Alejandramayo 31, 2021
workers-513963_1920-1280x720.png

6min106

En el mes de marzo se registraron 322.214 puestos de trabajo

Buenos Aires, mayo de 2021.  Se dio a conocer el Informe de Coyuntura del IERIC (Instituto de Estadística y Registro de la Industria de la Construcción), con datos correspondientes a los meses de marzo y abril de 2021.

Los principales datos que aporta el Informe son:

  • La estimación provisoria del empleo formal en la Industria de la Construcción indica que para el mes de marzo se registraron 322.214 puestos de trabajo, marcando un incremento del 4,1% mensual y del 1,4% interanual.
  • Durante el mes de marzo se incorporaron 12.629 puestos de trabajo, totalizando en el primer trimestre del año 28.036 nuevos trabajadores de la construcción. Esto ubica el nivel de empleo sectorial de marzo en el más elevado desde el inicio de la crisis desatada por la pandemia del COVID-19.
  • El primer trimestre de 2021 culmina con un promedio de ocupación de 310.433 puestos de trabajo registrados, marcando un incremento del 5,3% trimestral, comparativa que indica una evolución atípica para la actividad sectorial donde la cantidad de puestos suele disminuir por factores estacionales.
  • Pese a ello, el volumen de ocupación observado en el inicio de 2021 se ubica por debajo de la media correspondiente a igual trimestre de los años anteriores.
  • El plantel medio de las firmas constructoras se ubicó en marzo en 12,1 puestos de trabajo registrados por empresa, marcando una expansión del 2,8% mensual y del 1,2% interanual.
  • Las empresas de plantel igual o superior a los 500 trabajadores registrados continúan retomando el dinamismo y alcanzaron a representar en marzo el 8,1% del total de empleo sectorial. En mayor medida se verificó un aumento en la participación del conjunto de firmas de entre 500 y 1.000 empleados, que resultó la más elevada de los últimos 16 meses (5,1%).
  • A nivel territorial, se verifica que la buena performance respecto a febrero resultó generalizada, alcanzando a casi la totalidad de las jurisdicciones que conforman el territorio nacional (a excepción de Salta y San Luis). Entre ellas se destaca la provincia de La Rioja con un alza del 11,6% mensual. Otras provincias que tuvieron un comportamiento destacado son Formosa, Chaco y Córdoba, con tasas de incremento mensual cercanas al 10%.
  • En términos de relevancia, los municipios que conforman el Gran Buenos Aires explicaron el 18% de la creación bruta de nuevos puestos de trabajo durante marzo, seguido por la Provincia de Córdoba (15%) y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (13,6%).
  • Casi 7 de cada 10 puestos de trabajo creados durante marzo se localizaron en las Grandes Jurisdicciones del país, destacándose la Ciudad de Buenos Aires con una participación del 11,7%, siendo tan sólo superada por Santa Fe (18,9%).
  • De todas formas, las Grandes Jurisdicciones siguen siendo las más afectadas por la actual coyuntura al registrar la menor recuperación interanual de puestos de trabajo (0,3% versus 3,5% en el Resto del país).
  • En total fueron 16 los distritos que presentaron una variación interanual positiva de puestos en marzo, entre los que se destacan las provincias de La Rioja (41,4%) y Chaco (34,8%).
  • En abril de 2021 se registraron 20.843 empleadores en actividad en la Industria de la Construcción. La disminución en relación a un año atrás es del 10,9%, representando un total de 2.558 empleadores que salieron de la actividad en los últimos 12 meses.
  • De todas formas, nuevamente se aprecia en abril una marcada desaceleración respecto a las tasas de contracción evidenciadas en los meses previos. Y si bien fue generalizada entre las Grandes y las Restantes jurisdicciones del país, en estas últimas fue más marcada.
  • En total fueron 21 jurisdicciones en donde el número de empleadores constructores resultó menor al de doce meses atrás, con 10 de ellas que registraron tasas de contracción mayores al 10% interanual, lideradas por las provincias de Mendoza, San Luis y Tierra del Fuego.

El Informe completo puede ser consultado en: https://www.ieric.org.ar/estadistica/informes-de-coyuntura/?2021

 


Alejandramayo 18, 2021
construccion-1.jpg

3min163

Buenos Aires, mayo de 2021 – La Cámara Argentina de la Construcción (CAMARCO) elaboró un estudio de opinión sobre el panorama de la actividad de la construcción, desde la perspectiva de sus propios actores, para indagar acerca del impacto de la pandemia y las medidas tomadas por el Estado en la Industria de la Construcción.

Cabe resaltar que este es el décimo estudio que elabora la CAMARCO desde que comenzó la pandemia del COVID-19. La encuesta fue realizada entre el 26 de abril y el 10 de mayo de 2021. Los principales puntos del relevamiento, a continuación:

 

 

  • De las obras con contrato vigente al 30 de marzo de 2021, el 73% están con desarrollo normal, el 9% con recepción provisoria, el 8% están demoradas y otro 6% están paralizadas. La proporción de obras con desarrollo bajó levemente respecto de la onda anterior.

