Cristianenero 15, 2021
smiley-2979107_1280-1280x719.jpg

6min8

Por el Arq. Gustavo Di Costa

Editor de Revista ENTREPLANOS

Como arquitectos, nuestro trabajo consiste en el manejo racional del espacio, diseñando y construyendo ámbitos, ya sean urbanos o particulares, que sean tanto funcionales como confortables. Siempre con el objetivo único de satisfacer la necesidad de las personas, en este caso el cliente o comitente,. Y esto no se puede lograr estandarizando un diseño, ya que las necesidades son únicas como las personas que las requieren y varían de acuerdo a sus gustos, preferencias, deseos, expectativas y ambiciones.

Por todo esto, nuestro trabajo debe responder a una gran sensibilidad tanto con el ser humano, como con el entorno en el cual se desarrolla. Estamos de acuerdo que un buen profesional no solo debe mantenerse a la vanguardia en todos sus conocimientos, tanto tecnológicos como tendencias de diseño, sino también, debe dominar la atención de las demandas e interpretar las necesidades.

Desde un espacio académico, coincidimos que para nuestra profesión debemos tener conocimientos de diseño, morfología, estructuras, tecnología, arte e historia, expresión gráfica, conocimientos prácticos de obra, humanismo y administración de costos y recursos. Pero lo más común es descuidar la formación del profesional sobre conocimientos básicos que le brinden herramientas al mismo sobre cómo puede desarrollar su trabajo/profesión, conseguir clientes, emprender una estudio/empresa, poder dar el salto o el primer paso tan temido para iniciarse en el mercado, lo que podríamos resumir en conocimientos básicos de marketing aplicados al desarrollo de su profesión.

Como todo profesional que pretende desarrollar su trabajo obteniendo más y mejores proyectos, debemos conocer cómo alcanzar los mercados para ofrecer propuestas. Por otro lado, cuánto más y mejor entienda el mercado donde debe apuntar, más capacitado permanecerá para poder brindar un mejor servicio al cliente, redundando en un círculo virtuoso al generar mejores resultados en proyectos, los cuales permitan a su vez, más proyectos.

La necesidad del cliente en foco

Desde un punto de vista amplio, el concepto de marketing determina que la satisfacción del deseo de los clientes es la justificación económica y social de la existencia de una empresa.

El punto principal sobre el cual gira toda nuestra empresa es el cliente o comitente, por lo tanto, tenemos que entender su entorno y necesidades para así lograr satisfacerlas, si respondemos a cada cliente podemos asegurarnos que el cliente va a regresar y nos va a recomendar. Por lo tanto, como estrategia inicial, debemos ofrecer un amplio conocimiento del mercado, su contexto y necesidades para, a partir de allí, satisfacer a nuestros clientes.

Podemos decir que el marketing para cualquier empresa, sea pequeña o grande, resulta indispensable a la hora de dar ese paso decisivo y empieza desde plantearse los objetivos a corto y largo plazo, formular un análisis de su realidad interna y externa, delimitar el mercado y estimar cómo queremos ser percibidos. Estas son las primeras herramientas básicas para comenzar a diseñar una estrategia de trabajo que apunte directamente a los objetivos pretendidos.

En contrapartida con ello, la realidad nos muestra que muchos profesionales o pequeñas empresas no le brindan realmente el valor al marketing que se le debe aportar. Hacen negocios de la forma más tradicional, sin siquiera darse cuenta que están haciendo marketing de la forma más rústica y sin tener control hacia donde los está llevando el rumbo que han tomado, gracias a determinadas decisiones no planificadas.

Un profesional de cualquier campo necesita saber cómo definir y segmentar un mercado y cómo desarrollar productos y servicios necesarios en los nichos del mercado elegido. Debe saber cómo fijar los precios de lo que ofrece para resultar conveniente, que esté al alcance de los clientes y posicione, al mismo tiempo, su trabajo con una alta calidad percibida. El profesional de la arquitectura debe conocer lo mejor posible las necesidades de su comitente, cuáles son sus gustos y disgustos, para proponer la solución más efectiva a una necesidad específica.


Cristianenero 8, 2021
maderadesauce.jpg

9min115

Por Daniel Lassalle

Gerente Comercial de la Cámara de la Madera de Argentina (CADAMDA).

Las construcciones de casas y edificios con madera son las más utilizadas en el mundo moderno. ¿Por qué? Porque la madera es uno de los productos estrella para el desarrollo sostenible. Es renovable, reciclable y carbono neutro o positivo.

En un mundo que tiene el desafío de absorber el crecimiento de la población, la inclusión en el bienestar de millones de pobres, y en un contexto de recursos escasos y cambio climático, las opciones de productos amigables con un desarrollo sostenible son pocas y la madera es una de ellas. Provee materia prima para productos de primera necesidad de la población, como viviendas, muebles, papeles, energía, químicos, reemplazando en muchos casos, el uso de productos no renovables provenientes de la minería y los combustibles fósiles.

Con las nuevas tecnologías, como la nanotecnología y las biorefinerías, se agregan un sinnúmero de otras aplicaciones. Estados Unidos, Canadá y casi toda Europa destacan a la madera como material principal de la construcción de hogares y casas, e incluso, edificios. Los sistemas de entramado de madera conforman esqueletos que sostienen a los 1,5 millones de nuevas viviendas construidas anualmente sólo en los EEUU.

Este sistema constructivo ya es tendencia en Argentina y la Cámara de la Madera de nuestro país, a través de su ferviente promoción para su uso en la construcción y los nuevos cursos online, capacita y educa desde hace años en cómo implementar este modelo en nuestro suelo.

