Entreplanosjunio 5, 2020
arquitectura-sustentable.jpg

8min162

Por Arq. Carlos A. Grisolía, Director de CETArq

El patrimonio histórico construido representa la manera que tenían generaciones anteriores de vivir: formas de solucionar problemas funcionales, ambientales y técnicos. Cada detalle tiene una razón de ser: la cornisa, la galería, el aljibe y el sótano.

Aprovechar las orientaciones, proveer de aleros y parasoles, construir muros macizos, generar ventilaciones cruzadas, cámaras de aire ventiladas, cubiertas con materiales opacos, porosos, que respiran (tejas, tejuelas) y que no generan reflexiones, provisión de árboles caducos que provean sombra en verano, sectores vidriados para aprovechar el sol del invierno, representan soluciones arquitectónicas pasivas que cayeron en desuso por la modernidad; sin saberlo, ya eran ecológicos y su huella era mínima.

En época de crisis medioambientales no solo hay que confiar en las mágicas propuestas tecnológicas y los nuevos productos que ofrece el mercado, sino que también es interesante y necesario dudar, preguntarnos si somos capaces de generar y proponer otras alternativas eficientes. Haciendo retrospectiva, podemos desentrañar cómo se resolvían antes los mismos problemas que tenemos ahora, y así lograr confort para el hábitat humano con menos recursos, más ingenio y conexión con el entorno.

Cambiando paradigmas

Techos verdes, jardines verticales, vidrios dobles, sistemas de climatización: nuevos productos y sistemas que nos propone el mercado para resolver los problemas térmicos en poco tiempo de manera limpia y eficiente. Pero estos sistemas exigen gran costo de producción, transporte, mano de obra especializada para la ejecución, y mantenimiento permanente. Todo esto los convierte en antieconómicos y antiecológicos.

Una arquitectura que en sus diseños autogestiona sus propios recursos energéticos y que utiliza materiales locales y nobles, genera conciencia, responsabilidad, ahorro, autonomía y sustentabilidad en el tiempo. La arquitectura sustentable con diseños bioclimáticos propone soluciones de bajo impacto ambiental, que contemplan no solo requisitos funcionales, formales y técnicos, sino también aspectos psicológicos del ser humano y su relación con su entorno natural. En este contexto de pandemia y aislamiento obligatorio es necesario replantearse cuál es el espacio vital necesario que ofrece calidad de vida a las personas. No solo los metros cubiertos cuentan: la necesidad de tierra, aire y sol es irreemplazable.

Abarcar todos estos aspectos es un gran desafío para resolver dentro de una lógica estética: implica un distanciamiento de la veloz globalización estandarizada para volver a personalizar al diseño y al cliente, llenándolo de contenidos e ideales. Buscar una identidad que se vincule al lugar de implantación, diseñando la integración y aportando nuevos valores que armonicen el hábitat humano y el natural.

Compromiso ambiental

Los recursos naturales dentro del modelo de desarrollo sustentable deben aprovecharse y gestionarse de manera responsable e inteligente para no agotarlos, y desde nuestra profesión es mucho lo que se puede aportar.

Si hablamos de eficiencia energética, tenemos tres ejes a resolver: captación, conservación y distribución del recurso (sol, agua, viento). Es posible realizar esto de manera pasiva, activa o mixta. Todo lo que se invierte en aislamiento se ahorra en energía que no se va a consumir.

Recolectar el agua de lluvia de las cubiertas no implica gran costo de ejecución, ni complejidad técnica: solo diseñar desagües conectados a receptáculos contenedores enterrados o a cielo abierto, como una piscina natural donde especies vegetales la purifican y conservan en buen estado. Una cubierta de 100 metros cuadrados recolecta 2.000 litros de agua con una lluvia de 20 mm.

Una superficie vidriada orientada al norte y con un alero, o un pequeño invernáculo nos proporciona ambientes calientes para los días de invierno. Los muros Trombe-Michel son acumuladores de calor que aprovechan la inercia térmica propia del material combinado con la captación del sol en una trampa.

Los pozos canadienses aprovechan la temperatura estable de la tierra para acondicionar por aire con gran eficiencia y economía, ya que a 2m de profundidad ésta se mantiene entre 18 y 22 grados durante todo el año.

El efecto Venturi mejora la ventilación cruzada, aumentando la velocidad y bajando la temperatura del aire con el diseño que hace circular el fluido por una especie de embudo y al pasar por una sección menor, se comprime y refresca.

Estas son algunas estrategias que llamamos “pasivas”. Están relacionadas con decisiones de diseño: la forma, la orientación, la elección de materiales y la aplicación de principios físicos para el máximo aprovechamiento de los recursos naturales, que funcionarán solos e integrados a la arquitectura sin costos adicionales.