 

  • En marzo de 2021 el 59% de las empresas presentaron presupuestos u ofertas de obras públicas y el 48% para obras privadas.

 

  • El 19% tuvo adjudicada una obra privada y el 31% alguna obra pública, en este último hubo un incremento de 4 puntos respecto del mes anterior.

 

  • Sólo el 7% de las empresas tuvo en marzo de 2021 personal suspendido bajo convenio UOCRA, en el caso del personal bajo ley 20.744 el 5% de las empresas indicó que tuvo personal suspendido. Ambos son valores semejantes a los del mes anterior.

 

  • En lo relativo a las expectativas del sector a 3 meses vista, el 20% espera que la actividad aumente, el 47% que se mantenga igual y el 18% cree que la actividad disminuirá. Las expectativas de mejora cayeron respecto del mes anterior y van 2 meses consecutivos de caída.

 

  • En relación a las medidas tomadas por el gobierno para incentivar la actividad de la construcción el 21% cree que son buenas o muy buenas, el 38% regulares y el 28% malas. La evaluación de las medidas tomadas ha disminuido respecto del mes anterior.


Alejandramayo 3, 2021
building-768815_1920-1280x853.png

3min229

Buenos Aires, 2 de mayo de 2021.- La Cámara Argentina de la Construcción (CAMARCO) expresa su rechazo a la medida implementada por el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires que restringe la actividad en las obras privadas de más de 2.500 m².

 

El sector de la construcción, a través de la CAMARCO y la UOCRA, ha sido pionero en el país en la constitución de un protocolo estricto que ha permitido trabajar con seguridad minimizando los contagios, que no llegan a 7.000, sobre una base de más de 320.000 trabajadores de la industria y la gran mayoría se produce fuera del ámbito de trabajo y de transporte.

 

Es importante destacar que la construcción, en la Ciudad de Buenos Aires, tiene prohibido el uso del transporte público por lo cual nuestros trabajadores son trasladados por las empresas o lo hacen con propios medios de circulación, aplicando el protocolo de transporte diseñado a los efectos.

 

“Los datos demuestran que las obras no contagian y nuestro transporte tampoco, por el contrario, son un espacio de detección de casos que se producen fuera del ámbito laboral y permiten aislar casos sospechosos”, afirmó el presidente de CAMARCO, Iván Szczech.

 

Esta medida tendrá un fuerte impacto en las empresas y en los trabajadores, venimos de un año que fue sin dudas uno de los más duros de nuestra historia con una fuerte pérdida de empleo. En la ciudad tenemos 62.000 trabajadores luego de haber perdido 22.000 en la primera etapa de la pandemia, sin actividad hasta Octubre, y recuperado 10.000 luego del reinicio. Esta medida nos vuelve a poner en una situación de riesgo”, agregó.

 

La Cámara de la Construcción espera poder llevar adelante una mesa de trabajo con el Gobierno de la Ciudad, otras entidades empresarias y la UOCRA para poder, en base a la evidencia y el funcionamiento del sector, retomar las obras lo antes posible.


Alejandramayo 3, 2021
Camarco-1-1280x853.png

6min139

Durante un nuevo encuentro del Consejo Federal de CAMARCO, el titular de la entidad, Iván Szczech hizo un balance sobre la actividad de la construcción en tiempos de COVID-19 y destacó la necesidad de dar continuidad a las obras “trabajando de forma segura y responsable”.

 

El pasado miércoles 28 de abril, se llevó a cabo el 137º Consejo Federal de la Cámara Argentina de la Construcción. El encuentro fue encabezado por el presidente de la institución, Iván Szczech y contó con la participación del Secretario General de la UOCRA, Gerardo Martínez y el ministro de Obras Públicas de la Nación, Gabriel Katopodis.

 

 

En ese marco, Szczech resaltó: “durante el año pasado no realizamos nuestros habituales consejos federales, restringidos por la pandemia, pero nos abocamos de lleno a gestionar la enorme caída de nuestra actividad. Lo hicimos analizando cada medida del gobierno nacional, de las provincias y municipios, proponiendo herramientas para la reconstrucción argentina y de nuestra industria, generando en conjunto con la UOCRA, los protocolos que nos permitieron reabrir progresivamente la actividad de la construcción”.

 

El presidente de CAMARCO agregó: “así fue como logramos poner de pie a nuestra actividad, trabajando de forma segura y responsable en las obras, consiguiendo el cobro de gran parte de la deuda que el Estado tenía con las empresas desde 2019, articulando acciones para promover leyes que hoy son realidad, como la de incentivos fiscales y de exteriorización de capitales exclusiva para nuestra industria, y logrando uno de los menores índices de contagio de COVID-19 a lo largo de toda la pandemia”.

 

“Es mucho aun lo que nos queda por delante, pero sabemos de la capacidad de liderazgo de nuestra institución y de la responsabilidad que nos cabe y que seguiremos asumiendo”, finalizó Szczech.

 

Por su parte, Gerardo Martínez destacó: “como trabajadores, en esta alianza estratégica, trazamos la responsabilidad de tener un papel protagónico ante los acontecimientos que estamos viviendo. Se reaccionó con inteligencia y destreza, con los distintos protocolos que se fueron desarrollando en diversas etapas”.

