Entreplanosenero 13, 2020
centro-verde.jpg

4min60

Hace tres semanas comenzó a operar la tercera planta para tratamiento de recuperación de residuos secos que se construyó en la ciudad. Identificado en su exterior como Centro Verde Saavedra, funciona en el barrio homónimo, a pocos metros de la avenida General Paz. El complejo es gestionado en conjunto por operarios de una cooperativa de recicladores y personal dependiente de la Ciudad.

Mediante la implementación de una máquina semiautomática con tecnología MRF (del inglés material recovery facility), que permite el procesamiento de materiales secos factibles de ser reciclados, se pueden discriminar los desechos según sus características para luego ser reutilizados o comercializados. Unos 140 recuperadores trabajan por turnos desde las 8 hasta la medianoche para darle vida al lugar.

Los residuos llegan a la planta en camiones tras haber sido separados con anterioridad por los vecinos de las comunas 12 (Coghlan, Saavedra, Villa Urquiza y Villa Pueyrredón) y 13 (Núñez, Belgrano y Colegiales), que los depositan en campanas y puntos verdes. También, aunque en menor medida, se reciben desechos de los barrios de Palermo, Agronomía, Chacarita, La Paternal, Parque Chas, Villa Crespo y Villa Ortúzar.

Como primer paso, los materiales reciclables son descargados en la tolva de alimentación. Allí se inicia una travesía que no se extiende por más de tres minutos hasta llegar al extremo final de la línea de trabajo. Parte de la operación es mecánica y la otra, manual. La primera intervención está a cargo de los recuperadores: seleccionan y quitan de la cinta los desechos con mayor volumen, que podrían entorpecer la labor. Los elementos restantes ingresan a una separadora automática de cartones, vidrios y metales no ferrosos. En las siguientes instancias se discriminan papeles y envases PET (el plástico utilizado comúnmente en botellas).

Luego, los recicladores se encargan de apartar en distintos compartimientos los elementos de aluminio, tetrabrik y otros plásticos. Por último, se clasifican los metales a través de un separador automático. La materia prima que no puede ser clasificada (una proporción menor de todo lo que ingresa a la planta) queda compactada y terminará en un relleno sanitario.

Según las estimaciones de funcionarios del Ministerio de Ambiente y Espacio Público porteño, esta planta clasifica entre ocho y 10 toneladas de basura cada hora. Las fuentes afirmaron que el acopio de este tipo de materiales, al tratarse de residuos secos, es limpio y no genera ni emanación de olores desagradables ni líquidos lixiviados, algo que inquietaba a algunos vecinos de la zona. El objetivo principal de este sistema es aumentar la capacidad de procesamiento de los reciclables para reducir el entierro.

Por: Valeria Musse


Entreplanosenero 8, 2020
pozos-de-agua.jpg

7min70

Las aguas subterráneas, debido a la filtración que han experimentado a través de las capas permeables del subsuelo, no contienen originariamente microorganismos capaces de producir enfermedades; pero al cavar un pozo o hacer una perforación, éstas pueden llegar hasta el agua por medio de las cañerías, herramientas, etc.

Es común que el agua de un pozo recién construido no sea bacteriológicamente potable, pero esto puede ser temporario y el agua mejorar con sólo efectuar un bombeo intenso o si se quiere más rápidamente por medio de una desinfección.

Cuando se realiza un examen microbiología de un agua, no es posible investigar por separado cada especie de microorganismo que pueda originar una enfermedad, sino que se recurre a la búsqueda de un grupo de microbios cuya existencia es normal en los desechos humanos o animales, para averiguar si el agua ha tenido contacto con ellos en forma directa o indirecta.

El agua de un pozo bien construido no debe contener bacterias de este grupo (grupo coliforme) pero cuando el examen revela su presencia, el agua es sospechosa, debiéndose investigar la forma de la llegada de éstos.

Si efectuada la desinfección correspondientes se consigue en varios exámenes sucesivos, resultados satisfactorios, quiere decir que el agua es buena y que la contaminación fue por causas accidentales. Es frecuente que en las perforaciones que tienen antepozos, que el mismo se encuentre en mal estado higiénico y con agua, en estos casos corresponde subsanar tales inconvenientes, haciéndole un piso de ladrillos u hormigón y sellando con asfalto la unión del piso y el caño camisa, evitándose de esa manera que se infiltre el agua.

