Alejandranoviembre 12, 2021
Logo-Congereso-CAEEV.jpg

8min95

RESULTADOS DEL 1° CONGRESO ARGENTINO DE ETIQUETADO ENERGÉTICO DE VIVIENDAS

Buenos Aires, noviembre 2021.– El pasado 21 de octubre se llevó a cabo el Primer Congreso Argentino de Etiquetado Energético de Viviendas organizado por AGBC (Argentina Green Building Council), ANDIMA (Asociación Nacional de Industrias de Materiales Aislantes) y el INCOSE (Instituto de la Construcción en Seco), el cuál reunió a los principales actores involucrados en el proceso de etiquetado energético de viviendas, entre ellos el Ministerio de Desarrollo Territorial y Hábitat, la Secretaría de Energía de la Nación, Legisladores nacionales, y Entidades y Profesionales que colaboraron con las pruebas piloto de etiquetado energético. También estuvieron presentes, expertos internacionales, desarrolladores y estudios de arquitectura que ya utilizan el etiquetado energético como herramienta de diferenciación para sus proyectos, siendo más de 30 los expositores.

Como parte de este encuentro el Departamento de Energía de la Facultad de Ingeniería de la UBA presentó un Estudio que tuvo como objetivo analizar el impacto que implica la mejora del aislamiento térmico eficiente en las viviendas de Argentina en términos de ahorro de energía y emisiones de CO2, considerando un tipo de vivienda en distintas regiones climáticas. Las provincias que se incluyeron como representativas de Argentina en el estudio fueron: Buenos Aires, Córdoba, Mendoza, Río Negro, Salta, Santa Fe y Tucumán. Así mismo se tomó de referencia el consumo de energía en climatización de una vivienda característica del parque edilicio construido, de 60m2 Nivel C, es decir, sin aislación térmica eficiente, y los niveles B y AB recomendados y avalados en las normas vigentes.

El Estudio demostró que, aplicando soluciones constructivas de aislación térmica eficiente, en muros y cubiertas que permitan llegar a niveles B o AB de aislación térmica se lograrían las siguientes reducciones de consumo:

Es indispensable para las nuevas construcciones pensar en Aislación Térmica Eficiente en muros y cubiertas que garantice el nivel de etiquetado acorde a las normas vigentes y el confort para los habitantes de dicha vivienda

La investigación plantea también escenarios a futuro, previendo cómo sería el impacto de la aislación térmica a 20 años a nivel país, con nuevas viviendas con nivel mínimo B de aislamiento térmico a partir del año 2022, lo cual demostró que:

 

● El ahorro de energía eléctrica sería de 414.989 MWh, que es el consumo de energía anual de 128.519 viviendas que equivale al abastecimiento de los usuarios de toda la ciudad de Catamarca
● El ahorro de gas natural sería de 6.416.951 MWh, que es el consumo anual de gas de 533.058 viviendas equivalente al abastecimiento de los usuarios de gas de toda la ciudad de Mendoza
● Las emisiones de CO2 evitadas serían de 1.337.454.245 kg, equivalente a las emisiones que generan 508.538 autos en un año
● La reducción de subsidios sería de 81.469.161 USD (Precio base – Subsidio base)

 

En cambio, si se construyen viviendas nuevas con nivel mínimo AB de aislamiento térmico a partir de 2022, en 20 años, las mejorías y reducciones serían aún mejores:

● El ahorro de energía eléctrica sería de 484.657 MWh, que es el consumo de energía anual de 150.095 viviendas, equivalente al abastecimiento de los usuarios de la ciudad de Salta
● El ahorro de gas natural sería de 8.680.644 MWh, que es el consumo anual de gas de 721.104 viviendas que equivale al abastecimiento de los usuarios de toda la zona de la Patagonia (Neuquén, Río Negro, Chubut, Santa Cruz y Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur)
● Las emisiones de CO2 evitadas serían de 1.774.354.197kg, equivalente a las emisiones que generarían 674.659 autos en un año
● La reducción de subsidios sería de 104.466.859 USD (Precio base – Subsidio base)

Es de destacar cómo los beneficios de la aislación térmica eficiente impactan directamente en dos ámbitos clave: en el individuo, reduciendo el valor de la factura energética, mejorando la capacidad de compra y las condiciones de confort y evitando o reduciendo enfermedades, generadas por inexistencia de aislación térmica. Y en el país en general, teniendo menor demanda de energía y mayor seguridad energética, mejorando la balanza comercial, con mejor acceso a la energía y aumento de inversiones, PBI y empleo. Así mismo el aporte de subsidios evitados por el Estado podría ser redireccionado a programas de financiamiento para la mejora del aislamiento de las viviendas.

El empleo también sería un aspecto muy favorecido si se llevara a cabo un plan de rehabilitación energética en Argentina. Según estudios a nivel internacional, en términos de creación de empleo, este puede crecer a lo largo de una década generando más de 55.000 puestos de trabajo nuevos, en paralelo al incremento del número de viviendas rehabilitadas, ya que impulsaría la actividad en el sector de la construcción e industrias relacionadas.

“Este tipo de estudios y a los resultados y conclusiones que se llegan muestran la importancia y la urgencia de avanzar en la optimización del etiquetado energético de viviendas. El etiquetado de viviendas es el instrumento que tenemos como país y sociedad para conocer acerca de las prestaciones energéticas de una vivienda y ser conscientes del consumo que podemos reducir. Además, puede constituirse en una herramienta de decisión adicional a la hora de realizar una operación inmobiliaria, evaluar un nuevo proyecto o realizar intervenciones en viviendas existentes”, comentan las autoridades de las Asociaciones organizadoras del Congreso.

 


Alejandranoviembre 2, 2021
photovoltaic-2814504_1920-1280x853.jpg

8min62

Los paneles se pueden colocar sobre la cubierta de la vivienda, como así también, en el patio de la misma, dependiendo de los espacios disponibles. Como todo sistema, ofrece ventajas y desventajas. Entre el primer grupo, tenemos:

 

  • Conforman perfectos sistemas de ahorro de energía. Un sistema de paneles fotovoltaicos explota la energía del sol transformándola en energía eléctrica aplicada dentro de cualquier vivienda u empresa, es decir, en cualquier lugar demandante de energía eléctrica. Por lo tanto, se convierte en uno de los mejores sistemas de producción de energía verde, ya que la energía producida no obtiene ningún tipo de contaminación. Las ventajas de la energía fotovoltaica derivan de un sistema de ahorro de energía perfecto.