El platform frame en Argentina

La madera es un recurso natural y sustentable el cual, debido a su velocidad de respuesta, la capacidad disponible del recurso forestal y el procesamiento industrial, permite dinamizar el empleo y las economías regionales, agregando valor a la materia prima proveniente de bosques cultivados, como así también, por los claros beneficios ambientales, económicos y constructivos de los sistemas utilizados.

Se trata de una cadena de valor que potencia un efecto multiplicador desde la semilla, la plantación, resina y todos sus derivados, manejo forestal, cosecha de rollos, destino de rollos finos para celulosa y papel y de rollos para madera aserrable, aprovechamiento de desperdicio como chip y viruta para la generación de energía renovable, maderas y molduras con destino en la construcción y viviendas con madera y muebles, entre otros usos.

Especialmente en la construcción, y en comparación con otros materiales, la madera resulta ser renovable, reciclable y carbono neutro. Ello contribuye con la mitigación del cambio climático y el calentamiento global, siendo el material de menor demanda energética para su fabricación. Debido a su capacidad aislante, superior a cualquier material de uso tradicional en el país, promueve un bajo consumo energético, lo cual implica un sostenido ahorro para el usuario y la sociedad, en un contexto energético deficitario. Asimismo, la madera cuenta con una gran resistencia estructural en relación a su peso, obteniendo un óptimo comportamiento antisísmico, posee una buena resistencia ante el fuego, es durable, estética y cálida.

De hecho, la construcción en seco con madera, representada por el sistema Platform Frame presenta como principal ventaja el tiempo de ejecución del proyecto, hasta un 60% menor en comparación al sistema tradicional. Esto permite bajar costos, ya que los plazos de la obra se acortan y se cumplen de forma estricta, aspecto difícil de lograr en la construcción tradicional. Por su parte, la aislación térmica es entre 7 y 14 veces más efectiva respecto de los materiales convencionales. La construcción con madera podría contribuir con unas 50 mil viviendas extras por año ayudando a reducir el déficit habitacional, principalmente, por la velocidad de ejecución de este tipo de obra.

En ese sentido, se calcula que para la construcción de tipo húmeda de una vivienda de unos 60 m2 demanda unos ocho meses para finalizar la obra, en cambio, con sistemas de construcción de madera los plazos descienden a tres meses en promedio. No sólo la velocidad y el ahorro de costos son factores determinantes, la sostenibilidad ambiental juega un papel preponderante en el mundo de la construcción.

Hoy la arquitectura de vanguardia apunta a materializar obras de una manera más amigable con el ambiente, y en ese terreno la madera obtiene enormes ventajas. Si se compara la cantidad de energía aplicada para producir, por ejemplo, aluminio, hierro o cemento, comparativamente con la madera, la diferencia resulta abismal. Otro punto crítico es la huella de carbono neutral de la madera, ya que en su vida el árbol secuestra carbono de la atmósfera, almacenándolo en una viga o un machimbre, contribuyendo así a mitigar los efectos del cambio climático.

Argentina cuenta con una superficie de 1,2 millones de hectáreas de bosques cultivados y ostenta una de las mejores tasas de crecimiento mundiales, en especies como el pino o el eucalipto, las más utilizadas en el mundo para la construcción. Un pino natural de Canadá tarda unos 80 años en crecer, aquí en la Mesopotamia se calculan unos 18 años, dadas las condiciones del suelo y el clima. Lo mencionado aporta una ventaja enorme para obtener materia prima accesible y renovable. Además, esa superficie forestada se puede duplicar o triplicar sin competir con otras actividades rurales.

Finalmente, otro punto destacable es el menor consumo de energía de la vivienda, ya sea en verano o invierno, la aislación del sistema de Ballon Frame correctamente instalado, supera en promedio unas 15 veces al hormigón, produciendo miles de pesos en ahorro energético y menor contaminación ambiental.

El desarrollo del mercado de la construcción con madera es fundamental para la contribución al déficit habitacional, a la preservación del ambiente, al aprovechamiento de los recursos forestales del país y a la generación de empleo y bienestar en múltiples economías regionales.

Sin dudas, es un tren al que Argentina debe subirse para aprovechar, de manera sostenible, un recurso existente y convertirlo en una gran solución para la población.


Cristianenero 8, 2021
contrato-1280x720.png

6min50

Por el Arq. Gustavo Di Costa

Editor de Revista ENTREPLANOS

El Código Civil y Comercial (CCyC) conforma un instrumento el cual reúne las bases jurídicas en nuestro país y fue creado por Dalmacio Vélez Sarsfield. En 1862 redactó el Código Comercial y en 1869, el Código Civil. En 2015 se realizó la primera actualización en la cual se han reemplazado más de 4.500 artículos. El CCyC brinda un marco legal a los derechos establecidos en nuestra Constitución Nacional.

Por ejemplo, en lo que respecta a los derechos de la propiedad, en nuestra Constitución podemos encontrar el artículo 14 que menciona “Todos los habitantes de la Nación gozan de los siguientes derechos conforme a las leyes que reglamenten su ejercicio; a saber:… de usar y disponer de su propiedad…”. Entendiendo a la propiedad como todo aquello que el hombre pueda tener, como por ejemplo: Los derechos de la propiedad intelectual; actos jurídicos de disposición y uso de la propiedad, entre otros.

