Entreplanosseptiembre 11, 2019
maderadesauce.jpg

10min183

Unos investigadores estudian la durabilidad y resistencia de la madera de sauce como material para la construcción, apoyándose entre otras razones en que este árbol posee ciertas ventajas como su rápido y fácil modo de reproducción. El trabajo se realiza en la Universidad Nacional del Noroeste de la Provincia de Buenos Aires (UNNOBA) en Argentina.

Ana Clara Cobas es doctora en Ciencias Forestales y dirige el proyecto desde el Laboratorio de Ensayos de Materiales y Estructuras de la UNNOBA, ubicado en la ciudad de Junín. “A partir de una rama, lo que se llama una estaca, podés hacer un árbol nuevo. Esto implica que a los dos años tenés un nuevo ejemplar de tamaño considerable y a los quince lo podés cortar, frente a un roble o quebracho que tardan cuarenta años en crecer. Entonces, es mucho más rápido el proceso”, comenta Cobas. Esta forma de reproducción (por estaca) se denomina clonación, a diferencia de la que tiene lugar a partir del cruzamiento sexual.

El proceso de clonación, a la vez, permite reproducir las características genéticas del árbol original. Sin embargo, el árbol podrá sufrir variaciones de acuerdo al ambiente. “Sus propiedades van a variar dependiendo del lugar donde esté. Además, dentro del mismo árbol tenés variaciones de las propiedades, que van desde la base al ápice, y desde la médula hacia la corteza”, plantea.

Si esas variaciones en la calidad de madera fueran muy grandes, el material podría presentar dificultades para su uso industrial. Por eso, uno de los objetivos del proyecto es estudiar la significancia de esas variaciones. Cobas puntualiza: “Nos interesa conocer cuán importantes son esas variaciones, si resultan significativas y si las propiedades de resistencia mecánica permitiría su uso en construcción”.

La docente e investigadora aclara que, como el material de un árbol es de origen biológico, nunca es homogéneo: “No se produce de la misma forma que el acero y el hormigón. Podés elegir la especie, el clon, pero luego va a variar el material de acuerdo al lugar donde esté plantado (calidad de sitio), la cuestión genética y la interacción entre ambos factores. La idea es estudiarlo bien para saber para qué puede servir”.

¿Por qué sería importante estudiar la madera de un árbol? Cobas señala: “En la actualidad, hay una tendencia a la construcción de viviendas sustentables, económicas, sociales, ya que el hormigón y los ladrillos generan contaminación ambiental, además de que su empleo en construcción resulta más caro”.

Sin embargo, en la decisión de construir con madera o con ladrillos, las personas tienen en cuenta no solamente factores ideológicos (apoyo a la ecología), o económicos (nivel de ingreso). También cobran peso las costumbres y las creencias de una sociedad. “Acá, en Argentina no es muy común el empleo de la madera en construcción, a diferencia de lo que sucede en otros países, como Estados Unidos”, plantea Cobas en relación al primero de los dos aspectos.

Respecto de las creencias, Cobas reconoce que la madera “tiene mala prensa en construcción”. Así fundamenta, entonces, la importancia de la investigación: “Construir en madera no tiene por qué implicar construir en mala calidad. Hay que desmitificar eso. Se puede construir en madera si se hacen las cosas bien. Y para hacer las cosas bien, primero hay que conocer”.

Además de la variación que presenta el sauce, el proyecto de investigación tiene previsto estudiar su durabilidad y resistencia: “El estudio podría determinar si es apto para construcción o en qué sector se podría utilizar. Por ejemplo, podría determinarse que es poco durable pero muy resistente; entonces, en ese caso, se podría usar en tirantes, previa preservación de la madera. O, que es durable pero poco resistente, entonces, se podría usar para la fabricación de muebles”.

Los hallazgos, hasta el momento, determinaron que la madera del sauce es semidensa. “Encontramos que tiene una densidad media de 400 kilogramos/metros cúbicos. O sea, no está tan mal en cuanto a la densidad”, especifica Cobas. Y en relación a la variación de esa densidad informa: “De médula a corteza hallamos que hay una variación poco significativa. Pero sí encontramos una diferencia respecto de lo que es la base y los dos metros. Eso es bueno tenerlo en cuenta para clasificar la primer troza (de la base a los 2 metros de altura) como de mayor calidad, y la segunda troza (superior a los 2 metros) como de calidad inferior”.

El otro aspecto que estudian es la durabilidad. “Nos estaría faltando culminar los ensayos mecánicos”, aclara la investigadora y añade: “Una cosa es estudiar la durabilidad natural de la madera, sin añadirle ningún producto, y otra es estudiar cuánto extienden esos productos la vida útil de la madera”.

Los principales enemigos de la salud de la madera son los hongos. Para atacarlos y así aumentar la durabilidad de la madera, existen distintas alternativas que no son tan amigables con el medioambiente. “Algunos postes, por ejemplo, pueden tener un producto de cromo-cobre-arsénico (CCA) en su interior, que evita que la madera sea atacada. O biocidas, que son sustancias químicas que impiden la proliferación de organismos nocivos”. Sin embargo, aunque esos productos estén en el interior y, por tanto, no generen un daño inmediato, Cobas reflexiona que “la madera alguna disposición final tiene que tener”. “Por ejemplo, quemarse, y cuando eso sucede se liberan tóxicos al medioambiente. Lo mismo si los enterrás: la madera termina degradándose y se liberan”.

En coherencia con un proyecto que podrá tener como aplicación futura la construcción de viviendas sustentables, la investigadora defiende el uso de métodos alternativos para preservar la madera. Puntualmente, a partir de métodos químicos y térmicos se puede modificar la estructura interna de la madera, para que ella “no sea apetecible para los hongos e insectos”. “De esta manera, nos evitamos añadir productos como los biocidas, que en Europa ya están prohibidos”, subraya. Debido a que cada especie particular de árbol reacciona de manera diferente frente a esos tratamientos, el proyecto de investigación también apunta a encontrar un modo alternativo para preservar la madera del sauce.

La investigadora espera poder determinar con exactitud, una vez que culminen todos los ensayos mecánicos, si la madera de sauce es útil para la construcción en estructuras. “Si logramos determinar que no sirve estructuralmente, podríamos establecer qué otras aplicaciones podría tener”, finaliza.

El proyecto de investigación dirigido por Ana Clara Cobas está integrado también por los ingenieros Miguel Tortoriello, María Victoria Doblari y Renso Cichero, y el técnico Luis Seewald. Participan, además, los siguientes alumnos: Lautaro Zorrilla, Paula Aragón, Jacqueline Gallo, Francisco Carboni. Por parte del Laboratorio de Entrenamiento Multidisciplinario para la Investigación Tecnológica de la UNLP participan la doctora María Verónica Correa y el ingeniero Gustavo Veloso.