 

  • Además de las ventajas ambientales, se destacan las económicas. Un sistema fotovoltaico permite reducir el consumo de energía por una tarifa, y en consecuencia, acotar drásticamente los costos en la facturación de electricidad. Cabe mencionar que, en los últimos años, ha disminuido considerablemente el precio de las instalaciones. Entonces, el sistema fotovoltaico constituye una inversión recuperable en pocos años, gracias a los ahorros aportados en términos de consumo de energía, En paralelo, diversas empresas ofrecen hoy garantías sobre productos y producción. Gracias al autoconsumo, los ahorros se incrementan aún más si consideramos las previsiones de los crecientes costos de la energía:

 

  • En 25 años de uso el mantenimiento requerido resulta ser muy bajo, si se excluye el reemplazo periódico del inversor.
  • Los paneles solares fotovoltaicos incrementan el valor de los edificios.
  • Otras ventajas de las energías fotovoltaicas provienen de su capacidad para aumentar el valor de los bienes inmuebles, al constituir un sistema de mejora energética del hogar. Cambiar a medios fotovoltaicos, por lo tanto, incrementa el valor y la clase de eficiencia energética de una vivienda.
  • Finalmente, último pero no menos importante, la ventaja vista en términos de inversión. La energía fotovoltaica conforma un tipo de inversión autosuficiente. La planta de paneles solares fotovoltaicos constituye un sistema de ingreso para todos quienes deciden comprarla. Se amortiza de forma autónoma en pocos años, y luego de este periodo, la energía producida diariamente se convierte en una efectiva ganancia.

 

Desventajas de los sistemas solares

Instalar un sistema solar parece ser una buena elección, pero presenta sus desventajas, como por ejemplo:

 

  • Condición climática: Sabemos que el sol conforma una fuente de energía inagotable, pero al mismo tiempo, no es abundante. Además de su ausencia durante la noche influye notablemente el factor climático de cada estación.
  • Problema en la comunidad: No siempre es posible instalar un sistema de paneles solares fotovoltaicos privado, especialmente, cuando la obra se instala en un condominio, donde algunos inquilinos pueden no optar por su adopción.
  • Alto costo inicial: Aunque la instalación de paneles solares aportaría inmensos beneficios a largo plazo, tal y como hemos señalado, los costos iniciales pueden ser punitivos dependiendo de la compañía proveedora de los paneles solares. Incluso, es más difícil cuantificar el costo total de la instalación sin la ayuda de la empresa de fabricación.
  • Problema de eficiencia: Mucho se ha documentado sobre la ineficiencia de la energía solar. La mayoría de la gente no entiende el significado del término “eficiencia”, pretendiendo que el sistema funcione al ciento por ciento. Los paneles más pequeños tienden a ser más eficientes respecto de los paneles grandes. Una mayor eficiencia se estima vital cuando se busca alimentar dispositivos electrónicos pequeños debido al aspecto espacial.
  • Complicaciones a la hora de las mudanzas: Las tecnologías de energía solar como los paneles solares fotovoltaicos presentan un desafío a la hora de mover o trasladarlos de un lado a otro.
  • Los materiales utilizados ocasionan algunos efectos de contaminación: Sin embargo, no existe información concreta sobre la posibilidad de reciclar paneles fotovoltaicos, aunque los de tipo solares presentan una vida útil renovable de unos 50 años.
  • Balance energético negativo: El sol es impredecible, ello implica que no se puede confiar en la energía solar para impulsar la economía de un país.

 

Innovaciones: Las tejas fotovoltaicas

 

Las tejas fotovoltaicas conforman una de las tantas opciones a tener en cuenta en una edificación. Su instalación es igual a las tejas tradicionales, con la diferencia que las piezas incorporan el sistema fotovoltaico. Las tejas fotovoltaicas pueden generar hasta 3 KW en un área de 45 m2 cumpliendo así con la demanda de una vivienda tipo. Cada teja permanece conectada a través de un cable con la placa de distribución de energía. Estos esquemas funcionan gracias a un detector solar, el cual convierte la energía solar a energía eléctrica mediante un inversor responsable de transformar la energía capturada por cada teja en electricidad. Esta cantidad de energía recolectada es directamente proporcional a la cantidad de luz solar de exposición de cada teja. Vale decir, a mayor cantidad de luz solar recibida, mayor será la energía recolectada. Obviamente, ello va depender del clima y la ubicación de la cubierta con este sistema de tejas. En verano, será mayor la cantidad de energía recolectada respecto del invierno. Esto se debe al amplio espectro de luz solar recibida en el invierno. Desde luego, en el sur de Argentina va ser mucho menos eficiente la captación solar debido al factor climático de dicha zona.

La eficiencia de las tejas fotovoltaicas se maximiza al mantenerlas limpias y colocándolas de forma que ninguna se encuentre superpuesta por la otra.


Alejandramayo 28, 2021
Paneles-solares-1280x820.png

9min201

Por el Ingeniero electromecánico Diego Delfino – Gerente Técnico de Mehcco SA

 

En la era de la tecnología, conectar a las personas con la “energía verde” comenzó a transformarse en una necesidad. El costo de los servicios, tanto en Europa como en América Latina y la escasez de los recursos naturales, conllevan a evaluar nuevas estrategias para cuidar el bolsillo y el ambiente. La posibilidad de inyectar energía a la red eléctrica y aportar a otros consumidores un recurso ecológico será una tendencia ineludible en los próximos años.

 

Los beneficios de la energía solar y sus funcionalidades cada vez toman mayor relevancia en la ciudadanía. El paso inicial es la toma de conciencia de la finitud de los recursos naturales y la importancia de impulsar inversiones en este aspecto para obtener un mundo más sustentable. Así es como, por ejemplo, en las nuevas construcciones de edificios planean montar instalaciones solares en las terrazas, capaces de abastecer parte de la energía eléctrica de las zonas comunes y disminuir, no solo el consumo sino también, el valor de las expensas al acotar el gasto con la empresa prestadora del servicio.

En el marco doméstico, una de las principales ventajas es que las compañías homologaron el cambio de medidores, por lo tanto, los usuarios pueden tramitar un medidor bidireccional, es decir, que la energía producida y no consumida puede aportarse a la red. De esta forma, la energía generada por paneles solares no se pierde dado que, en el caso hogareño, no se utilizan baterías para almacenamiento. Inicialmente la energía producida va al consumo del hogar, pero, si la casa no se encuentra consumiendo en ese momento, o el consumo es inferior a lo generado, el excedente se traslada a la red. En líneas generales, los picos de consumo se dan a las 18 o 19 horas, cuando la gente regresa a sus hogares y ahí sí, hacen uso de la iluminación, del microondas, de la calefacción, del aire acondicionado…

Sin embargo, el pico de generación de energía solar se registra al mediodía, conformando una curva desde las 7 u 8 de la mañana; y finaliza cuando se va el Sol, entre las 18 o 19 horas, dependiendo claro está de la zona y la época del año. Entonces, cuando efectivamente se concreta el consumo de electricidad se compensa, de alguna manera, con la energía inyectada en las horas de menor consumo y mayor generación.

