Alejandradiciembre 16, 2020
construccion-plano.jpg

4min368

La racionalidad de un proyecto, desde un punto de vista estrictamente económico, se puede basar primariamente en el análisis de las formas conceptuales, las cuales se definen en las primeras etapas del proyecto. Por ello conviene tener en cuenta, desde el primer momento, las relaciones área/perímetro y volumen/superficie envolvente.

El razonamiento es esencialmente geométrico: Las formas más compactas son el círculo y la esfera, luego siguen el cuadrado y el cubo, el rectángulo y el paralelepípedo y en general las formas van perdiendo su compacidad cuando una de las dimensiones empieza a primar sobre las otras o cuando los perímetros se tornan muy recortados. Desde este punto de vista, la condición geométrica y la consecuencia económica son concurrentes.

Es así como:

  • En los partidos abiertos con perímetros muy desarrollados los espacios necesitan una envolvente mayor; se incrementan las superficies de muros, cerramientos, techos y cubiertas y se generan costos adicionales. También se incrementan los costos de las protecciones y aislaciones necesarias para asegurar las adecuadas condiciones de habitabilidad y confort y los costos operativos en el caso de las instalaciones termomecánicas.
  • En los partidos horizontales con un gran desarrollo en planta, hay varios factores que gravitan negativamente desde el punto de vista económico pues rubros costosos, como techos, fundaciones y aislaciones horizontales, aumentan su participación dentro del costo de la obra. Similares consecuencias origina el incremento de las circulaciones y la prolongación de las redes de instalaciones.
  • En los partidos verticales, en cambio, se neutralizan estos factores, pero cuando las alturas superan los valores razonables, aparecen otros agentes que pueden distorsionar los costos, como la multiplicación de las superficies destinadas a circulaciones verticales, la necesidad de entrepisos técnicos, medios mecánicos de circulación más numerosos y más veloces y el mayor costo de la estructura resistente. En cada caso, deberá analizarse el punto de equilibrio y evaluarlo con el conjunto de los demás requerimientos del proyecto.

La adopción del partido, además de las consecuencias que origina en los costos de la obra, tiene incidencia en los tiempos de construcción y en muchos casos estos últimos pueden ser condicionantes del primero, por ejemplo, en construcciones en zonas con condiciones climáticas muy rigurosas.

Por otra parte, lapsos de construcción muy exigentes pueden incidir también en la adopción de sistemas constructivos no habituales o en la necesidad de recurrir a terminaciones de fácil y rápida ejecución.

Debe quedar en claro que la elección de un partido no debe responder solo a razones de orden económico; esto sería tan absurdo como tomar solamente en cuenta factores estéticos o de otra índole.

El punto de vista económico debe complementar la restante información que dispone el arquitecto como base para tomar sus decisiones de proyecto.

Fuente: Manual de Ejercicio Profesional del Arquitecto (MEPA) del Consejo Profesional de Arquitectura y Urbanismo (CPAU)


Alejandradiciembre 9, 2020
indice-construya.jpg

5min883

Grandes empresas del sector muestran expectativas favorables con respecto al nivel de actividad esperado para el período noviembre 2020-enero 2021. Esto abarca tanto a aquellas que se dedican a realizar principalmente obras privadas como públicas. Así lo revelaron los resultados de la encuesta cualitativa de la construcción, realizada por El INDEEC y el Ministerio de Economía.

En efecto, 41,5% de las empresas que realizan principalmente obras privadas prevé que el nivel de actividad del sector no cambiará durante los próximos tres meses, mientras que 35,9% estima que aumentará y 22,6%, que disminuirá. Las empresas que estiman una suba del nivel de actividad durante los próximos tres meses la atribuyen fundamentalmente a nuevos planes de obras públicas (24,7%), al reinicio de obras públicas (24,6%) y al crecimiento de la actividad económica (18,7%), entre otros factores.

Entre las empresas dedicadas fundamentalmente a la obra pública, 41,7% opina que el nivel de la actividad no cambiará durante el período noviembre 2020-enero 2021, mientras que 33,3% cree que aumentará y 25,0%, que disminuirá. Quienes estiman una suba del nivel de actividad durante los próximos tres meses la atribuyen a nuevos planes de obras públicas (32,8%), al reinicio de obras públicas (31,4%) y al crecimiento de la actividad económica (18,9%), entre otros factores.