(Fuente: UNNOBA / Argentina Investiga / www.noticiasdelaciencia.com)


Entreplanosagosto 2, 2019
linea-f-1280x854.jpg

6min236

El Gobierno de la Ciudad lanzó la licitación para contratar a una consultora que será la encargada de desarrollar el proyecto y los pliegos técnicos para el diseño de la traza y las obras complementarias de la línea F, que unirá Barracas con Palermo. El presupuesto es de 5 millones de dólares y el valor del pliego es gratuito.

En una primera etapa, de aproximadamente tres meses, deberá validar y ajustar, a través de modelos analíticos, el anteproyecto conceptual elaborado por Sbase -incluye traza, accesibilidad, circulación y evacuación de los pasajeros, locales técnicos, etcétera- y presentar eventuales alternativas. Luego, tendrá seis meses para desarrollar la documentación para la licitación de la construcción de la línea, que incluirá pliegos, memorias y planes de trabajo, entre otros.

La línea F (naranja) tendrá 13 estaciones

En ese sentido, abarcará también todas las especialidades complementarias como potencia, señalamiento, comunicaciones, medios de elevación y material rodante. “Es un paso muy importante el que estamos dando. Construir una línea de subte requiere de un trabajo previo muy minucioso, que lleva mucho tiempo. Por eso lanzamos esta licitación”, señaló Eduardo de Montmollin, presidente de Subterráneos de Buenos Aires.

La Línea F tendrá un rol central en la conectividad e intermodalidad de los viajes en la ciudad, ya que 8 de las 13 estaciones serán de combinación y tendrá 2 centros de trasbordo en Constitución y Palermo. Será una línea moderna, construida y equipada con la última tecnología en materia de construcción y operación.

Las estaciones serán California, Súarez, Constitución (combinación con Línea C), Entre Ríos (combinación con Línea E), Independencia, Congreso (combinación con Línea A), Corrientes (combinación con Línea B), Córdoba (combinación con Línea E), Las Heras, Hospital Rivadavia, Salguero, Plaza Italia (combinación con Línea D) y Palermo.

El ramal partiría soterrado desde Barracas bajo la Autopista Frondizi (conocida como 9 de Julio sur) hasta Constitución. Luego continuaría por la avenida Juan de Garay hasta su intersección con la calle Solís y allí comenzaría una curva hasta alinearse con la avenida Entre Ríos. Continuaría por Callao hasta la intersección con la calle Pacheco de Melo y, en ese punto, empezaría a orientarse hacia el eje de la avenida Las Heras hasta Plaza Italia y luego bajo Santa Fe hasta Puente Pacífico, en el centro de transbordo de Palermo.

Por primera vez en Argentina, se utilizará la tecnología TBM (Tunnel Boring Machine) para la construcción de una línea de subte. Se trata del empleo de una máquina tuneladora que, hasta el momento, se utilizó únicamente en proyectos hidráulicos.

Asimismo, la línea tendrá una operación completamente automática, con puertas de andén. En cuanto al diseño, se apunta a la racionalización, tipificación e industrialización de las estaciones.

Asimismo, la línea tendrá una operación completamente automática, con puertas de andén, lo que significa que no tendrá conductores ni guardas. En Latinoamérica, existen experiencias similares en la línea 4 de San Pablo y en las líneas 3 y 6 del metro de Santiago de Chile. También hay ejemplos de esta tecnología en París y Beijing. Consultados sobre el tema, voceros de los metrodelegados no quisieron dar definiciones sobre el tema, debido a lo prematuro del proyecto.

La línea F tendrá una extensión de 12 km, desde Barracas a Palermo. Contará con 13 estaciones – 11 serán subterráneas y 2 en viaducto- y permitirá transportar, aproximadamente, a 600 mil pasajeros diarios. Su construcción está estimada en unos 2 mil millones de dólares y actualmente se evalúan diferentes fuentes de financiamiento. “Apostamos a que el país seguirá estabilizándose y continuaremos con acceso a crédito accesible para obras de esta magnitud”, aseguró Franco Moccia, Ministro de Desarrollo Urbano y Transporte.

Por: Víctor Pombinho Soares

Entreplanosjulio 18, 2019
arquitectura1-1280x768.jpg

8min294

Por Arq. Florencia Kihara

En la actualidad, los alumnos de arquitectura comienzan sus estudios con un paradigma de arquitecto diseñador que dista mucho de lo que sucede dentro de los claustros universitarios, donde la formación es más amplia, donde se aprende a diseñar y materializar diversas escalas y tipos de edificios. Este nuevo enfoque profesional, lejos del arquitecto diseñador, responde a lo que el mercado actual requiere.

Nuestro mercado demandaba que el arquitecto hiciese todo sin contar con las herramientas para cumplir los objetivos, a diferencia del modelo más generalizado en Latinoamérica que se dedicaba fundamentalmente al diseño; y todo lo demás que requiere el proceso del desarrollo de una obra en sí, lo complementaban equipos interdisciplinarios formados para dicho fin.

El desarrollo actual de la arquitectura como negocio inmobiliario, más conocido como real estate, parece contraponerse con el preconcepto del arquitecto diseñador que imponía su proyecto y donde se tenía un comitente dócil que lo aceptaba y pagaba. El mercado solicita productos que a veces distan de los que se desea diseñar. Hoy el comitente manda y demanda. Se afirma la tendencia del trabajo interdisciplinario, el requerimiento del manejo de nuevas herramientas para el desarrollo, control y posterior administración de los hechos de arquitectura.

El mercado argentino, desde hace unos años, requiere del modelo del arquitecto desarrollador y/o gerenciador, implementado especialmente en grandes obras o en el mercado corporativo, importado de modelos globales, utilizados por las casas matrices. El modelo del arquitecto diseñador no contaba con las capacidades para responder los requerimientos de economía, análisis del cliente, de valor diferencial, de riesgo, de mercado, de manejo de equipos de trabajo, de estándares de calidad internacionales y la implementación de nuevas y/o mejores tecnologías.

No era viable considerar un hecho arquitectónico como un posible producto dentro de una marca, ni mucho menos importar modelos preexistentes y adaptarlos al país. Muchas casas de estudio se vieron forzadas a brindar posgrados y cursos de especialización a profesionales que pudieran complementar la formación universitaria tradicional. Hoy en día, los planes de estudio universitarios más actualizados incluyen estas temáticas en sus currículas, permitiendo un conocimiento más integral, generando prácticas pedagógicas continuas y permitiendo una inserción laboral más inmediata en un mercado que demanda, cada día más, estar a la altura de los estándares internacionales, adaptados a los requerimientos regionales.