En ese sentido, añadió: “el diálogo y la unidad son el camino para resolver los problemas estructurales en Argentina. Esa es la base fundamental para dar respuesta ante esta situación. Sin empresarios no hay trabajadores, y sin trabajadores no hay empresarios. Esto queremos trasladar al desarrollo de la matriz productiva del país”.

 

A su turno, el ministro Katopodis sostuvo: “queremos proyectar una agenda de trabajo con la Cámara Argentina de la Construcción y la UOCRA para los próximos 3 y 5 años. Es cierto que muchas veces Argentina propone agendas de coyuntura, pero todos estamos haciendo el esfuerzo necesario para tener una mirada de largo plazo. Este trabajo en conjunto nos permitió reactivar la obra pública en el peor momento de la pandemia y que los contagios en el sector de la construcción hayan sido muy bajos, gracias al esfuerzo del sector privado, la UOCRA y el Estado nacional”.

 

En esa línea, agregó: “será sumamente importante que el plan de desarrollo y la agenda de inversión que vamos implementando sea en todo el territorio nacional. Asimismo, avanzar con reuniones provinciales y regionales, con las delegaciones de CAMARCO y UOCRA de cada provincia, para tener más presente esas demandas y esas miradas que son tan necesarias para nosotros”.

 

Durante el encuentro, se presentaron los programas conjuntos desarrollados por la CAMARCO y la UOCRA, las actividades de la Comisión de Jóvenes y el trabajo desarrollado por la Comisión de Género y Diversidad de la cámara.

 

Asimismo, se hizo hincapié en la necesidad de dar continuidad a las obras en el marco de la pandemia, y seguir fomentando la cooperación mediante mesas de trabajo conjunto tanto a nivel nacional como provincial.

 

También participaron del evento, el presidente de la delegación de CAMARCO en la Ciudad de Buenos Aires, Santiago Riva, quien ofició de anfitrión; el secretario de Obras Públicas de la Nación, Martín Gill;  la titular de AYSA, Malena Galmarini; y el administrador del Ente Nacional de Obras Hídricas de Saneamiento, Enrique Crespo. Además, asistieron virtualmente los presidentes de las delegaciones de todo el país, miembros de la mesa ejecutiva de CAMARCO, empresarios del sector, entre otros.


Alejandraabril 6, 2021
Jefe-de-Obra.jpg

4min252

La Cámara Empresaria de Desarrolladores Urbanos (CEDU) y la Asociación de Empresarios de la Vivienda (AEV) y cámaras afines federales adhieren a la posición expresada ayer por la Cámara Argentina de la Construcción y UOCRA respecto a que no deben detenerse las obras, ante las informaciones periodísticas que señalan la posible suspensión de la actividad de la construcción de obras privadas como medidas para evitar el incremento de casos de Covid-19 que se registra actualmente.

Así lo expresaron en el siguiente comunicado:

Al reactivarse las obras en 2020, las empresas adoptaron los protocolos necesarios para cumplir con todos los cuidados que el contexto de pandemia requiere para retornar al trabajo y desde entonces los han cumplido estrictamente. La experiencia vivida desde entonces demuestra que las obras no son fuente de contagio y por lo tanto no deberían ser detenidas.

Asimismo, hay que considerar que el personal empleado en las obras utiliza transporte privado provisto por las empresas y no hace uso del transporte público.

Es importante destacar también que las empresas realizan testeos continuos al personal para detectar casos positivos de Covid-19, contribuyendo así a liberar el sistema de salud.

“La actividad de la construcción tiene un rol central porque tiene muchas cosas a favor: tiene un efecto multiplicador. Cuando se mueve la construcción, se mueve la de cemento, la de ladrillos, la de madera. Es impresionante. Además, gran parte de todo eso no necesitamos importarlo. La construcción es el motor que va a encender la economía”, dijo el presidente Alberto Fernández el encabezar un acto en la planta de Loma Negra en Olavarría en noviembre de 2020.

El sector de la construcción es clave para reactivar la economía del país, en un contexto complejo y diverso. La construcción genera puestos de trabajo directos e indirectos de profesionales relacionados a la construcción y millones de metros cuadrados esperando por transformarse en viviendas para todos los argentinos.

Para que esto sea posible necesitamos que sigan activas las obras con todos los protocolos y medidas sanitarias adecuadas, como se viene haciendo. Debemos convivir con esta situación hasta lograr superarla, recorriendo este camino con responsabilidad, compromiso y trabajo como lo venimos haciendo. Aprendimos a extremar las medidas necesarias para poder llevar adelante las actividades, reduciendo al máximo los riesgos de contagio.

Superar esta situación depende de las empresas, los trabajadores, los ciudadanos y el Estado, actuando en conjunto, de forma colaborativa y responsable, y el sector de la construcción ha demostrado que cumplió con todo lo necesario para hacerlo.