Además resulta muy conveniente construir a su alrededor y a nivel de terreno un pequeño brocal con su correspondiente tapa para impedir la entrada de animales o cualquier otra materia extraña. De no tomar estas precauciones es lógico que al poco tiempo los análisis vuelvan a indicar que el agua es bacteriológicamente mala. Pero si a pesar de todas estas medidas y de repetir la desinfección aparecen en los exámenes la presencia de las bacterias antes mencionadas, es indudable la contaminación del agua, por lo que debe ser deshechada para bebida.

Por razones económicas y de facilidad de obtención de desinfectantes, se emplean, casi exclusivamente aquellos que tienen la propiedad de liberar Cloro, de cuyo poder bactericida es bien conocido. El más común es el Agua Lavandina, que contiene aproximadamente el 2 e/r de cloro activo y útil, le sigue el hipo-clorito de sodio, disminuyendo con el tiempo, máxime si se expone a la luz solar.

Por su concentración y duración, es preferible utilizar los desinfectantes en estado sólido, como el cloruro de cal (no confundir con cloruro de calcio) que tiene del 20 al 30 r/r de cloro útil, o mejor aun los- hipocloritos de calcio, que alcanza hasta el 70 r/r; siendo conocidos en el comercio con los nombres de: Per-chlorón, Caporit, H.T.H., etc., todos éstos deben ser guardados en recipientes bien cerrados y en ambientes poco húmedos.

Desinfección de pozos excavados

Estos pozos, generalmente son de gran diámetro, excavados con herramientas de mano y revestimiento de ladrillos, piedra, etc., sobreelevado del nivel del terreno a efectos de impedir la entrada al mismo de las aguas superficiales y otros cuerpos extraños, además están provistos de una tapa para completar las mencionadas medidas de precaución.

Como estos pozos se surten con el agua de la primera capa, la cual en los centros poblados sin cloacas, es casi siempre de mala calidad por la vecindad de los pozos negros, los que de no encontrarse a una distancia prudencial frecuentemente la contaminan. Para desinfectar estos pozos, debe calcularse previamente el volumen de agua que contiene, hallando éste, se le agrega la cantidad de desinfectante necesario, la que variará de acuerdo al tipo a emplear.

Los desinfectantes líquidos, se agregan al agua del pozo, tal como se obtienen en el comercio, en cuanto a los sólidos, es conveniente hacer una “papilla”, para preparar ésta, se coloca la cantidad de desinfectante necesario en un recipiente no metálico agregándosele un poco de agua y por medio de una espátula o varilla de madera se revuelve hasta obtener una pasta liviana, la que se mezcla bien en unos diez litros de agua, en tales condiciones se vierta en el pozo.

En oportunidades resulta conveniente lavar con desinfectante el revestimiento interior del pozo, preparándose para tal efecto una solución, agregando a 10 litros de agua un vaso de agua lavandina, o 1/5 parte de esa cantidad de hipoclorito de sodio.

El lavado de las paredes se hace con un cepillo duro o con una escoba. Una vez agregado el desinfectante al agua del pozo (si es posible se mezcla por agitación) se bombea hasta que el agua salga con gusto y olor a lavandina, luego se tapa y se deja en reposo por lo menos seis horas, transcurrido ese plazo, se bombea de nuevo hasta que desaparezca del agua el gusto antes mencionado.

Cabe agregar que un exceso de desinfectante no es perjudicial, no siendo por tal causa necesaria medir exactamente las cantidades antes indicadas.


Entreplanosdiciembre 26, 2019
hospitales.jpg

7min85

Los hospitales tienen la responsabilidad de responder tanto a las necesidades de sus pacientes, como a las de la comunidad a la que sirven y el entorno que los rodea.

La construcción sostenible tiene como objetivo crear edificios utilizando un diseño innovador, materiales renovables, tecnología ecológica y eficiencia energética. Al usar estos, se puede minimizar el impacto dañino sobre el medio ambiente al reducir el desperdicio y la emisión de materiales tóxicos.

Según el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, las zonas urbanas son responsables de los 70% del consumo global de energía y del mismo porcentaje de las emisiones globales de CO2, producidas principalmente por edificios climáticamente ineficientes. A esto hay que añadir el crecimiento imparable de las urbes, y es que de todas las actividades de construcción que se prevén para las próximas dos décadas, el 60% tendrá lugar en ciudades.