Como sucedió hace unos años con la temática de la sustentabilidad en el diseño y la construcción, y las nuevas normativas para lograr la obtención de nuevas certificaciones (como por ejemplo, las normas Leed, o las más actuales, las normas Edge), el arquitecto debió capacitarse y adaptarse a las nuevas prácticas, no sólo del mercado nacional sino internacional. Ya no es aceptable un diseño sin que se contemplen temas como uso racional de los recursos energéticos, orientación, materialidad, puesta en funcionamiento y mantenimiento de los componentes del proyecto; ni mucho menos, que no considere su entorno. Conocer acerca de nuevas técnicas, materiales y tecnologías, permite brindar soluciones y desarrollos con mayor vida útil y eficiencia. Estos temas ya no son vistos como valores diferenciales de un proyecto sino como soluciones estándares aceptadas y requeridas por el mercado actual.

El proceso de cambio del Código de Planeamiento Urbano y de Edificación de la Ciudad -como puntapié inicial para el análisis de todos los códigos del área metropolitana- junto al auge del desarrollo de los espacios urbanos, han dado a conocer al público la importancia de la correcta planificación del urbanismo. Se necesita una arquitectura pensada para el nuevo ser urbano, con sus nuevas necesidades; pero no sólo para el momento actual sino con la posibilidad de adaptarse a medida que el usuario evolucione.

El fomento del uso de transportes públicos (tren, colectivo o la bicicleta), para mejorar la ecología urbana (no sólo entendida como cuestión medioambiental sino también económica), ha derivado en una nueva configuración de los espacios públicos. El urbanismo era considerado un tema menor dentro de las prácticas del diseño que, por suerte, se han reconsiderado poniéndolo en un lugar preponderante tanto en los programas de estudio como en mesas y discusiones profesionales y políticas.

Siempre escuché decir en ámbitos informales que el arquitecto debía tener una formación en psicología, ya que debía interpretar a las personas y brindarles soluciones adecuadas a sus deseos. Hoy en día, el profesional no sólo escucha a su comitente sino que tiene que estar atento a cambios sociales, económicos y políticos para poder proponer diseños de nuevos espacios para los nuevos deseos y necesidades del nuevo ser urbano. Entender su posible evolución y anticipar probables cambios. La creación de nuevas formas de connivencia debe ir acompañada de nuevos ámbitos que permitan un adecuado desarrollo de las actividades por venir.

El arquitecto 3.0 debe tener visión integral, manejo de equipos de trabajo y sed de nuevos conocimientos. Se requiere de una formación constante pero no necesariamente dentro de las temáticas de la carrera inicial. La diversidad de saberes dará mayor flexibilidad y adaptabilidad a los nuevos requerimientos del mercado.

Como profesionales de la construcción y el diseño, debemos brindar nuevas estrategias de convivencia e intercambio. La creatividad y la curiosidad, motores de casi todos los que abrazamos esta profesión, deben estar agudizadas y acompañadas de conocimiento de gestión para adecuarnos a las nuevas demandas, generar nuevas necesidades y brindar mayor tecnología que facilite la vida de quienes habitan nuestros proyectos. Como en muchas disciplinas, el devenir de nuevas tecnologías y nuevas demandas del mercado requieren de equipos interdisciplinarios actualizados y con amplitud de pensamiento.


Entreplanosjunio 14, 2019
aislacion.jpg

5min215

La aislación juega un papel vital en la conservación de energía, la eficiencia térmica y acústica y la lucha contra la escasez de combustibles y representa un factor clave. El mercado de aislación termal facturó más de US$23.890 millones en 2016 y se proyecta que ascenderá a unos US$29.620 millones para 2022, según la firma de investigación Markets and Markets.

Entre algunos de los materiales más comunes usados en aislación se encuentran las placas de yeso laminadas y las lanas minerales. Pero también hay soluciones alternativas de alto desempeño que se pueden encontrar ya sea en un campo o en su propio armario.

Opciones

La lana de ovejas, por ejemplo, se puede utilizar tanto en muros como en techos, y se ha popularizado en el Reino Unido y Nueva Zelanda, con marcas como Thermafleece, Black Mountain e Insulwool.

Generalmente el material se compone de entre 75% y 100% de fibras naturales, con el resto de contenido reciclado. De fácil manejo, se lo promociona por su alta eficiencia termal, es decir, evita la transferencia de temperatura desde el exterior al interior de una vivienda con una huella de carbono muy baja, ya que absorbe carbono naturalmente y su fabricación requiere alrededor del 15% de la energía necesaria para fabricar productos más tradicionales.

Una segunda solución proviene de los familiares jeans. Generalmente en un 80% reciclado de algodón y fibras, la aislación de la mezclilla iguala la de la lana de oveja y excede el desempeño de productos convencionales, además de que son respaldados por estándares para resistencia al fuego, hongos y plagas.

Además del ahorro de energía, la aislación de mezclilla reciclada ayuda a desviar desechos textiles de vertederos y es completamente reciclable. En Estados Unidos, por ejemplo, el programa Blue Jeans Go Green recoge jeans a lo largo del país para reciclarlo en UltraTouch Denim Insulation, fabricado por Bonded Logic.

Si la lana de oveja y la mezclilla son aislantes inusuales, la opción de Brighton Waste House, en el Reino Unido, es radical. El proyecto investiga estrategias para construir un edificio con bajo uso de energía utilizando materiales de desechos. Como resultado, algunos muros han sido llenados con materiales aislantes como pilas de viejos videocasetes y cerca de 20.000 cepillos de dientes.

“Es cada vez más importante considerar la fuente de materiales aislantes (de qué están hechos y cómo fueron hechos), ya que muchos de ellos generan contaminación y consumen mucha energía durante su fabricación. La buena noticia es que hay muchas opciones no tóxicas que también son fáciles de disponer al final de su vida útil”, señala Duncan Baker-Brown, diseñador de Waste House, arquitecto de BBM y académico de la Universidad de Brighton. “La aislación es apasionante, porque puede ser una ‘victoria’ fácil si le preocupa el medio ambiente”, agrega.

Un buen ejemplo de esta tendencia es el proyecto conjunto de Knauf Insulation y la compañía de gestión de recursos Veolia, que anualmente evita que el equivalente a 350 millones de botellas sea enviado a vertederos al tiempo que maximiza el uso de vidrio reciclado en vez de usar materiales vírgenes. “Esta innovadora nueva instalación representa una gran inversión en la economía verde del Reino Unido, lo que es bueno para empleos, bueno para la comunidad y bueno para el planeta; Knauf Insulation está estableciendo el estándar para que otros fabricantes sigan el mismo camino”, dice Estelle Brachlianoff, vicepresidenta ejecutiva sénior de Veolia UK & Ireland.