Alejandramarzo 30, 2021
worker-1895691_1920-1280x720.jpg

5min272

Informe de Coyuntura del IERIC con datos de enero y febrero de 2021

En el mes de enero se registraron 300.168 puestos de trabajo

Buenos Aires, 29 de marzo de 2021 – En el día de hoy se dio a conocer el Informe de Coyuntura del IERIC (Instituto de Estadística y Registro de la Industria de la Construcción), con datos correspondientes a los meses de enero y febrero de 2021.

Los principales datos que aporta el Informe son:

    • La estimación provisoria del empleo formal en la Industria de la Construcción indica que para el mes de enero se registraron 300.168 puestos de trabajo, un 2% más que en diciembre pasado.
    • El alza en enero del empleo sectorial marca un comportamiento atípico para dicho mes del año, donde la cantidad de puestos suele disminuir por factores estacionales, siendo que además, la tasa de incremento mensual resultó ser la más elevada de la serie histórica.
    • La comparativa interanual continúa recortando su velocidad de caída. Con una disminución del 12,7% respecto a enero de 2020, constituye el menor ritmo de contracción desde el inicio de la pandemia.
    • El plantel medio de las firmas constructoras se ubicó en enero en 11,5 puestos de trabajo registrados por empresa, siendo también el más elevado desde marzo de 2020.
    • Si bien las empresas constructoras con 500 o más trabajadores siguen siendo las más afectadas por la actual coyuntura, en enero tuvieron el comportamiento más destacado con un aumento del 17,5% mensual. Pese a eso, dicho grupo de empresas representa el 6,8% del empleo sectorial y se mantiene aún en niveles mínimos históricos.
    • A nivel territorial, se verifica que la buena performance de enero resultó generalizada en todo el país, ya que fueron 20 los distritos que exhibieron un incremento en el volumen de ocupación sectorial en relación con el último mes de 2020. Entre ellos se destacan Jujuy (8,6% mensual), San Juan (6,7%) y Santiago del Estero (6,3%).

 

  • Por su peso en el total de empleo sectorial del país, se destaca en la Región Metropolitana a los Partidos del Gran Buenos Aires con un alza del 2,7% mensual, mientras que en la Región Centro sobresalen Santa Fe y Córdoba, con incrementos del 4,9% y 3,4% mensual, respectivamente.
  • Las regiones del NOA y del Centro fueron las únicas que superaron el 2% de incremento mensual de empleo registrado a nivel nacional. Por otro lado, el NEA fue la única región con variación negativa (-1%).
  • En febrero de 2021 se registraron 19.945 empleadores en actividad en la Industria de la Construcción. La disminución en relación a un año atrás es del 14,3%, reflejando nuevamente una desaceleración respecto a las tasas de contracción evidenciadas en los meses previos.
  • Dicha desaceleración se observa tanto en las Grandes Jurisdicciones como en las Restantes del país. Mientras que las Grandes redujeron su tasa de descenso interanual del 16% en enero al 15,2% en febrero, las Restantes lo hicieron del 13,1% al 12,5% en igual período.
  • En términos absolutos, la disminución interanual del 14,3% representa un total de 3.330 empleadores de la construcción que salieron de actividad en los últimos doce meses, donde el 59,1% estaba localizado en la Ciudad y en la Provincia de Buenos Aires.
  • En febrero, Catamarca fue la única provincia en donde se registraron en actividad más empleadores constructores que un año atrás, mientras que hay 13 jurisdicciones con caídas superiores al 10% interanual.

El Informe completo puede ser consultado en: https://www.ieric.org.ar/informes-de-coyuntura-43/2020


Alejandramarzo 23, 2021
construccion-624X414-1.jpg

5min362

La variación interanual fue del 38,93%.

El valor del metro cuadrado para una vivienda tipo se ubicó en 45.305,54 pesos.

Durante febrero, el Índice del Costo de la Construcción de Córdoba (ICC- Cba) registró una variación mensual del 4,45% en su Nivel General y del 38,93% en relación a igual mes de 2020.En el mes de febrero del corriente año, el costo del metro cuadrado asumió un valor de $45.305,54.

En el mes de febrero del corriente año, el costo del metro cuadrado asumió un valor de $45.305,54.

 

Teniendo en cuenta la emergencia sanitaria y el aislamiento dispuesto para evitar la propagación del Covid-19, la Dirección General de Estadística y Censos de Córdoba dispuso la suspensión de la recolección presencial de datos. Con el objetivo de garantizar la publicación de los indicadores estadísticos oficiales, protegiendo la salud del personal que cumple dichas tareas, como así también la de la población respondiente, se utilizan modalidades alternativas de relevamiento, tales como consultas vía telefónica, correo electrónico, web, entre otras. Con los datos faltantes se establecen imputaciones de precios según metodologías indicadas internacionalmente.

Agradecemos la colaboración de las personas contactadas, quienes respondiendo con veracidad y amabilidad a nuestros encuestadores proveen la información necesaria para la producción de las estadísticas públicas.

 

Breve nota metodológica

El Índice del Costo de la Construcción (ICC- Cba) mide las variaciones mensuales que experimenta el costo de la construcción de una vivienda social tipo.