Los principios de estas construcciones se constituyen sobre los cimientos de las tres R: reducir, reutilizar y reciclar. Reducir el impacto ambiental, reutilizar los recursos naturales y reciclar a la hora de emplear suministros energéticos.

De acuerdo con Pamela Castellán, CEO del Guatemala Green Building Council, el construir hospitales de forma sostenible, lleva a nivel de operación y mantenimiento, un impacto directamente en la reducción de costos, sobre todo por la demanda energética y de agua que tiene esta tipología de proyectos, son dos rubros en que el retorno de la inversión es muy evidente.

Al iniciar un proyecto hospitalario se debe conservar y reutilizar los recursos. Además, es importante gestionar de forma correcta la materia prima que se emplea y de esta manera no desperdiciar y al mismo tiempo, evitar que se generen residuos y emisiones innecesarias.

La tecnología también es un gran aliado para la construcción sostenible. Gracias al uso de las herramientas de construcción más modernas y profesionales, como las hormigoneras, los polipastos, elevadores eléctricos, los generadores y otros tipos de herramientas de mantenimiento y corte, se aprovechan mucho más los materiales y se generan menos desechos, ya que estas son sumamente eficaces, utilizan menos energía y no contaminan el medio ambiente, incluso de manera sónica, porque producen menos ruido.

El impacto en los pacientes

Por otro lado, en cuanto a los usuarios hay estudios del World Green Building Council que demuestran que espacios diseñados de esta manera, reportan estadías más cortas de pacientes hospitalizados, recuperación más rápida, con el simple hecho de tener vistas al exterior.

Por ejemplo, la ventilación natural puede constituir una estrategia efectiva para ahorrar energía, así como también una medida eficaz para controlar las infecciones. El Carnegie Mellon University Center for Building Performance and Diagnostics (Centro para el Desempeño y Diagnóstico de Edificios de la Universidad de Carnegie Mellon), identificó 17 estudios internacionales que documentan la relación entre la calidad optimizada del aire en los espacios internos con el impacto sanitario positivo sobre las enfermedades.

Por otro lado, Castellón resalta que entre las tendencias constructivas se destacan el uso de la biofilia. “Se han visto casos de éxito de espacios que han incorporado biofilia en su diseño como estrategias tanto de sostenibilidad como de salud de los pacientes”, afirma.

La biofilia, se plantea como una relación en términos positivos entre la naturaleza y el hombre. Se desarrolla a partir de una forma de construir desde la ética para mejorar la relación dañada por la contaminación y por el uso indebido y en exceso de los recursos.

Hospitales con certificaciones

En México, ya existen 77 hospitales y centros de salud que se comprometieron oficialmente a cuidar no solo la salud de sus pacientes sino también el ambiente. Son instituciones públicas y privadas que decidieron formar parte de la Red Global de Hospitales Verdes y Saludables y llevan a cabo diferentes acciones, como reducir la cantidad de residuos o el gasto de energía, reutilizar el agua después de tratarla, plantar árboles o abrir una “farmacia viviente” que implica un mayor uso de productos derivados de plantas.

La iniciativa de la Red empezó en 2011, fue impulsada y organizada por la organización sin fines de lucro Salud sin Daño. “Las instituciones de salud tienen el mandato de prevenir y curar las enfermedades, pero la prestación de los servicios también tiene un impacto sobre el ambiente, a través de los recursos naturales y los productos que consumen, así como de los residuos que generan”, explicó a una revista tecnológica Antonella Risso, coordinadora técnica de proyectos de Salud sin Daño para América Latina.

Por: María Calero / www.revistaconstruir.com


Entreplanosdiciembre 23, 2019
torre-reforma.jpg

3min117

La Torre Reforma, proyecto del arquitecto mexicano Benjamín Romano, fue considerada con el Premio Internacional Highrise 2018.

La emblemática Torre Reforma ha evolucionado el trazo urbano de la Ciudad de México, y fue nombrada en el 2018 como el mejor rascacielos del mundo luego de que su creador, el Arq. Benjamín Romano ha figurado entre los finalistas del premio Highrise a la mejor construcción de este tipo. Así lo informó el medio digital Architectural Digest México.

Fue por unanimidad que el jurado del International Highrise Award reconoció a este edificio como el rascacielos más innovador del mundo después de que Romano y su proyecto figuraran entre los cinco contendientes finalistas de la premiación en donde más de 1000 rascacielos nuevos de todo el mundo fueran contemplados. El ganador de enfrentó a edificaciones desarrolladas por prestigiosas firmas arquitectónicos como Ateliers Jean Nouvel, Foster & Partners, Pelli Architects, Renzo Piano Building Workshop y Zaha Hadid Architects.