 

Por Cristián Peters


Entreplanosmayo 27, 2019
costodeobras1.jpg

5min363

Durante la ejecución de la obra, suelen ocurrir sobrecostos al presupuesto establecido. Existen herramientas y estrategias para poder prevenir y controlar estas desviaciones, evitando así pérdidas significativas en los beneficios.

Es inevitable que un proyecto no se desvíe, pero sí se puede controlar e incluso minimizar las posibles modificaciones y así, su sobrecosto.

El primer paso es identificar las causas de las desviaciones.

¿Por qué se desvían los presupuestos?

Las desviaciones de los presupuestos en las obras pueden tener orígenes variados:

  • Técnicos:

Incorrecta elaboración del cómputo de ítems y relevamiento del proyecto.

Mala o incompleta ejecución de las tareas por parte del jefe de obra.

Falta de definición de detalles del proyecto. No haber completado con la etapa de pre-construcción.

  • Comitente:

Las excesivas modificaciones a lo largo de la ejecución del proyecto ocasionan sobrecostos y retrasos en la ejecución.

  • Imprevistos:

Son factores difíciles de prever anticipadamente. Se los incluye en el presupuesto con partidas especiales determinadas como un porcentaje del monto total de la obra. En el caso de corresponder a un edificio el valor de referencia es 0.5% a 1,5%.

  • Análisis de precios unitarios

Es imprescindible contar con una correcta base de datos de los análisis de precios unitarios, que se ajusten a cada realidad de obra.

  • Costos indirectos:

Generales del tipo administrativo o financiero. Costos derivados de las tareas internas y externas de la empresa para realizar el trabajo.

  • Inflación:

El aumento generalizado y sostenido del nivel de precios existentes en el mercado durante un período de tiempo.

  • Indices de actualización del presupuesto:

Utilizar un índice de actualización del presupuesto que no acompañan de forma directa el aumento de materiales y mano de obra.

¿Cómo evitar los sobrecostos en obras?

Se pueden tomar medidas sobre las principales causas de estas desviaciones, con el fin de tratar de controlarlas al máximo.

Es necesario definir perfectamente el proyecto, para poder proceder a realizar un cómputo métrico, un análisis de precios unitarios y un presupuesto detallado.

Lo primero necesario es tener los cómputos muy bien definidos y desglosados en, rubros e items valorados con precios unitarios, es decir, el coste por cada unidad de ítem.

Es recomendable utilizar programas de gestión de costos, que permitan una correcta carga de datos y actualización de precios. Posibilitando las advertencias tempranas sobre los desvíos.

Con esta estructura de cómputos y precios se puede contabilizar mes a mes los ítems/tareas que han sido efectivamente ejecutados, sumar su medición, aplicarles el precio por unidad y hacer la certificación de obra mes a mes.

Cabe mencionar que definir los proyectos en un entorno BIM ayuda bastante a evitar errores que afecten a los precios en la fase de obra.

Acompañado de una correcta programación de la obra, que monitoree el avance de obra y la compra de los insumos.

Como se puede apreciar, es difícil terminar una obra sin que se realicen modificaciones ya que cada obra es diferente. Por lo que es tan importante evitar las modificaciones en obra como tenerlas controladas, con el fin de que no aparezcan sobresaltos durante la ejecución de la misma.

 

Por: Msc. Arq. José Ignacio Nieva Toppa

Red Arquitectos

www.redarquitectos.com.ar


Entreplanosmayo 17, 2019
Casa-ladrillos-pet-1.jpg

11min504

Entre los protagonistas principales de esta historia hay ladrillos de plástico y tejas de caucho, pero lejos de ser una cuestión de chicos se trata, definitivamente, de algo de grandes.

Y el calificativo no guarda relación con cosas de la edad sino con el tamaño de la iniciativa: solucionar el déficit habitacional y hacerlo mediante el desarrollo de tecnologías y materiales que aprovechan los residuos urbanos e industriales para construir casas.

Desde Córdoba, en el Centro Experimental de la Vivienda Económica (CEVE), un grupo interdisciplinario integrado por arquitectos, ingenieros, químicos y diseñadores industriales entre otras profesiones, investiga, experimenta, desarrolla y transfiere tecnologías de construcción y nuevos materiales destinados al hábitat popular desde una óptica sustentable.

Bajo costo x 2

Rosana Gaggino, directora de CEVE, contó que el Instituto de investigación fundado en 1967, depende del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet) y de la Asociación de Vivienda Económica (AVE), y que uno de sus principales objetivos es “proveer soluciones de bajo costo y que atiendan las necesidades de hábitat que hay en el país”, pero cuidando el impacto ambiental.

“Buscamos desarrollar tecnologías amigables con el medioambiente utilizando el reciclado de residuos. Así desarrollamos distintas soluciones tecnológicas como ladrillos y bloques hechos con envases descartables de gaseosa, tejas elaboradas con caucho de neumáticos en desuso y plástico reciclado, placas divisorias o de mobiliario hechas con embalajes de alimentos o cáscaras de maní ligadas con resina”, describe.

Y luego, entusiasmada, cuenta sobre la iniciativa más nueva.

“Actualmente estamos desarrollando un proyecto para crear componentes constructivos con residuos de aparatos eléctricos y electrónicos -como impresoras y computadoras- que son materiales de difícil reciclado”, explica la arquitecta, investigadora independiente del Conicet.

Torres de basura electrónica

El dato no es menor teniendo en cuenta que la basura electrónica es la que registra el crecimiento más rápido del flujo de residuos domésticos en todo el mundo.

Para darse una idea, de acuerdo con el relevamiento hecho por una organización internacional, en 2016 este tipo de desperdicios llegó a 44,7 millones de toneladas, 8% más que en 2014. O, si se quiere graficar el tema, con esa cantidad de basura electrónica se podrían levantar 4500 torres Eiffel.

Lo más preocupante es que según las proyecciones de los expertos, la cifra no parará de crecer en los próximos años.

Igual de urgente y preocupante es la situación medioambiental y el déficit habitacional en un mundo cuya población tampoco deja de incrementarse.

Y todo eso no hace más que revalorizar la tarea que se realiza en el CEVE desde hace más de 50 años.

Actualizar la agenda

Gaggino aclara que aunque el objetivo de fondo siempre fue el mismo, con el paso del tiempo (especialmente en las últimas dos décadas) se incorporaron la investigación, el desarrollo y la innovación en tecnologías sustentables, así como la Investigación y análisis de las políticas públicas vinculadas a la temática.