Es el Congreso quien reglamenta este derecho, ya que los derechos no son absolutos –tienen límites– dado que deben defender el bien común y el orden social. Es por ello que se encuentra condicionado por una gran cantidad de normas, no solo del Código Civil y Comercial, sino también, de otros ordenamientos, incluso locales, que ponen un coto a las facultades de su titular.

La actualización del CCyC fue muy amplia. Se incorporaron 4.500 artículos. Uno de los cambios importantes se ve reflejado, por ejemplo, en la regulación de los derechos contractuales. En el Código Civil anterior, la regulación de contratos, en lo relativo a “obras” y “servicios” se encontraban separados, es decir, estaban legislados de manera independiente.

Hoy, con la actualización del CCyC, podemos apreciar que ambos se encuentran “unificados” en lo que respecta a las “disposiciones comunes a las obras y servicios” (desde el art. 1251 al 1261) y en lo relacionado a las disposiciones particulares, cada uno presenta su regulación en diferentes artículos: “Las disposiciones especiales para las obras” (desde el artículo 1262 al 1277) y las “normas especiales para los servicios” (desde el artículo 1278 y 1279).

Por su parte, el Art.1251, de capital importancia, suma la siguiente definición: “Hay contrato de obra o de servicios cuando una persona, según el caso el contratista o el prestador de servicios, actuando independientemente, se obliga a favor de otra, llamada comitente, a realizar una obra material o intelectual o a proveer un servicio mediante una retribución. El contrato es gratuito si las partes así lo pactan o cuando por las circunstancias del caso puede presumirse la intención de beneficiar”.

Aquí es importante resaltar que el articulo hace referencia a las partes intervinientes en el contrato, y lo establece indicando que las mismas son el “contratista o prestador de servicios” y el “comitente”; y se hace mención expresa a que aquel actúa en forma independiente al obligarse a favor de éste. El obrar independiente del contratista o prestador de servicios constituye un elemento distintivo fundamental que permite la división entre el servicio autónomo y el dependiente. De este último supuesto, y de la regulación específica de esa materia, se hace mención en el Art. 1252.

Otro punto importante y relevante que incorpora el nuevo CCyC es que las partes puedan acordar la gratuidad. En el Código Civil anterior solo se preveía la onerosidad de los contratos. Por otro lado, y en cuanto al objeto, expresamente se establece que puede constituir en la provisión de un servicio o en la realización de una obra y que la misma puede ser material o intelectual. Con esta última incorporación de la obra intelectual, lo que respecta a la “propiedad intelectual” queda protegida con el presente artículo a diferencia del código anterior que no lo trataba, debiendo aplicarse la Ley de Propiedad Intelectual.


Cristiandiciembre 28, 2020
4.jpg

10min73

“Me sienta mal ir a trabajar”. Esta afirmación bastante común en nuestros tiempos puede no ser un simple lamento entre amigos que conversan tras una jornada laboral. Si uno siente fatiga, dolores de cabeza, mareos, ansiedad, escozor de ojos y todo ello se produce o multiplica cuando permanece en el lugar de trabajo, puede que no sea una casualidad y a la hora de desentrañar sus causas sea necesario mirar el lugar de trabajo, puesto que se puede estar sufriendo el Síndrome del Edificio Enfermo (SEE).

Aunque por su nombre pueda parecerlo, el Síndrome del Edificio Enfermo (SEE) refiere a las molestias y enfermedades que el mal estado de un edificio o acondicionamiento generan en las personas. No se trata de un tema aislado, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el 30% de los edificios modernos sufren este grave problema.

Los principales motivos por los cuales un edificio puede resultar perjudicial para la salud de quienes trabajan en él son:

  • Una deficiente ventilación. Son bloques herméticos, clásicos edificios de oficinas, donde las ventanas, por lo general, no pueden abrirse, ello provoca que cuenten con un sistema de ventilación forzada, generalmente común a todo el edificio o áreas muy grandes, con recirculación del aire.
  • Suelen conformar edificios de construcción interior liviana.
  • Luz deficiente. Puede deberse a una insuficiente iluminación o que no exista ningún momento de iluminación natural.
  • Excesiva contaminación electromagnética. Es algo que no se aprecia a simple vista, pero responsable de la emanación de todos los cables, computadoras y elementos eléctricos en general, causante de graves problemas de salud
  • Ambiente térmico homogéneo. Para practicar el ahorro energético se mantienen relativamente calientes, y casi siempre, a la misma temperatura.
  • Superficies interiores en material textil. Ello incluye tanto paredes como alfombras, revestimientos de pisos o muebles. Muchos de estos elementos contienen sustancias las cuales pueden generar tóxicos capaces de repercutir negativamente en la salud del personal.

Tratamiento del SEE

El SEE conforma una enfermedad difícil de diagnosticar, y casi siempre, se hace por eliminación, vale decir, al descartar otros factores. Lo mejor es actuar preventivamente, esto es, actuando antes de lamentar los efectos. Conociendo las causas es mucho más fácil. Diseñar una oficina más sostenible y evitar la aparición de problemas está al alcance de cualquier profesional arquitecto.

La mejor medicina es una buena ventilación. Vale la pena buscar una manera factible para asegurar una mayor entrada y salida de aire fresco para renovarlo. También, puede ayudar la decoración y el mobiliario de la oficina. Las plantas y los muebles vivos ayudan a una mayor renovación del aire. En los últimos tiempos han aparecido soluciones como los aparatos ionizadores, capaces de purificar el aire o las lámparas de cristal de sal, estas últimas además de limpiar el aire, sirven de elemento decorativo y crean un ambiente agradable y relajado.