En este tipo de instalaciones no se acostumbra a formalizar una acumulación en baterías, puesto que ello acarrea otra complejidad, como su mantenimiento o la realización de un análisis para conocer cuándo se debe descargar esa energía almacenada en las baterías. A nivel industrial, cada vez son más las empresas dispuestas a invertir en las mencionadas tecnologías, e incluso, existen casos donde los fines de semana no trabajan, pero dado que los paneles solares siguen en funcionamiento, aprovechan esa energía obtenida para reducir los costos en sus facturas de suministro eléctrico.

 

Matriz Energética Argentina

 

A nivel nacional, la matriz energética muestra un 95% de origen de combustible fósil, motivo por el cual, cabe destacar el hecho de haber obtenido la homologación de los medidores bidireccionales como un verdadero logro más que importante, estableciendo un notable incentivo para que particulares e industrias se animen a llevar a cabo inversiones, no solo para cuidar su bolsillo, sino también, el ambiente. Es importante tener en cuenta que las provincias del centro del país hacia el norte son más convenientes para este tipo de instalaciones, al contar con mayores niveles de radiación solar, y por ende, un importante rendimiento. Aunque parezca una obviedad, además, vale contemplar que cada panel mide dos metros cuadrados y será necesario disponer desde el proyecto del suficiente espacio para llevar a cabo la instalación del sistema.

Dicha instalación es simple y se acopla a la actual sin la necesidad de reformar la instalación eléctrica existente ni adecuar los equipos en funcionamiento. Solo es necesario agregar una entrada más al tablero eléctrico desde donde se aportará la energía generada.

En la actualidad, este tipo de tecnologías en Argentina son importadas (generalmente desde China) y representan un costo de entre U$D 4.000 y U$D 6.000; los cuales incluyen el valor de compra e instalación. Otro valor agregado de estos sistemas destaca que los paneles solares pueden generar energía monofásica, para el consumo domiciliario, o trifásica, como en las instalaciones industriales de importante carga. Además de los paneles, es necesario contar con un equipo capaz de convertir el tipo de energía generada (Corriente Continua) con el tipo de energía demandada en el funcionamiento del hogar (Corriente alterna).

Según diferentes análisis que fueron realizados para amortizar los costos de instalación, el tiempo aproximado de funcionamiento de estos sistemas es de entre 7 y 10 años y los equipos ofrecen una vida útil, según sus fabricantes, de aproximadamente 25 años. El análisis contempla su mantenimiento, el cual resulta ser mínimo.

Como complemento, también se utilizan softwares integrados a los equipos. Los mismos indican un estimado de la energía generada día a día desde una amigable interfaz web capaz de incorporarse como una app a cualquier teléfono inteligente, tablet o verse desde la PC para que los responsables de los servicios dispongan de la posibilidad de controlar la generación y el estado de las instalaciones en todo momento y lugar.

En paralelo, resulta factible optimizar procesos mediante la recolección de datos de cada dispositivo o su análisis, y controlar, mediante la realización de informes, una estrategia de gestión energética eficaz, responsable de simplificar los procesos y actividades de gestión energética y de recursos en cada una de las instalaciones.

Una vez que esta tendencia ecológica se masifique, será cuestión de esperar para ver las primeras inversiones importantes destinadas a desarrollar estas tecnologías a nivel nacional. Estimemos que la Argentina cuenta con las tecnologías para poder hacerlo. Resulta imprescindible estabilizar la situación económica del país y que la demanda interna impulse a los inversores a formalizar una apuesta por las citadas tecnologías, sabiendo que ese dinero será recuperado en el corto y mediano plazo.


Alejandramarzo 19, 2021
DTM5IeBV4AAC-ye-1280x911.jpg

12min305

El cambio climático es indiscutible, así como su impacto en los recursos invaluables pero limitados de nuestro planeta. De hecho, esta es una de las paradojas más apremiantes de nuestro tiempo: ¿Cómo nos esforzamos por el crecimiento industrial y al mismo tiempo somos conscientes del impacto ambiental tradicional de la productividad?

Debemos encontrar el equilibrio correcto. Todos sienten esta urgencia. El mundo está en una vía rápida para consumir los recursos de cuatro Tierras para 2050. Un informe reciente de las Naciones Unidas también advirtió que las emisiones de CO2 deben reducirse casi a la mitad para 2030 para proteger al planeta de las amenazas adicionales del cambio climático Tome nota: son solo 10 breves años.

Sin duda, el momento del cambio es ahora. La fabricación verde, una tendencia industrial emergente con un futuro alcanzable a largo plazo para la sostenibilidad, aborda estos desafíos ambientales a nivel sistémico. Responde al llamado a la acción.

 

¿Qué es la fabricación ecológica?

En resumen, la fabricación ecológica se trata principalmente de cambiar las prácticas comerciales y de fabricación, así como la mentalidad de las partes interesadas, para mitigar el impacto industrial del cambio climático y otras preocupaciones ambientales. Verde no es una palabra hueca. Hay formas tangibles de impulsar prácticas sostenibles tanto dentro de las instalaciones de fabricación, a través de la cadena de suministro como a través de la base de clientes.

La Cuarta Revolución Industrial y el Internet de las Cosas Industrial (IIOT) presentan nuevas oportunidades para desbloquear innovaciones de procesos para desarrollar materiales sostenibles y respetuosos con el medio ambiente; des-carbonizar energía; aprovechar la innovación digital para hacer más con menos; y extender el ciclo de vida de los bienes dentro de un marco de «cero desperdicios en vertederos».

 

¿Cuáles son los resultados?

  • Uso reducido de recursos naturales y energía;
  • Una huella de carbono más baja en todo el mundo;
  • Avances tecnológicos que optimizan la eficiencia, la resistencia y la sostenibilidad en todo el ciclo de vida de fabricación, incluida la cadena de suministro; y
  • La construcción de una base sólida para una economía circular global.

 

Desarrollar nuevos materiales

Existe un potencial significativo para sustituir materiales con alto contenido de carbono por otros con menos uso de carbono. En el sector de la construcción en general, por ejemplo, es posible utilizar madera o concreto a base de puzolanas en lugar de cemento Portland para mitigar la contaminación. También es posible mejorar los sistemas de procesamiento de materiales. Por ejemplo, además de utilizar materiales electrónicos más ecológicos, como materiales biológicos innovadores, las compañías electrónicas ahora pueden incorporar envases ecológicos. Un ejemplo de ello es el empaque de paja de trigo, que puede generar un ahorro del 40% en energía y una reducción del 90% en el agua requerida para la producción.

Las empresas pueden y deben adoptar el etiquetado ecológico para que los consumidores y usuarios finales sepan cuál es su posición. En el caso de Schneider Electric, utilizamos una etiqueta y herramienta ecológica para garantizar la transparencia en el cumplimiento normativo, los perfiles medioambientales del producto y las instrucciones de finalización de la vida útil del producto. Y en los próximos años en los segmentos de fabricación, busque los avances de blockchain para mejorar la trazabilidad ecológica.