En la actualidad, CEVE tiene las siguientes líneas de investigación:

*Sistemas Constructivos. Es de las áreas más antiguas de trabajo y experimentación. En ella se desarrollan sistemas constructivos, componentes y materiales de construcción para la vivienda y el hábitat.

*Nuevos materiales y componentes. El objetivo es desarrollar elementos constructivos tradicionales elaborados con materiales no tradicionales provenientes de la recuperación y reutilización de residuos industriales y domésticos.

*Gestión Integral del hábitat y circuitos interactorales. Promover acciones directas e indirectas que contribuyan a mejorar el hábitat y fortalecer el desarrollo local, en articulación con otros actores sociales. “Hacemos diagnósticos a pedido de municipios, por ejemplo, sobre situaciones habitacionales y a partir de eso ofrecemos soluciones”, explica Gaggino.

*Políticas públicas, desarrollo socio productivo y hábitat. Se investigan y analizan las políticas públicas vinculadas a la temática con el objetivo de aportar insumos y evidencias para mejorar la calidad de las mismas y atender a los sectores en condiciones de pobreza y/o en riesgo.

Interconexión

¿Cómo canalizan todo lo que hacen y quiénes pueden aprovecharlo?

Gaggino dice que desde CEVE brindan servicios tanto a municipios como a cooperativas, fundaciones y grupos de personas particulares.

“Hacemos el licenciamiento de las tecnologías y damos los cursos de capacitación para que puedan hacerse emprendimientos en distintos puntos del país. También supervisamos y damos seguimiento a los proyectos para hacer control de calidad y asesorar en el caso de que haya que hacer algunos ajustes”, agrega la directora de CEVE.

Luego, cuenta que en diferentes puntos del país existen muchas soluciones habitacionales gracias a la utilización de algunos de los sistemas más antiguos desarrollados en el Instituto, como el sistema Semilla o la estructura UMA.

“Con estos materiales nuevos no tenemos barrios completos pero si algunas experiencias, como en Junín, provincia de Mendoza, donde se construyó una casa y está planificado un barrio de 50 viviendas”, comenta.

CEVE tiene firmados convenios de licenciamiento de la tecnología del ladrillo de PET con la provincia de Chubut y con la Fundación EcoInclusión, de Alta Gracia (Córdoba).

“Quieren reciclar el PET de la ciudad de Córdoba y la Municipalidad les donó un predio para que construyan la planta de producción. Hay perspectivas de un gran impulso para esta tecnología a corto plazo”, se entusiasma Rosana quien desde hace 21 años, cuando ingresó como becaria en CEVE, trabaja para mejorar la vida de los argentinos por vía doble: solucionar la problemática habitacional protegiendo el medioambiente.

Nuevos materiales

El Centro Experimental de la Vivienda Económica (CEVE) cuenta con 14 componentes y sistemas constructivos registrados.

Entre los nuevos materiales, se destacan:

*Ladrillos de PET. Se trata de componentes para muros exteriores e interiores elaborados con una mezcla de partículas de plástico PET procedente de envases descartables de bebidas, ligadas con cemento Portland y aditivos, que se moldea con una máquina manual rodante.

Es un ladrillo más ecológico que los tradicionales porque la materia prima principal está constituida por residuos plásticos reciclados. Además, la producción del ladrillo macizo de tierra cocida, utilizado habitualmente en mamposterías, a partir de la extracción de la capa de tierra superficial fértil (humus), y su posterior cocción en grandes hornos a cielo abierto, produce desertificación del suelo, contaminación atmosférica (por el humo generado), y tala de árboles para obtener la leña necesaria para el funcionamiento del horno, dicen en CEVE.

Desde el punto de vista técnico el ladrillo de PET se destaca también en lo que respecta a liviandad y aislamiento térmico.

*Paneles de cáscara de maní. Constituyen un componente de aislación térmica para aplicar en cielorrasos, sobre estructura de soporte de perfilería metálica. Representan una alternativa a los cielorrasos de madera industrializada o placas de polietileno expandido, entre otros.

La placa está elaborada con cáscaras de maní aglomeradas con resina polimérica y conformada por compresión en prensa hidráulica. Además, tiene un atractivo aspecto estético, y sus principales cualidades técnicas son aportar aislación térmica y acústica a los espacios interiores.

*Tejas de caucho. Es un componente que se desarrolla junto con la Universidad Tecnológica Nacional, Facultad Regional Córdoba.

Se aplica en cubiertas inclinadas, sobre estructura de madera. Está elaborado íntegramente con materiales reciclados procedentes de desechos industriales plásticos y de neumáticos fuera de uso. Para hacerla se trituran y extrusan los materiales, y luego se moldea todo en una prensa.

Entre las ventajas de este tipo de teja, citan el hecho de que es más resistente a la flexión, las heladas y el granizo que las tradicionales, de cerámica u hormigón, además de ser más liviana.

Por: Florencia Carbone

 

 

 


Entreplanosfebrero 6, 2019
tecnicos212.jpg

9min681

  Con respecto a honorarios y derecho de uso de documentaciones preparadas por el arquitecto, el MANUAL DE EJERCICIO PROFESIONAL DEL ARQUITECTO, redactado por el Consejo profesional de Arquitectura y Urbanismo, aclara:

Adicional por uso de anteproyecto o planos generales

Se efectúan las siguientes aclaraciones al art. 51 inciso 4) del Arancel:

  • El comitente no está obligado a abonar el adicional dispuesto cuando no acepta ni utiliza, total ni parcialmente, el objeto de la encomienda.
  • Cuando el profesional acepta ceder “el uso” del anteproyecto o planos generales y el comitente le abona el adicional previsto, este adquiere la posibilidad del uso, inmediato o futuro.

Derecho de uso y venta del terreno

  En el caso en que planos de anteproyecto, planos generales o planos municipales preparados por el arquitecto y aprobados por su comitente, fueren entregados por éste a un comprador del terreno, el comitente debe abonar el adicional previsto en el art 51 inc 4) del Arancel, ya que, o bien dichos planos tuvieron un uso que valorizo el terreno o bien el comprador del mismo puede hacer uso de ellos para su propio beneficio.

Uso de la documentación del proyecto

  En el caso de haber pagado un comitente los honorarios por proyecto, éste queda en la propiedad del mismo, de forma tal que puede proceder a su uso sin que por ello deba aplicar el art 51 inc. 4) del Arancel, que permanece reservado únicamente para las situaciones en las cuales se ha pagado anteproyecto o planos generales. Pero cabe señalar que el citado pago del proyecto permite el comitente ejecutar la obra una sola vez. El comitente adquiere el derecho de uso del proyecto, pero no la propiedad intelectual que siempre pertenecerá a su autor.

