Entreplanosabril 6, 2020
biocombustible.jpg

3min13

La iniciativa apunta a la promoción del uso de biocombustibles para el desarrollo de las economías regionales.  

El Proyecto de modificación de la actual Ley 26.093, de “Régimen de Regulación y Promoción para la Producción y Uso Sustentables de Biocombustibles”, busca de acuerdo al legislador “la promoción del uso de biocombustibles para el desarrollo de las economías regionales, y el alto impacto que de ello se deriva para el mantenimiento y promoción de empleos genuinos para la población”.

Al respecto, Claudio Molina, el director ejecutivo de la Asociación Argentina de Biocombustibles e Hidrógeno, valoró en diálogo con surtidores.com.ar esta propuesta legislativa.

Sin embargo, lamentó que “se trata de una iniciativa individual que están más allá de lo que se había convenido en la Liga Bioenergética y agregó que normalmente Jujuy está muy influida por el poder de las empresas azucareras como Ledesma en el Bioetanol.

Por su parte, el Secretario General del Sindicato Petrolero, Gas y Biocombustible Santa Fe Sur, expresó que “los proyectos tal cual están, no podrán concretarse en un contexto mundial de crisis a causa del coronavirus y el desplome del petróleo”.  

En ese aspecto coincidió con otros entrevistados por este medio con la frase: “la soja está más cara que el petróleo” y se lamentó porque a los problemas internacionales, se le suman la falta de acción en el tema biocombustibles a nivel estatal.

Vale destacar que el proyecto de Ley de Fiad entre otras cosas además se basa en el hecho de que la producción de soja (biodiésel) y de caña de azúcar y maíz (bioetanol) han encontrado en este Régimen, el estímulo y posibilidad para abrir nuevos mercados, en un segmento de alta significación para la economía nacional, como lo es la producción de energía para ayudar a satisfacer una demanda de crecimiento sostenido, pero a través de una sustancial mejora en la matriz energética, al hacerlo con combustibles de fuentes de energías renovables.

Con información de: www.worldenergytrade.com 


Entreplanosabril 1, 2020
construccion.jpg

5min28

En el día de hoy se dio a conocer el Informe de Coyuntura del IERIC (Instituto de Estadística y Registro de la Industria de la Construcción), con datos correspondientes a los meses de enero y febrero de 2020. Corresponde por tanto a la situación previa a la emergencia derivada de la epidemia de CoVid19.

Los principales datos que aporta el Informe son:

• El empleo formal en la Industria de la Construcción disminuyó en enero de 2020 un 3,1% respecto a diciembre, completando 5 meses de caídas que superan el 2%mensual.

• El nivel de ocupación sectorial durante enero fue de 346.311 puestos de trabajo,alcanzando un nuevo mínimo para la serie histórica que se inicia a mediados del año 2007. Dicho nivel resulta un 11% inferior al promedio de los meses de enero de los últimos 13 años.

• Comparado con enero de 2019, la cantidad de puestos formales disminuyó un 14,5% y es considerada como la caída más intensa registrada para dicho mes desde el inicio de la serie. Se completan así 17 meses consecutivos de retracción interanual.

• El plantel medio de las firmas constructoras sigue disminuyendo desde el máximo de 14,5 alcanzado en el mes de abril, ubicándose en enero en 12,7 puestos de trabajo por empresa, muy similar al de diciembre pasado.

• Las constructoras con 500 o más empleados son las más afectadas por la actual coyuntura, disminuyendo su participación en la estructura del empleo sectorial al 7,7% del total de los trabajadores registrados del sector.

• Casi todas las jurisdicciones del país exhibieron en enero una caída mensual en su nivel de empleo sectorial, con las únicas excepciones de las provincias de Santa Cruz, San Juan, Chubut y Catamarca.

•En función de su tamaño, el empleo en las grandes jurisdicciones cayó un 2,7% mensual en enero, mientras que en el resto del país lo hizo un 3,9%. Distinta es la comparativa interanual, ya que las grandes jurisdicciones evidencian una caída del 15,6% mientras que en el resto del país es del 12,1%.