 

Des-carbonizar la energía

La gran recompensa de una postura de fabricación ecológica es el ahorro de energía. Aquí, los beneficios ambientales y comerciales van de la mano. Vemos un futuro brillante para la des-carbonización de la energía. El último informe de la Comisión de Transiciones Energéticas (ETC, por sus siglas en inglés) «Misión posible» declara que alcanzar emisiones netas de CO2 a mediados de siglo es una visión muy real. Este objetivo puede lograrse en gran medida mediante la des-carbonización de la energía y la electrificación de los procesos. El costo de la des-carbonización también se puede reducir significativamente al restringir el crecimiento de la demanda de transporte intensivo en carbono (a través de una mayor eficiencia logística y cambio modal).

 

Con la innovación de procesos digitalizados, incluso las industrias que demandan energía, como la producción de concreto, pueden impulsar prácticas más eficientes y amigables con el clima. China National Building Materials Group es un modelo en este sentido, reduciendo el uso de energía en un 10 por ciento.

Entregar innovación digital

Gracias a la tecnología IIoT y al desarrollo de dispositivos inteligentes conectados, los fabricantes pueden priorizar proyectos de eficiencia de recursos junto con objetivos de productividad. Los activos conectados a lo largo de una instalación pueden proporcionar información sobre el uso de energía en tiempo real e histórico, lo que permite a las empresas industriales optimizar la energía y los recursos desde una perspectiva final. Y cuando la energía se encuentra entre los principales gastos de una empresa, esta visión es crítica.

Producir materiales de alto rendimiento en las plantas de Saint-Gobain, por ejemplo, requiere grandes cantidades de energía. A través de la innovación digital, Saint-Gobain tiene un objetivo realista de frenar el uso de energía y, a su vez, reducir las emisiones de carbono en un 20 por ciento para 2025. El crecimiento sostenible es posible.

Para hacer nuestra parte en el panorama de los recursos globales, Schneider Electric implementa soluciones a lo largo del ciclo de vida de nuestros propios productos para mejorar el uso y extender su vida útil. El programa Smart Factory de Schneider aplica nuestras propias soluciones EcoStruxure ™ en toda nuestra cadena de suministro global para impulsar la eficiencia tanto operativa como energética. Estas ofertas también nos permiten cuantificar las emisiones de CO2 de nuestros clientes para reducir aún más las emisiones globales. Nuestro objetivo es evitar la emisión de 100 millones de toneladas de emisiones de CO2 entre 2018-2020.

 

Liderar una economía circular

Pero no se confunda: la fabricación ecológica se trata de algo más que aprovechar la producción de materiales de alta tecnología y presionar por prácticas de eficiencia energética. Requiere un cambio fundamental en el viaje de mercancías. Sabemos que el viaje de fabricación tradicional es lineal: un camino directo desde la cuna hasta el vertedero en el que se fabrican, usan y tiran productos. A veces, ni siquiera se llevan al mercado. Es hora de remodelar el status quo.

El viaje de fabricación verde, por el contrario, es circular. Va más allá del enfoque 3R de «reducir, reutilizar, reciclar» hacia un enfoque 5R: «reparar, reutilizar, restaurar, re-fabricar y reciclar», lo que impulsa un uso optimizado de los recursos y una vida útil más larga de los productos. Lograr «cero desperdicio en el vertedero» es posible.

Schneider se ha comprometido a recuperar el 100 por ciento de nuestros desechos industriales en nuestros 200 sitios de fabricación para 2030. Además de los beneficios ambientales, nuestros modelos de negocio circulares también han dado como resultado ingresos circulares del 12 por ciento y un crecimiento continuo. Y Whirlpool, un fabricante mundial de electrodomésticos, tiene como objetivo lograr un ahorro de tres años de $ 1 millón a través de prácticas de reciclaje mejoradas.

Colaborando por el bien de la mayoría

Cuando se trata de hacer un cambio significativo, todos estamos en eso juntos. Un enfoque empresarial extendido es esencial. Podemos mirar a Shanghái como modelo aquí. Además de las empresas, Shanghái está reuniendo a las partes interesadas gubernamentales y educativas para avanzar en la fabricación ecológica como una prioridad municipal.

Shanghái está buscando una combinación estratégica de inversiones en I + D, asociaciones con universidades, colaboraciones de empresas locales y multinacionales y centros de innovación para establecer objetivos de sostenibilidad ardientes y, lo que es más importante, tomar medidas de colaboración para alcanzarlos. Shanghái también ofrece un profundo grupo de talentos, compromiso municipal con el crecimiento sostenible, infraestructura pública y privada para los ecosistemas de innovación, y una base sólida para desarrollar la excelencia de fabricación sostenible de la próxima era. Estas medidas han transformado rápidamente la ciudad en un centro de fabricación ecológica que todos podemos considerar como modelo.

Adaptándose para el futuro

Permítanme ser claro: la fabricación ecológica es simplemente un buen negocio. Ofrece avances revolucionarios en productividad y eficiencia sin los inconvenientes de los residuos o la contaminación. El crecimiento económico puede y debe estar desacoplado de la degradación ambiental. El verdadero poder de la fabricación sostenible se revelará cuando toda la industria comience a separarse una de la otra, acelerando así el planeta hacia una realidad baja en carbono. Esta misión verde es posible.


Alejandrafebrero 19, 2021
nature-3289812_1920-1280x853.jpg

8min402

La sustentabilidad o sostenibilidad tecnológica ha estado en auge en los últimos años a nivel mundial, y en particular, mucho se ha escrito, aplicado y avanzado en las tecnologías relativas a la construcción de viviendas. Aunque esto tiene una difusión más ampliamente aplicada en países desarrollados, se han visto esfuerzos en aquellos en vías de desarrollo o subdesarrollados, quizás con distintas motivaciones y resoluciones. Por otro lado, existen varios acercamientos, por momentos dispares a la materia, “teorías”, recomendaciones o recetas no siempre son aplicables o plausibles en cualquier geografía o realidad económica.

Peter Jaques habla sobre la sostenibilidad global del ser humano a partir de su estudio Sustainability: The Basics. Allí, el autor sugiere que no existe una definición única y definitiva de la sostenibilidad, aunque aclara que sostener algo no es otra cosa que mantenerlo en funcionamiento. En el estudio diferencia entre una sostenibilidad débil, dirigida hacia la economía y donde los mercados encuentran soluciones; y una fuerte, dirigida hacia la tecnología, que requiere cambios de comportamientos como sociedad.

Las buenas prácticas medioambientales en viviendas y obras en general no solo abarcan medidas o recomendaciones sobre materiales y tecnologías relacionadas a los mismos, sino sobre un extenso listado de aspectos. A fines enumerativos, desde el diseño funcional, podemos nombrar cuestiones de asoleamiento, ventilación cruzada, orientación y ubicación geográfica, terrazas verdes, etc. Desde el punto de vista de los recursos técnicos y/o tecnológicos, no relacionados propiamente a los materiales sino al uso, podemos mencionar los radiadores o termotanques solares, cocinas solares, colectores de luz, climatización geotérmica, composting, biodigestores, energía eléctrica solar y eólica, colectores de lluvia, tratamientos de aguas grises, filtros naturales de agua, electrodomésticos y consumibles de alta eficiencia energética, etc.

