoptar este régimen es de exclusiva competencia del comitente. En cada caso, conviene evaluar las ventajas y desventajas en función de la naturaleza de los materiales o equipos afectados, el monto de la operación, la solvencia moral y económica del contratista y las garantías que puede ofrecer. Decidida la realización del anticipo, corresponde establecer el lugar donde acopiar los materiales o equipos: En la obra siempre que sea posible, en taller cuando los materiales deban ser procesados previo a su envío a obra o en depósitos del contratista o del proveedor, cuando no sean posibles las alternativas anteriores. El acuerdo de un régimen de anticipos para la compra de materiales puede ser posterior a la firma del contrato, en cuyo caso, se recomienda al DO que redacte disposiciones para implementarlo.

Anticipos financieros

Implican las sumas de dinero que el comitente adelanta al Contratista para su mejor desenvolvimiento en la provisión de materiales y mano de obra para la ejecución de los trabajos a su cargo. Los pliegos de condiciones de los contratos de construcción editados por el CPAU disponen al respecto:

  • Que los anticipos son de aplicación cuando así ha sido establecido en la contrata.
  • Que es necesario que sean amparados por garantías.
  • Que no estén afectados por deducciones para el fondo de reparo.

El acuerdo de un régimen de anticipos financieros puede ser posterior a la firma del contrato, en cuyo caso, se recomienda al DO que redacte disposiciones para implementarlo.

Liquidación de los trabajos

La valoración de los trabajos realizados a los efectos de su pago por el comitente resulta de una secuencia de tareas que conforman una tarea a la cual la DO debe prestar mucha atención, dado que en caso de incurrir en errores puede afectar los intereses del comitente o de los contratistas. El procedimiento se inicia con la organización de las planillas a utilizar por cada contratista para efectuar sus liquidaciones, continúa con la medición de los trabajos realizados, la revisión de las liquidaciones que presentan los contratistas en base a las mediciones efectuadas y la emisión de los certificados por la DO para su pago por parte del comitente.


Entreplanosmayo 6, 2020
ladrillo-PET.jpg

9min281

Desechos de todo tipo son acumulados a diario y por toneladas prácticamente en todo el planeta y principalmente en las grandes ciudades.

El problema no es fácil de resolver, considerando que las formas de vida características de nuestro tiempo dan lugar a la producción y acumulación de basura.

El incremento de la población y el consumo exagerado de objetos fútiles -los cuales se presentan por lo regular envueltos en papel, plástico o cartón-, la chatarra tecnológica y de electrodomésticos, la publicidad impresa en papel y los tan comunes envases de refrescos, agua y comida, se desechan por toneladas.

Lo alarmante de esta situación es que a medida que va pasando el tiempo, la cantidad de chatarra y desechos crecen cada vez más rápido. Es a partir de la acumulación cuando comienzan los problemas ecológicos, ya que los basureros se convierten en focos permanentes de contaminación.

La contaminación ambiental y la falta de espacios para depositar la basura, ha generado que en muchos lugares del mundo la basura y los desechos orgánicos estén pasando de ser “desechos” para convertirse en materia prima para la creación de nuevos materiales, aplicables en muchos ámbitos, incluyendo la construcción.

El reciclaje de desechos, tanto orgánicos como inorgánicos ha permitido crear nuevos materiales de construcción, que por lo regular suelen ser sumamente resistentes y económicos.

Uno de los materiales que tiene mayores posibilidades en la industria de la construcción es el plástico denominado PET, ya que por sus características y resistencia puede ser utilizado -ya sea en forma de botellas, o procesado y transformado en tabiques o piezas modulares- tanto para la construcción de elementos divisorios como muros, celosías y losas, como para construir edificaciones completas.

El proyecto denominado como Eco Ark, es un notable ejemplo de cómo un material de desecho como el PET puede ser transformado en un eficiente material de construcción que permite construir estructuras habitables.

Este proyecto, creado por Far Eastern y un grupo de jóvenes arquitectos taiwaneses, incluye la transformación del plástico de las botellas de refrescos y agua mediante un proceso en el que se trituran, funden y posteriormente se convierten en piezas modulares traslúcidas o “tabiques huecos” que tienen la capacidad de resistir fenómenos naturales como tifones, huracanes o terremotos.

Otro proyecto orientado al reciclaje de botellas PET, es Byfusion del ingeniero Peter Lewis, quien creó una máquina con la que transforma las botellas de plástico en bloques o tabiques.

El proceso de elaboración de los bloques es similar al del proyecto Eco Ark, pues las botellas de plástico, una vez dentro de la máquina, se lavan y son presionados en forma de tabiques.