Por su parte, los sistemas activos incluyen dispositivos de cierta tecnología: calefones y paneles solares, fotovoltaicos, accesorios como bombas, filtros, ventiladores, baterías de acumulación, que implican inversión económica y tienen una vida útil más corta que el edificio.

Son innumerables los recursos de diseño que se pueden aplicar para resolver el hábitat humano y su confortabilidad en el siglo XXI.

Tenemos la oportunidad única, como corresponsables de la construcción de las ciudades, de hacerlo con una dimensión ética, comprometida con el medio ambiente y respondiendo a las demandas actuales con creatividad, economía y eficiencia.

Colaboración: Estudio CA – SA de Arquitecta Silvia Cavallera – Arquitecto Gustavo Sanz

www.losandes.com.ar


Entreplanosmayo 20, 2020
materiales-naturales.jpg

9min261

Por: Arquima Construcción 

En muchas ocasiones el ambiente interior de nuestras viviendas puede llegar a ser muy tóxico debido a la presencia de pinturas acrílicas, plásticos, radiaciones electrónicas, falta de ventilación, etc. Desgraciadamente, la realidad es que en la gran mayoría de edificios de nueva construcción o de reciente reforma en nuestro país no se han seguido criterios y pautas que optimicen la calidad de los hogares.

Nuestra vivienda debería ser algo más que un lugar que nos ofrece cobijo y nos resguarde de las inclemencias climáticas. Como decía el poeta Gibran Khalil Gibran: “tu casa es tu cuerpo más grande”. Una casa debe ser un espacio personal que potencie la salud y nuestro bienestar físico y psíquico en un marco de salud global. Un hogar saludable es aquel que no tiene efectos negativos para la salud de sus habitantes ni para el medio ambiente. Un espacio de vida que nos aporte confort, relajación y que nos ayude a realizar la reconexión y regeneración diaria a nuestro cuerpo y a nuestra mente.

La realidad es que pasamos el 90% del día en espacios interiores, es donde desarrollamos la mayor parte de nuestra actividad y nuestra vida. Así pues, de la misma manera que hacemos con la alimentación, hemos de buscar la honestidad de los materiales más naturales, más puros; de los espacios más diáfanos, más luminosos y mejor ventilados.

Dar al ambiente interior la importancia que se merece

La elección consciente de los materiales más sanos y sostenibles y la búsqueda del aire interior más limpio puede ser capaz de mejorar nuestra salud y la salud del planeta, por ello toca dar a los materiales y al ambiente interior la importancia que se merece y utilizarlos en nuestro beneficio.

Entrando más en detalle, en los espacios cerrados los niveles de contaminación pueden ser de 5 a 10 veces mayores que en los espacios exteriores. De hecho, la Organización Mundial de la Salud (OMS) confirma que la exposición a la polución diaria viene en su mayor parte de la inhalación del aire interior.

Dentro del interior de viviendas y lugares de trabajo se pueden encontrar más de 900 compuestos químicos. La mayoría de estos compuestos se conocen como Compuestos Orgánicos Volátiles (COV), presentes en muchos materiales, sólidos o líquidos, los cuales debido a su elevada volatilidad se evaporan a temperatura ambiente, incorporándose al aire que respiramos en el interior.

Los más destacados son los formaldehídos, acetaldehídos, bencenos, estirenos, toluenos y tricloroetilenos. Los principales focos de emisiones de COV son los tableros aglomeradoss y contrachapados, pinturas y lacas, tintes y barnices para la madera, espumas de relleno, tapicerías, productos de limpieza y de higiene familiar.

Ya se ha determinado que al menos un 25% de estas formulaciones son cancerígenas o disruptores endocrinos –es decir, que alteran el equilibrio hormonal del organismo–. A corto plazo, la exposición puede causar a las personas especialmente sensibles irritación ocular y de las vías respiratorias, mareos, reacciones alérgicas y fatiga, entre otras manifestaciones.

En el estudio más reciente sobre la Global Burden of Disease (investigación global sobre la mortalidad y discapacidad derivada de enfermedades graves, lesiones y factores de riesgo) la contaminación en los hogares fue calificada como la décima causa más importante de enfermedad para la población mundial.

Por ello la calidad del aire interior es un factor que la compañía especializada en construcción pasiva industrializada Arquima tiene en cuenta para el diseño de nuevos edificios, siendo tan importante como la eficiencia energética, el ahorro del agua y la sostenibilidad global de edificio.