Con relación a la variación estimada para los próximos tres meses de la cantidad de personal ocupado, permanente y contratado, entre las empresas que se dedican principalmente a obras privadas, 61,1% prevé que no habrá cambios, 27,8% estima un aumento de sus planteles y 11,1%, una reducción. En el caso de los empresarios que se dedican a obras públicas, 63,0% cree que no variará, 21,9% estima que aumentará y el 15,1% restante opina que se reducirá.

Con respecto al tipo de obras que se realizarán en los próximos tres meses, las empresas que se dedican principalmente a las obras privadas repartieron sus respuestas de la siguiente manera: viviendas, 14,2%; otras obras de arquitectura, 12,9%; edificios comerciales, 12,7%; edificios industriales, 11,6%; y montajes industriales, 10,4%; entre otras. Por su parte, las empresas que se dedican fundamentalmente a obras públicas respondieron principalmente construcción de obras viales y de pavimentación, 27,6%; otras obras de arquitectura, 16,0%; distribución de agua y cloacas, 10,2%; y viviendas, 10,0%; entre otras.

A la hora de identificar las políticas que incentivarían al sector, las empresas que realizan principalmente obras privadas señalan en primer lugar las políticas destinadas a la estabilidad de los precios (25,0%), a los créditos de la construcción (23,8%), al mercado laboral (19,8%), y a las cargas fiscales (17,1%), entre otras. Los empresarios de la construcción que realizan principalmente obras públicas se inclinan por políticas destinadas a la estabilidad de los precios (29,2%), a las cargas fiscales (25,1%), a los créditos de la construcción (22,0%), y al mercado laboral (14,0%), entre otras.

Con respecto a la evolución de las necesidades crediticias para los próximos tres meses, 38,8% de los participantes dedicados a obras privadas estima que no variarán, 35,2% cree que aumentarán, 18,5% no toma créditos, 5,6% dijo que no hay acceso al crédito y 1,9% cree que disminuirán.

Entre los empresarios dedicados a obras públicas, 42,5% cree que aumentarán, 35,6% dijo que no variarán, 17,8% no toma créditos, 2,7% cree que no hay acceso al crédito y 1,4% estima que disminuirán.

Las necesidades de crédito de las empresas se canalizan mayoritariamente a través del sistema bancario. Las empresas que realizan principalmente obras privadas y aquellas que se dedican mayormente a la obra pública toman crédito en 68,2% y 72,5%, respectivamente, de las bancas privada y pública.

Para ver los resultados completos y la variación del indicador sintético de la actividad de la construcción revelada en diciembre, clic aquí.


Alejandradiciembre 9, 2020
IndiceConstruya.jpg

4min516

En octubre, el indicador sintético de la actividad de la construcción (ISAC) muestra una baja de 0,9% respecto a igual mes de 2019. El acumulado de los diez meses de 2020 del índice serie original presenta una disminución de 25,6% respecto a igual período de 2019.

Asimismo, el índice de la serie desestacionalizada muestra una variación positiva de 4,3% respecto al mes anterior. La actividad lleva cinco meses en crecimiento, de acuerdo a la serie tendencia-ciclo, que aumentó 3,3% mensual. Al igual que en septiembre, crecieron los despachos de 6 de 13 insumos: cales, placas de yeso, pinturas, ladrillos huecos, artículos sanitarios de cerámica y cemento.

Así lo reveló el informe presentado hoy por el Ministerio de Economía y el INDEC

Insumos para la construcción

Los datos del consumo aparente de los insumos para la construcción en octubre de 2020 muestran, con relación a igual mes del año anterior, bajas de 34,2% en el resto de los insumos (incluye grifería, tubos de acero sin costura y vidrio para construcción); 33,9% en hormigón elaborado; 19,6% en mosaicos graníticos y calcáreos; 8,8% en yeso; 5,5% en pisos y revestimientos cerámicos; 5,1% en asfalto y 0,3% en hierro redondo y aceros para la construcción. Mientras tanto, se observan subas de 24,6% en cales; 16,9% en placas de yeso; 15,8% en pinturas para construcción; 13,9% en ladrillos huecos; 13,4% en artículos sanitarios de cerámica y 12,8% en cemento portland.