Por el lado de las medidas urbanísticas y sociales de gran escala, son importantes, entre otros innumerables factores, la reducción, separación y correcto tratamiento de residuos, ampliación de espacios verdes, fomentar la movilidad urbana sin emisiones de gases invernaderos (como bicicleta, monopatín o caminar) o reducir el uso del transporte tradicional mediante más y mejor empleo del transporte público; provisión eléctrica de fuentes renovables (eólica, geotérmica, solar, mareomotriz, etc.).

Los principios básicos y globales de sustentabilidad en cualquier campo (conocidos también como la regla de las tres letras R, popularizada originalmente por la organización Greenpeace), en orden de importancia, son:

Reducir: Si se reduce el problema o la causa del mismo, se disminuye el impacto ambiental consecuente. A los fines prácticos, basta con reemplazar un material por otro más adecuado.

Reutilizar: La premisa es brindarle a un objeto una segunda vida útil después del primer uso para el cual fue concebido. El fin puede ser un uso completamente distinto al original, y los ciclos pueden ser indefinidos.

Reciclar: Se trata de brindarle al material de un objeto un distinto uso u otra vida útil. Es la que más energía consume, pero reduce considerablemente el impacto ambiental acotando desechos no biodegradables.

Al momento de diseñar una vivienda es importante reparar en la reducción del consumo de recursos, desde la etapa de ensamble de materiales y durante el empleo de la misma. La reducción no habla de resignar confort o calidad de construcción, sino de utilizar los recursos limitados o con impacto ambiental alto de una forma eficiente y optimizada. Respecto del uso, donde mayormente se centran los avances en materia de sustentabilidad más difundidos y tradicionales, la clave radica en optimizar el uso de energías y recursos no renovables. Para ello se presta atención al uso de la electricidad, gas (u otros combustibles aplicados para calefacción, cocina y provisión de agua caliente) y agua potable, conservando niveles de confort y habitabilidad aceptables. Sobre la construcción en sí, los esfuerzos de reducción se centran en optimizar el uso y la aplicación de materiales, y en disponer elementos con menor impacto ambiental en términos de su huella de carbono, un concepto sumamente importante.

Acotar el consumo

Para enfrentar de una forma más eficiente el uso de la electricidad y el gas, la primera medida es generar una aislación entre el exterior y el interior lo más ideal posible, de forma que la transferencia de energía en calor se mantenga dentro en invierno, y afuera en verano; sin atravesar esos límites, generando ahorros en refrigeración y calefacción de ambientes.

 

Se define un coeficiente de transmitancia térmica, llamado K (o U dependiendo de la bibliografía) como la propiedad de un material de transmitir energía en forma de calor desde un lado de mayor temperatura hacia otro de menor. Las unidades son: energía (W) sobre superficie (m2) y sobre la diferencia de temperatura de temperatura (K): W/m2K. Mientras más bajo el coeficiente, más aislante y por lo tanto, más conveniente. De acuerdo al clima característico de cada zona geográfica, se sugieren o exigen valores de K máximos admisibles para lograr una eficiencia energética y valores de confort mínimos, de acuerdo a los códigos de edificación gubernamentales (Norma IRAM 11603 en Argentina).

Para lograr buenas aislaciones vale prestar especial atención a las envolventes, tanto verticales como a los techos y también a los suelos. Múltiples recursos, materiales y arreglos de los mismos hacen a las envolventes más eficientes (Norma IRAM 11601). Como referencia, un muro tradicional de ladrillos macizos comunes de 20 cm y un revoque interior y exterior, presenta un valor de K de 2.22, incumpliendo, por ejemplo, la Ley de Acondicionamiento Térmico N° 13.059, vigente en la provincia de Buenos Aires.


Alejandrafebrero 5, 2021
home-1680797_1920-1280x850.jpg

9min356

Se considera a una casa sana cuando proporciona un entorno saludable, responsable de brindar confort y favorecer el descanso y la relajación, tanto física como psicológica. Pero ¿qué hace de nuestra vivienda una casa sana?

En el año 2018, la Organización Mundial de la Salud (OMS) publicó un documento titulado “Who Housing and Health Guidelines” (Guías de Vivienda y Salud), documento el cual recoge una interesante propuesta de recomendaciones las cuales parten de la revisión de la evidencia científica relacionada con la calidad de la vivienda y su entorno, sumado al impacto generado en la salud de las personas. Allí, la OMS señala a la vivienda saludable como un elemento fundamental en cuanto a la prevención de enfermedades, especialmente, en un contexto como el actual, donde se producen importantes cambios demográficos con una población más envejecida, donde las personas pasan más tiempo en sus viviendas. Todo ello se vio potenciado durante el año 2019, cuando en casi la totalidad del planeta, sus habitantes debieron resguardarse en sus hogares para no ser víctimas de las infecciones propagadas por el COVID-19. Todo ello en el marco de una población más concentrada en las ciudades y grandes urbes, siendo sometida a los efectos del cambio climático. Teniendo en cuenta que, de acuerdo con las previsiones, la población urbana mundial se duplicará hacia el año 2050, serán necesarias nuevas soluciones para la vivienda del siglo XXI.

Si consideramos una casa sana como una vivienda saludable diseñada, construida, mantenida y rehabilitada de una manera capaz de propiciar la buena salud de sus ocupantes, en ocasiones, la realidad no responde a los mencionados criterios. La mayor parte de las viviendas se encuentran diseñadas y construidas en condiciones responsables de propiciar riesgos para la salud, en varios aspectos incluso, con defectos estructurales los cuales favorecen las caídas o lesiones, dificultades de acceso responsables del aislamiento de aquellas personas con limitaciones físicas, con deficientes tratamientos térmicos aptos para crear entornos de temperaturas extremas, contribuyendo a la proliferación de enfermedades  respiratorias o  cardiovasculares, una deficiente circulación de aire favorece la contaminación ambiental, insalubridad la cual fomenta la aparición de enfermedades transmisibles y el mal saneamiento de desechos o accesos al agua potable, entre otros negativos factores.

Además, el entorno físico y social donde se sitúa la vivienda, conforma uno de los aspectos donde se observan y originan otras desigualdades dañinas para la salud. En definitiva, mejorar las condiciones de una vivienda para convertirla en una casa sana puede salvar vidas, prevenir enfermedades, aumentar la calidad y expectativa de vida, reducir la pobreza -e incluso- ayudar a mitigar el cambio climático.