Más caro puede ser una correcta limpieza a fondo de los conductos de ventilación, nido perfecto para las bacterias. Pero no solo basta con limpiarlos una vez, es necesario mantenerlos limpios permanentemente, aplicando medidas higiénicas como revisiones y limpiezas periódicas.

Se descartará el mobiliario hecho de materiales que acumulan electricidad estática. Se crearán espacios de trabajo más saludables, donde predomine la luz natural o la reducción del ruido, por ejemplo. Se protegerán los elementos eléctricos, cubriendo los cables, alejándolos de las personas lo máximo que permita el espacio, al igual que los elementos capaces de generar ondas como los teléfonos inalámbricos o el módem wifi.

Mantener una humedad adecuada y una temperatura agradable, recomendable entre los 22 y 24 ºC y procurando que todos los equipos de limpieza permanezcan en buenas condiciones y se almacenen correctamente, para anular posibles derrames o la emanación de gases nada convenientes. Prestaremos especial atención a la salud en el trabajo.

El Síndrome de Edificio Enfermo empezó siendo una enfermedad catalogada como rara, pero se ha convertido en común en nuestros días. Las soluciones no son complicadas y pueden evitar complicaciones graves. Se pasa mucho tiempo en la oficina, por ello, es necesario procurar diseñar y materializar ambientes agradables los cuales minimicen los posibles focos de problemas.

SEE: Factores y consecuencias en el trabajador

Es frecuente, en el ámbito de la prevención de los riesgos laborales, considerar el Edificio Enfermo y el conjunto de sintomatologías ligadas a él, como una de las prioridades en cuanto a la salud laboral, por la demostrada incidencia negativa que este tipo de edificios presentan en la salud de los trabajadores. Al hablar de enfermedades ligadas a un edificio habitualmente nos referimos a síntomas clínicamente definidos y diagnosticables, provocados por agentes contaminantes transportados por el aire o dada una prolongada exposición a los campos electromagnéticos y una elevada electricidad estática provocada por una baja humedad relativa.

El Síndrome del Edificio Enfermo afecta a miles de personas y se suman una serie de factores capaces de incidir directamente en este tipo de síntomas:

  • Locales mal ventilados y con una deficiente calidad del aire interior.
  • Zonas cableadas sin suficiente aislamiento ni toma a tierra.
  • Materiales de construcción contaminantes y mobiliarios y estructuras sintéticas.
  • Deficientes niveles de humedad relativa por excesos de carga en el sistema de calefacción o aire acondicionado.

Las consecuencias derivadas de dichos síntomas pueden manifestarse de forma más o menos leve mediante:

  • Sensación de cansancio o letargo.
  • Sequedad cutánea.
  • Dolores de cabeza.
  • Sequedad en los ojos.
  • Ojos llorosos y nariz taponada.
  • Náuseas y mareos.
  • Presión en el pecho.

Síntomas que por falta de atención pueden originar otro tipo de enfermedades por hipersensibilidad, infecciosas o de origen químico y/o físico. Las mismas afectan seriamente la productividad laboral pudiendo derivar en bajas del presentismo o en un ambiente laboral sumamente negativo. Es frecuente además que los citados síntomas se produzcan en el lugar de trabajo y mejoren al abandonar el edificio, pudiendo incluso desaparecer en los periodos vacacionales.

La contaminación interior o la mala calidad del aire interior se han identificado como uno de los elementos clave, no sólo en relación con el SEE sino de forma general, como uno de los factores de incidencia más negativos en el ámbito de la salud laboral.

En el caso del Edificio Enfermo, es habitual encontrar ejemplos de esa patología en edificaciones de la arquitectura moderna, caracterizadas por estructuras herméticas, aisladas del exterior, donde los sistemas de ventilación resultan ser claves.

Fuente: www.lambdatres.com


Cristiandiciembre 23, 2020
construccion.jpg

17min139

A pocos días de cerrar un año marcado por la pandemia, las restricciones de la cuarentena, primero, y el distanciamiento social, después, sumados a los efectos de la coyuntura, los expertos del mercado esperan que la temporada siguiente sea el punto de inflexión para poder volver a crecer. La baja de los costos medidos en dólares, avizoran un panorama alentador, debido a que las empresas y quien disponga de ahorros, apostarían por este segmento. También, desde el gobierno nacional se impulsan varias acciones para dinamizar la industria.

Aunque muchos expertos, ante el cambio del gobierno nacional, a fines del 2019, avizoraban que podía crecer a buen ritmo el sector de la Construcción en 2020, nadie contaba con la llegada de la pandemia y los problemas que generó el COVID-19 (aún vigentes). Actualmente con los casos positivos en franco descenso y esperando que la campaña de vacunación se haga efectiva en el primer trimestre próximo, la expectativa es otra.

Pero a pesar de ello, y con restricciones fuertes hasta mitad del año que se fue, la Construcción recuperó bastante su potencial desde agosto último. En la cuarentena dura se movió mucho el despacho de materiales para obras unifamiliares, ampliaciones y refacciones de vivienda. El confinamiento, llevó a muchas personas a emprender reformas mientras permanecían en sus hogares.

Al iniciarse la apertura de rubros, y la flexibilización para que los trabajadores no esenciales comiencen a retomar sus actividades, más el trabajo de varias cámaras sectoriales que pedían el regreso de las obras, sobre todo privadas, la situación comenzó a rotar hacia el lado positivo, desde septiembre.

No es un año ideal para los balances, es un año para no olvidar, pero si, para mirar hacia lo que viene y cuáles pueden ser las oportunidades que los escenarios de la construcción e inmobiliario puedan otorgar.