El índice está compuesto por tres divisiones llamadas “Capítulos” que involucran los precios de diferentes elementos. Los “Capítulos” son: “Materiales”, comprende los precios de 124 insumos; “Mano de Obra”, 6; y “Varios”, 11. El conjunto total de los “Capítulos” se clasifica como “Nivel General”, el cual incluye los precios de los 141 elementos enumerados previamente.

Actualmente, la vivienda tipo está compuesta por cocina-comedor, dos dormitorios y baño. La superficie cubierta es de 50,25 m2, la mampostería de bloque cerámico con revoque grueso y fino, los pisos son de cerámica y el techo de losa.

Los supuestos generales consideran que:

  • La vivienda es construida por un particular con lo cual los precios son finales, es decir, incluyen el IVA.
  • La misma es construida en la ciudad de Córdoba.
  • La obra comienza y termina en el mismo mes.
  • No se incluye el valor del terreno.
  • Se contempla el valor de la contratación a un profesional para que realice el diseño, la dirección de obra y el resto del personal (albañil oficial, medio oficial y peón).
  • Se incluyen los valores de los derechos de construcción, como la habilitación municipal y otras tasas relacionadas, honorarios profesionales por proyecto y dirección técnica (considerando la normativa fijada por el Colegio de Arquitectos de la Provincia de Córdoba) y las conexiones a servicios requeridos en el proceso de construcción, como agua corriente, energía eléctrica y gas natural, más el consumo de los mismos durante el mes de referencia (excepto el consumo de gas).
  • Se exceptúan los siguientes costos: el valor del terreno; gasto de flete por insumos; y, de infraestructura como la demarcación de calles, redes cloacales, eléctricas, de agua y otros gastos relativos al contexto en el cual se levanta la vivienda.

Alejandramarzo 22, 2021
expression-3174967_1280-1280x800.jpg

3min246

A principios de marzo, la Cámara Argentina de la Construcción (CAMARCO) elaboró un estudio de opinión sobre el panorama de la actividad de la construcción, desde la perspectiva de sus propios actores, para indagar acerca del impacto de la pandemia y las medidas tomadas por el Estado en la Industria de la Construcción.

 

Cabe resaltar que este es el décimo estudio que elabora la CAMARCO desde que comenzó la pandemia del COVID-19. La encuesta fue realizada entre el 12 y el 28 de febrero de 2021. Los principales puntos del relevamiento, a continuación:

 

 

  • De las obras con contrato vigente al 31 de enero de 2021 el 69% están con desarrollo normal, el 15% con recepción provisoria, el 7% están demoradas y otro 7% están paralizadas. La proporción de obras con desarrollo normal se mantiene semejante a la onda anterior.

 

  • En enero de 2021 el 58% de las empresas presentaron presupuestos u ofertas de obras públicas y el 40% para obras privadas.

 

  • Sólo el 23% tuvo adjudicada una obra privada y el 18% alguna obra pública, hubo una leve baja respecto del mes anterior.

 

  • Sólo el 10% de las empresas tuvo en enero de 2021 personal suspendido bajo convenio UOCRA, en el caso del personal bajo ley 20.744, solo el 6% de las empresas indicó que tuvo personal suspendido. Ambos son valores semejantes a los del mes anterior.

 

  • En lo relativo a las expectativas del sector durante febrero a 3 meses vista, el 45% espera que la actividad aumente, el 29% que se mantenga igual y tan solo el 11% creé que la actividad disminuirá. Las expectativas de mejora son mayores que la del mes anterior y se registran 4 meses consecutivos de incremento.

 

  • En relación a las medidas tomadas por el gobierno para incentivar la actividad de la construcción el 30% cree que son buenas o muy buenas, el 40% regulares y el 22% malas. La evaluación de las medidas tomadas han mejorado respecto del mes anterior y se observa por primera vez en 9 meses un resultado neto positivo (neto de 8pp).

Alejandrafebrero 2, 2021
construction-2578410_1920-1280x853.jpg

6min254

Se dio a conocer el Informe de Coyuntura del IERIC (Instituto de Estadística y Registro de la Industria de la Construcción), con datos correspondientes a los meses de noviembre y diciembre de 2020. Los datos corresponden a una situación de mayor flexibilidad acontecida durante la emergencia derivada de la epidemia de COVID-19, caracterizada por la habilitación progresiva de actividades económicas cada vez más difundida a lo largo del país.