En actualidad, esta es la torre más grande de México y es el único proyecto latinoamericano que llegó a la final. Entre los proyectos nominados se encontraban el hotel en forma de escultura pixelada MahaNakhon en Tailandia, Büro Ole Scheeren; el residencial de lujo Beirut Terraces en Líbano de Herzog & de Meuron; Chaoyang Park Plaza en Beijing de MAD Architects, Oasia Hotel Downtown, un jardín de uso mixto en Singapur y desarrollado por WOHA.

Según el comunicado, este premio es considerado el “Pritzker de los rascacielos” y se otorga a arquitectos y desarrolladores cuyos edificios miden al menos 100 metros de altura y han sido completados en los últimos 2 años. Un jurado multidisciplinario selecciona los proyectos considerando criterios como diseño pensado en el futuro, funcionalidad, tecnología de construcción innovadora, integración en esquemas de desarrollo urbano, sustentabilidad y costo.

En el caso del edificio de Romano fue elegido por el uso de suelo poco convencional y por su respuesta a la alta actividad sísmica de la capital mexicana a través de un concepto estructural de soporte inteligente. “Es el testimonio perfecto de que la arquitectura en México es innovadora y llamativa en la actualidad”, expresó Sean Anderson, miembro del jurado.

El ganador del premio International Highrise Award 2018 se anunció en Frankfurt, este recibió US$55.128 y una escultura de Thomas Demand.

 

 

Por: Malka Mekler / www.revistaconstruir.com


Entreplanosnoviembre 25, 2019
azcuy2.jpg

4min166

Azcuy, la compañía integral de Real Estate, continúa con el desarrollo de la serie DONNA en el barrio de Caballito con el inicio de obra del edificio DONNA Magna, la cual implicará una inversión final de US$ 25 millones. La empresa proyecta invertir más de US$ 150 millones para el desarrollo total de la serie que ya cuenta con cuatro obras en ejecución, dos en desarrollo y el 40% de la inversión realizada.

DONNA Magna (Av. Directorio 248) abarcará una superficie de 11.000 m2 y contará con todas las prestaciones de DONNA: sustentabilidad, diseño evolucionado, materiales exclusivos, equipamiento de alta prestación: climatización inteligente VRV, cocinas con tecnología de inducción, parquización consciente – jardines verticales, balcones con vegetación incorporada, riego con control de ph y nutrientes automatizado-,  y full amenities -piscina y solarium, spa, gimnasio, parrilleros, sala de juegos, espacios de coworking, gimnasio, espacio de Yoga, cocheras y espacios de carga de autos eléctricos, bauleras, locales comerciales y salón de fiestas-.  DONNA Magna cuenta con opciones de 2, 3, 4, 5 ambientes y tipología dúplex, que van desde los 66 hasta los 318 m2 (con valores que inician en los US$ 2.200 el m2).

“La serie DONNA para nosotros significa una nueva etapa. Logramos un producto diferente y que permanecerá vigente en sentido estético y funcional, por eso es atractivo tanto para el usuario final que busca nuevas formas de vida, como para el inversor que busca hacer un buen negocio.” explicó Gerardo Azcuy, socio fundador y director general de la compañía. En esta línea, Azcuy se encuentra próximo a inaugurar el primer edificio DONNA en 2020: DONNA Terra, de 23 pisos, en Av. Pedro Goyena 1760.

Este avance de la serie DONNA es una muestra de continuidad de los desarrollos de Azcuy, que finaliza en este mes la serie Building con la inauguración de los edificios Emma (Valle 246) e Isabella (Av. Pedro Goyena 1677).

Resguardo de valor y retorno de inversión

Según Azcuy, el 55% de los clientes que se acercan a la compañía tienen por objetivo invertir para obtener a futuro un retorno de capital, mientras que el 45% restante aprovecha el momento para adquirir el inmueble y destinarlo como vivienda propia. “La moneda nacional es el m2. El ladrillo se afianzó como un resguardo de valor seguro y confiable, se transformó en un refugio para los argentinos”, explica Gerardo Azcuy.