La visión de los referentes

“Lo que debería impulsar el crecimiento del sector inmobiliario en el 2021 es en primer lugar la recuperación q se espera del Producto Bruto Interno (PBI). Después de una caída tan fuerte de más de 10 puntos, solo queda la recuperación. Por otro lado, esta industria ha demostrado resistir fuertemente las devaluaciones y cambios macroeconómicos o políticos de nuestro país. Los sistemas constructivos que se van a desarrollar son los que aceleran los tiempos de obra, como la obra en seco, entre otros”, dijo Miguel Ludmer director de Interwin.

Por su parte, Gustavo Llambías, vicepresidente de la Asociación Empresarios de la Vivienda (AEV), expresó, que, “si la conducción económica empieza a dar señales que generen confianza a futuro y no tenemos una segunda ola del virus, esperamos un año de transición, de la muy mala situación actual hasta retomar las condiciones pre-pandemia sobre el segundo semestre. Si se concretan los pronósticos oficiales de 3% de crecimiento del PBI, el sector puede llegar a crecer un 15%, pero arrancando de un piso histórico, es decir, sin concreciones espectaculares. Si el Gobierno pone en marcha las distintos mecanismos de promoción e incentivo del sector, sumándolos a una pequeña pero sostenida recuperación económica, el sector está en condiciones de reaccionar fuertemente, con lo que somos moderadamente optimistas, manteniendo una posición expectante”.

En el mercado confían en que tanto las empresas del sector, cómo otras que generan excedentes (como el agro y tecnológicas) apostarán por invertir en los ladrillos, a la vez, que aquella persona que disponga de ahorros, los destinará en la construcción. Tanto de viviendas, como de cocheras y oficinas para rentar (no tanto en las Premium, sino en las de buena escala, pero que serán más fáciles de alquilar porque existe una reconfiguración del negocio y la estrategia de muchas compañías, que aún con la vacuna y la post pandemia mantendrán parte de su dotación home office y parte presencial).

Flavio Galli, del Grupo Tueroc que actualmente edifica varios inmuebles, señaló, que, sin embargo, “no hay que desconocer el contexto generado por la salud y los problemas de desabastecimiento de materiales. Pero tenemos muchas esperanzas en que todo lo que viene anunciando el gobierno se convierta en realidad para que nuestra industria finalmente sea la generadora de muchos puestos de trabajo y el motor de la economía. Se ha trabajado mucho desde las Cámaras y desde la micro empresa, que es en la que definitivamente el gobierno debería poner el foco, algo que durante la pandemia funcionó muy bien, hubo grandes acercamientos. Ojalá que no se rompa eso y que empiecen a escuchar un poco más a los micro empresarios, que creo que son el futuro del país, como se demuestra en el resto del mundo, donde se trabaja realmente con incentivos para las industrias”.

Posibilidades

El ministro de Desarrollo Territorial y Hábitat de la Nación Argentina, Jorge Ferraresi, en reemplazo de María Eugenia Bielsa, anunció que uno de sus objetivos es tener una política universal en la que trabajará con otros ministerios. Sostuvo que hay 55.000 viviendas paralizadas que deben ponerse en valor. A la vez, que emprenderá un proyecto de ley de viviendas sociales para reiniciar la construcción, y que permitan llevar adelante un ambicioso plan de levantar más de 100.000 unidades por año.

Junto al ministro de Obras Públicas, Gabriel Katopodis, serán los responsables de volcar gran parte del dinero con el que el Gobierno buscará reflotar en parte la economía: obras de infraestructura y viviendas. En total, entre ambas carteras, administrarán casi 500.000 millones de pesos.

También se espera por la presentación que hizo el gobierno de proyectos de ley destinados a impulsar la actividad de la construcción, en momentos en que el costo del metro cuadrado en dólares está en el mínimo de los últimos quince años y hay una gran cantidad de argentinos que tienen divisas en el país y en el exterior y podrían verse tentados a aprovechar la oportunidad.

El objetivo es presentar un paquete de proyectos de ley destinados a reactivar al sector, impulsar el crédito hipotecario y potenciar la creación de empleo (sabiendo que la pandemia impactó fuertemente y se estima que en todo el país se perdieron más de 50.000 puestos de la construcción).

Las medidas para impulsar la construcción son básicamente beneficios impositivos, como la exención de Bienes Personales y el diferimiento de Ganancias o del Impuesto a las Transferencias de Inmuebles (ITI). La iniciativa contempla un blanqueo, como había propuesto la Cámara Argentina de la Construcción, para que parte de lo que se blanquee se destine a generar inmuebles sobre todo para rentar en los primeros años.

Por otro lado, se envió al Congreso nacional, un ante proyecto para la creación de un fondo fiduciario compensador autosustentable para los créditos hipotecarios, con aportes de las entidades financieras y de la cuota de los préstamos, que permitirán evitar desfasajes con los salarios. La iniciativa, que también irá al Congreso para ser discutida por los legisladores, prevé la creación de una Agencia Hipotecaria Nacional que será la encargada de administrar ese fondo. Y una vez que se convierta en ley, será el BCRA el encargado de impulsar nuevos créditos hipotecarios para alentar la demanda, pero ajustados a los acuerdos salariales, no atados a otros mecanismo, como el UVA y la inflación.