 

Los principales datos que aporta el Informe son:

  • La estimación provisoria del empleo formal en la Industria de la Construcción indica para noviembre un total de 297.831 puestos de trabajo, el nivel más elevado desde el inicio del ASPO en el mes de marzo.
  • El volumen de empleo sectorial creció por cuarto mes consecutivo. El incremento mensual fue del 2,2% en noviembre, lo que implica la creación de 6.300 puestos de trabajo que se adicionan a los 23.000 generados en los tres meses previos.
  • La comparación con noviembre de 2019 arrojó una baja del empleo registrado del 21,2%, marcando el cuarto recorte consecutivo en el ritmo de caída interanual.
  • El plantel medio de las firmas constructoras se ubicó en noviembre en 11,4 puestos de trabajo registrados por empresa, siendo uno de los más elevados desde marzo.
  • Las empresas constructoras con 500 o más trabajadores siguen siendo las más afectadas por la actual coyuntura, empleando sólo el 6,4% del total de obreros del sector, prácticamente la mitad que un año atrás.
  • A nivel territorial, fueron 6 las provincias que presentaron un volumen de ocupación inferior al de octubre, donde las mayores bajas mensuales se ubicaron en las provincias de Río Negro (-2,4%) y Chubut (-2,2%). En el extremo opuesto, los incrementos más significativos se produjeron en Tierra del Fuego y en Misiones, con tasas de expansión del 8,2% y 8% mensual, respectivamente.
  • A nivel regional, se destaca que algo más de 6 de cada 10 puestos de trabajo registrados creados durante noviembre se localizaron en la Región Metropolitana.
  • En la comparativa interanual, casi todos los distritos del país exhiben un volumen de ocupación inferior al observado en noviembre de 2019, con la única excepción de la Provincia de Santa Cruz. De todas maneras, en la mayoría se aprecia una recuperación con relación a los mínimos históricos.
  • En diciembre de 2020 se registraron 19.308 empleadores en actividad en la Industria de la Construcción, la cantidad más baja para dicho mes desde el año 2005 en que se inicia la serie del IERIC. La disminución en relación a un año atrás es del 15,4%, reflejando una desaceleración respecto a lo evidenciado en los meses previos.
  • La desaceleración de la baja interanual se observa tanto en las Grandes Jurisdicciones como en las Restantes del país, aunque en estas últimas es un poco más marcada. Mientras que las Grandes redujeron su tasa de descenso del 16,9% al 16,5%, las Restantes lo hicieron del 14,1% al 13,3% interanual.
  • Misiones y Catamarca son las únicas provincias donde el número de empresas no disminuyó respecto a un año atrás, mientras que en conjunto la Ciudad y la provincia de Buenos Aires dan cuenta del 59,2% de los empleadores constructores que dejaron la actividad en el último año.

El Informe completo puede ser consultado en: https://www.ieric.org.ar/informes-de-coyuntura-43/2020

El IERIC es una entidad pública no estatal, sometida al control de tutela del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social.  Promueve el trabajo formal en la Industria de la Construcción y su función es velar por el cumplimiento de la Ley 22.250* que rige la actividad.  Fue creado en 1996, a partir de una iniciativa conjunta de colaboración y un acuerdo paritario inédito entre la Cámara Argentina de la Construcción (CAC), la Unión Argentina de la Construcción (UAC) y la Unión Obrera de la Construcción de la República Argentina (UOCRA).

(*) La ley 22.250 establece que el empleador debe realizar un aporte mensual del 12% de la remuneración que perciba el trabajador en una cuenta a su nombre, durante el primer año de prestación de servicios. A partir del año de antigüedad, dicho aporte será del 8%. El trabajador dispondrá del Fondo de Cese Laboral al finalizar su relación laboral con el empleador. En caso de fallecimiento, sus descendientes se beneficiarán de este aporte.

 

 


Alejandradiciembre 23, 2020
construccion.jpg

17min421

A pocos días de cerrar un año marcado por la pandemia, las restricciones de la cuarentena, primero, y el distanciamiento social, después, sumados a los efectos de la coyuntura, los expertos del mercado esperan que la temporada siguiente sea el punto de inflexión para poder volver a crecer. La baja de los costos medidos en dólares, avizoran un panorama alentador, debido a que las empresas y quien disponga de ahorros, apostarían por este segmento. También, desde el gobierno nacional se impulsan varias acciones para dinamizar la industria.

Aunque muchos expertos, ante el cambio del gobierno nacional, a fines del 2019, avizoraban que podía crecer a buen ritmo el sector de la Construcción en 2020, nadie contaba con la llegada de la pandemia y los problemas que generó el COVID-19 (aún vigentes). Actualmente con los casos positivos en franco descenso y esperando que la campaña de vacunación se haga efectiva en el primer trimestre próximo, la expectativa es otra.

Pero a pesar de ello, y con restricciones fuertes hasta mitad del año que se fue, la Construcción recuperó bastante su potencial desde agosto último. En la cuarentena dura se movió mucho el despacho de materiales para obras unifamiliares, ampliaciones y refacciones de vivienda. El confinamiento, llevó a muchas personas a emprender reformas mientras permanecían en sus hogares.

Al iniciarse la apertura de rubros, y la flexibilización para que los trabajadores no esenciales comiencen a retomar sus actividades, más el trabajo de varias cámaras sectoriales que pedían el regreso de las obras, sobre todo privadas, la situación comenzó a rotar hacia el lado positivo, desde septiembre.

No es un año ideal para los balances, es un año para no olvidar, pero si, para mirar hacia lo que viene y cuáles pueden ser las oportunidades que los escenarios de la construcción e inmobiliario puedan otorgar.