Siete principios para diseñar una vivienda saludable

Como mencionamos, las malas condiciones de habitabilidad pueden exponer a las personas a una serie de riesgos para su salud. Para corregir dicha situación, se observarán una serie de recomendaciones basadas en siete principios o directrices centradas, principalmente, en la reducción de los factores dañinos. Estos siete principios para conseguir una vivienda saludable son:

  • Mantener la temperatura y humedad relativa adecuadas: Las temperaturas interiores de las viviendas deben ser lo suficientemente altas para proteger a los habitantes de los efectos nocivos del frío. En los países de climas templados o más fríos, se considera que una temperatura interior de 18ºC no conlleva riesgos y permite proteger la salud de la población general durante las estaciones frías. A su vez, elevados niveles de humedad relativa en el interior del hogar se relacionan con diversos problemas de salud. La humedad crea un ambiente favorable para los ácaros, roedores, mohos y cucarachas, todos los cuales, permanecen asociados con el asma.  
  • Mantener el hogar limpio: Un hogar con óptimas condiciones de higiene contribuye a garantizar que las personas no permanezcan expuestas a contaminantes y productos químicos. 
  • Mantener las condiciones de seguridad apropiadas: Las viviendas deben contar con dispositivos de seguridad (alarmas de humo y sondas de CO2, puertas en escaleras y protectores de ventanas, etc.), observando en paralelo, medidas capaces de reducir el riesgo de sufrir traumatismos involuntarios. 
  • Mantener las condiciones de accesibilidad: Teniendo en cuenta la proporción actual y prevista de deficiencias funcionales, observando las tendencias del envejecimiento, las viviendas adoptarán medidas de accesibilidad para personas con movilidad reducida. 
  • Mantener la vivienda ventilada: La normativa nos insta a asegurar una ventilación apropiada en todos los locales de la vivienda, de manera de aportar un caudal suficiente de aire exterior y garantizar la extracción y expulsión del aire viciado por los contaminantes producidos de forma habitual durante su uso normal. Una adecuada ventilación contribuirá, además, a reducir la humedad y acotar los contaminantes del aire como Compuestos Orgánicos Volátiles (COV), monóxido de carbono, pesticidas, etc. mejorando la calidad del aire en el interior del hogar. 
  • Controlar la contaminación acústica y lumínica: El ruido del exterior perturba el descanso, especialmente, en las ciudades, donde paralelamente, se añade la contaminación mediante gases nocivos evacuados por la combustión de los motores. En cuanto a la iluminación en el hogar, la incidencia solar es uno de los factores más valorados en una vivienda. El ingreso de luz natural es una fuente de salud para las personas. Debemos estimar la cantidad de horas transcurridas ante pantallas de televisión, móviles, computadoras, lo cual ocasiona problemas de sequedad ocular y fatiga visual.
  • Realizar un mantenimiento periódico: Llevar a cabo labores de mantenimiento de nuestra vivienda, tanto de sus materiales y estructuras como de sus instalaciones, resultará fundamental para evitar una devaluación de la misma. Una vivienda la cual observa un muy buen mantenimiento será más cómoda, segura, sana y sostenible, es decir, será sin dudas una vivienda saludable.

 Todas estas acciones deben conducir a lograr una vivienda que, tal y como se define por la propia OMS, sea “un refugio capaz de sustentar un estado de bienestar físico, mental y social. La vivienda saludable proporciona un sentimiento de hogar, incluyendo el sentimiento de pertenencia, seguridad y privacidad”.

 

Fuente: www.solerpalau.com


Alejandradiciembre 28, 2020
4.jpg

10min534

“Me sienta mal ir a trabajar”. Esta afirmación bastante común en nuestros tiempos puede no ser un simple lamento entre amigos que conversan tras una jornada laboral. Si uno siente fatiga, dolores de cabeza, mareos, ansiedad, escozor de ojos y todo ello se produce o multiplica cuando permanece en el lugar de trabajo, puede que no sea una casualidad y a la hora de desentrañar sus causas sea necesario mirar el lugar de trabajo, puesto que se puede estar sufriendo el Síndrome del Edificio Enfermo (SEE).

Aunque por su nombre pueda parecerlo, el Síndrome del Edificio Enfermo (SEE) refiere a las molestias y enfermedades que el mal estado de un edificio o acondicionamiento generan en las personas. No se trata de un tema aislado, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el 30% de los edificios modernos sufren este grave problema.

Los principales motivos por los cuales un edificio puede resultar perjudicial para la salud de quienes trabajan en él son:

  • Una deficiente ventilación. Son bloques herméticos, clásicos edificios de oficinas, donde las ventanas, por lo general, no pueden abrirse, ello provoca que cuenten con un sistema de ventilación forzada, generalmente común a todo el edificio o áreas muy grandes, con recirculación del aire.
  • Suelen conformar edificios de construcción interior liviana.
  • Luz deficiente. Puede deberse a una insuficiente iluminación o que no exista ningún momento de iluminación natural.
  • Excesiva contaminación electromagnética. Es algo que no se aprecia a simple vista, pero responsable de la emanación de todos los cables, computadoras y elementos eléctricos en general, causante de graves problemas de salud
  • Ambiente térmico homogéneo. Para practicar el ahorro energético se mantienen relativamente calientes, y casi siempre, a la misma temperatura.
  • Superficies interiores en material textil. Ello incluye tanto paredes como alfombras, revestimientos de pisos o muebles. Muchos de estos elementos contienen sustancias las cuales pueden generar tóxicos capaces de repercutir negativamente en la salud del personal.

Tratamiento del SEE

El SEE conforma una enfermedad difícil de diagnosticar, y casi siempre, se hace por eliminación, vale decir, al descartar otros factores. Lo mejor es actuar preventivamente, esto es, actuando antes de lamentar los efectos. Conociendo las causas es mucho más fácil. Diseñar una oficina más sostenible y evitar la aparición de problemas está al alcance de cualquier profesional arquitecto.

La mejor medicina es una buena ventilación. Vale la pena buscar una manera factible para asegurar una mayor entrada y salida de aire fresco para renovarlo. También, puede ayudar la decoración y el mobiliario de la oficina. Las plantas y los muebles vivos ayudan a una mayor renovación del aire. En los últimos tiempos han aparecido soluciones como los aparatos ionizadores, capaces de purificar el aire o las lámparas de cristal de sal, estas últimas además de limpiar el aire, sirven de elemento decorativo y crean un ambiente agradable y relajado.

Más caro puede ser una correcta limpieza a fondo de los conductos de ventilación, nido perfecto para las bacterias. Pero no solo basta con limpiarlos una vez, es necesario mantenerlos limpios permanentemente, aplicando medidas higiénicas como revisiones y limpiezas periódicas.

Se descartará el mobiliario hecho de materiales que acumulan electricidad estática. Se crearán espacios de trabajo más saludables, donde predomine la luz natural o la reducción del ruido, por ejemplo. Se protegerán los elementos eléctricos, cubriendo los cables, alejándolos de las personas lo máximo que permita el espacio, al igual que los elementos capaces de generar ondas como los teléfonos inalámbricos o el módem wifi.