Por otro lado, la Comisión Nacional de Valores (CNV) propicia la “creación de un régimen especial de Productos de Inversión Colectiva para el desarrollo inmobiliario, a través de la inclusión de un nuevo Capítulo dentro del Título V ‘Productos de Inversión Colectiva’ de las normas” que regulan las atribuciones del organismo, a través del mercado de capitales al que pueden ingresar pequeños ahorristas.

Al respecto, Damián Tabakman, presidente de la Cámara Empresaria de Desarrolladores Urbanos (CEDU), argumentó lo siguiente: “el desarrollo inmobiliario está históricamente muy desvinculado del mercado de capitales y es una asignatura pendiente, ojalá ahora, pueda empezar a revertirse. Normalmente es un proceso lento pero esta vez pareciera ir rápido por la CNV. Creo que dominarán los desarrollos habitacionales enfocados a la clase media”.

Se estima que más de 15 proyectos podrían iniciarse en 2021 bajo este formato de fondo cerrado de inversión inmobiliaria. Todos están en marcha de trámites y ante proyecto.

También sobre el segundo semestre del año que se despidió se inició un movimiento poco habitual en los últimos tiempos, y es la venta de decenas de lotes en barrios privados y countries, que avizoran un desarrollo constructivo muy amplio para el futuro inmediato. Motorizado el fenómeno por muchas familias jóvenes que no quieren volver a estar encerrados en sus departamentos y privilegian así la vida en un entorno verde cerca de lo natural.

De hecho, las familias que no irán de vacaciones, alquilaron casi todas las viviendas con piscinas que había en locación en Nordelta y Puertos, como en otros barrios de Gonnet, Villa Elisa y cercanías de La Plata.

Esteban Edelstein Pernice, socio de Castex, detalló: “esperamos un muy buen 2021. En varios de los emprendimientos que comercializamos (Puertos, Terralagos, Terravista, San Eliseo) se están preparando para lanzar, o se han lanzado recientemente, nuevas etapas de terrenos. La demanda es creciente. Muchas familias pensaban que vivir en un barrio cerrado era caro y nunca habían chequeado esta posibilidad. Lo que notamos es que en 2020 los nuevos clientes descubrieron que una casa con pileta cuesta menos que el departamento donde viven actualmente”.

“Durante 2020 solo compraron quienes tienen el dinero ahorrado para adquirir el terreno y construir su casa, sin depender de la venta del departamento donde viven. Estimo que en el nuevo año se sumarán inversores en la construcción de casas para la venta. De esa manera el mercado suburbano se va a ampliar, y aquellas familias que precisen vender el departamento que habitan para comprar con lo obtenido una casa terminada, podrán realizar operaciones simultáneas”, añadió.

Por su parte, Mariano Gubitosi, gerente comercial de Grupo Portland, dijo, que para, “para 2021 esperamos un repunte del sector de la construcción, de cumplirse determinadas condiciones. Consideramos que estará fundamentado en el ajuste en el valor en dólares del metro cuadrado. Cabe considerar que de mantenerse el escenario actual de inflación combinado con un estancamiento del valor del dólar, este crecimiento no tendrá lugar. Para que suceda, el escenario debe ser el de un valor en dólares bajo que permita una inversión con riesgos contenidos frente a un mercado en retracción”.

Uno de los ejes fundamentales que puede llevar al crecimiento del sector es la implementación, por parte de los desarrolladores privados, de sistemas de pagos en cuotas a largo plazo (por encima de 10 y hasta 24 años) que permitirán a un gran público, que hoy se ve impedido, acceder a la vivienda propia por valores similares a los de un alquiler. El plan Concreto de Portland, pionero en esta metodología innovadora de financiación para el mercado local, es un claro ejemplo de este concepto”, amplió.

También es importante la optimización de las metodologías de construcción que permiten agilizar los tiempos y perfeccionar los productos, mejorando los costos. La utilización de sistemas constructivos no tradicionales, ya sea en la totalidad de la construcción o en parte de la misma permite grandes beneficios que se verán reflejados en los valores de venta.

Finalmente, Juan Manuel Tapiola, CEO de Spazios, señaló, que, “el año que viene será de crecimiento de la construcción, entre otras cosas porque este año hemos tocado fondo. Acompañarán el blanqueo de capitales que esperamos se haga ley en breve y el dólar más estable. En Spazios tenemos listo un plan de crecimiento que incluye la entrada a nuevas zonas. El blanqueo va a ser una gran ayuda ya que entraría mucho capital de trabajo que hoy está bajo el colchón. La estabilidad del dólar es otro eje clave ya que el movimiento del dólar automáticamente espanta la inversión y genera muchísima fricción en el proceso productivo. Ayudaría mucho la reducción de impuestos que impactan en la escrituración. Hoy en día escriturar tiene un costo del 8-10% para el comprador (la mayoría son impuestos). Estos costos no deberían superar el 2-3% ya que desalientan al comprador”.

Fuente: Grupo Construya.


Cristiandiciembre 23, 2020
09-1280x891.jpg

2min124

La “casa de María” es una vivienda localizada en el club de golf “Las Paredes” de San Rafael, Mendoza, Argentina, con vistas privilegiadas, lo cual motivó pensar cada espacio en relación a las mismas, generando una conexión franca con el entorno. La obra adopta entonces una relación interior-exterior, a partir de un lenguaje de fuerte geometría morfológica.