Estos bloques son también altamente resistentes, por lo cual pueden ser utilizados de manera estructural tanto en muros de carga y de contención.

Otro uso de botellas de PET para crear materiales nuevos se encuentra en la ciudad de Praga. El grupo de investigación PETMAT nació el 1 de julio de 2014 en el estudio experimental FA CTU Prague, con una larga tradición de usar basura como material de construcción desde 2010.

PETMAT ha realizado varios proyectos reciclando plásticos y luego usándolos como material de impresión 3D. El primero consistió en desarrollar una botella de ladrillo llamada “PET(b)rick”, que se produce mediante un método industrial de moldeo por soplado de plástico.

El resultado es un ladrillo de estireno que se une con otros gracias a una especie de machimbrado.

En Latinoamérica también se están tomando cartas en materia del reciclaje de plásticos de desecho.

Un ejemplo es el proyecto denominado “Tabiques de botellas”, desarrollado al interior de la Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo de la Universidad de Buenos Aires y gestionado por empresas sociales integradas a la Red Global del Trueque.

En este caso el PET molido reemplaza a la piedra y un 60 por ciento de la arena que se utiliza en la elaboración de tabiques, tejas, losas y paneles.

Para la elaboración de estos tabiques primero se clasifican las botellas por color, después las botellas son prensadas y compactadas para posteriormente llevarlas a un molino, que las transforma en un polvo similar a la harina.

El paso siguiente es mezclar este polvo con cemento, arena y un producto químico que favorece la combinación, al fraguar, la mezcla se convierte en viguetas o bloques con los que se pueden levantar paredes, techos o pisos.

Las ventajas de este material es que permite tener piezas 50 por ciento más ligeros que los que se construyen con materiales tradicionales y además es más económico, ya que, por ser un desecho, las botellas se consiguen de forma gratuita.

En la Universidad Autónoma de Querétaro, en México, también se ha desarrollado un tabique ecológico hecho a base de botellas de PET, en este caso su creador, Gerardo Soto Ramírez, alumno de la Facultad de Ingeniería utilizó la fibra de las botellas de plástico para mejorar las propiedades mecánicas del tabique tradicional.

La idea de Soto Ramírez responde a dos cuestiones importantes en México: el reciclaje de residuos sólidos y la necesidad de materiales de construcción resistentes a terremotos.

Además de durable, la construcción de una casa de tamaño mediano con este material resultaría en el reciclaje de hasta 4 mil botellas de plástico PET.

Estos tabiques pueden elaborarse en tres distintos tamaños y diseños, para la edificación de viviendas o para la realización de obras de mayores dimensiones, con un impacto ecológico significativo, porque se pueden utilizar hasta cuatro mil botellas por construcción.

En junio de 2016, el Centro Experimental de la Vivienda Económica (CEVE) de Argentina, capacitó a un grupo de personas a fin de utilizar botellas de PET como tabiques de construcción.

El resultado es una casa que pertenece a la cooperativa El Vivero, inaugurada el 25 de febrero de 2017. Mide 56 metros cuadrados y cuenta con un comedor, dos dormitorios, un baño, un calentador de agua solar, luz eléctrica y agua potable.

Esta cooperativa está formada por cincuenta familias rurales y actualmente está trabajando para construir más viviendas con ladrillos PET, que sean adaptables a la geografía, el clima y la sismología locales.

Vale la pena mencionar que estos ladrillos son más ecológicos, además del hecho de que tienen más aislamiento térmico. Además, son más ligeros que los tradicionales.
Todos los proyectos antes mencionados nos permiten ver de otra manera la basura, que más allá de un desecho puede ser una importante materia prima para la elaboración de nuevos materiales, que además de resolver la contaminación ambiental, podrían ayudar a resolver el problema de vivienda en lugares de escasos recursos.

La fabricación de los materiales antes mencionados es mucho más barata que la de los materiales tradicionales.

Con información de: noticias.arq.com.mx


Entreplanosmayo 4, 2020
madera_cruzada.jpg

14min452

De vez en cuando, el campo de la arquitectura se presenta con lo que se aclama como el próximo “material de construcción milagroso”. El hormigón fue la fuerza impulsora detrás de la expansión del Imperio Romano, el acero, a su vez, nos permitió densificar nuestras ciudades y construir edificios a alturas previamente inimaginables. Más recientemente, los materiales plásticos han sido responsables de causar una profunda transformación de nuestros espacios interiores, así como de la economía de la construcción.