En materia de financiación, la compañía plantea alternativas propias para cada horizonte de sus clientes. El factor común es un anticipo y cuotas hasta la posesión de la unidad en edificios en pozo o en construcción; o un anticipo y financiación de entre 5 y 7 años con hipoteca en edificios terminados. En esta línea, y ante la limitación en la compra de dólares, la empresa acepta realizar las operaciones en moneda nacional según la cotización del momento y respetando los costos fijos en dólares.


Entreplanosnoviembre 13, 2019
TERA-1.jpg

3min137

El proyecto se desarrollará en los bosques del norte de Nueva York, cerca del río Hudson.

La empresa AI Space Factory presentó Marsha, un prototipo de vivienda para Marte, sin embargo, el equipo detrás de esta empresa probará una versión similar llamada TERA aquí en la Tierra en los próximos meses, según lo publicado en el medio Xataka.

TERA se construye con un compuesto de basalto de biopolímero impreso en 3D, un material que se ha desarrollado a partir de cultivos de maíz y caña de azúcar. Según la NASA este material es 50% más fuerte y duradero que el hormigón y es reciclable.

El proyecto se desarrollará en los bosques del norte de Nueva York, cerca del río Hudson. Esta casa se utilizará para experimentar con nuevas innovaciones para añadir a Marsha y al mismo tiempo permite a cualquiera alquilarla por algunos días para tener una experiencia vivencial lo más similar a Marte.

El diseño es de dos niveles, pequeño y no requiere de aislamiento extremo como Marsha, por lo que se aprovecha la vista del exterior y la se interactúa más con la naturaleza del bosque. Su interior está compuesto por una estructura de madera independiente, tendrá un aspecto futurista, sin embargo, cuenta con las características que uno espera encontrar en una casa.

TERA es un proyecto de Indiegogo, el cual ya ha conseguido financiamiento y a partir del marzo 2020 iniciarán a ofrecer noches de alquiler a los financiadores y todos aquellos que deseen probar esta experiencia. Entre los objetivos de este proyecto está conseguir mayor dinero para mantener el desarrollo de Marsha y a la vez ofrecer una alternativa de hábitat más sostenible para la Tierra.

Por: Malka Mekler / www.revistaconstruir.com


Entreplanosoctubre 16, 2019
casa-sip.jpg

5min196

La Cámara de la Madera, junto a la empresa neuquina TAO PANELES, la Universidad de Morón (UM) y FAIMA presentarán en la próxima y décimo séptima edición de la XVII Bienal de Arquitectura, una vivienda modular realizada en sistema SIP (STRUCTURAL INSULATED PANEL) de 35 m2 con techo verde situada a la entrada del evento donde se estima la verán más de 100.000 profesionales de la arquitectura. La vivienda una vez finalizada la muestra, se enviará a la Facultad de Arquitectura de la UM para realizar cursos de capacitación de mano de obra en la construcción de viviendas.

Desde el 15 y hasta el 20 de octubre de 2019, con sede en la Usina del Arte en el barrio de La Boca y tal como lo es en cada una de sus realizaciones, la Bienal se convertirá en un punto neurálgico en donde se da cita lo más destacado de la arquitectura y el urbanismo. Es un acontecimiento participativo y de interés para toda la comunidad que se celebra en Buenos Aires ciudad desde 1984, donde se presentan y desarrollan los temas e intereses más destacados tanto de arquitectura como de urbanismo. Reconocida dentro de la trilogía de la Bienales más relevantes junto con la de Venecia y San Pablo, la edición de este año contará con prominentes figuras de la arquitectura internacional, condensando a diversos arquitectos y arquitectas no solo de la Argentina, sino también de países como Brasil, Chile, Colombia, Dinamarca, Ecuador, España, Estados Unidos, Finlandia, Inglaterra, Italia, México, Portugal, Noruega, Perú, Suecia, Suiza y Uruguay.

La tecnología SIP de construcción en seco se compone de dos placas de madera unidas por un núcleo de espuma rígida de poliuretano de alta densidad. Estructuralmente es más sólido que la mampostería (resiste hasta 18 toneladas de peso), ahorra más de 50% en energías y reduce 60% los tiempos de obra (hasta 100 M2 en 25 días). Un claro ejemplo de la mejor alternativa para la construcción sustentable y de alto rendimiento. Los paneles son aptos para pisos, paredes y techos; tanto para edificios como para residencias y comercios.