Mantener una humedad adecuada y una temperatura agradable, recomendable entre los 22 y 24 ºC y procurando que todos los equipos de limpieza permanezcan en buenas condiciones y se almacenen correctamente, para anular posibles derrames o la emanación de gases nada convenientes. Prestaremos especial atención a la salud en el trabajo.

El Síndrome de Edificio Enfermo empezó siendo una enfermedad catalogada como rara, pero se ha convertido en común en nuestros días. Las soluciones no son complicadas y pueden evitar complicaciones graves. Se pasa mucho tiempo en la oficina, por ello, es necesario procurar diseñar y materializar ambientes agradables los cuales minimicen los posibles focos de problemas.

SEE: Factores y consecuencias en el trabajador

Es frecuente, en el ámbito de la prevención de los riesgos laborales, considerar el Edificio Enfermo y el conjunto de sintomatologías ligadas a él, como una de las prioridades en cuanto a la salud laboral, por la demostrada incidencia negativa que este tipo de edificios presentan en la salud de los trabajadores. Al hablar de enfermedades ligadas a un edificio habitualmente nos referimos a síntomas clínicamente definidos y diagnosticables, provocados por agentes contaminantes transportados por el aire o dada una prolongada exposición a los campos electromagnéticos y una elevada electricidad estática provocada por una baja humedad relativa.

El Síndrome del Edificio Enfermo afecta a miles de personas y se suman una serie de factores capaces de incidir directamente en este tipo de síntomas:

  • Locales mal ventilados y con una deficiente calidad del aire interior.
  • Zonas cableadas sin suficiente aislamiento ni toma a tierra.
  • Materiales de construcción contaminantes y mobiliarios y estructuras sintéticas.
  • Deficientes niveles de humedad relativa por excesos de carga en el sistema de calefacción o aire acondicionado.

Las consecuencias derivadas de dichos síntomas pueden manifestarse de forma más o menos leve mediante:

  • Sensación de cansancio o letargo.
  • Sequedad cutánea.
  • Dolores de cabeza.
  • Sequedad en los ojos.
  • Ojos llorosos y nariz taponada.
  • Náuseas y mareos.
  • Presión en el pecho.

Síntomas que por falta de atención pueden originar otro tipo de enfermedades por hipersensibilidad, infecciosas o de origen químico y/o físico. Las mismas afectan seriamente la productividad laboral pudiendo derivar en bajas del presentismo o en un ambiente laboral sumamente negativo. Es frecuente además que los citados síntomas se produzcan en el lugar de trabajo y mejoren al abandonar el edificio, pudiendo incluso desaparecer en los periodos vacacionales.

La contaminación interior o la mala calidad del aire interior se han identificado como uno de los elementos clave, no sólo en relación con el SEE sino de forma general, como uno de los factores de incidencia más negativos en el ámbito de la salud laboral.

En el caso del Edificio Enfermo, es habitual encontrar ejemplos de esa patología en edificaciones de la arquitectura moderna, caracterizadas por estructuras herméticas, aisladas del exterior, donde los sistemas de ventilación resultan ser claves.

Fuente: www.lambdatres.com


Alejandradiciembre 11, 2020
climatización-2.jpg

3min369

Un proyecto arquitectónico puede contemplar la idea de construcción sostenible. La sustentabilidad es un concepto orientado a combinar prácticas para ahorrar recursos naturales, reducir gastos y reutilizar materiales.

Ya que el aire acondicionado es un componente importante en la arquitectura de hogares o domicilios comerciales, la preocupación por la relación entre sostenibilidad y los dispositivos de aire acondicionado es cada vez más común. “Es fundamental utilizar equipos con tecnología innovadora, capaces de ahorrar, y que utilicen refrigerantes de vanguardia”, asegura Daikin, especialista en climatización.

Te ofrecemos cuatro consejos que te ayudarán a combinar construcción sostenible y aire acondicionado.

Elegir el dispositivo
La unidad de aire acondicionado juega un papel fundamental en este objetivo. En aquellos con tecnología Inverter la temperatura se ajusta cambiando la velocidad del motor sin encenderlo o apagarlo. Un dispositivo Inverter te ayudará a alcanzar tus metas, ya que disminuye el gasto de energía y crea un clima más agradable y estable.

Atención al poder y los límites
Además de elegir el modelo, es importante prestar atención a los requisitos en cuanto a potencia eléctrica, límites de construcción y también otras características de seguridad disponibles, considerando la corriente eléctrica y las instalaciones hidráulicas necesarias. Cada proyecto tiene sus especificidades, por lo que estos factores se tienen en cuenta a la hora de crear un plan de climatización. El incumplimiento de los límites existentes de un edificio puede provocar fallas en la red y otros dispositivos.

Usando la tecnología
Se pueden utilizar soluciones tecnológicas para hacer más sostenible el uso del aire acondicionado. Elementos como el temporizador para encender y apagar el dispositivo, así como los medidores de temperatura y un informe sobre los costos eléctricos, ayudan a ahorrar dinero.

Mantenimiento preventivo
Para preservar una unidad de aire acondicionado, el mantenimiento preventivo es fundamental. Éste funciona como un control de todos los componentes y sistemas involucrados, lo que hace más económica la operación, evitando gastos de material y electricidad.

Con información de: www.emb.cl


Alejandradiciembre 9, 2020
hogar-sostenible.jpg

7min690

Nuestro hogar es nuestro pequeño mundo. Nuestro espacio privado, donde pasamos incontables horas con los nuestros. Hoy en día tenemos múltiples opciones para tener un hogar más sostenible, con muchísimas soluciones que lo hace un sitio más sano para nosotros y al mismo tiempo hacerlo más eficiente y eco-friendly.

De esta forma, desde nuestra propia casa, también podemos aportar nuestro granito al cuidado del medio ambiente. Ahorrar energía, agua, utilizar productos menos contaminantes, aprovechar las energías renovables, tener espacios más verdes y vivos, mejorar el aislamiento… estas son solo algunas de las acciones que podemos realizar para crear un hogar sostenible.

Ahorra agua en casa

El primer punto que seguro podemos mejorar en casa es el de los suministros básicos: luz y agua. No somos realmente conscientes del preciado bien que es el agua porque lo tenemos siempre disponible, pero lo cierto es que podemos poner mucho de nuestra parte para ahorrar en su consumo y, de paso, reducir un poco la factura mensual.

 

Para ahorrar agua en casa podemos instalar grifería ecológica en baños y cocina, que viene preparada para ahorrar hasta un 50% del agua gracias a los sistemas de reducción de caudal que llevan integrados. En este mismo punto, también existen reductores de presión que podemos colocar junto al contador y que, como su nombre indican, reducen la presión del agua que entra en la vivienda y cuyo ahorro puede ascender hasta el 30%.