Por su parte, si se analizan las variaciones del acumulado durante los diez meses del año en su conjunto en relación a igual período del año anterior, se observan bajas de 63,7% en hormigón elaborado; 61,2% en asfalto; 46,5% en mosaicos graníticos y calcáreos; 41,7% en el resto de los insumos (incluye grifería, tubos de acero sin costura y vidrio para construcción); 37,3% en yeso; 24,8% en hierro redondo y aceros para la construcción; 18,4% en cemento portland; 16,0% en artículos sanitarios de cerámica; 7,2% en pinturas para construcción; 7,0% en pisos y revestimientos cerámicos; 4,4% en placas de yeso; 3,6% en ladrillos huecos y 1,5% en cales.

Puestos de trabajo

Como complemento de los datos del ISAC, se publica información sobre los puestos de trabajo registrados en la actividad de la construcción en el sector privado. La información se refiere a puestos de trabajo sobre los que se efectúan aportes y contribuciones al sistema previsional.

En septiembre de 2020, este indicador registró una disminución de 23,9% con respecto al mismo mes del año anterior. En el acumulado enero-septiembre 2020, este indicador presentó una baja de 23,9% con respecto al mismo período del año anterior

Para ver el informe completo, clic aquí,


Alejandradiciembre 2, 2020
energia-eolica-1.jpg

8min566

Por: Mariángela Velásquez

2020 ha sido el año de lo inusitado. El nuevo coronavirus sacudió los cimientos que parecían inamovibles y no dejó incólume al mundo de la energía. El impacto turbulento de la pandemia destronó al petróleo como la fuerza que mueve al mundo y despejó el camino para la consolidación de las renovables.

Las décadas de desarrollo tecnológico de las “energías alternativas” han comenzado a dar sus frutos y las grandes economías ya vislumbran un mundo impulsado por la energía solar, eólica e hidroeléctrica.

Las Perspectivas Energéticas Mundiales 2020, publicadas en octubre por la Agencia Internacional de Energía (AIE), subrayaron que los más avanzados sistemas de energía solar son capaces de ofrecer la electricidad más barata de la historia, mucho más que la contaminante generación a base de carbón y gas.

Y aunque los analistas temen que las próximas dos décadas estarán marcadas por una gran incertidumbre también pronostican que para el 2040 la energía renovable se habrá fortalecido a un nivel que nadie imagino hace dos años.

Los pronósticos de expansión de la energía solar en 43% para el 2040 se basan en el abaratamiento de los costos de producción, que podría ser hasta un 50% menor a lo calculado en el pasado.

La meta de acabar con las emisiones

Eso no significa que el mundo dejará de usar petróleo de la noche a la mañana, especialmente si no se aprueban legislaciones internacionales para frenar su consumo, dijo la AIE.

La demanda de gas podría aumentar en los próximos 20 años. Para impedirlo y frenar las emisiones de CO2 se necesitarían esfuerzos “sin precedentes” por parte de cada una de las grandes economías, no sólo el desarrollo alternativo del sector energético.

Es alentador que por primera vez la agencia supervisora de las políticas energéticas mundiales publicó un modelo de detallado sobre mitigación de emisiones para alcanzar un descenso de la temperatura mundial en 1,5ºC para el 2050.

Para lograrlo, el cambio de comportamiento individual es esencial. El informe dice que medidas como trabajar desde casa tres veces a la semana podrían ser claves para alcanzar la meta de cero emisiones en 30 años.

Sin la irrupción de la COVID-19, que ha obligado confinamientos y forzado a las empresas a permitir el teletrabajo, la factibilidad del trabajo remoto masivo sería impensable.

Para la AIE al petróleo le quedan algunos años de crecimiento pero se estancará en el 2030. A partir de ese momento comenzará su descenso, dejando el terreno libre para la expansión definitiva de la energía solar.

La demanda de petróleo en los mercados emergentes subirá en 9 millones de barriles diarios hasta el 2030. Mientras que la producción combinada de energía solar fotovoltaica y eólica (viento) aumentará a un 30% en 2030 desde un 8% en 2019.