De hecho, este sistema constructivo está aumentando su presencia en las obras de Europa y Estados Unidos durante los últimos años por sus ventajas en la puesta en obra. Esta tendencia también se replica en Argentina y suma adeptos de forma exponencial, los cuales buscan no sólo procesos de construcción menos engorrosos, onerosos y de largo plazo, sino también soluciones amigables con el medio ambiente, sustentables, rápidas y eficientes.

“Sin dudas es el momento de avanzar hacia la tendencia internacional de la arquitectura sustentable en sus múltiples sistemas y con materiales con menos huella de carbono, que demandan menores recursos y que finalmente logran una vivienda con menor consumo de energía y más amigable con el medio ambiente”, destaca Daniel Lassalle, Gerente de CADAMDA.

Por sus propiedades físicas y de diseño, los paneles con sistema SIP son productos apropiados para una gran variedad de aplicaciones, no sólo constructivas de obra nueva. También se puede usar para particiones interiores, cámaras frigoríficas y en rehabilitaciones y reformas. Tanto en el sector industrial como el residencial. Otras características de este sistema de construcción son:

AHORRO: en la mano de obra de instalación

ESTABILIDAD: estabilidad dimensional

RESISTENCIA: alta durabilidad y resistencia mecánica

MOVILIDAD: liviano y de fácil transporte

PRACTICIDAD: estructural, fácil y rápido de instalar


Entreplanosseptiembre 20, 2019
bambu6.jpg

8min514

El bambú se usa como material de construcción desde hace siglos, sobre todo en lugares en los que crece con abundancia, regiones con clima cálido y húmedo como el sudeste asiático. En culturas como las de Japón, Java o Malasia, esta planta ha llegado a usarse en edificios de elaborada arquitectura. Pero ahora, a los diseñadores malasios Warith Zaki y Amir Amzar se les fue la mano: diseñaron edificios de bambú para los primeros asentamientos humanos en Marte.

El proyecto, bautizado “Martian Seed of Life”, consiste en transportar globos de una membrana plástica a Marte y protegerlos con un tejido de fibras bambú. Los investigadores aseguran que la planta es suficientemente liviana como para ser transportada en pequeños brotes; una vez en el Planeta Rojo, podría crecer a un ritmo mayor que en la tierra por la abundancia de dióxido de carbono en la atmósfera. Es que la caña de bambú es la planta que absorbe mayor cantidad de ese gas de efecto invernadero, además de que crece mucho más rápido que cualquier árbol y, en menos de tres años, está lista para ser usada en construcción.

La propuesta de Cárdenas fue crear una caza que minimice las emisiones de dióxido de carbono y aproveche elementos naturales disponibles en el lugar, como el sol, el agua, el viento y las plantas, ahí entra el bambú. Pero no solo, Cárdenas diseñó conexiones livianas de aluminio que hacen más fácil el ensamble de las cañas usadas como estructura, además, permiten su fácil reemplazo a medida que envejecen.

Pero si los diseñadores asiáticos se animan a postular la caña como el material ideal para colonizar Marte es porque aquí ya pasó todas las pruebas y está seduciendo a más de un arquitecto. De hecho, un experto en bambú, el colombiano Mauricio Cárdenas LaVerde, será invitado de honor en la Bienal Internacional de Arquitectura de Buenos Aires el 15 de octubre próximo para mostrar sus avances.

Cárdenas era un típico arquitecto moderno que construía en acero, hormigón y cristal hasta que un día descubrió al bambú en recuerdos de su infancia. Apenas recibido, el colombiano trabajó durante cinco años en París para el famoso arquitecto Renzo Piano, autor del Centro George Pompidou entre otros memorables edificios. Después se estableció en Milán y siguió con la idea del diseño de vanguardia y la arquitectura sofisticada. Un día, tal vez mientras tomaba un ristretto en Via Montenapoleone, recordó la finca cafetera de su abuelo y el momento en el que le dio un machete para que cortara unas cañas y se hiciera una casa en el árbol.

En 2006, le encargaron un pabellón para la feria de diseño de Milán y decidió hacerlo de bambú, llevó las cañas desde Colombia y puso manos a la obra él mismo, con ayuda de sus alumnos del Politécnico de Milán. De ahí en más se convirtió en un experto y empezó a combinar bambú con materiales y alta tecnología. El arquitecto, hoy toda una autoridad en el tema, no piensa en Marte, sabe que el bambú es muy resistente, liviano, flexible, barato y aislante térmico y acústico. Y, aunque dura mucho (de 15 a 30 años), no es eterno. Pero, para Cárdenas esa es una virtud porque la caña crece rápido y es fácilmente reemplazable.