• Algo más de un tercio de las jurisdicciones que conforman el territorio nacional presentó en este mes de enero el menor volumen de puestos de trabajo registrados de toda la serie que inicia a mediados del año 2007.

• La Ciudad de Buenos Aires, tras alcanzar un pico máximo de ocupación en el mes de marzo de 2019 con 88.250 puestos de trabajo registrados, ha completado desde entonces 10 meses de caída consecutiva con una pérdida de algo más de 16.000 empleos.

• Impulsada por el pago correspondiente a un aumento pactado en los Básicos de Convenio, la media de las remuneraciones percibidas por los trabajadores registrados en la Industria de la Construcción se ubicó en $39.642 en enero de 2020. Este monto representa una expansión del 63,4% interanual. La remuneración media referida incluye también el efecto de la suma fija dispuesta por Decreto 14/20, dictado por el Poder Ejecutivo Nacional en el marco de la Ley de Solidaridad Social y Reactivación Productiva N° 27.541.

• En febrero de 2020 se registraron 23.275 empleadores en actividad en la Industria de la Construcción, siendo un 2,1% menor que un año atrás y la caída más pronunciada para un mes de febrero desde el año 2015.

• El número de empleadores del sector descendió en las Grandes jurisdicciones un 1,4% interanual mientras que en el Resto del país disminuyó un 3,4%.

El Informe completo puede ser consultado en: https://www.ieric.org.ar/informes-de-coyuntura-43/2020

 

Con información de: Departamento de Estadística – IERIC


Entreplanosmarzo 27, 2020
energia-eolica-coronavirus-1.jpg

4min47

De acuerdo con Wood Mackenzie, consultora global en energías renovables, la pandemia del coronavirus (Covid-19), afectará los aportes de mundiales de la energía eólica en 2020. El pronóstico indica que esa reducción será de 4,9 gigavatios (GW).

La firma apuntó que los cierres fronterizos para contener el brote están afectando la cadena de suministro a escala global. Los retrasos en la entrega de piezas para los equipos aerogeneradores derivarán en retrasos asociados a la construcción de proyectos eólicos. Así mismo, habrá un retraso en las subastas nacionales de adjudicación energética.

El impacto potencial en las instalaciones globales, según Wood Mackenzie, sigue siendo más significativo en China y los EE. UU., donde se esperaba que los plazos de las políticas centradas en generación eólica produjeran volúmenes récord.

Los mercados europeos de energía eólica de nivel uno, como España, Francia e Italia, podrían verse afectados aún más porcentualmente debido a medidas de cierre más agresivas que inhiben la movilidad de los trabajadores, expuso la firma.

“El efecto dominó para otros mercados puede ser limitado, especialmente considerando la rápida recuperación prevista para la cadena de suministro de energía eólica de China y el impacto limitado de la pandemia en India y América Latina hasta la fecha “, analizó Dan Shreve, jefe de investigación de Energía Eólica Global de Wood Mackenzie.

“La cadena de suministro de energía eólica es verdaderamente de naturaleza global, con un mayor nivel de diversificación que la solar y, por lo tanto, el impacto del cierre del coronavirus de China en los mercados occidentales se ha manejado aprovechando las líneas de suministro establecidas de India, Brasil, México y otras grandes producciones”, comentó Shreve.

Los riesgos, según Shreve, persisten especialmente en Europa, donde el cierre de fábricas probablemente ocasionará demoras en la instalación de las turbinas, tanto en el plano nacional como posiblemente en los Estados Unidos.

En cuanto al retraso de las subastas, ve poco probable que se cumplan los calendarios originales y habrá retrasos en Sudáfrica, Polonia, Ucrania y Chile.

¿Qué puede esperarse?

En México, las plantas fabricantes de aspas, operadas por TPI, y que respaldan las instalaciones de los EE. UU. Podrían detenerse si se extienden los cierres de fronteras entre EE. UU.

En los EE. UU., Se ha debatido sobre una extensión de los créditos fiscales para la industria de las energías renovables como parte de un paquete de estímulo. Del mismo modo, China está considerando un alivio en su próxima fecha límite de alimentación de tarifas.