De esta manera, los diseñadores concibieron un cubo el cual presenta caladuras en su fachada. Las mismas permiten orientar las visuales hacia el campo de golf ya consignado. Los propietarios, una familia de tres miembros, solicitaron en el programa de necesidades una vivienda sumamente funcional, cuya mayor virtud radique en adaptarse fácil y dinámicamente a sus necesidades de vida y trabajo.

cubismo4
cubismo3
cubismo2

Así, se generó la vivienda en planta baja, donde se organiza un importante living-comedor, dormitorios y dependencias. La planta alta es dominada por el Estudio a partir de un ingreso diferenciado desde el exterior, y también, mediante un ingreso interior.

En el perímetro de la propuesta, el cubo es interceptado por el plegado material que conforma la escalera, una de las protagonistas excluyentes del lenguaje formal desde el exterior. De construcción tradicional, estructura de hormigón armado, mampostería de ladrillos, cubierta metálicas y carpinterías de aluminio, esta obra se destaca en un entorno verde de gran extensión.

cubismo
cubismo1
cubismo

Cristiandiciembre 22, 2020
ENTREPLANOS.jpg

5min22

Por el Arq. Gustavo Di Costa

Editor de Revista ENTREPLANOS

 

Hace algunos años, cuando desde este espacio de comunicación técnica iniciamos nuestro camino, nos comprometimos con dejar huellas. Modestas acciones que nos fueron orientando como las estrellas a los navegantes primitivos. De esta manera, todos pusimos mucha pasión para crear los productos que, pensábamos, serían de utilidad para un sector tan amplio y fecundo como lo es el de los sistemas constructivos industrializados, por sumar una serie de ventajas que ya hemos destacado a lo largo de este año en sucesivos editoriales.

La experiencia técnica fue creciendo a lo largo de estos años en los que juntos fuimos perfeccionando los medios a nuestro alcance para comunicarnos. Fruto de esa pasión por nuestro trabajo surgieron los números de revista ENTREPLANOS, la versión WEB de sus contenidos (wwww.entreplanos.com), sus NEWSLETTERS y redes sociales.

Los mismos responden a la vocación de nuestro medio de reproducir lo más destacado dentro del sector, ya sean lanzamientos de productos, obras, informes técnicos, eventos, etc., que las firmas que nos acompañan han llevado a cabo. Con una cuidada edición de contenidos y diseño, esta apuesta ocupó sin dudas, un espacio de preferencia dentro de las bibliotecas de los profesionales del sector.

Desde ya queremos hacer público nuestro más profundo agradecimiento a todas las firmas que con su entusiasmo y colaboración continúan confiando en nuestros productos, honrándonos con su decisión al elegirnos como el medio de comunicación adecuado para difundir sus novedades. Para nosotros, todos los que hacemos Revista ENTREPLANOS, este es un motivo de orgullo y responsabilidad, a fin de permanecer siempre a la altura de las circunstancias respecto de las necesidades de nuestros anunciantes.

También agradecemos a nuestros fieles lectores, que nos felicitan y alientan en cada una de las exposiciones en las cuales nos presentamos con este medio, dirigimos los esfuerzos a fin de documentarlos en los temas que más necesitan en su diario ejercicio profesional. Mucho les agradecemos sus sugerencias y críticas constructivas, las cuales nos ayudan a crecer y perfeccionar un canal de comunicación vivo y permanente, que deseamos fortalecer apostando al compromiso de un futuro mejor.

Le cabe a la industria de la construcción una responsabilidad primordial, toda vez que mediante sus acciones se generan las condiciones de habitabilidad necesarias para el adecuado desarrollo de nuestra vida, administrando recursos naturales que, dada su finitud, resulta imprescindible cuidar con esmero. A su vez, poner al servicio de las nuevas energías no convencionales a la tecnología que nuestro medio y condiciones económicas es capaz de afrontar, para así continuar el ciclo de la vida y llevar dicha energía a todos nuestros hermanos.

En suma, aprendemos del pasado, trabajamos en el presente y apostamos al futuro.

Ese futuro que ya se hace presente ante nosotros, con la esperanza que el nuevo año nos colme de felicidad y nuevos proyectos. Deseo cerrar este Editorial con una oportuna reflexión del escritor francés Anatole France: “Que el porvenir sea el lugar más cómodo para colocar nuestros sueños”. 

Muchas felicidades para todos.


Cristiandiciembre 17, 2020
legal-1280x838.jpg

5min128

Cualquiera sea su complejidad, el dictamen pericial o dictamen técnico deberá ser claramente redactado y, como se ha dicho, contener los elementos que lo hagan comprensible por cualquier persona ajena a la especialidad, sin que por ello se dispense al experto el Incluir la terminología científica que respalde, ante otro especialista, la metodología y fundamentos utilizados en el trabajo.

Si el peritaje incluye un cuestionario o serie de puntos a peritar, todas las preguntas deberán ser respondidas y es recomendable no extenderse en el tratamiento de aspectos o cuestiones que no sean las requeridas de manera específica. Para lograr una tarea coherente el perito debe verificar personalmente las características de la cosa a analizar.

Las observaciones, complementadas con elementos gráficos, dibujos o fotografías, ayudarán a terceros interesados para comprender más fácilmente el peritaje realizado. Según los casos puede ser imprescindible o conveniente que el dictamen pericial incluya:

  • Antecedentes proporcionados por el comitente o comprendidos en el expediente judicial.
  • Antecedentes recopilados por el perito.
  • Mención de la o las visitas e inspecciones realizadas.
  • Mención de los consultores técnicos presentes en las visitas e inspecciones realizadas.
  • Planos, croquis, fotografías, videos.
  • Consultas efectuadas.
  • Bibliografía consultada.
  • Estudios realizados.
  • El cuestionario o temario que originó el encargo.