“Los edificios de hormigón pueden durar cientos de años, pero ¿deberían hacerlo? Con frecuencia, los edificios de hormigón son abandonados o demolidos después de pocas décadas. Si utilizáramos materiales de construcción naturales en las ciudades y cambiáramos de idea, sería fácil reconstruirlos o restaurarlos cada pocas décadas sin tener que enfrentar los grandes costos actuales”, decía en INBAR, una organización que reúne a 45 países para promover el uso del bambú y ratán como una forma de desarrollo ambiental sustentable y el “crecimiento verde”.

Varias pruebas de resistencia al fuego y a los insectos fueron realizadas en la Universidad de Chongqing, China, con el objetivo de construir el pabellón que INBAR le encargó a Cárdenas para la Expo de Horticultura que se realizó en Beijing. Unas enormes cañas de bambú forman los suave arcos que componen el techo del edificio y tienen diferentes alturas para dar una sensación de movimiento y permitir la circulación del aire. Sobre ellos hay una jardín tan exuberante como el que contiene en su interior. El pabellón estará lleno de luz natural, como también le gustaría que pasara en los asentamientos marcianos que planean los diseñadores malasios.

Pero mientras esperamos a ver si el bambú conquista Marte antes que el planeta Tierra, Cárdenas tiene proyectos más prometedores que están tomando forma en China. Más precisamente en Baoxi, acaba de terminar su Casa Experimental Energéticamente Eficiente con estructura de caña. Ese pueblo de la provincia china de Zhejiang, donde se organizó la primera Bienal Internacional de Arquitectura de Bambú en 2017, conserva antiguas industrias como la de cerámica vidriada, espadas, madera y bambú.

China ya es la fuente más importante de aporte de dióxido de carbono a la atmósfera, la principal causadel calentamiento global. El uso de bambú, una planta que no contamina y consume ese gas mientras crece, podría ser parte de la solución antes de que debamos emigrar a Marte.

(Fuente: Miguel Jurado / www.clarín.com)

 

 


Entreplanosseptiembre 13, 2019
casatandil.jpg

6min285

En un diseño sencillo, compacto y de alta eficiencia, esta casa combina diseño y conciencia medioambiental. La Dirección de Obra fue realizada por Wood Ingeniería – Ing. Ignacio Andres Segura, materializado con el SISTEMA ENTRAMADO DE MADERA, con revestimiento que crea diversas pieles y texturas de alto rendimiento energético.

La industria forestal y de la construcción con madera está en pleno auge y desarrollo. Ya sea para colaborar en la reducción del déficit habitacional o para la construcción de las viviendas y hogares sustentables del futuro, la construcción con madera toma un nuevo impulso con multiplicidad de proyectos de obra en todo el territorio nacional. La industria de la madera continúa su franca expansión nacional y conquista de cada vez mayores espacios, gracias a sus enormes ventajas ambientales y de sustentabilidad.

De hecho, la foresto-industria nacional vive un auge único en cuanto a las nuevas tendencias de construcción con madera se refiere (sistemas de construcción, tendencias, muebles, propiedades, desarrollos inmobiliarios, diseño,  sustentabilidad y decoración en el hogar, entre otros). Los modelos sustentables de viviendas realizadas con arquitectura bioclimática y casas pasivas están al frente de las tendencias sustentables y de máxima calidad y funcionalidad en el mundo.

De hecho y por sus múltiples ventajas, la madera es uno de los materiales predilectos en los sistemas de edificación compatibles con la bioconstrucción. Especialmente apreciada en el ámbito ecológico, ya que una vez preparada y colocada en obra, continúa con sus propiedades de absorción de CO2, lo que permite una drástica reducción de sus nocivas emisiones.

La vivienda bioclimática

El concepto de vivienda bioclimática está concebido para que el diseño arquitectónico pueda satisfacer las necesidades climatológicas de sus habitantes, aprovechando los recursos naturales y evitando el consumo de energías convencionales.

Respetando los desniveles de la parcela, típicos de los paisajes de la serranía, esta casa fue implantada, elevando el punto más alto mediante fundaciones de hormigón y madera, para facilitar el escurrimiento de posibles manantiales presentes en la zona en los meses húmedos de abril y junio. Además, se adapta a todos los elementos preexistentes del sitio: asoleamiento, pendiente natural serrana, vistas y diálogos de espacios únicos para el desarrollo de la vida moderna.