Pero sería razonable cuestionar por qué y cómo, en el siglo XXI, la madera, utilizada durante siglos por el hombre, se presenta como el futuro de la arquitectura. A pesar de poseer una superficie rugosa, tener un proceso de ensamblaje muy elemental y el hecho de que representa la antítesis de la situación actual en la industria de la construcción, es la durabilidad, la renovabilidad y la capacidad de la madera para capturar carbono, en lugar de liberarlo, lo que inspira a la industria de la construcción a invertir fuertemente en su futuro.

La madera laminada cruzada (CLT), un sistema de construcción altamente resistente compuesto por innumerables capas de madera aserrada y pegada, se desarrolló por primera vez en Europa a principios de la década de 1990, pero el producto no se usó comúnmente hasta la década del 2000 y solo se introdujo en el Código Internacional de Construcción el 2015. Si bien las empresas de rango medio a grande en todo el mundo han estado compitiendo para construir las estructuras de madera más grandes o más altas para demostrar su comparabilidad con el concreto y el acero, varios profesionales e investigadores independientes se han dedicado a desarrollar y aplicar nuevos métodos de fabricación, técnicas de diseño y software de análisis y visualización para este material. Aquí, The Architect’s Newspaper exhibe una sección transversal del trabajo experimental que se está llevando a cabo actualmente con la creencia de que la madera puede ser para el futuro lo que el hormigón, el acero y el plástico han sido en el pasado.

AnnaLisa Meyboom

En el otoño del 2018, 15 estudiantes de la profesora AnnaLisa Meyboom en la Universidad de British Columbia (UBC), junto con David Correa en la Universidad de Waterloo, Oliver David Krieg de Intelligent City y 22 participantes de la industria diseñaron y construyeron el tercer Wander Wood Pavilion, una estructura de madera retorcida y enrejada hecha completamente de componentes únicos e irrepetibles.

Aprovechando los recursos tecnológicos de fabricación avanzados disponibles en el Centro de procesamiento de madera avanzado de UBC, que incluye una fresadora CNC y otros equipos automatizados para la fabricación de piezas de madera, el proyecto fue tanto una oportunidad de aprendizaje para los estudiantes como una demostración de que la madera es un material viable y comparable, si no superior, al hormigón y al acero, lo que combinado con el uso de nuevas tecnologías está demostrando ser un material cada vez más relevante para el futuro. La estructura simple y acogedora del pabellón se ha transformado en una invitación al público, para que las personas puedan acercarse y ver con sus propios ojos cómo es el futuro de la arquitectura.

Si bien la estructura del pabellón fue prefabricada y ensamblada en el sitio en solo tres días, se invirtió una cantidad significativa de tiempo y energía para garantizar un montaje rápido llegado el momento. Se estableció un flujo de trabajo de diseño riguroso, combinando procesos iterativos de análisis por computadora y pruebas físicas, además de una línea de fabricación que correspondía con la secuencia lógica de ensamblaje. Luego, cada pieza del pabellón se fresó para enclavarse en su lugar y quedar asegurada con remaches metálicos.

El proyecto fue diseñado en parte para enseñar a los estudiantes una estrategia para reducir la brecha entre el diseño digital y la fabricación física mientras se aplica un material novedoso. Durante el proceso de construcción del pabellón, el equipo utilizó un sistema industrial automatizado para fabricar las piezas, que se estableció “específicamente para producir componentes de madera”, según Meyboom.

Gilles Retsin

Arquitecto y profesor en la Bartlett School of Architecture de Londres, Gilles Retsin ha experimentado durante mucho tiempo con el diseño computacional y los nuevos métodos de fabricación, pero recientemente su enfoque ha cambiado hacia la investigación y desarrollo de proyectos en madera laminada, llevando a su firma en una nueva dirección. Una estructura de madera gigante instalada en la Royal Academy de Londres a principios del 2019, fue el primer intento del arquitecto de aplicar la realidad aumentada a la construcción de madera modular mediante el uso de Hololens de Microsoft. “Utilizamos RA para enviar instrucciones directamente desde el modelo digital al equipo que trabaja en el sitio”, explicó Retsin. “La RA, por lo tanto, nos ayuda a comprender cómo sería un proceso de construcción totalmente automatizado, donde un modelo digital se comunica directamente con las personas y los robots en el sitio”.

En una reciente competencia internacional que tuvo lugar en Nuremberg, Alemania, Retsin lanzó un proyecto a una escala mucho mayor, que podría haber sido la primera sala de conciertos de madera prefabricada construida de forma autónoma en el mundo. Diseñada en colaboración con el arquitecto Stephan Markus Albrecht, la consultora de ingeniería Bollinger-Grohmann, climatólogos de Transsolar y especialistas en acústica de Theater Projects, la propuesta aprovecha la ubicación del sitio en una región con abundante materia prima, trascendiendo a la forma en que se entiende hoy la construcción en madera, creando un edificio único y desafiante. La sala de exposición explora toda la ligereza del material a través de un proceso de fabricación modular de piezas de madera CLT de nueve metros de largo y una losa en voladizo plisada que se revela en toda su extensión a través de una amplia fachada de vidrio estructural.