La demanda de crudo ya llegó a su pico en Estados Unidos y la Unión Europea, pero falta mucho tiempo para que eso suceda en China e India.

Entre tanto, la tierra registró máximas de calor en septiembre y las autoridades estadounidenses creen que el 2020 será el año más caliente de la historia.

El mayor obstáculo para reducir la demanda de hidrocarburos estará en las naciones en desarrollo. Algunas porque su economía depende de la generación y venta de petróleo y gas y otras porque no tienen los medios de enfrentar una transformación industrial para cambiar de energía fósil a renovable.

La fuerza limpia del viento y el sol

El informe dijo que el avance de la energía solar será el responsable del 80% del crecimiento de la generación eléctrica global en los próximos 10 años. La capacidad de generación de electricidad proveniente de los rayos del sol aumenta a una medida de 12% anual.

La directora ejecutiva de la AIE, Faith Birol, dijo: “Veo a la energía solar convertirse en el nuevo rey de los mercados mundiales de electricidad”. Se prevé que con las regulaciones actuales, la generación solar alcanzará records anuales a partir del 2022 no sólo por su uso en la gran industria sino por su adopción en viviendas y oficinas.

El informe ha causado sorpresa porque la AIE tiene antecedentes de minimizar el papel de las energías renovables, según la publicación Daily Planet.

Las energías renovables superarán al carbón como el principal medio para producir electricidad a nivel mundial en 2025.

La reducción mundial de emisiones de carbono impulsada por la pandemia es transitoria y sólo el cambio de las políticas energéticas de los países en desarrollo podrían mantener esa tendencia a la baja.

Sobre la energía eólica, con sus enormes estructuras con palas blancas inspiradas en los molinos de viento, la agencia dice que crecerá un 80% hasta 2025. Y los generadores eólicos marinos, que aprovechan las corrientes de altamar, se duplicarán.

Otro factor que podría la expansión de las energías renovables fue el triunfo de Joe Biden en la Casa Blanca, ya que ha sido durante años uno de los defensores de las energías renovables en Washington, no sólo por su menor impacto ambiental sino también por su conveniencia geopolítica.

A mediados del siglo XXI, la volatilidad de los mercados petroleros generada por los conflictos bélicos y sociales en los países productores no será un problema para las grandes potencias que contarán con el sol, el viento y el agua para garantizar su electricidad.


Alejandranoviembre 2, 2020
construccion-2.jpg

5min445

Se dio a conocer el Informe de Coyuntura del IERIC (Instituto de Estadística y Registro de la Industria de la Construcción), con datos correspondientes a los meses de agosto y septiembre de 2020. Los datos corresponden a una situación de relativa mayor flexibilidad acontecida durante la emergencia derivada de la epidemia de COVID-19, caracterizada por la habilitación progresiva de actividades económicas cada vez más difundida a lo largo del país.

Los principales datos que aporta el Informe son:

  • La estimación provisoria del nivel de empleo formal en la Industria de la Construcción durante el mes de agosto fue de 272.629 puestos de trabajo, manteniéndose por debajo de los 300.000 puestos por quinto período consecutivo.
  • Dicho nivel representa un alza del 1,5% mensual, compensando la caída observada en julio y retrotrayendo el volumen de ocupación sectorial al de junio pasado.
  • La comparación con agosto de 2019 arrojó una baja del empleo formal del 32,9%, mientras que en los primeros 8 meses de 2020 acumula una caída del 28,7% interanual.
  • El plantel medio de las firmas constructoras se ubicó en agosto en 10,6 puestos de trabajo registrados,  marcando un crecimiento del 0,8% mensual.
  • Las empresas constructoras con 500 o más empleados siguen siendo las más afectadas por la actual coyuntura, y el hecho más destacable es que su participación en la estructura del empleo sectorial se mantuvo estabilizada por cuarto mes consecutivo. De todas formas, dicha proporción es prácticamente la mitad de la que ostentaba en agosto de 2019.
  • A nivel territorial, y a diferencia de lo ocurrido en junio, la creación de empleo registrado durante agosto estuvo difundida a lo largo de todos los distritos del país.
  • En efecto, el progresivo relajamiento de las medidas de aislamiento social preventivo posibilitó en agosto una mayor evolución en las Grandes Jurisdicciones que en los meses previos, aunque el 50,1% de los nuevos puestos creados correspondieron a los distritos del Resto del país.
  • Las provincias donde más creció el empleo durante agosto fueron Santa Cruz (3%), Chubut (2,9%), Entre Ríos (2,7%) y Salta (2,7%), todas ellas superando la media nacional del 1,5%.
  • Otro dato significativo del mes fue que la evolución resultó positiva en todas las regiones del país, destacándose el incremento exhibido en la Región Patagónica y en la Metropolitana.
  • En septiembre de 2020, la cantidad de empleadores en actividad en la Industria de la Construcción ascendió a 17.985, la cifra más baja para dicho mes desde el año 2005 en que se inicia la serie del IERIC. Si bien representa una caída del 17,2% interanual, refleja una desaceleración respecto a lo registrado en los meses previos.
  • La desaceleración del ritmo de caída interanual fue menos significativa entre las Grandes jurisdicciones que en las Restantes jurisdicciones del país. Mientras que las primeras redujeron su tasa de descenso del 18,7% en agosto al 18,1% en septiembre, las segundas lo hicieron del 17,2% al 15,4%.
  • El proceso de contracción del número de empleadores continúa siendo un fenómeno que alcanza a todas y cada una de las jurisdicciones del país, donde la Provincia y la Ciudad de Buenos Aires son las que registran las mayores pérdidas en los últimos doce meses, con 1.605 y 576 empresas menos que en septiembre de 2019, respectivamente.

El Informe completo puede ser consultado en: https://www.ieric.org.ar/informes-de-coyuntura-43/2020


Alejandraoctubre 28, 2020
obras-1.jpg

7min524

De acuerdo a la Decisión Administrativa 1863/2020 del 14 de octubre, las obras privadas de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires quedaron exceptuadas del aislamiento social, preventivo y obligatorio (ASPO) y, por ende, las personas que trabajan en ellas.

Deben realizarse de acuerdo al protocolo aprobado por la autoridad sanitaria nacional (IF-2020-69278708-APN-SSMEIE#MS). En todos los casos, se deberá garantizar la organización de turnos y los modos de trabajo y de traslado que garanticen las medidas de distanciamiento e higiene necesarias para disminuir el riesgo de contagio de COVID-19.

Los desplazamientos de las personas deberán limitarse al estricto cumplimiento de esta actividad. Deberán tramitar el Certificado Único Habilitante para Circulación – Emergencia Covid-19 y no podrán utilizar el transporte público.

“Esta medida tan esperada está en sintonía con lo que vinimos pidiendo a los gobiernos de Nación y Ciudad desde el mes de abril hasta la última nota enviada el 5 de octubre: la reanudación parcial hasta el reinicio total en un programa que planteaba el trabajo en grupos (cuadrillas seguras). También acercamos ideas y distintas propuestas para incentivar la construcción, algunas de ellas fueron tomadas e incorporadas al plan presentado por el GCABA”, expresó Valeria del Puerto, presidenta del CPAU.

Resumen del protocolo autorizado

Solo se podrá realizar actividades en el horario de 10 a 19 de lunes a viernes, y los sábados de 10 a 14.

Garantizar distancia entre personas de al menos 1,5 metro. Llevar al mínimo posible la convivencia simultánea en un mismo espacio.

Uso de tapabocas en todo momento tanto para los empleados como para las personas ingresantes.

La jefatura de obra debe conformar cuadrillas operativas previendo las suficientes separaciones entre los puestos de trabajos activos, con un factor de ocupación máximo de 1 persona cada 4 a 6 metros cuadrados, manteniendo 1,5 metro de separación.

Se debe priorizar el trabajo autónomo y aislado. Y adecuar las diferentes tareas en turnos rotativos de trabajo.

Los trabajadores deberán contar con reposición de elementos de protección personal (EPP) y kit de desinfección húmeda.

Los/as trabajadores/as no pueden usar el transporte público.

Medidas de limpieza y desinfección general de instalaciones y vehículos, y tratamiento de residuos, según protocolo.