Elección de materiales

Eligiendo los materiales con menos químicos dañinos en su composición se pueden reducir drásticamente los contaminantes a los que estará expuesto el ocupante de ese espacio. Esto es especialmente importante en ambientes donde habitan personas con mayor sensibilidad química como las personas mayores o personas con enfermedades crónicas o en pleno desarrollo como son los niños pequeños y los bebés.

Es primordial el uso de aislamientos naturales a base de fibra de madera, celulosa o corcho, productos transpirables, reciclables y biodegradables, cuya energía consumida durante su fabricación es muy baja y que no contengan elementos procedentes del petróleo. Materiales sanos y que no provocan irritaciones cutáneas y respiratorias.

También es importante el uso de pinturas minerales, basadas en silicatos, en arcilla o cal, cuyas propiedades son excelentes desde un punto de vista biológico y saludable. Estas pinturas tienen mayor durabilidad, no permiten la proliferación de hongos, regulan la humedad relativa del ambiente, son antiestáticas, absorben malos olores, son ecológicas y, sobre todo, no liberan ningún compuesto orgánico volátil al ambiente durante su vida útil.

El objetivo de una mejor calidad del ambiente interior debería convertirse en un aspecto indispensable e innegociable. No sólo los arquitectos o diseñadores podemos influir positiva o negativamente en la eficiencia energética o en el aire que se respira en el interior de los edificios que diseñamos, cada uno de nosotros tomamos decisiones a diario que tienen que ver con nuestra salud.

Nuestro equipo es consciente del problema que suponen los interiores mal ventilados y compuestos por materiales tóxicos, por eso construye hogares saludables en los que el bienestar de las personas es prioritario y lo hace a través de materiales naturales sin transformar, presentes en la naturaleza y que forman parte de nuestra tradición, por sus cualidades biológicas y por su inocuidad ambiental.

Elegimos la madera como material base en todos nuestros proyectos ya que posee propiedades higroscópicas, es decir, actúa como un regulador natural de la humedad ambiente aumentando la salud y el confort de los usuarios manteniendo interiores higiénicos a lo largo de todo el año. Además, la madera es un material natural presente en nuestro entorno, que apenas necesita energía para su elaboración y que durante su vida útil absorbe aporta oxígeno a la atmósfera absorbiendo CO2. Arquima se preocupa de la salud de los usuarios del presente y la de las generaciones futuras usando recursos naturales con bajo impacto sobre el medio ambiente.

 


Entreplanosabril 30, 2020
covid_10__hospital.jpg

6min335

Arquitectura sanitaria, diseño de espacios para el control de infecciones.

El diseño de nuestros espacios tiene el poder de exponernos o mantenernos a salvo. Desde el diseño de pisos, la elección de materiales, hasta la circulación del aire, cada decisión que tomamos es importante. Nadie esta exento del mal diseño.

En medio de la búsqueda de equipo sanitario de protección personal y la implementación de un cambio de comportamiento humano a gran escala, las comunidades de todo el mundo se están uniendo para luchar contra la pandemia de COVID-19. A nivel personal, ¿cómo pueden hacerse más seguros los espacios que ocupamos? Y a nivel profesional, ¿cuál es el papel de la arquitectura en la lucha contra una pandemia?

A continuación, se presentan algunas reglas generales para adaptar nuestros espacios domésticos, comerciales, residenciales y públicos a espacios que nos mantendrán seguros.

Diseño efectivo para distanciamiento social, no aislamiento social.

Los espacios comunes como los pasillos, las salas de espera, los vestíbulos y los ascensores son los más peligrosos porque allí es donde ocurre el hacinamiento. En lo posible conectar estas áreas al aire libre. En el interior, las personas (y las camas) deben estar separadas por 2 m para minimizar la transmisión de gotas de saliva. Reducir la congestión de las salas de espera y otros espacios comunes donde se mezclan personas infectadas y saludables.

Así como los pacientes deben ser evaluados para priorizar a aquellos que más necesitan atención; los espacios se deben clasificar para proteger a las personas sanas de enfermarse, incluidos los trabajadores de la salud y las personas con casos no confirmados. Secuenciar los flujos de personas para limitar superposiciones innecesarias. Asegurar de separar las entradas limpias y sucias, asegurar las áreas apropiadas para ponerse y quitarse el equipo sanitario de protección personal, y considerar cómo las personas y los materiales se moverán por el espacio.

Repensar la selección de materiales y el tratamiento de superficies.

Las superficies contaminadas con gotitas infectadas pueden transmitir enfermedades. Los hospitales y las cocinas utilizan superficies no porosas (por ejemplo, acero inoxidable, plástico, materiales compuestos) para el control de infecciones y la facilidad de limpieza; Estos están demostrando ser materiales donde se ha demostrado que COVID-19 vive más tiempo.