“En los próximos meses, puede haber un esfuerzo más concertado para entrelazar las políticas de energías renovables en proyectos de ley globales más amplios destinados a proporcionar un estímulo fiscal en los países más afectados por la pandemia”, dijo Shreve.

Con información de: www.valoraanalitik.com


Entreplanosmarzo 6, 2020
vaca-muerta.jpg

5min118

Tras el encuentro que mantuvo el Consejo Ejecutivo con empresas asociadas de todo el país, la Cámara Argentina de la Construcción (CAMARCO) emitió una declaración respecto del estado de emergencia que atraviesa el sector hace ya dos años. A pesar del estado de situación, la institución destacó los avances logrados con el Gobierno Nacional y propuso una serie de medidas para impulsar la actividad.

En ese sentido, desde la Cámara ponderaron la iniciativa de constituir una Mesa de Coordinación del sector de la Construcción (con participación de la UOCRA y del Gobierno Nacional), así como de la “Mesa chica para temas de Obra Pública”, constituida por la Jefatura de Gabinete de Ministros de la Nación, el ministerio de Economía y los ministros y autoridades de entes que realizan obras.

El texto afirma que más allá de estos signos que alientan favorables expectativas, la Institución debe declarar que el sector vive una situación excepcional. Los principales indicadores así lo demuestran con 67.000 empleos registrados perdidos desde marzo de 2018 (19.000 en diciembre pasado, tendencia que continuó en enero del 2020), y caída de los despachos de cemento y la venta de materiales para la construcción (el Índice Construya se desplomó 33,5% desde abril del 2018).

La incertidumbre en el mercado afectó el inicio y la continuidad de las obras privadas, ya que las dificultades financieras y la falta de ventas afectan el fondeo de los proyectos. De hecho, en enero del 2019 se registró el menor número de operaciones inmobiliarias de la serie estadística.

Dentro del ámbito de construcción privada hay una parálisis en las inversiones industriales ante la falta de horizonte claro, restricciones cambiarias y para la remisión de utilidades al exterior.

Sectores que requieren fuertes inversiones privadas como ser la industria del gas y petróleo, particularmente el desarrollo de Vaca Muerta, energías renovables y minería se encuentran fuertemente restringidos sino paralizados a la espera de un escenario claro.

La falta de presupuesto nacional para obras de vivienda social y los atrasos en los pagos de las obras públicas certificadas completan el cuadro de situación.

Propuestas para reactivar el sector

La declaración emitida por la CAMARCO afirma que es preciso persistir en la búsqueda de soluciones y enumera una serie de propuestas para impulsar la actividad. Entre ellas:

  • Medidas básicas para ordenar el sector: ampliación a toda empresa constructora de los Regímenes Fiscales y Previsionales de excepción (suspensión de toda sanción y punitorios; crédito para capital de trabajo).
  • Contratos de Obra Pública vigentes: establecimiento de una línea de descuento de certificados de obra pública; emisión de una Boleta de Deuda por cada crédito que no pueda ser cancelado de inmediato; neutralización de los contratos sin multas ni sanciones y reformulación de los mismos para la parte de obra pendiente de ejecución; y pago de todo crédito a favor del contratista, entre otras.
  • Medidas estructurales: incentivo fiscal a la construcción de nuevas viviendas para sectores medios; proyecto de ley que establezca que los créditos hipotecarios se actualicen por CVS para el tomador del crédito; puesta en marcha de un Plan de Construcción de Viviendas Sociales a través de los institutos de Vivienda Provincial (IPV) con recursos del Estado Nacional.

Entreplanosfebrero 5, 2020
construccion6.jpg

4min82

Se dio a conocer el Informe de Coyuntura del IERIC (Instituto de Estadística y Registro de la Industria de la Construcción), con datos correspondientes a los meses de noviembre y diciembre de 2019.