La visión de los referentes

“Lo que debería impulsar el crecimiento del sector inmobiliario en el 2021 es en primer lugar la recuperación q se espera del Producto Bruto Interno (PBI). Después de una caída tan fuerte de más de 10 puntos, solo queda la recuperación. Por otro lado, esta industria ha demostrado resistir fuertemente las devaluaciones y cambios macroeconómicos o políticos de nuestro país. Los sistemas constructivos que se van a desarrollar son los que aceleran los tiempos de obra, como la obra en seco, entre otros”, dijo Miguel Ludmer director de Interwin.

Por su parte, Gustavo Llambías, vicepresidente de la Asociación Empresarios de la Vivienda (AEV), expresó, que, “si la conducción económica empieza a dar señales que generen confianza a futuro y no tenemos una segunda ola del virus, esperamos un año de transición, de la muy mala situación actual hasta retomar las condiciones pre-pandemia sobre el segundo semestre. Si se concretan los pronósticos oficiales de 3% de crecimiento del PBI, el sector puede llegar a crecer un 15%, pero arrancando de un piso histórico, es decir, sin concreciones espectaculares. Si el Gobierno pone en marcha las distintos mecanismos de promoción e incentivo del sector, sumándolos a una pequeña pero sostenida recuperación económica, el sector está en condiciones de reaccionar fuertemente, con lo que somos moderadamente optimistas, manteniendo una posición expectante”.

En el mercado confían en que tanto las empresas del sector, cómo otras que generan excedentes (como el agro y tecnológicas) apostarán por invertir en los ladrillos, a la vez, que aquella persona que disponga de ahorros, los destinará en la construcción. Tanto de viviendas, como de cocheras y oficinas para rentar (no tanto en las Premium, sino en las de buena escala, pero que serán más fáciles de alquilar porque existe una reconfiguración del negocio y la estrategia de muchas compañías, que aún con la vacuna y la post pandemia mantendrán parte de su dotación home office y parte presencial).

Flavio Galli, del Grupo Tueroc que actualmente edifica varios inmuebles, señaló, que, sin embargo, “no hay que desconocer el contexto generado por la salud y los problemas de desabastecimiento de materiales. Pero tenemos muchas esperanzas en que todo lo que viene anunciando el gobierno se convierta en realidad para que nuestra industria finalmente sea la generadora de muchos puestos de trabajo y el motor de la economía. Se ha trabajado mucho desde las Cámaras y desde la micro empresa, que es en la que definitivamente el gobierno debería poner el foco, algo que durante la pandemia funcionó muy bien, hubo grandes acercamientos. Ojalá que no se rompa eso y que empiecen a escuchar un poco más a los micro empresarios, que creo que son el futuro del país, como se demuestra en el resto del mundo, donde se trabaja realmente con incentivos para las industrias”.

Posibilidades

El ministro de Desarrollo Territorial y Hábitat de la Nación Argentina, Jorge Ferraresi, en reemplazo de María Eugenia Bielsa, anunció que uno de sus objetivos es tener una política universal en la que trabajará con otros ministerios. Sostuvo que hay 55.000 viviendas paralizadas que deben ponerse en valor. A la vez, que emprenderá un proyecto de ley de viviendas sociales para reiniciar la construcción, y que permitan llevar adelante un ambicioso plan de levantar más de 100.000 unidades por año.

Junto al ministro de Obras Públicas, Gabriel Katopodis, serán los responsables de volcar gran parte del dinero con el que el Gobierno buscará reflotar en parte la economía: obras de infraestructura y viviendas. En total, entre ambas carteras, administrarán casi 500.000 millones de pesos.

También se espera por la presentación que hizo el gobierno de proyectos de ley destinados a impulsar la actividad de la construcción, en momentos en que el costo del metro cuadrado en dólares está en el mínimo de los últimos quince años y hay una gran cantidad de argentinos que tienen divisas en el país y en el exterior y podrían verse tentados a aprovechar la oportunidad.

El objetivo es presentar un paquete de proyectos de ley destinados a reactivar al sector, impulsar el crédito hipotecario y potenciar la creación de empleo (sabiendo que la pandemia impactó fuertemente y se estima que en todo el país se perdieron más de 50.000 puestos de la construcción).

Las medidas para impulsar la construcción son básicamente beneficios impositivos, como la exención de Bienes Personales y el diferimiento de Ganancias o del Impuesto a las Transferencias de Inmuebles (ITI). La iniciativa contempla un blanqueo, como había propuesto la Cámara Argentina de la Construcción, para que parte de lo que se blanquee se destine a generar inmuebles sobre todo para rentar en los primeros años.

Por otro lado, se envió al Congreso nacional, un ante proyecto para la creación de un fondo fiduciario compensador autosustentable para los créditos hipotecarios, con aportes de las entidades financieras y de la cuota de los préstamos, que permitirán evitar desfasajes con los salarios. La iniciativa, que también irá al Congreso para ser discutida por los legisladores, prevé la creación de una Agencia Hipotecaria Nacional que será la encargada de administrar ese fondo. Y una vez que se convierta en ley, será el BCRA el encargado de impulsar nuevos créditos hipotecarios para alentar la demanda, pero ajustados a los acuerdos salariales, no atados a otros mecanismo, como el UVA y la inflación.