El dictamen técnico puede consistir en respuestas a un cuestionario o en un informe con o sin conclusiones sobre los temas requeridos. En este punto es aconsejable diferenciar las conclusiones objetivas que corresponden a hechos incontrastables, de lo que se puede denominar apreciaciones subjetivas las cuales, si bien resultan de la experiencia del profesional, pueden admitir réplica u opiniones válidas en contrario. Finalmente cabe aclarar que no debe confundirse pericia con peritaje. Pericia es el conocimiento y experiencia adquiridos sobre una determinada disciplina, en cambio, peritaje es el dictamen técnico que el experto elabora en base a su pericia o, en otras palabras, la opinión justificada que realiza una persona entendida en ciertas disciplinas ante quienes lo requieren, siendo que estos últimos no son necesariamente expertos reconocidos como tales en esa especialidad.

Honorarios por peritajes en el ámbito privado

El art. 88 del Arancel Profesional (Consejo Profesional de Arquitectura y Urbanismo) establece que los honorarios por informes periciales, estudios técnicos, estudios económicos financieros, estudios técnicos legales, etc. deben guardar relación con:

  • La Importancia y extensión de los cuestionarios y grado de responsabilidad que impliquen. Esta parte será convencional.
  • El valor del bien o de la cosa, cuya parte se establecerá de acuerdo con una escala de porcentajes acumulativos cuando se trate de una tasación.
  • La parte proporcional al tiempo empleado en viajes, de acuerdo con el art. 3 del Capítulo I del Arancel Profesional.

El Decreto 2284/91, de desregulación de la economía, derogó el orden público de los aranceles. En el mismo año el Consejo emitió un dictamen con su opinión respecto de los alcances del Decreto, cuyo texto se reproduce en el documento “Honorarios para el ejercicio profesional”, del cual se extracta el concepto: “En modo alguno debe entenderse que los aranceles profesionales han sido derogados, ellos mantienen su vigencia, solo que son norma supletoria y no Imperativa”. Resulta conveniente que:

  • A los efectos de estimar y proponer sus honorarios, el perito tenga en cuenta los conceptos dispuestos por el Arancel
    Las tasas, tarifas y porcentajes dispuestos en el Decreto-Ley 7887/55 sean interpretados como los mínimos recomendados.
  • La ausencia de un mínimo legal sea considerada como un compromiso adicional a respetar por el arquitecto para evaluar, proponer y defender los honorarios que compensen adecuadamente una prestación profesional del mejor nivel, respaldada por una actitud ética para consigo mismo, para con los colegas y teniendo en vista la dignidad profesional.

Fuente: MEPA, CPAU.


Cristiandiciembre 16, 2020
construccion-plano.jpg

4min112

La racionalidad de un proyecto, desde un punto de vista estrictamente económico, se puede basar primariamente en el análisis de las formas conceptuales, las cuales se definen en las primeras etapas del proyecto. Por ello conviene tener en cuenta, desde el primer momento, las relaciones área/perímetro y volumen/superficie envolvente.

El razonamiento es esencialmente geométrico: Las formas más compactas son el círculo y la esfera, luego siguen el cuadrado y el cubo, el rectángulo y el paralelepípedo y en general las formas van perdiendo su compacidad cuando una de las dimensiones empieza a primar sobre las otras o cuando los perímetros se tornan muy recortados. Desde este punto de vista, la condición geométrica y la consecuencia económica son concurrentes.

Es así como:

  • En los partidos abiertos con perímetros muy desarrollados los espacios necesitan una envolvente mayor; se incrementan las superficies de muros, cerramientos, techos y cubiertas y se generan costos adicionales. También se incrementan los costos de las protecciones y aislaciones necesarias para asegurar las adecuadas condiciones de habitabilidad y confort y los costos operativos en el caso de las instalaciones termomecánicas.
  • En los partidos horizontales con un gran desarrollo en planta, hay varios factores que gravitan negativamente desde el punto de vista económico pues rubros costosos, como techos, fundaciones y aislaciones horizontales, aumentan su participación dentro del costo de la obra. Similares consecuencias origina el incremento de las circulaciones y la prolongación de las redes de instalaciones.
  • En los partidos verticales, en cambio, se neutralizan estos factores, pero cuando las alturas superan los valores razonables, aparecen otros agentes que pueden distorsionar los costos, como la multiplicación de las superficies destinadas a circulaciones verticales, la necesidad de entrepisos técnicos, medios mecánicos de circulación más numerosos y más veloces y el mayor costo de la estructura resistente. En cada caso, deberá analizarse el punto de equilibrio y evaluarlo con el conjunto de los demás requerimientos del proyecto.

La adopción del partido, además de las consecuencias que origina en los costos de la obra, tiene incidencia en los tiempos de construcción y en muchos casos estos últimos pueden ser condicionantes del primero, por ejemplo, en construcciones en zonas con condiciones climáticas muy rigurosas.

Por otra parte, lapsos de construcción muy exigentes pueden incidir también en la adopción de sistemas constructivos no habituales o en la necesidad de recurrir a terminaciones de fácil y rápida ejecución.

Debe quedar en claro que la elección de un partido no debe responder solo a razones de orden económico; esto sería tan absurdo como tomar solamente en cuenta factores estéticos o de otra índole.

El punto de vista económico debe complementar la restante información que dispone el arquitecto como base para tomar sus decisiones de proyecto.

Fuente: Manual de Ejercicio Profesional del Arquitecto (MEPA) del Consejo Profesional de Arquitectura y Urbanismo (CPAU)



Auspician Entreplanos




Newsletter