Los principales datos que aporta el Informe son:

  • El empleo formal en la Industria de la Construcción disminuyó en noviembre de 2019 un 2,6% mensual, siendo la octava caída consecutiva.
  • El nivel de ocupación durante noviembre fue de 378.076 puestos de trabajo y configuró el registro más bajo de la serie histórica para dicho mes, quedando un 1,5% por debajo del anterior mínimo correspondiente al año 2016.
  • El volumen de ocupación sectorial acumuló una baja del 6,9% en los últimos tres meses, porcentaje que representa una pérdida de 28.000 puestos de trabajo.
  • La comparativa con respecto a noviembre de 2018 marcó una disminución del 8,4%, completando así 15 meses consecutivos de variaciones interanuales negativas.
  • El plantel medio de las firmas constructoras sigue disminuyendo desde el pico de 14,5 alcanzado en el mes de abril, ubicándose en el mes de noviembre en 13,3 puestos de trabajo por empresa, un 2,2% menor al de octubre.
  • La participación de las grandes empresas constructoras en la estructura del empleo sectorial continúa retrocediendo. Las firmas con 500 o más obreros pasaron de emplear al 12% de los trabajadores registrados del sector, al 9,6% en noviembre.
  • A nivel territorial el escenario fue de una contracción generalizada del empleo. En noviembre fueron 18 las jurisdicciones que vieron disminuir la cantidad de puestos de trabajo registrados en la Industria de la Construcción.
  • La retracción más importante se verificó en el Gran Buenos Aires, jurisdicción que explicó un 25% de la reducción bruta de puestos de trabajo en el mes. A nivel regional, las caídas de mayor intensidad fueron las observadas en las regiones Cuyo y Metropolitana.
  • La magnitud de la caída mensual e interanual registrada en noviembre fue más importante en las grandes jurisdicciones, pero en el acumulado de los primeros once meses del año, la intensidad de la merma en el resto del país más que duplica a la verificada en las grandes jurisdicciones.
  • La media de las remuneraciones percibidas por los trabajadores registrados en la Industria de la Construcción se ubicó en $36.114 en noviembre de 2019. Este monto representa una expansión del 61,3% interanual, marcando una aceleración en relación a los meses precedentes y configura un nuevo record para la serie histórica.
  • En diciembre de 2019 se registraron 22.832 empleadores en actividad en la Industria de la Construcción, un 1,5% por debajo del nivel de un año atrás. Así, la cantidad de empleadores resultó ser la más baja para un final de año desde el 2010.
  • El número de empleadores del sector descendió tanto en las Grandes jurisdicciones como en las Restantes del país, pero mientras en las primeras se contrajo un 0,7% interanual, en las Restantes lo hizo un 3,1%.

El Informe completo puede ser consultado en: https://www.ieric.org.ar/informes-de-coyuntura-43/2019


Entreplanosfebrero 3, 2020
steelframe.jpg

4min504

El 93% de este producto es reciclable por lo que lo sitúa como el más sostenible; además de otras múltiples beneficios.

El sector de la construcción causa un gran impacto en el medioambiente al ser el causante, por ejemplo, del 40% de las emisiones de CO2, del 30% del consumo de los recursos naturales, del 30% de la generación de residuos, del 20% del consumo de agua o el 40% del consumo de energía.

Por tal motivo, cada vez se tienen más en cuenta los productos y materiales que ayudan al medioambiente y el acero tiene una serie de atributos específicos que son de gran importancia para la construcción sustentable.

Dicho material es totalmente reciclable ya que puede reutilizarse sin ninguna pérdida de calidad, multi-ciclo; esto hace que pueda volver a su origen una vez se ha utilizado, manteniendo sus propiedades.

ALTO CONTENIDO DE RECICLADO

Además tiene un alto contenido reciclado debido a que, dependiendo del proceso de producción, varía entre un 15%, acerías integradas con carga de arrabio producido a partir de mineral de hierro, y puede llegar hasta más de un 90%, acerías eléctricas a arco; estos valores son de los más altos comparados con otros materiales de construcción.

Además, posee gran tasa de recuperación para reciclar, 98% aproximadamente, gracias a que todo el acero incorporado en una construcción es recuperable; un edificio de acero, dependiendo de su concepción estructural y de las uniones, es fácilmente desmontable y todo el material es posible de ser reciclado.

Tiene, también, gran potencial de reutilización de materiales, independiente de la posibilidad de reciclar el material recuperado del desmontaje de un edificio de acero, existe una muy alta posibilidad de reutilización de los elementos de acero en su condición inicial.