Sin embargo, sorprendentemente, los materiales porosos como madera, cartón, fibras, algodón y cuero parecen ser un material menos estable para el virus COVID-19, que dura solo 24 horas en estas superficies. Necesitamos repensar las pautas determinadas por enfermedades previas, ante las nuevas realidades.

Hacer que los espacios respiren mejor.

COVID-19 se transmite principalmente por gotitas, producidas al toser, estornudar o incluso hablar, que pueden viajar hasta 2 m. Hay evidencia temprana de que las partículas más pequeñas pueden flotar incluso distancias más largas. En la última situación, llamada transmisión aérea, la ventilación adecuada y las estrategias simples de flujo de aire pueden ayudar.

Para diluir y eliminar el aire interior contaminado, abrir las ventanas para ventilación cruzada (si corresponde, y si el espacio lo permite), o usar extractores o sistemas mecánicos para extraer el aire del exterior. Una opción efectiva, son las unidades de desinfección de aire ultravioleta germicida.

Los refugios temporales nunca son temporales.

Los refugios que se entienden como ” temporales” generalmente se usan por mucho más tiempo de lo previsto, algunos más de 10 años. Ya sea erigiendo una carpa sanitaria o modernizando un lobby, las decisiones que tomemos ahora tendrán efectos a largo plazo en las instituciones y las comunidades. Invertir los recursos en algo que dure un año, no un mes.

Diseñar para las personas, no solo contra los patógenos.

Los espacios bien intencionados, pero mal diseñados, fallarán con la forma en que las personas los usarán realmente. Los diseños deben respetar las preferencias culturales, de los usuarios y anticipar los comportamientos humanos naturales. Todos necesitamos unirnos, sabiendo que todos estamos juntos en esto. Así como los espacios sanitarios institucionales pueden provocar miedo, los espacios dignos y centrados en el ser humano pueden infundir confianza y esperanza.

El diseño puede ayudar a reconstruir la confianza en el ámbito público. Brindando dignidad, tanto para personas infectadas como para los trabajadores de la salud y mejorar el ánimo en tiempos tan difíciles.

 

Por: Msc. Arq. José Ignacio Nieva Toppa

Red Arquitectos

www.redarquitectos.com.ar

www.instagram.com/redarquitectosarg/


Entreplanosabril 27, 2020
casa-ecologica.jpg

3min292

En la actualidad se detecta una gran inquietud e incluso intención, de asumir un sobrecosto inicial para alcanzar desarrollos sostenibles.

Entendiendo que las ciudades modifican sensiblemente el medio ambiente natural, con gran cantidad de desechos y polución, resulta fundamental asumir la responsabilidad profesional y social de construir de forma ecológica.

Cada vez hay mayor conciencia de que, si se va a mantener al planeta sano y próspero, se debe construir de una manera que tenga en cuenta factores como el cambio climático y el continuo agotamiento de los recursos no renovables.

Por estos motivos, hoy existen diversas opciones para incorporar elementos sustentables a construcciones tradicionales.

La construcción en seco mejora térmicamente la unidad y además la insonoriza, lo que impacta directamente en el confort y calidad de la vivienda; el otro gran beneficio es en el bajo mantenimiento.

Además, toman relevancia los túneles solares a través de un sistema de cañerías que llevan luz a lugares donde normalmente no llegaría como pasillos, cajas de escalera, baños y vestidores, con el agregado de que aumentan la ventilación y el confort térmico.

Los paneles solares son una de las tecnologías más utilizadas, ya que permiten ahorrar el consumo de energía eléctrica y representan un ahorro en los costos de la vivienda.

Así mismo, las griferías también se instalaron entre los productos sustentables con canillas ecológicas que permiten ahorrar hasta un 40% de agua.

Las terrazas verdes disminuyen la polución del aire, retrasan el escurrimiento del agua de lluvia, mitigan el efecto térmico y mejoran las condiciones de habitabilidad de los hogares.

Por último, los jardines verticales pueden ser utilizados en distintas construcciones tanto interiores como exteriores y permiten reverdecer paredes maximizando el uso del bien más escaso en la ciudad.

Por Juan Pablo Apud | www.impulsonegocios.com


Entreplanosabril 13, 2020
hospitales.jpg

6min351

Por: Arq. Gustavo Di Costa

La sociedad observa con asombro como la actual Pandemia por COVID19 crea hospitales en pocas semanas y desarrolla salas de asistencia sanitaria en plazos increíbles. Asistimos con ciertos niveles de incredulidad a la proliferación de una arquitectura para la salud la cual, al ritmo de las necesidades que la emergencia impiadosamente dicta, brinda satisfactorias respuestas en términos de Calidad, Precio y Tiempo.