Ajuste de honorarios por proyecto

  Los honorarios por proyecto convenidos por un monto fijo, se devengan al tiempo de la aprobación del mismo por el comitente y una vez abonados, el pago tiene la fuerza cancelatoria que extingue la obligación, siendo inadmisible la pretensión de su reajuste bajo el pretexto del mayor valor que haya adquirido la obra durante su construcción, salvo que el mismo sea resultado de ampliaciones o modificaciones del proyecto. Los honorarios por proyecto convenidos en función del costo definitivo de la obra, se devengan al tiempo de la aprobación del mismo por el comitente y se calculan provisoriamente sobre el presupuesto de la documentación de proyecto. Todos los pagos parciales se deben considerar como pagos a cuenta de un total que recién podrá ajustarse cuando se conozca el valor definitivo de la obra. En ningún caso los honorarios por proyecto sufrirán deducciones o reajustes en menos, ya sea que la obra sea reducida en su superficie o por cualquier tipo de economía.

Honorarios compensatorios por desistimiento del comitente

  La decisión unilateral del comitente de interrumpir la tarea encomendada trae como consecuencia inmediata el incumplimiento de la obligación contractual que impide al profesional percibir el honorario esperado. Lo que contempla el art. 51 inc. 3) del Arancel no es entonces ni un honorario ni una retribución por servicios no prestados, sino una compensación por una expectativa de honorario perdido. El arancel establece el valor de esta compensación en el 20% del honorario que le hubiera correspondido percibir por parte de los trabajos encomendados y desistidos. De este modo, ha otorgado al profesional el derecho de cobro de dicha indemnización sin necesidad de acreditar -en una etapa judicial- en qué consistió el daño que le ocasionó la ruptura contractual ni a cuanto ascendió el monto. El reclamo judicial de un importe superior por daño emergente, lucro cesante o agravio moral, siempre le es posible al profesional que procure la reparación del daño integral que la conducta del comitente le ha causado. Pero tal reclamo no encontraría fundamento en la norma arancelaria, sino en las disposiciones del Código Civil sobre responsabilidad en el caso de incumplimiento de contratos.

Honorarios por Dirección de obra en función de la forma de contratación

  Las tareas, obligaciones y responsabilidades de la dirección de obra varían notablemente en función del esquema y modalidades de contratación de la obra: No es lo mismo dirigir obras por ajuste alzado que por coste y costas, con una empresa constructora o por contratos separados o por administración. En el momento de contratar un encargo de proyecto y dirección es usual que no se haya decidido aun la forma de contratación de la obra y en casos puede modificarse lo previsto anteriormente. Para evitar la situación de tener que renegociar el honorario previo al comienzo de la obra, se recomienda: a) acordar honorarios por dirección de obra separados de los de proyecto y b) fijar alternativas para los honorarios por dirección de obra en función de las variantes mas previsibles para la contratación de la obra.

Honorarios sobre certificados de obra

  Con respecto al art 59 inc. d) que dispone que los honorarios por dirección de obra se percibirán en pagos parciales proporcionales a los certificados de obra, el CPAU aclara:

  • Son certificados de obra los que emite el arquitecto una vez revisadas y aprobadas las liquidaciones de los contratistas y que entrega al comitente como constancia de los trabajos realizados y el acuerdo para su pago. Estos certificados pueden estar referidos a los trabajos según contrato, adicionales, acopios, anticipos para la compra de materi05ales o de variaciones de precios.
  • Corresponde facturación de honorarios sobre todos los certificados que emite el arquitecto, incluyendo los mencionados en el punto anterior.
  • No corresponde en cambio, la facturación de honorarios sobre anticipos financieros, entendiendo por ello las sumas de dinero que el comitente puede adelantar al contratista para facilitar su mejor desenvolvimiento en la provisión de insumos o pago de mano de obras necesarias para la ejecución de los trabajos.

  Los honorarios por dirección de obra se deben calcular sobre montos certificados antes de que estos sufran deducciones para integrar el fondo de reparos, por sanciones impuestas al contratista o por cualquier otro concepto.


Entreplanosenero 14, 2019
solar-panels-944002_1920-1280x960.jpg

4min679

  El incremento del uso de energía eléctrica muchas veces genera cortes imprevistos de suministro y altos costos de servicio. Por eso, independientemente de la época del año que transitemos, se busca  disminuir no sólo los cortes energéticos, sino también, el excesivo valor que pagamos por el consumo de electricidad que utilizamos.

  Una solución inteligente que ayuda a nuestro bolsillo a largo plazo y permite ahorrar energía, colaborando con el medio ambiente, es la utilización de un grupo electrónico solar.

  El generador solar se encuentra compuesto por paneles solares fotovoltaicos los cuales al permanecer expuestos al sol generan energía eléctrica en forma de corriente continua. Dicha energía pasa a través de un inversor que la transforma en energía eléctrica alterna y en 220V, al igual que provee la red eléctrica, la cual produce un ahorro o se almacena en un banco de baterías. Este sistema trabaja en conjunto con la red eléctrica interna, es decir, toma como suministro principal al sistema solar y lo que éste no pueda abastecer, lo realizará sumando energía de la red. De esta forma, el sistema economiza energía continuamente sin pasar por el banco de baterías que solo se activa cuando la energía solar no es suficiente y la energía de red no permanece disponible (corte de luz). Así, se maximiza la duración de las baterías ya que sólo trabajan en los momentos de corte de suministro. Entre las ventajas de la utilización del grupo electrógeno solar listamos:

  • Ahorro en el consumo eléctrico de la red.
  • Garantiza la continuidad de un suministro de manera ininterrumpida.
  • Ofrece la energía eléctrica de manera estabilizada, evitando posibles variaciones indeseadas y daños en electrodomésticos.
  • Puede abastecer cualquier equipo que se conecte a la red y utilice un suministro de 220V y 50 Hz, siempre y cuando no excedan total o parcialmente la potencia del inversor o la potencia máxima sugerida.
  • Puede abastecer cualquier equipo conectado a la red que demande un suministro de 220V y 50 Hz, siempre que no exceda total o parcialmente la potencia.
  • No requiere ningún insumo, por lo tanto, el costo de funcionamiento es nulo.
  • A largo plazo, es más eficiente y económico.
  • Brinda mayor durabilidad respecto de un sistema de combustible.

  Esta alternativa conforma una solución económica y efectiva para recibir en el momento necesario la energía necesaria, sea cual fuese su aplicación, contexto y uso, ya que un grupo electrógeno debe de estar preparado para funcionar en todo momento.