En efecto, una de las características de los edificios de acero es que son enteramente desmontables y transportables, de esta forma, se puede reutilizar el edificio en su concepción original en un nuevo emplazamiento o reutilizar sus componentes con muy pocas modificaciones en nuevos edificios o estructuras, desde las columnas y las vigas hasta las chapas y paneles de revestimientos.

Para concluir, genera la mejor relación entre peso y resistencia de los materiales estructurales conocidos, lo que significa que se pueden obtener las mismas prestaciones estructurales de otro material de construcción, pero con una cantidad de material mucho menor.

Si a lo anterior se agrega la baja huella de carbono de acero, en promedio la producción de acero emite aproximadamente 1,7ton CO2e por tonelada de acero crudo, da como resultado una reducción global del carbono incorporado en comparación a edificios construidos con otros materiales estructurales.

Por Juan Pablo Apud / www.impulsonegocios.com


Entreplanosenero 29, 2020
crowdium.jpg

4min112

El sector inmobiliario esperó con marcada expectativa la llegada del 2020, tras un 2019 que fue uno de los peores años de la historia reciente. La compraventa de propiedades se desplomó un 41% y acumuló 18 meses consecutivos de caída.

El mercado atribuye el derrumbe a la disminución del poder adquisitivo y al fracaso de la política de créditos hipotecarios. También a las complicaciones derivadas de la vuelta del cepo. Pero no todo es desesperanza.

En el sector observan que en el último mes surgieron algunos brotes verdes en desarrollos inmobiliarios, a raíz de inversiones que se realizan en pesos para apostar por activos que siguen al dólar.

De hecho, es uno de los rubros que más expectativas genera de cara a 2020. Es, en este contexto, que ganan protagonismo las plataformas digitales que los argentinos utilizan ante las restricciones cambiarias.

Armando Pepe, presidente del Colegio Único de Corredores Inmobiliarios de la Ciudad, señala que desde diciembre se ha venido notando un mayor movimiento en el mercado del ladrillo.

“Muchos empezaron a salir de las Lebac, las Leliq y todos esos papelitos. Al no poder comprar dólares, ingresan en fideicomisos en pesos ya que al finalizar la obra se hacen de una propiedad, o de una parte de ella, valuada en dólares“, indica a iProUP.

Desde el sector consideran que esta leve mejoría llega con pesos “por resignación” y no con moneda dura “por motivación”. Además, hay expectativas de que el real estate sea el que reciba buena parte de los fondos que llegarán por la repatriación de capitales propuesta por el Gobierno.

Crowdfunding inmobiliario

Damian Lopo, fundador y director de Newlink Capital, considera que el cepo puede ser una oportunidad para los desarrollos inmobiliarios.

“Las dificultades para comprar moneda dura y los excedentes en pesos de las personas físicas y jurídicas hacen que se observe cierta reactivación. Por otro lado, hoy las tasas de interés de los bancos no cubren la inflación, por lo que refugiar pesos con renta dolarizada sobre desarrollos se convierte en una gran opción“, asegura.

Con larga trayectoria en el rubro, Lopo creó Crowdium, la primera plataforma en Argentina de financiamiento colectivo de proyectos inmobiliarios. “Ofrecemos inversiones en pesos para que las personas puedan dolarizar ahorros y lograr rentas de dos dígitos en moneda estadounidense”, detalla, señalando que es posible ingresar con u$s 1.000.

“La gente puede colocar pesos al tipo de cambio del dólar MEP”, agrega. Asegura que en las últimas semanas creció la cantidad de consultas y que la firma está analizando nuevas alternativas de capitalización en moneda local.

FUENTE: Prensa Real Estate


Entreplanosnoviembre 30, 2019
ieric4.jpg

4min192

Recientemente, se dio a conocer el Informe de Coyuntura del IERIC (Instituto de Estadística y Registro de la Industria de la Construcción), con datos correspondientes a los meses de septiembre y octubre de 2019.