Ello es factible dado que la Industrialización de la Construcción emplea absolutamente todos los métodos aplicados por la industria para lograr economías de mano de obra, aumento de la productividad, reducción de los costos de construcción, disminución de los plazos, y al mismo tiempo, una mayor calidad y constancia de la misma. Por todo ello, vale la pena aclarar los términos “Industrialización de la Construcción”, respecto al de “Construcción Industrializada”. El primero de ellos corresponde al PROCESO mientras que el segundo corresponde al RESULTADO.

La Industrialización, no es en sí misma la solución, es el camino para resolver un problema determinado a partir de un camino extenso, pero cada día mejor definido. La citada emergencia sanitaria no hace más que adelantar los plazos de aplicación de las soluciones, hasta hace pocas semanas,  en estudio. Ante este exigente contexto, somos los Arquitectos quienes debemos hallar las soluciones propias examinando, con la mayor atención posible, las innovaciones tecnológicas desarrolladas en cada región de nuestro territorio.

Muchos países en etapa de desarrollo, se encuentran en la actualidad planificando seriamente sus intentos preliminares encaminados hacia una gradual industrialización de sus métodos constructivos. Esa actitud sólo adquiere importancia y arraigo cuando la comprensión técnica va acoplada a un punto de vista inteligente en las aspiraciones y necesidades de la sociedad.

Un sistema constructivo industrializado debe responder a las exigencias humanas del momento, como lo hacen los productos industriales. En este caso, el cliente o promotor es quien después de analizar el mercado desde un punto de vista eminentemente económico, dicta el programa con las exigencias comerciales para ser interpretado por el equipo proyectista.

En ese contexto, antes de lanzar cualquier producto, llevará a cabo un pormenorizado relevamiento a fin de captar cuáles son las apetencias o deseos del futuro usuario de manera abstracta y objetiva para luego ofertar. Así pues, un sistema constructivo industrializado brindará como resultado un producto el cual deberá satisfacer ampliamente las exigencias de la sociedad en cuanto a condiciones de habitabilidad.

Entre sus múltiples ventajas, el empleo de los sistemas constructivos industrializados, por la repetitividad de tareas y especialización, reduce notablemente el tiempo de aprendizaje de los obreros, si se lo compara con los oficiales de la construcción “húmeda”.

El desafiante escenario nos motivó a desarrollar en la Facultad de Arquitectura de la Universidad Argentina de la Empresa (FADI/UADE) una propuesta para la creación de un Módulo Sanitario Industrializado (MSI) tendiente a verificar los conceptos antedichos. Sus elementos componentes son dimensionados mediante una relación aditiva.

Los mismos permanecerán normalizados de forma que, entre otros aspectos, puedan garantizar una calidad final constante y un mantenimiento preventivo y correctivo mínimo, ya que su ambición se basa en multiplicarse en aquellos sectores de bajos recursos asistidos por organizaciones sin fines de lucro que llevan a cabo actividades sociales en los mencionados sectores.

Si tenemos en cuenta que una empresa productora de automóviles es capaz de lanzar al mercado una unidad cada 2,5 minutos, entonces concluiremos que un sistema constructivo industrializado deberá participar en todas las etapas de la materialización respecto de dos características fundamentales: Programación y producción en cadena, admitiéndose un sistemático control de calidad. La repetición del proceso facilita la adopción de controles, los cuales pueden ser realizados de manera rápida y sencilla.

Este conjunto de definiciones e ideas poseen una filosofía en común: Mano de obra no especializada, simplificación, rápido montaje, alto grado de trabajo en serie y eficiencia.

Todo esto es, sin dudas, la construcción industrializada. Y mucho más…

 


Entreplanosmarzo 16, 2020
construccion-en-seco.jpg

3min288

Con el tiempo se han incrementado formas dinámicas de encarar la construcción de casas y remodelar espacios, ganándose un lugar de confianza la construcción en seco, que además de brindar diseños creativos, aporta aislamiento acústico e incluso aislamiento térmico ya estas las placas de yeso ayudan a conservar el calor y en consecuencia, también permiten ahorrar energía.

Esta semana conversamos con Ezequiel Di Módica de DMK Construcciones para conocer en detalle sobre esta un rubro que es tendencia.

¿Cómo se compone la construcción en seco?

En líneas generales se compone por una estructura metálica de acero galvanizado moduladas entre sí con placas de yeso, sujetas a la misma mediante tornillos y fijaciones.

¿Qué determina si se construye o no con este material?

Dada la versatilidad del material no hay determinante que dicte qué no se puede. Lo que hay que tener en cuenta es si la estructura a construir va a soportar peso, ya que en ese caso se utiliza un perfil de mayor espesor y longitud, otros tipos de placa y el correcto cálculo de un profesional.