Por otro lado, la Comisión Nacional de Valores (CNV) propicia la “creación de un régimen especial de Productos de Inversión Colectiva para el desarrollo inmobiliario, a través de la inclusión de un nuevo Capítulo dentro del Título V ‘Productos de Inversión Colectiva’ de las normas” que regulan las atribuciones del organismo, a través del mercado de capitales al que pueden ingresar pequeños ahorristas.

Al respecto, Damián Tabakman, presidente de la Cámara Empresaria de Desarrolladores Urbanos (CEDU), argumentó lo siguiente: “el desarrollo inmobiliario está históricamente muy desvinculado del mercado de capitales y es una asignatura pendiente, ojalá ahora, pueda empezar a revertirse. Normalmente es un proceso lento pero esta vez pareciera ir rápido por la CNV. Creo que dominarán los desarrollos habitacionales enfocados a la clase media”.

Se estima que más de 15 proyectos podrían iniciarse en 2021 bajo este formato de fondo cerrado de inversión inmobiliaria. Todos están en marcha de trámites y ante proyecto.

También sobre el segundo semestre del año que se despidió se inició un movimiento poco habitual en los últimos tiempos, y es la venta de decenas de lotes en barrios privados y countries, que avizoran un desarrollo constructivo muy amplio para el futuro inmediato. Motorizado el fenómeno por muchas familias jóvenes que no quieren volver a estar encerrados en sus departamentos y privilegian así la vida en un entorno verde cerca de lo natural.

De hecho, las familias que no irán de vacaciones, alquilaron casi todas las viviendas con piscinas que había en locación en Nordelta y Puertos, como en otros barrios de Gonnet, Villa Elisa y cercanías de La Plata.

Esteban Edelstein Pernice, socio de Castex, detalló: “esperamos un muy buen 2021. En varios de los emprendimientos que comercializamos (Puertos, Terralagos, Terravista, San Eliseo) se están preparando para lanzar, o se han lanzado recientemente, nuevas etapas de terrenos. La demanda es creciente. Muchas familias pensaban que vivir en un barrio cerrado era caro y nunca habían chequeado esta posibilidad. Lo que notamos es que en 2020 los nuevos clientes descubrieron que una casa con pileta cuesta menos que el departamento donde viven actualmente”.

“Durante 2020 solo compraron quienes tienen el dinero ahorrado para adquirir el terreno y construir su casa, sin depender de la venta del departamento donde viven. Estimo que en el nuevo año se sumarán inversores en la construcción de casas para la venta. De esa manera el mercado suburbano se va a ampliar, y aquellas familias que precisen vender el departamento que habitan para comprar con lo obtenido una casa terminada, podrán realizar operaciones simultáneas”, añadió.

Por su parte, Mariano Gubitosi, gerente comercial de Grupo Portland, dijo, que para, “para 2021 esperamos un repunte del sector de la construcción, de cumplirse determinadas condiciones. Consideramos que estará fundamentado en el ajuste en el valor en dólares del metro cuadrado. Cabe considerar que de mantenerse el escenario actual de inflación combinado con un estancamiento del valor del dólar, este crecimiento no tendrá lugar. Para que suceda, el escenario debe ser el de un valor en dólares bajo que permita una inversión con riesgos contenidos frente a un mercado en retracción”.

Uno de los ejes fundamentales que puede llevar al crecimiento del sector es la implementación, por parte de los desarrolladores privados, de sistemas de pagos en cuotas a largo plazo (por encima de 10 y hasta 24 años) que permitirán a un gran público, que hoy se ve impedido, acceder a la vivienda propia por valores similares a los de un alquiler. El plan Concreto de Portland, pionero en esta metodología innovadora de financiación para el mercado local, es un claro ejemplo de este concepto”, amplió.

También es importante la optimización de las metodologías de construcción que permiten agilizar los tiempos y perfeccionar los productos, mejorando los costos. La utilización de sistemas constructivos no tradicionales, ya sea en la totalidad de la construcción o en parte de la misma permite grandes beneficios que se verán reflejados en los valores de venta.

Finalmente, Juan Manuel Tapiola, CEO de Spazios, señaló, que, “el año que viene será de crecimiento de la construcción, entre otras cosas porque este año hemos tocado fondo. Acompañarán el blanqueo de capitales que esperamos se haga ley en breve y el dólar más estable. En Spazios tenemos listo un plan de crecimiento que incluye la entrada a nuevas zonas. El blanqueo va a ser una gran ayuda ya que entraría mucho capital de trabajo que hoy está bajo el colchón. La estabilidad del dólar es otro eje clave ya que el movimiento del dólar automáticamente espanta la inversión y genera muchísima fricción en el proceso productivo. Ayudaría mucho la reducción de impuestos que impactan en la escrituración. Hoy en día escriturar tiene un costo del 8-10% para el comprador (la mayoría son impuestos). Estos costos no deberían superar el 2-3% ya que desalientan al comprador”.

Fuente: Grupo Construya.



Auspician Entreplanos




Newsletter