Los principales datos que aporta el Informe son:

  • El empleo formal en la Industria de la Construcción alcanzó en septiembre de 2019 un total de 396.545 puestos de trabajo. Este nivel representa una baja del 2,4% mensual, ubicándose por primera vez desde abril de 2017 por debajo del umbral de los 400.000 puestos.
  • La baja respecto a agosto configura la retracción de mayor intensidad observada para un mes de septiembre, período del año que presenta tradicionalmente un crecimiento de la ocupación sectorial.
  • Se completan así seis meses consecutivos de evolución mensual negativa del empleo formal de la Construcción, pero con una marcada aceleración del ritmo de caída durante el mes bajo análisis.
  • En contraste con septiembre de 2018, el volumen de ocupación marcó una disminución del 4,6% y resultó ser la caída más significativa de todo el 2019, completando 13 meses consecutivos de variaciones interanuales negativas.
  • El plantel medio de las firmas constructoras fue de 13,8 puestos de trabajo por empresa en el mes de septiembre, registrando una baja del 2,4% mensual y del 2,6% interanual.
  • Al igual que en julio y agosto, fueron las grandes firmas constructoras las que más acusaron en septiembre el impacto de la actual coyuntura recesiva, con una baja del 6% mensual en el volumen de ocupación registrada.
  • Sin embargo, el segmento liderado por las constructoras de plantel igual o superior a los 1.000 puestos de trabajo registrados exhibió un alza del 1% mensual.
  • En 21 de las 25 jurisdicciones que conforman el territorio nacional, la cantidad de puestos de trabajo registrados es inferior a la verificada en el mes anterior. Entre las Grandes jurisdicciones, el Gran Buenos Aires explica por sí solo un tercio de la caída bruta del volumen de ocupación sectorial, mientras que la Ciudad Autónoma se contrajo a un ritmo más moderado.
  • La media de las remuneraciones percibidas por los trabajadores registrados en la Industria de la Construcción fue de $30.939 en septiembre de 2019, acelerando levemente el ritmo de crecimiento hasta alcanzar un 53,6% interanual. Esta situación se produjo en todas las regiones del país.
  • En octubre de 2019 se registraron 22.228 empleadores en actividad en la Industria de la Construcción, un 0,9% por debajo del nivel de un año atrás. Ello representó la salida de actividad de 195 empleadores durante los últimos 12 meses.
  • La principal novedad es que el número de empleadores también descendió en las Grandes jurisdicciones, que hasta ahora se habían mantenido en terreno positivo.
  • Al igual que en septiembre, el descenso del universo de empleadores del sector asumió un carácter generalizado en octubre, abarcando a 17 jurisdicciones del país.

El Informe completo puede ser consultado en: https://www.ieric.org.ar/informes-de-coyuntura-43/2019


Entreplanosoctubre 30, 2019
CADER1.jpg

10min541

La Cámara Argentina de Energías Renovables (CADER) elaboró un documento que plantea la necesidad de establecer políticas de Estado que diversifiquen la matriz energética en el país, contribuyendo a la reducción de costos del sistema y creando empleo en las economías regionales.

A continuación presentamos un fragmento del documento, precisamente el capítulo vinculado a la promoción de la industria local de las energías limpias.

Promoción industrial local

La necesidad de incentivar el entramado productivo y trabajo local debe ir acompañado de un marco adecuado que genere condiciones no sólo regulatorias sino también de financiamiento e incentivos para que la industria local pueda crecer y competir con la internacional, generando un mayor número de trabajos locales e integrando buena parte de la cadena de valor localmente; manteniendo niveles de eficiencia necesarios para asegurar la competitividad de la propuesta local.

En las sucesivas rondas del programa licitatorio RENOVAR se ha incrementado la oferta del componente local, aunque la modalidad para certificarlo debe ser todavía refinada (debe ser más simple y ágil). Las principales barreras a remover para el desarrollo industrial local son el financiamiento y la previsión de mediano plazo para las inversiones productivas.

El Régimen de Fomento Nacional para el uso de Fuentes Renovables de Energía destinada a la Producción de Energía Eléctrica Ley N° 27.191 (“Ley 27.191”) establece una curva de cotas mínimas que finaliza en el año 2025. Las inversiones productivas necesitan plazos de certidumbre más largos, a fin de permitir su amortización, a cuyo fin se debe tener certidumbre más allá de ese año.