Esta novedosa propuesta constructiva, toma en cuenta las condicionantes de los indicadores urbanísticos de todo el predio y conceptos básicos de Ingeniería Bioclimática, en su diseño se genera una espalda cerrada a la cara Sur, para la correcta protección de los vientos característicos de la zona, con un lateral cerrado; mientras que, hacia el Norte, se crean amplias aberturas y voladizos calculados para generar sombras en los meses de verano y permitir la ganancia solar directa durante el Invierno.

Es así como se obtiene el buen funcionamiento bioclimático de la casa, con un sistema de calentamiento y otro de refresco y ventilación para la obtención, acumulación y transmisión de calor y frío.

Continuando con la disposición para el aprovechamiento de los elementos naturales que brindan los paisajes que rodean la parcela, esta casa dispone de amplios ventanales al Norte; que permiten disfrutar de unas vistas privilegiadas de la Ciudad, apenas a 4 kms.

El gran volumen revestido en chapa prepintada negra en la planta alta, contiene los espacios íntimos de dormitorios en suite, que permite contemplar la visual de la ciudad iluminada por la noche y a la vez garantiza el bloqueo solar en los meses de verano en la zona de estar de planta baja.

En la Planta Baja los ambientes están integrados sin necesidad de divisiones interiores y en ella se diferencian dos accesos bien definidos, según el asoleamiento que recibe: el Patio Sur de piedras y vegetación de pinos del lugar y el Patio Norte con vegetación verde.

La estructura resistente de la vivienda fue calculada con madera estructural de Pino Elliotis Impregado. Las materialidades de los muros siguen las indicaciones de la Actual Ley 13059 de Acondicionamiento Térmico. Y cuenta con carpinterías de aluminio de doble vidriado hermético en todos los ambientes.

(Fuente: Cámara de la Madera – CADAMDA)

 


Entreplanosseptiembre 9, 2019
Arroyo-Medrano1.jpeg

3min188

La empresa Naku Construcciones, en UTE con Altote, es la encargada desde comienzos de 2019, de realizar las tareas para optimizar la eficiencia y el funcionamiento del Arroyo Medrano, el segundo más importante de la Ciudad de Buenos Aires, y con ello evitar que varios barrios porteños se inunden.  El entubado existente, antes de la  obra, contenía una o más hileras de columnas, que producían interferencias en el flujo de agua. Eso provocaba, en muchos casos, una disminución en la capacidad de conducción.  

Para mejorar la eficiencia hidráulica y lograr que el agua escurriera mejor, se están construyendo, a lo largo de más de 4,2 kilómetros –entre General Paz, a la altura de Parque Saavedra, y Cabildo, a la altura García del Río-  tabiques longitudinales premoldeados de hormigón armado (de 1000 kg), entre columnas.

Los tabiques están siendo trasladados al pie de cada una de las cámaras de acceso construidas para tal fin, luego se bajan al propio conducto y se desplazan horizontalmente con maquinaria especial. Se colocan en la posición adecuada para, luego con hormigón bombeado desde cada una de las cámaras, completar las columnas y vigas de borde superiores, anclando el conjunto a las viejas estructuras. La obra comenzó a principios de 2019 y se extenderá a lo largo de veinte meses. Durante la ejecución  de los primeros trabajos, la empresa constructora verificó que una gran cantidad de basura se acumula ante las columnas, afectando el escurrimiento de las aguas, por lo que parte de las funciones de la constructora consiste, también, en la recolección de dichos residuos.

Esta obra beneficia hoy a vecinos de los barrios porteños de Villa Devoto, Villa Pueyrredón, Villa Urquiza, Belgrano, Núñez y Coghlan, y en forma  complementaria a zonas adyacentes  a la Ciudad de Buenos Aires,  que antes, ante cada lluvia, se veían afectados por los anegamientos de calles y veredas.

De acuerdo a cálculos realizados en la cuenca por la Universidad de La Plata, las mejoras incrementarían entre un 10% y un 20% la capacidad del arroyo Medrano de conducir agua, ayudando, a su vez, a que se junte menos basura. Ambas condiciones son necesarias para que el agua pueda escurrir con mayor velocidad y eficiencia hacia el Río de la Plata.

 



Auspician Entreplanos




Newsletter