Asesoró: Lic. Pablo Greco.


Entreplanosdiciembre 14, 2018
Coworking3-1280x787.png

4min593

     La construcción de espacios co-working se ha expandido rápidamente por todo el mundo durante los últimos años y ofrece un sinfín de posibilidades, entre las que destacan: romper con el aislamiento y crear un buen ambiente de convivencia, favoreciendo la colaboración y las reuniones sociales. Se está creando un nuevo concepto de hibridación entre empresas, ya sea por sector económico, tecnológico o social.

      Constituyen oficinas compartidas en las que profesionales autónomos, tele-trabajadores y empresarios se dan cita para realizar sus labores, y donde los gestores del espacio intentan conectar y crear oportunidades profesionales y personales entre y para sus miembros. En su mayoría se trata de profesionales que no necesitan más que un portátil, un teléfono y una buena conexión a internet para poder realizar su trabajo: programadores, diseñadores, gestores de comunidades online, periodistas, comerciales, consultores, etc.

     La gran diferencia de este espacio singular con respecto a los centros de negocio y las clásicas oficinas compartidas es la figura del gestor, quien es la persona que trabaja a tiempo completo para que los miembros se conozcan mejor y generar el clima de confianza y las dinámicas de colaboración que van a permitir acelerar las oportunidades de trabajo y ayuda.

     El concepto de “co-working” nació en San Francisco (Estados Unidos) en 2005 debido a los cambios en la economía, de la mano de Brad Neuberg, que ofrecía de 5 a 8 escritorios un par de días a la semana y diferentes servicios como; red wifi, salas de meditación, paseos en bicicleta, masajes o comidas compartidas.

     Este tipo de espacios suelen estructurarse en 3 espacios principales: la zona de trabajo abierta, hotdesk o freedom, donde encuentras mesas amplias compartidas con el resto de “co-workers” y un ambiente más distendido; una zona privada en la que encuentras escritorios personales y un ambiente más tranquilo; las salas de reuniones; una zona social que puede incluir una cocina, cafetería o zona de descanso. Al mismo tiempo algunos tienen la modalidad de “oficina virtual”, que ofrece visibilidad, ahorro de costes y mayor flexibilidad.

     La principal ventaja que ofrecen los espacios co-working es la de disponer un espacio profesional de trabajo que motiva, lo cual se traduce en una mayor productividad a corto plazo

     Ya en los últimos años se presenta la consolidación de este tipo de espacios, en España existen más de 1.500 espacios de coworking. Mientras que, en Argentina según datos de la empresa encuestadora “Plan C” hay una evolución desde el 2014 a la fecha, que indica que en el país la construcción de estos espacios para co-working se expandió en todos los sentidos. Hubo más espacios, más metros cuadrados, más puestos de trabajo, más “co-workers” y más ciudades que se sumaron a esta modalidad. Actualmente se registran un total de 120 espacios activos en el país.

 

co-working2
co-working


Entreplanosoctubre 3, 2018
5-pasos-para-crear-una-casa-sostenible.jpg

15min1569

A nadie le interesaba construir viviendas sustentables, ni tampoco consumir menos energía. Sin embargo, esta realidad ya empezó a cambiar. “Los desarrolladores inmobiliarios, respecto a la factura de luz, están mirando para otro lado. Durante 10 años la luz fue gratis, entonces preocuparse por conservar el consumo de energía eléctrica no tenía ningún sentido. Pero ahora, cuando el bolsillo se impone, los desarrolladores mucho más temprano que tarde, van a tener que poner muy seriamente este tema en su agenda. Esta realidad tarifaria cambió fenomenalmente, a tal punto que la política de tarifas del Gobierno está golpeando la macroeconomía del país. Como presidente de la Cámara Empresaria de Desarrolladores Urbanos (CEDU) soy consciente que a los desarrolladores no les preocupaba el tema de la factura de luz ni de gas, pero de a poco será algo que el mercado les va a imponer para que tengan que tener en cuenta en sus emprendimientos y proyectos inmobiliarios; les guste o no”, aseguraba Damián Tabakman, titular de la entidad en el marco de la última edición de Expo Real Estate. Y agregaba: “Cuando por un monoambiente la gente tenga que pagar cuatro o cinco mil pesos de luz o de gas, y decida no comprarlo, los desarrolladores empezarán a preocuparse por esto, y la eficiencia energética de los inmuebles empezará a ser una variable acuciante”.

Los aumentos de luz y de gas, lejos de convertirse en un problema para los desarrolladores, deberían verse como una enorme oportunidad. En el workshop organizado por la Asociación Nacional de Industrias de Materiales Aislantes (ANDIMA), sobre “Eficiencia energética. La oportunidad de un negocio sustentable”, Gerardo Wadel, Asesor de ANDIMA y consultor internacional y especialista en Sustentabilidad y Eficiencia Energética, contó el camino que recorrió España y que llevó a que hoy los edificios estén certificados según su consumo eléctrico. “Los edificios tienen una clasificación que van de la A a la G. En el segmento A, que son los edificios con muy alto nivel de eficiencia y con un consumo de energía inferior al 55% de la media, están casi todos los desarrolladores de viviendas importantes. Hace 10 años esto parecía imposible, pero hoy no existe plantear que la vivienda que se ofrecerá en el mercado es menor a una A o a una B. No es competitivo ofrecer un edificio menor a B en España”, explica Wadel.

Edificios con certificación energética en Argentina, ¿es posible?

Como bien afirmó Wadel, hace 10 años nadie pensaba en la eficiencia energética en España. Hoy los desarrolladores no piensan en hacer algo que no sea de categoría A o B simplemente porque no los venderían. Lo que explicó este cambio fue, nada más y nada menos, el costo de la energía. Wadel afirma que “la energía cada vez es y será más cara. En España la energía eléctrica crece a un ritmo del 15% anual cuando el Índice de Precios al Consumidor es de entre un 1% y un 1,5% anual. Es decir que el precio de la energía crece 10 veces por encima del conjunto de precios”. Hoy Argentina está precisamente en este momento de subas de las tarifas.

El impulso de las nuevas generaciones

Para las nuevas generaciones, además del impacto en el bolsillo, hay un valor que es cada vez más importante: el de la sustentabilidad. Y es precisamente la eficiencia energética la que les va a permitir tener mejores condiciones en sus viviendas y pagar menos en sus facturas. “Es la demanda la que empujará a los desarrolladores a pensar en construir más eficientemente”, concuerdan Tabakman y Wadel.