¿Qué podemos construir?

La construcción en seco te permite realizar desde tabiques divisorios, cielo raso,  muebles hasta viviendas totalmente ejecutadas en seco, sin necesidad de recurrir a la construcción tradicional.

¿En qué tipo de construcciones es más recomendable?

En todas, hoy se puede trabajar en interior y exterior con este material sin ningún tipo de inconveniente.

¿Qué debemos tener en cuenta al momento de hacer la compra del producto para garantizar que se lleva el adecuado?

Contar con el asesoramiento de un profesional, así se garantiza calidad y agilidad.

En la Comarca ¿Qué es lo más solicitado para construir en seco?

Cielo rasos, tabiques divisorios, muebles, revestimientos y viviendas

¿Alguna clave en el uso de la construcción en seco para alguien que no sabe nada?

No hay claves, la mejor manera de llevar a cabo un trabajo es capacitarse en el área. Ya que es fundamental tener en cuenta el buen uso de sus herramientas y la correcta utilización de las mismas por seguridad personal.

Podés seguir los proyectos de DMK Construcciones en Instagram: @dmk.construcciones.ok

FUENTE: www.noticiasnet.com.ar


Entreplanosfebrero 26, 2020
acabados-de-madera.jpg

8min391

En los últimos años se ha prestado mucha atención a las construcciones en madera. Al ser un material sostenible y renovable, que captura una enorme cantidad de carbono durante su crecimiento, las innovaciones relacionadas con el material han sido constantes, permitiendo construcciones cada vez más altas e incluso uniéndose a otros materiales. Sin embargo, cuando hablamos de madera nos acercamos a una inmensa variedad de especies, con diferentes fortalezas, matices, potenciales, limitaciones y usos recomendados. Si bien existen maderas extremadamente duras y pesadas, con resistencias comparables al concreto, existen otras maderas blandas y suaves que son adecuadas para otros fines.

De cualquier forma, al ser un material natural, la madera es porosa y se adapta a las condiciones de temperatura y humedad del entorno en el que se inserta, pudiendo absorber todo lo que ingresa, como aceites, suciedad y productos químicos. Sin un acabado adecuado, la madera puede secarse, agrietarse, perder su tono natural y deteriorarse. Si se expone a cambios repentinos, como períodos de alta humedad y sequía, puede terminar hinchándose o pudriéndose.

Aunque somos conscientes de que el mantenimiento es vital para el buen funcionamiento de todo tipo de edificios, cuando se trata de madera, esto es aún más esencial. Un acabado adecuado evita que la madera se deteriore rápidamente, aumentando su vida útil y exhibiendo sus características naturales. A continuación, hemos recopilado los acabados más utilizados en la actualidad, presentando sus características y usos principales:

Barnices

Erróneamente, la palabra barniz se utiliza a menudo para describir cualquier tipo de acabado de madera. Y de hecho, estos son los productos más utilizados para la protección y embellecimiento del material. Los barnices crean una capa transparente, como una película en la superficie aplicada, que cubre los poros de la madera, resaltando sus vetas y sus colores naturales. Es un producto a base de aceites secantes y resinas sintéticas. Existen varios tipos en el mercado, como el barniz marino y el poliuretano, que son muy resistentes al agua y la humedad. Existen barnices con protección contra los rayos ultravioleta, muy útiles para estructuras exteriores. Otros tipos permiten cambiar el tono de la madera a través de tintes.

Los barnices son bastante versátiles, y se utilizan ampliamente en fachadas, estructuras, marcos y piezas internas. Cuando la capa de barniz comienza a desprenderse de la madera, dejándola desprotegida, la pieza debe ser lijada y barnizada nuevamente.

Impregnantes o Stain

Los impregnantes, también conocidos como Stain, funcionan de manera ligeramente diferente. A diferencia del barniz, los impregnantes penetran en la madera y dejan sus poros abiertos, nutriendo sus fibras y permitiendo que la madera “respire”. Esto le da un aspecto más natural a sus vetas, especialmente al tacto, pero incluso en su versión más transparente termina por oscurecer un poco la pieza. Debido a que impregna la madera, es un acabado que la hace extremadamente resistente al agua. Fácil de aplicar y mantener, el Stain no se desprende, ya que es absorbida por la madera y no forma una capa de película protectora.

Sus usos son similares a los barnices, y también se utilizan ampliamente en cubiertas.