Deben identificarse los nichos donde la industria local puede competir y hacerlo de manera sostenida y con expectativas razonables de éxito. Es poco probable que, en algunos componentes de las cadenas de valor de cada tecnología, Argentina, que aún no han desarrollado tales componentes, tengan alguna opción para lograrlo.

En otros casos, con una adecuada política de desarrollo productivo que incorpore agregado de valor e incentivos acordes a cada caso, Argentina podría no sólo autoabastecerse de esos componentes sino exportarlos para el resto de la región, en condiciones eficientes y competitivas globalmente. Como en el caso de la industria automotriz actual, no estamos ni estaremos –en el futuro cercano- en condiciones de ser competitivos con integración vertical local, pero podemos aspirar a tener más del 50% de integración local, dependiendo de cada tecnología, en el mediano a largo plazo.

En el caso de establecer los incentivos propuestos (en ningún país emergente estas industrias florecen y crecen solas compitiendo con multinacionales que las superan fundamentalmente, en productividad y financiamiento), será indispensable controlar la correcta evolución de productividad e inversión de los actores implicados para evitar que los incentivos den lugar a escenarios de renta extraordinaria del empresariado, que no cumpla con su parte del compromiso.

Impacto en Economías regionales y empleo

La incorporación en plantas productoras de ER genera un importante flujo de inversiones y generación de puestos de trabajo aprovechando la vasta cantidad de locaciones agraciadas por recursos energéticos. Así, a la fecha, se pueden contabilizar proyectos en marcha en provincias tan diversas como Santa Cruz y Chubut, así como Jujuy, San Juan o Misiones. De acuerdo con un reciente estudio de la Subsecretaría de Energías Renovables, sólo por las licitaciones de RENOVAR y las centrales generadoras construidas para vender su producción bajo el mecanismo del Mercado a Término (“MATER”), los empleos directos creados serán superiores a los 17.500, en su mayor parte concentrados en la etapa de construcción.

Dicho número es incremental en la medida en que se considere aquellos generados en la cadena de valor del sector industrial asociado, en particular en proyectos de menor escala. En referencia a ello, gracias a la Ley de Generación Distribuida N° 27.424 (“Ley 27.424”) es factible la creación de una gran cantidad de puestos de trabajo a nivel de instalación domiciliaria.

Cabe aclarar que gran parte de estos puestos serán empleos técnicos generados en provincias del interior del país, que es donde se encuentran los mayores recursos energéticos. De este modo, el fomento a la generación distribuida podría redundar en la creación de nuevas empresas dinámicas que aprovechen la posibilidad de adopción de nuevas tecnologías y estimularán la movilización de inversiones o la diversificación productiva de su capacidad instalada actual.

El multiplicador del empleo difiere según la tecnología que se asuma, siendo más intensivo en aquellas relacionadas a la bioenergía y menor en la eólica. Sin embargo, es resaltable que en toda su gama el sector requiere de especialización y profesionalización técnica que conlleva la creación de empleos de calidad y en algunos casos de alto valor agregado en donde es necesaria la intervención del ecosistema de educación y ciencia y tecnología para continuar avanzando.

La relevancia de la industria en las economías regionales ha implicado la apertura de especializaciones y tecnicaturas en universidades nacionales y regionales, y comienza a configurarse como un nicho productivo alternativo a los tradicionales. Como se señaló más arriba, el sector reviste un carácter federal, en donde si bien en 22 de las 24 jurisdicciones existen proyectos adjudicados bajo las convocatorias nacionales del programa RENOVAR, en la totalidad de ellas existen desarrollos vinculados a la industria de renovables.

Las muestras incluyen desde experiencias piloto en universidades nacionales sobre pequeños generadores eólicos y torres de medición meteorológica, pasando por instalaciones de paneles y termo tanques solares residenciales e industriales, hasta grandes plantas de generación de todas las tecnologías. En todos los casos se han potenciado capacidades locales, inversiones y ha comenzado un sendero de aprendizaje con impactos positivos a nivel público y privado.