Por su parte, Federico García Zúñiga, consultor técnico de ANDIMA, argumenta que los edificios consumen un tercio del total de la energía del país. “Dentro de una vivienda –explica con más detalles- un cuarto de su energía se la llevan los artefactos del hogar, otro 25% el agua caliente sanitaria; pero la mitad de la energía que consume una vivienda tiene que ver con la climatización y la refrigeración. Podemos ahorrar más donde más gastamos. Y en este punto la aislación térmica eficiente es clave y es donde se debe trabajar desde el sector de la construcción. La aislación térmica se puede aplicar en todo tipo de construcciones y es donde podemos hacer la gran diferencia en cuanto al ahorro energético y la mejora de las condiciones de las viviendas”.

El negocio de la edificación: una nueva economía

Con la mirada puesta en un menor consumo energético y con las nuevas generaciones que demandarán edificios más eficientes se puede generar un nuevo negocio, hoy casi totalmente inexplorado en Argentina. Se trata de una economía generada a partir de la aislación térmica y la eficiencia energética de los edificios tanto nuevos como los ya construidos, a partir de su rehabilitación y abrigo. Gerardo Wadel comparte: “Cuando en España se comenzó a tomar en serio el tema de la aislación térmica y la eficiencia energética se fue creando una industria nueva. Hoy hay empresas dedicadas a la producción y desarrollo de nuevos materiales y sistemas constructivos, se creó un sistema de financiación, con ayudas bancarias públicas y privadas, con créditos blandos, que financian construcciones con certificación A y obras para la rehabilitación de edificios. También se crearon más cosas ligadas a esta economía: empresas de software y de expertos, nuevos perfiles de compañías y de técnicos, instaladores con una capacitación y matrícula específica para abrigar edificios, o de energía renovable, o de rehabilitación, con conceptos técnicos que no eran comunes en España. Todo fue apareciendo y se fueron creando nuevos trabajos, servicios, productos y sistemas de gestión que antes no existían. No sólo se cuida el medio ambiente, sino que también se crea una economía nueva”.

Lo desarrollos inmobiliarios son procesos de vida largos. Federico García Zúñiga asegura que “si no empezamos ahora a tomar en cuenta estos cambios, cuando llegue la demanda de edificaciones eficientes y sustentables no las tendremos. Los costos que implica implica incluir aislación térmica en una vivienda son mínimos –un 1,5% del costo total de la obra- y la aislación térmica es una muy buena inversión porque significa empezar a considerar que nuestras casas sean más conservadoras de la energía”.

En este mismo camino, el arquitecto Gervasio Ruiz de Gopegui, Gerente de Administración de Desarrollos Urbanísticos del Banco Hipotecario, agrega que “la necesidad está viniendo por parte de la demanda” y cuenta una experiencia personal: “Hace un par de años quisimos hacer un edificio sustentable y nos salía un poco más del 1,5%. Estaba en torno al 5% más. Y lo que descubrimos es que el mercado todavía no te lo pagaba por dos motivos. Por un lado, porque la energía todavía era gratis y, por otro lado, porque los compradores eran inversores. Este es un tema no menor. El que compra departamentos no siempre es el usuario. Cuando el que compra es un inversor, la realidad es que prefiere ahorrarse ese 1,5% o ese 5%. Pero ahora que el mercado está cambiando y que los compradores son los usuarios, creo que la misma demanda lo pedirá. Uno, por el bolsillo, y otro por lo cultura. Los más jóvenes ya tienen asumido que hay que cuidar el planeta. Entonces por este lado los desarrolladores vamos a tener que adaptarnos y aprender”.

Normativas que no se cumplen

Los desarrolladores no sólo deben pensar en edificios sustentables porque el mercado se los demandará o por la nueva industria que esto generaría. Hay un tercer factor, clave, que también debe ser tenido en cuenta, que es el normativo. Hoy hay normativas en la Provincia y la Ciudad de Buenos Aires, en Rosario, en Neuquén, y en otras provincias y municipios, sobre el consumo eléctrico de los edificios que no se están cumpliendo. La ingeniera Camila Scarinci, Directora de Eficiencia Energética en Edificaciones y Sector Público de la Subsecretaría de Ahorro y Eficiencia Energética en el Ministerio de Energía y Minería de la Nación, dejó en claro que están en camino de hacerlas cumplir y de ir un paso más allá. “Lo que vimos en materia residencial, que para llegar a las metas que se puso el Ministerio, que es reducir en un 10% la intensidad energética al 2030, primero hay que generar normativa. Lo que hicimos fue trabajar en una norma de etiquetado de eficiencia energética en viviendas a través de IRAM. Se actualizó una norma que ya estaba vigente, que es la 11.900, que mide el requerimiento energético de la vivienda en cuanto a su climatización (calefacción y refrigeración), agua caliente sanitaria, iluminación y el aporte de energía renovable. Por ahora es una norma, pero no pasa nada sólo con esto, por eso estamos en camino de crear un marco regulatorio y crear incentivos fiscales, también pensando en el bolsillo de los usuarios. La quita de subsidios a la energía va a ser que se genere el mercado para aplicar esta normativa”, asegura Scarinci.

Por último, Wadel compartió seis conclusiones para que la Argentina pueda dar un paso adelante en cuanto a la eficiencia energética de sus edificios.

1. La experiencia de otros países puede ayudar: no se trata de extrapolar lo realizado en otros sitios sino de aprender de sus aciertos y errores.

2. El impulso se debe realizar en múltiples frentes: la iniciativa de la administración pública no es suficiente. Se necesita de la participación de todos los actores sin esperar a que otro dé el paso: administración pública, planes de estudio y de todos los perfiles.

3. Las mejoras son ambientales, económicas y sociales: aislar térmicamente edificios implica ahorrar energía y su contaminación asociada. Pero también una mejora económica y un aumento de la calidad de vida. También menos riesgo país, porque somos menos dependientes o de la importación de energía o de la generación de ella. También son sociales, porque implica no tener frío y menos enfermedades.

4. La eficiencia energética es un camino de mejoras sucesivas: es bueno comenzar con metas alcanzables y plantearse, poco a poco, el nivel óptimo. Siempre se habla de lo mismo, lo que cambia son los requisitos. Pensar en el mediano y largo plazo.

5. Se necesita formación, pero también motivación: la capacitación de todos los actores, desarrolladores, técnicos, usuarios, es imprescindible. Así como su identificación y compromiso con la acción. Hay que sentir que es un progreso y una posibilidad para hacer ese camino contra el cambio climático.

6. El proceso de mejora llega para quedarse: la puesta en marcha de acciones de eficiencia energética redunda en beneficios inmediatos. Una vez asumido esto, el proceso es irreversible.



Auspician Entreplanos




Newsletter