Óleos o Aceites

Los acabados al óleo son muy apreciados y populares entre los carpinteros, ya que tienden a resaltar muy bien el carácter de la madera, sin cambiar tanto su color y su textura. Hecho de productos naturales, son bastante fáciles de aplicar y mantener, hidratando y formando una barrera impermeable que potencia las características natural de la madera. Sin embargo, no son tan resistentes a la intemperie como los productos mencionados anteriormente. Aunque los óleos más comunes son los aceites de linaza y tung, existe la posibilidad de utilizar óleo ‘crudo’ o polimerizado, que se somete a un tratamiento térmico para hacerlo más resistente al tiempo y acelerar el tiempo de secado.

En general, los óleos o aceites se utilizan mayormente en zonas de baja exposición al sol y a la lluvia, pero también pueden ser utilizados para proteger utensilios de cocina, como tablas y cucharas, por ejemplo. En estos casos, se recomienda utilizar aceites minerales.

Goma Laca

La goma laca es un acabado natural secretado por el insecto Kerria lacca, un tipo de escarabajo que se encuentra en los bosques de la India y Tailandia. Como barniz, la goma laca se seca rápidamente, formando una película dura, fuerte y flexible, que es útil para barnizar pisos y muebles. Se usa con poca frecuencia hoy en día, porque no es muy resistente al agua o al alcohol. Por lo general, se compra en pequeñas piezas que se diluyen con alcohol antes de su uso.

Aún así, existen carpinteros que utilizan goma laca para la terminación de muebles finos.

Ceras

Comercializadas en forma líquida, en pasta o sólida, las ceras se derivan de una variedad de fuentes minerales, vegetales y animales. Los más comunes son los de abeja y carnaúba. Como acabado, las ceras no penetran en la madera, sino que permanecen sobre ella, evitando su oxidación. La cera, por lo tanto, si se utiliza sola, tiene poco efecto en la protección de la madera. Lo interesante es que se puede aplicar sobre piezas que ya han recibido la aplicación de aceites, dandole a la superficie un brillo suave y una sensación agradable. Debe utilizarse en área que no estén expuestas a la intemperie.

Es importante señalar que no existe un uso correcto o incorrecto cuando se trata de acabados de madera. Un acabado para paneles en una losa de CLT será diferente a la de un banco en una plaza o la de un mueble para un ambiente interior. Lo importante es que el arquitecto, al especificar una pieza de madera, tenga conocimiento de las posibilidades de la especie y la función de la pieza, con el fin de encontrar la solución más adecuada para cada situación.

Escrito por Eduardo Souza | Traducido por José Tomás Franco | www.archdaily.mx


Entreplanosfebrero 19, 2020
ladrillos3.jpg

2min176

A menudo reconocido como uno de los materiales de construcción más difundidos en todo el mundo, el ladrillo es indudablemente tan versátil como fácil de aplicar y de bajo costo. Al componer estructuras y cierres en los proyectos, es un material de fácil uso, poco mantenimiento y resistencia considerable, gracias a su forma de producción y disponibilidad de mano de obra en el mercado.

Sin embargo, aunque en gran medida compone superficies verticales, también tiene excelentes propiedades cuando se aplica a superficies horizontales, como pisos.

Con la posibilidad de cubrir áreas interiores y exteriores, pueden presentar excelentes composiciones gráficas, dada su variedad de patrones, texturas y tonos, haciendo que los espacios estéticamente sean más “cálidos” y acogedores.

Cuando se trata de entornos internos, se recomienda utilizar el ladrillo recocido, técnicamente conocido por permanecer más tiempo en el horno y presentar una mayor resistencia y menor capacidad de absorción. Además de estos, los ladrillos de demolición son una gran opción.

Vale la pena recordar que los bloques de ladrillo son vulnerables a la humedad y a la acción climática, por lo tanto, es esencial aplicar una capa de impermeabilización cada dos años, con resinas acrílicas especiales a base de solvente.

 

 

Por: Matheus Pereira / www.archdaily.mx


Entreplanosenero 29, 2020
crowdium.jpg

4min186

El sector inmobiliario esperó con marcada expectativa la llegada del 2020, tras un 2019 que fue uno de los peores años de la historia reciente. La compraventa de propiedades se desplomó un 41% y acumuló 18 meses consecutivos de caída.

El mercado atribuye el derrumbe a la disminución del poder adquisitivo y al fracaso de la política de créditos hipotecarios. También a las complicaciones derivadas de la vuelta del cepo. Pero no todo es desesperanza.

En el sector observan que en el último mes surgieron algunos brotes verdes en desarrollos inmobiliarios, a raíz de inversiones que se realizan en pesos para apostar por activos que siguen al dólar.

De hecho, es uno de los rubros que más expectativas genera de cara a 2020. Es, en este contexto, que ganan protagonismo las plataformas digitales que los argentinos utilizan ante las restricciones cambiarias.