“Diseñar en madera no solo significa construir un futuro más sostenible, sino también transformar la forma en que los arquitectos diseñamos nuestros edificios”, dijo Retsin. “Es una tarea desafiante, a través de estos proyectos realmente nos preguntamos cómo será el futuro de la arquitectura”.

Casey Rehm

Para el profesor de SCI-Arc, Casey Rehm, trabajar con madera ha significado desafiar muchos problemas en el campo de la arquitectura. La madera es un material de construcción que rara vez se considera en Los Ángeles, principalmente debido al tiempo que lleva cultivarla y también a los costos de material asociados con el transporte y la fabricación. “En este momento”, dijo Rehm, “la fabricación de estructuras de madera CLT todavía se está haciendo, en gran parte, de una manera muy artesanal”. Los residuos de este proceso aún no se han eliminado, y tampoco se están utilizando a gran escala como material de construcción alternativo, argumentó, todavía tenemos que avanzar mucho en relación con el costo-beneficio de la madera en la construcción civil.

Si bien la madera se ha utilizado para construir estructuras cada vez más grandes en todo el mundo, como desarrollos de viviendas de varios pisos y edificios de oficinas, Rehm cree que que incorporar madera en proyectos de menor escala puede tener un impacto mucho mayor en la industria de la construcción. En este sentido, Rehm ha estado investigando estrategias con sus estudiantes para producir paneles CLT de bajo costo para la construcción de viviendas de emergencia y para personas sin hogar, así como unidades de viviendas móviles para la ciudad de Los Ángeles, una ciudad con una gran escasez de viviendas asequibles.

Pero además de su potencial como material de bajo costo y alta eficiencia, el arquitecto ha aplicado la madera incluso a su trabajo de diseño más exploratorio. NN_House 1, una extensa casa de un solo piso que Rehm propuso el 2018 para las llanuras desérticas de Joshua Tree, California, fue diseñada en parte usando una red neuronal 3D para desarrollar divisiones ambiguas entre habitaciones, así como para difuminar la división entre el interior y el exterior. La IA fue entrenada en el trabajo de arquitectos modernistas, mientras producía idiosincrasias propias, para desarrollar un espacio vital con múltiples lecturas espaciales.

Kivi Sotamaa

Como arquitecto que ejerce en Finlandia, Kivi Sotamaa ciertamente no es el único en su comunidad que se dedica por completo al desarrollo y la aplicación de nuevos sistemas de construcción en madera. Sin embargo, está produciendo una investigación novedosa sobre su aplicación a una escala más pequeña, reinventando la forma en que se utiliza el material en la construcción de viviendas unifamiliares en el país y en el mundo.

Llamada “Meteorito”, la casa de tres pisos que el arquitecto diseñó cerca de Helsinki, fue construida enteramente de CLT cultivada localmente. Fue diseñada usando una estrategia organizacional que el arquitecto ha apodado “el inadaptado”. Este sistema, como lo define Sotamaa, crea dos sistemas formales distintos para generar espacios intersticiales del tamaño de una habitación que actúan simultáneamente como caja de aislamiento, espacio de almacenamiento y área para el sistema técnico del edificio. “Estéticamente”, explicó Sotamaa, “la estrategia de inadaptado permite la creación de una envoltura exterior monolítica, que se adapta a la escala del bosque y en el interior, una disposición espacial que se adapta a la escala humana”. En total, estima el arquitecto, la estructura de CLT de la casa es capaz de capturar 59,488 kilogramos, o aproximadamente 65 toneladas, de dióxido de carbono de la atmósfera.

El proyecto Meteorito fue desarrollado y presentado al cliente utilizando la realidad virtual, y Sotamaa espera incorporar aún más novedades en su proceso de diseño y fabricación de edificios en madera, incluida la realidad aumentada que podría permitir a los constructores ver las instrucciones de ensamblaje en tiempo real en el sitio. “Cuando las piezas están en orden en el sitio y [con claras] instrucciones”, explicó Sotamaa, “el ensamblaje del rompecabezas tridimensional puede realizarse de manera rápida y eficiente, ahorrando energía y recursos en comparación con los procesos de construcción convencionales”.

Por: Shane Reiner-Roth  | www.plataformaarquitectura.cl



Auspician Entreplanos




Newsletter