Los aireadores en los grifos son un clásico, pero siguen siendo muy efectivos y se colocan en un minuto, mientras que en los inodoros podemos optar por varias soluciones para reducir los litros de agua tras cada descarga, como las cisternas de doble pulsación o los contrapesos que limitan el volumen total del tanque.

Por otro lado, ¿por qué no aprovechar el agua de la lluvia? Si tienes espacio, un depósito pluvial nos permite almacenar cientos de litros y aprovecharlos para regar nuestras plantas o el jardín.

Ahorrar energía

El otro suministro fundamental y en el que podemos ahorrar para tener una casa más eficiente es la electricidad. Aquí un punto clave pasa por elegir electrodomésticos con la mayor calificación de eficiencia energética posible y así ahorrar en nuestra factura de la luz.

El paso a una iluminación LED de bajo consumo es fundamental en todas las estancias. Ahorraremos en consumo (gastan hasta 5 veces menos energía) y las cambiaremos mucho menos, ya que tienen una vida útil 10 veces mayor.

También es ideal aprovechar los programas de ahorro energético de los distintos electrodomésticos y, en el caso de tener calefacción en casa, aprovechar la programación por horarios de los termostatos para regular la temperatura justo en las horas que necesitamos ese confort.

Materiales sostenibles y renovables

Uno de los puntos claves para mejorar la eficiencia energética del hogar es el aislamiento. Una vivienda bien aislada nos permitirá ahorrar, y mucho, en el consumo de calefacción y aire acondicionado, así como en el aislamiento acústico respecto al exterior, sobre todo en ciudades más transitadas. Esto lo podemos conseguir tanto con aislamientos de obra en paredes y techos, como con la instalación de ventanas y cristales más eficientes con mejor coeficiente de transmisión térmica y rotura del puente térmico.

Con un presupuesto más ajustado, unos simples burletes en ventanas antiguas o bajo las puertas nos ayudan muchísimo a evitar las fugas de calor.

Por supuesto, la instalación en casa de sistemas para aprovechar las energías renovables nos permiten dejar de depender tanto de las compañías eléctricas y aprovechar la energía inagotable, gratuita y limpia que nos da el Sol mediante la instalación paneles solares.

Si realmente queremos tener un hogar más saludable y estar más comprometidos con el medio ambiente, solo tenemos que proponérnoslo porque literalmente podemos empezar por donde queramos. Todo tiene margen de mejora, desde las opciones comentadas hasta el uso de productos más sostenibles como maderas y pinturas más respetuosas con el medio, materiales textiles con certificación Eco Green y mucho más.


Alejandradiciembre 7, 2020
Eavor-1.jpg

6min435

Explicando la geotermia y el elemento subterráneo de nuestra industria, el recurso, la perforación, la utilización del calor, etc. es un tema complejo. Para nosotros, que estamos promoviendo constantemente la industria y lo que la energía geotérmica tiene para ofrecer en la transición energética global, el elemento del subsuelo en sí mismo es probablemente el elemento más complicado. La visualización de lo que está sucediendo debajo y arriba de la superficie es, por lo tanto, algo que puede ayudar a mostrar cómo obtenemos y usamos la energía geotérmica.

Para una empresa que desarrolla una nueva tecnología que eventualmente podría revolucionar la forma en que obtenemos la energía geotérmica, naturalmente no solo es importante demostrar que el concepto funciona, sino también ayudar a las personas a hacerse una idea de la tecnología.

Con el desarrollo técnico permitiendo a los ingenieros diseñar plantas en 3D, visualizar reservorios geotérmicos en modelos 3D, el siguiente paso tenía que ser un modelo público que permitiera al público en general y a las partes interesadas experimentar la tecnología desarrollada por innovadores de la industria, como Eavor. Tecnologías.

Como autoproclamado gadgeteer, me intrigó el anuncio de Eavor Technologies de haber desarrollado un modelo 3D de su planta de demostración Eavor-Lite (TM) cerca de Rocky Mountain House, Alberta, Canadá, en la que personas como yo pueden experimentar lo que la empresa hace en un entorno de realidad virtual.

Eavor Technologies Inc. es una empresa de tecnología geotérmica de circuito cerrado con sede en Calgary, Alberta. La compañía está trabajando para expandir su tecnología patentada Eavor-Loop ™. La tecnología permite derivar energía geotérmica a través de la conducción en lugar de un acuífero geotérmico, expandiendo el uso potencial de la energía geotérmica en todo el mundo y eliminando algunos de los elementos de riesgo centrales en el desarrollo geotérmico convencional.

La compañía había planeado una visita de campo a principios de este otoño para permitir a las partes interesadas visitar el sitio de la planta piloto junto con un emocionante anuncio del gobierno provincial de Alberta sobre una nueva legislación geotérmica para ayudar a impulsar el desarrollo en la provincia. Claramente, los desafíos actuales debido a la pandemia y las limitaciones para viajar, reuniones e interacción personal lo hicieron imposible. Para atender la creciente demanda de clientes y socios de recorridos por las instalaciones de su planta piloto, Eavor Technologies desarrolló una solución tecnológica escalable que utiliza la realidad virtual para exhibir la planta de demostración (Eavor-Lite TM).

Tener la oportunidad de explorar la planta en la computadora a través del sitio web configurado en https://eavor-lite-virtual-tour le da una buena idea, pero explorar el modelo en las gafas de realidad virtual Oculus realmente lo convierte en un experiencia emocionante y educativa.

Dentro del sistema, lo guiará la guía turística Jen, junto con el ingeniero principal de Eavor, Bailey Schwarz, y el director de tecnología Matt Toews. Alrededor de diferentes ubicaciones, te dan un. Mayor comprensión de Eavor y su tecnología de cambio de ganancias. Entrar en la planta, junto a las tuberías, entrar en el quirófano es realmente una experiencia.

Durante la simulación, uno puede explorar la reconstrucción 3D del proyecto de demostración Eavor-Lite (TM) y moverse mientras interactúa con objetos específicos para aprender más del ingeniero principal de la empresa y el CTO. Detrás del edificio encontrará una mesa con Anillos “Eavor” … intenta tirarlos hacia un poste cercano para divertirte un poco.

Entonces, si bien la compañía describe esta herramienta para ahorrar costos en los que incurriría el personal involucrado en realizar recorridos, viajes y todo lo relacionado con vuelos, hoteles, este recorrido de realidad virtual es mucho más y permite obtener una gran comprensión de la tecnología de la empresa.

Además de darme una excusa para conseguir un visor de realidad virtual Oculus, estoy absolutamente enganchado y espero que más empresas como Eavor Technologies permitan explorar sus plantas en un entorno de realidad virtual. Claramente, pone el listón muy alto para ayudar a promover no solo desarrollos tecnológicos específicos como Eavor-Loop (TM) de Eavor Technologies, sino también quizás cómo obtenemos y podemos usar la energía geotérmica hoy en día, tanto para la generación de energía como para el uso de calor.

Fuente: ThinkGeoEnergy



Auspician Entreplanos




Newsletter