Armando Pepe, presidente del Colegio Único de Corredores Inmobiliarios de la Ciudad, señala que desde diciembre se ha venido notando un mayor movimiento en el mercado del ladrillo.

“Muchos empezaron a salir de las Lebac, las Leliq y todos esos papelitos. Al no poder comprar dólares, ingresan en fideicomisos en pesos ya que al finalizar la obra se hacen de una propiedad, o de una parte de ella, valuada en dólares“, indica a iProUP.

Desde el sector consideran que esta leve mejoría llega con pesos “por resignación” y no con moneda dura “por motivación”. Además, hay expectativas de que el real estate sea el que reciba buena parte de los fondos que llegarán por la repatriación de capitales propuesta por el Gobierno.

Crowdfunding inmobiliario

Damian Lopo, fundador y director de Newlink Capital, considera que el cepo puede ser una oportunidad para los desarrollos inmobiliarios.

“Las dificultades para comprar moneda dura y los excedentes en pesos de las personas físicas y jurídicas hacen que se observe cierta reactivación. Por otro lado, hoy las tasas de interés de los bancos no cubren la inflación, por lo que refugiar pesos con renta dolarizada sobre desarrollos se convierte en una gran opción“, asegura.

Con larga trayectoria en el rubro, Lopo creó Crowdium, la primera plataforma en Argentina de financiamiento colectivo de proyectos inmobiliarios. “Ofrecemos inversiones en pesos para que las personas puedan dolarizar ahorros y lograr rentas de dos dígitos en moneda estadounidense”, detalla, señalando que es posible ingresar con u$s 1.000.

“La gente puede colocar pesos al tipo de cambio del dólar MEP”, agrega. Asegura que en las últimas semanas creció la cantidad de consultas y que la firma está analizando nuevas alternativas de capitalización en moneda local.

FUENTE: Prensa Real Estate


Entreplanosenero 13, 2020
centro-verde.jpg

4min267

Hace tres semanas comenzó a operar la tercera planta para tratamiento de recuperación de residuos secos que se construyó en la ciudad. Identificado en su exterior como Centro Verde Saavedra, funciona en el barrio homónimo, a pocos metros de la avenida General Paz. El complejo es gestionado en conjunto por operarios de una cooperativa de recicladores y personal dependiente de la Ciudad.

Mediante la implementación de una máquina semiautomática con tecnología MRF (del inglés material recovery facility), que permite el procesamiento de materiales secos factibles de ser reciclados, se pueden discriminar los desechos según sus características para luego ser reutilizados o comercializados. Unos 140 recuperadores trabajan por turnos desde las 8 hasta la medianoche para darle vida al lugar.

Los residuos llegan a la planta en camiones tras haber sido separados con anterioridad por los vecinos de las comunas 12 (Coghlan, Saavedra, Villa Urquiza y Villa Pueyrredón) y 13 (Núñez, Belgrano y Colegiales), que los depositan en campanas y puntos verdes. También, aunque en menor medida, se reciben desechos de los barrios de Palermo, Agronomía, Chacarita, La Paternal, Parque Chas, Villa Crespo y Villa Ortúzar.

Como primer paso, los materiales reciclables son descargados en la tolva de alimentación. Allí se inicia una travesía que no se extiende por más de tres minutos hasta llegar al extremo final de la línea de trabajo. Parte de la operación es mecánica y la otra, manual. La primera intervención está a cargo de los recuperadores: seleccionan y quitan de la cinta los desechos con mayor volumen, que podrían entorpecer la labor. Los elementos restantes ingresan a una separadora automática de cartones, vidrios y metales no ferrosos. En las siguientes instancias se discriminan papeles y envases PET (el plástico utilizado comúnmente en botellas).

Luego, los recicladores se encargan de apartar en distintos compartimientos los elementos de aluminio, tetrabrik y otros plásticos. Por último, se clasifican los metales a través de un separador automático. La materia prima que no puede ser clasificada (una proporción menor de todo lo que ingresa a la planta) queda compactada y terminará en un relleno sanitario.

Según las estimaciones de funcionarios del Ministerio de Ambiente y Espacio Público porteño, esta planta clasifica entre ocho y 10 toneladas de basura cada hora. Las fuentes afirmaron que el acopio de este tipo de materiales, al tratarse de residuos secos, es limpio y no genera ni emanación de olores desagradables ni líquidos lixiviados, algo que inquietaba a algunos vecinos de la zona. El objetivo principal de este sistema es aumentar la capacidad de procesamiento de los reciclables para reducir el entierro.

Por: Valeria Musse



Auspician Entreplanos




Newsletter