Ver boletín oficial

Ver protocolo en el anexo 2

Cómo solicitar reinicio de Obra en el sistema TAD-Director de Obra

Ver última nota al Jefe de Gobierno de CABA


Alejandraseptiembre 30, 2020
encuesta-1.jpg

4min741

La Cámara Argentina de la Construcción (CAMARCO) elaboró un estudio de opinión sobre el panorama de la actividad de la construcción, desde la perspectiva de sus propios actores, para indagar acerca del impacto de la pandemia y las medidas tomadas por el Estado en la Industria de la Construcción.

Cabe resaltar que este es el sexto estudio que elabora la CAMARCO desde que comenzó la pandemia del COVID-19. La encuesta fue realizada entre el 9 y 15 de septiembre de 2020. Los principales puntos del relevamiento, a continuación:

  • De las obras con contrato vigente al 31 de agosto de 2020 el 55% están con desarrollo normal, el 14% están demoradas y otro 12% paralizadas. La proporción de obras con desarrollo normal mejoró en los últimos 4 meses, pasando del 34% al 55% actual. En el caso de empresas del AMBA indican que sólo el 32% de las obras están en desarrollo normal (contra una media del 61% del interior).
  • En agosto de 2020 el 46% de las empresas realizaron presupuestos u ofertas de obras públicas y el 49% para obras privadas.  Esto mejoró respecto de meses anteriores.
  • El 78% de la empresas constructoras consultadas no tuvieron ninguna adjudicación de obra pública en el mes de agosto de 2020. Respecto de obras privadas el 76% no tuvo nuevas adjudicaciones en agosto. En ambos casos los valores son semejantes  respecto del mes anterior.
  • El 21% de las empresas tuvieron que suspender personal bajo convenio UOCRA. El 50% estima que las suspensiones seguirán al menos hasta el mes de octubre de 2020.
  • En el caso del personal bajo ley 20.744, el 17% de las empresas suspendió personal.
  • En agosto de 2020 el 50% de las empresas fueron incluidas en el programa ATP, en el mes de abril el 69% de las empresas habían sido incluidas.
  • En lo relativo a las expectativas del sector a 3 meses vista, el 26% espera que la actividad mejore, el 35% que se mantendrá igual y el 24% creé que la actividad disminuirá. Las expectativas positivas se estancaron en este mes luego de una importante mejora.
  • Respecto de la facturación esperada para los próximos 6 meses, sobre la base de lo presupuestado, el 59% de los consultados indica que la misma será un 50% o menos de lo esperado, hubo una mejora respecto del mes anterior.
  • En relación a las medidas tomadas por el gobierno para incentivar la actividad de la construcción el 16% cree que son buenas o muy buenas, el 40% regulares y el 36% malas. La evaluación de las medidas tomadas tuvieron una leve caída respecto del mes anterior.

Entreplanosagosto 28, 2020
construccion-1.jpg

5min370

Se dio a conocer el Informe de Coyuntura del IERIC (Instituto de Estadística y Registro de la Industria de la Construcción), con datos correspondientes a los meses de junio y julio de 2020. Los datos corresponden a una situación de relativa mayor flexibilidad acontecida durante la emergencia derivada de la epidemia de COVID-19, caracterizada por la habilitación progresiva de actividades económicas principalmente fuera de los grandes aglomerados urbanos.

Los principales datos que aporta el Informe son:

  • El nivel de empleo formal en la Industria de la Construcción durante el mes de junio fue de 273.269 puestos de trabajo. Cabe resaltar que este dato es provisorio.
  • Dicho nivel representa un alza del 1,7% respecto al de mayo, hecho que interrumpe una serie de nueve meses consecutivos de caídas del empleo sectorial.
  • La comparación con junio de 2019 arrojó una baja del empleo formal del 33,5%, configurando una leve mejora en relación al registro del mes precedente (-35,6% interanual), pero aún continúa siendo un ritmo de contracción récord para un mes de junio en términos de la serie histórica iniciada en 2005. Para los primeros seis meses del año acumula una caída del 27% interanual.
  • El plantel medio de las firmas constructoras se ubicó en 10,6 puestos de trabajo registrados por empresa. Este nivel representa un alza del 0,4% mensual pero una baja del 25,5% interanual.
  • Las empresas constructoras con 500 o más empleados siguen siendo las más afectadas por la actual coyuntura, aunque la cantidad de ellas se estabilizó frente a las caídas registradas en los meses precedentes. De todas formas, su participación en la estructura del empleo sectorial se elevó al 6,4% en junio, nivel superior al mínimo de 6,1% registrado en mayo pero lejano del 12% que tenía un año atrás.
  • A nivel territorial, la creación de empleo registrado durante junio estuvo más influenciada por lo ocurrido en los distritos del Resto del país, mientras que dentro de las Grandes Jurisdicciones se destaca la Provincia de Córdoba con un incremento del 10,1% mensual, lo que representa más de un cuarto del total de nuevos empleos generados en el mes.
  • Sumando Córdoba, Santa Fe y el interior de la Provincia de Buenos Aires, se observa que la Región Centro fue la que creció de manera más acelerada, con un incremento del 4,6% mensual. Luego le siguieron en importancia el NEA y el NOA, con ritmos de expansión del 3,7% y 3,4%, respectivamente.
  • El empleo registrado en la Región Metropolitana evolucionó de manera inversa durante junio, en donde tanto la Ciudad como los municipios que conforman el Gran Buenos Aires continuaron registrando caídas mensuales en su nivel de ocupación sectorial.
  • En julio de 2020, la cantidad de empleadores en actividad en la Industria de la Construcción ascendió a 16.776, nivel que representa una caída del 18,8% interanual, inferior al 20,6% registrado en junio. En términos absolutos, esto significa retornar prácticamente a la misma cantidad de empleadores que se encontraban en actividad en igual mes del año 2005.
  • Mientras que en las Grandes jurisdicciones del país la tasa de contracción del número de empleadores fue del 19,1% interanual, en las Restantes jurisdicciones fue del 18,2%.

El Informe completo puede ser consultado en: https://www.ieric.org.ar/informes-de-coyuntura-43/2020


Entreplanosjulio 8, 2020
construya-2.jpg

2min651

El Índice Construya (IC), que mide la evolución de los volúmenes vendidos al sector privado de los productos para la construcción que fabrican las empresas líderes que conforman el Grupo Construya (ladrillos cerámicos, cemento portland, cal, aceros largos, carpintería de aluminio, pisos y revestimientos cerámicos, adhesivos y pastinas, pinturas impermeabilizantes, sanitarios, grifería y caños de conducción de agua), señaló que las ventas de insumos de las empresas del Grupo se ubicaron 1,70% por encima de las registradas en junio de 2019. 

Al comparar con mayo 2020, los volúmenes despachados en junio 2020 registraron un aumento de 33,29% desestacionalizado. 

En tanto, en el primer semestre del año el Índice Construya acumuló un descenso de 26,9% en comparación con el mismo período del año anterior. 

Es conveniente aclarar que el ISAC que se publicara el 7 de julio está referido al mes de mayo. Por tanto, no es comparable con el Índice Construya del mes de junio.

 


Entreplanosjunio 5, 2020
construya.jpg

2min612

El Índice Construya (IC), que mide la evolución de los volúmenes vendidos al sector privado de los productos para la construcción que fabrican las empresas líderes que conforman el Grupo Construya (ladrillos cerámicos, cemento portland, cal, aceros largos, carpintería de aluminio, pisos y revestimientos cerámicos, adhesivos y pastinas, pinturas impermeabilizantes, sanitarios, grifería y caños de conducción de agua), señaló que las ventas de insumos de las empresas del Grupo se ubicaron 34% por debajo de las registradas en mayo de 2019. 

Y al comparar con abril 2020, los volúmenes despachados en mayo 2020 registraron un aumento de 183,55% desestacionalizado. 

En tanto, en el primer cuatrimestre del año el Índice Construya acumuló un descenso de 32,4% en comparación con el mismo período del año anterior. 

Es conveniente aclarar que el ISAC que se publicara el 4 de junio está referido al mes de abril. Por tanto, no es comparable con el Índice Construya del mes de mayo.



Auspician Entreplanos




Newsletter