Las ER han demostrado en su corta trayectoria, capacidad de aglutinar las principales variables económicas que el país necesita para su desarrollo: inversión nacional y extranjera, agregado de valor tanto en el empleo como en las industrias proveedores asociadas, generación de puestos de trabajo, impactos positivos medioambientales y diversificación regional, entre otras.

La capacidad de apropiarnos de dichos aportes está signada por la previsibilidad que se le dé al sector para consolidar inversiones que aminoren el efecto inicial que tiene sobre la balanza comercial (vía importaciones); el acompañamiento del sistema CTI (ciencia, tecnología e innovación) para avanzar en la cadena de valor; el desarrollo de capacidades técnicas locales y la factibilidad de contar con un marco financiero que viabilice la continuidad de las instalaciones en todas sus escalas.

COMISIÓN DIRECTIVA

CADER


Entreplanosmayo 27, 2019
costodeobras1.jpg

5min605

Durante la ejecución de la obra, suelen ocurrir sobrecostos al presupuesto establecido. Existen herramientas y estrategias para poder prevenir y controlar estas desviaciones, evitando así pérdidas significativas en los beneficios.

Es inevitable que un proyecto no se desvíe, pero sí se puede controlar e incluso minimizar las posibles modificaciones y así, su sobrecosto.

El primer paso es identificar las causas de las desviaciones.

¿Por qué se desvían los presupuestos?

Las desviaciones de los presupuestos en las obras pueden tener orígenes variados:

  • Técnicos:

Incorrecta elaboración del cómputo de ítems y relevamiento del proyecto.

Mala o incompleta ejecución de las tareas por parte del jefe de obra.

Falta de definición de detalles del proyecto. No haber completado con la etapa de pre-construcción.

  • Comitente:

Las excesivas modificaciones a lo largo de la ejecución del proyecto ocasionan sobrecostos y retrasos en la ejecución.

  • Imprevistos:

Son factores difíciles de prever anticipadamente. Se los incluye en el presupuesto con partidas especiales determinadas como un porcentaje del monto total de la obra. En el caso de corresponder a un edificio el valor de referencia es 0.5% a 1,5%.

  • Análisis de precios unitarios

Es imprescindible contar con una correcta base de datos de los análisis de precios unitarios, que se ajusten a cada realidad de obra.

  • Costos indirectos:

Generales del tipo administrativo o financiero. Costos derivados de las tareas internas y externas de la empresa para realizar el trabajo.

  • Inflación:

El aumento generalizado y sostenido del nivel de precios existentes en el mercado durante un período de tiempo.

  • Indices de actualización del presupuesto:

Utilizar un índice de actualización del presupuesto que no acompañan de forma directa el aumento de materiales y mano de obra.

¿Cómo evitar los sobrecostos en obras?

Se pueden tomar medidas sobre las principales causas de estas desviaciones, con el fin de tratar de controlarlas al máximo.

Es necesario definir perfectamente el proyecto, para poder proceder a realizar un cómputo métrico, un análisis de precios unitarios y un presupuesto detallado.

Lo primero necesario es tener los cómputos muy bien definidos y desglosados en, rubros e items valorados con precios unitarios, es decir, el coste por cada unidad de ítem.

Es recomendable utilizar programas de gestión de costos, que permitan una correcta carga de datos y actualización de precios. Posibilitando las advertencias tempranas sobre los desvíos.

Con esta estructura de cómputos y precios se puede contabilizar mes a mes los ítems/tareas que han sido efectivamente ejecutados, sumar su medición, aplicarles el precio por unidad y hacer la certificación de obra mes a mes.

Cabe mencionar que definir los proyectos en un entorno BIM ayuda bastante a evitar errores que afecten a los precios en la fase de obra.

Acompañado de una correcta programación de la obra, que monitoree el avance de obra y la compra de los insumos.

Como se puede apreciar, es difícil terminar una obra sin que se realicen modificaciones ya que cada obra es diferente. Por lo que es tan importante evitar las modificaciones en obra como tenerlas controladas, con el fin de que no aparezcan sobresaltos durante la ejecución de la misma.

 

Por: Msc. Arq. José Ignacio Nieva Toppa

Red Arquitectos

www.redarquitectos.com.ar



Auspician Entreplanos




Newsletter