Entreplanosagosto 13, 2020
domotica-1.jpg

7min120

Muchas veces se explica la domótica desde el punto de vista puramente tecnológico, sin tener en cuenta su interacción con la propia arquitectura del edificio.

En este artículo vamos a tratar de mostrar las claves de la relación entre la arquitectura y una instalación domótica, analizando incluso varios ejemplos para comprobar cómo influye la una en la otra.

Como es lógico, entendemos que un sistema domótico debe estar supeditado a la propia arquitectura del edificio, el cual es diseñado en base a unas necesidades y parámetros concretos. Por lo tanto, un aspecto clave para el éxito de una instalación, es tratar de llegar a encontrar puntos de encuentro y resolver tales necesidades planteadas al inicio del proyecto.

En este sentido, la domótica ofrece una serie de soluciones muy prácticas y sencillas de cara al usuario, todas ellas basadas en el control de las instalaciones.

Para ello, vamos a mostrar varios ejemplos que clarifiquen este tipo de soluciones:

Escenas o ambientes

Uno de los aspectos que se diseña siempre en una vivienda son ambientes concretos con la iluminación. El arquitecto o interiorista define siempre varios encendidos por estancia e imagina de qué manera se regulará cada uno de ellos para ofrecer el nivel de confort deseado. Lo que ofrece la domótica, en este sentido, es llevar a cabo estas escenas de manera mucho más sencilla y atractiva, por ejemplo pulsando una tecla específica de un pulsador multifunción, o incluso a través de una aplicación. De este modo, el usuario no se ve obligado a encender una a una cada luz.

Esto podría aplicarse a multitud de casos; por ejemplo, en espacios comerciales, restaurantes o salas de juntas, donde se quiere modificar un ambiente concreto rápidamente.

Estas escenas no solo están enfocadas a la iluminación sino que se pueden combinar con el resto de equipos como puede ser en el momento de entrar/salir de la vivienda, al ir a dormir o en el momento de recibir invitados.

Además, con este tipo de pulsadores mencionados anteriormente, se reduce enormemente el espacio destinado en las paredes, mejorando notablemente la estética y funcionalidad de la habitación.

Acciones simples e integradas

Entre otras cosas, la arquitectura busca mejorar el confort de sus usuarios, y para ello mostramos varios casos que demuestran la ayuda que un sistema domótico propicia:

  • Visualización y modificación de temperaturas de diferentes habitaciones o espacios. Es posible incluso, que en un edificio de oficinas, el personal de mantenimiento pueda regular la temperatura o apagar/encender el clima sin necesidad de moverse por el mismo. Respecto al hogar, esto se traduce en un control más confortable y eficiente de dichos sistemas de climatización.
  • Acciones generales como el apagado general de todas las luces o la bajada de todas las persianas.
  • Programaciones horarias de elementos rutinarios como persianas, climatización o riego.
  • Encendidos de la calefacción un tiempo antes de llegar a casa para que la llegada sea más confortable.

Mejora en la eficiencia energética

Hoy en día es una obviedad que la arquitectura busca también una sostenibilidad respecto a los recursos energéticos, y en este aparato, la domótica también aporta su granito de arena a través de prestaciones como estas:

  • Apagado automático del sistema de climatización (tanto calefacción como aire acondicionado) en caso de que una ventana esté más de 5/10/15 minutos abierta.
  • Programaciones horarias de los estores y persianas para aprovechar la radiación solar en horas centrales del día.
  • Detección de fugas de agua y gas, con corte automático del suministro.

Integración de subsistemas en un único sistema

Uno de los enemigos de los arquitectos es la necesidad de implementar infinidad de aparatos por las paredes de la vivienda. No solo es un inconveniente a nivel estético, sino también a la hora de manejar las instalaciones. Estas son algunas soluciones:

  • Integración de la video-portería en la propia pantalla de domótica.
  • Utilización de aire acondicionado y calefacción de cada zona a través de un único termostato (que además puede seguir la misma gama que el resto de mecanismos).
  • Integración en la misma aplicación para móvil y tablets de todas las instalaciones (iluminación, climatización, persianas, seguridad, sonido, etc.)
  • Centralización de contenidos audiovisuales (TDT, Apple TV, TV por cable, BluRay, etc.) en un único punto de la vivienda y ocultos y trasmitidos a todas las TVs o proyector de la vivienda.

Ocio y disfrute

Este punto es más general, pero entendemos que siempre hay que tener como objetivo principal el disfrute del usuario. De nada sirve implementar un sistema muy completo y robusto si no se tienen en cuenta las necesidades planteadas en origen por la propia arquitectura del edificio, y para ello es fundamental trabajar mano a mano con los profesionales que la desarrollan.

Por: David Alvira Iráizoz, Gerente Comercial de ID Domótica | www.cosasdearquitectos.com


Entreplanosjulio 20, 2020
icovid-hosital.jpg

5min226

Por: Rosa Salvador | www.lavanguardia.com

“La pandemia nos ha hecho conscientes de las fortalezas del sistema sanitario pero también de sus debilidades: de que ha de estar preparado para hacer frente a emergencias no en cuestión de meses, sino de días”, señalan Patricio Martínez y Maximià Torrella, socios del estudio de arquitectura PMMT. La firma está especializada en la construcción de clínicas y hospitales (el sector le aporta el 90% de la facturación) y ha aprovechado la pandemia para diseñar tres nuevos modelos de hospitales focalizados en gestionar una situación límite como la que el sistema sanitario sufrió en abril.

El primero sería el iCovid Hospital System: un gran hospital para centralizar a todos los pacientes de una zona y evitar así el colapso total del sistema de salud. El segundo modelo, el iCovid Compact, se construiría al lado de los hospitales actuales, para que puedan funcionar normalmente sin la amenaza del virus pero aprovechando todos sus servicios. Por último, el iCovid Airbag gira en torno a un diseño para permitir una transformación rápida del centro que se diseña para los complejos de nueva construcción o para remodelar los actuales.

“Son propuestas que buscan evitar los hospitales de campaña que hemos visto en los últimos meses y que tienen como objetivo permitir un trabajo seguro de los sanitarios y dar confort a los pacientes. Además, con la construcción industrializada, un compacto de 4.000 m2de nueva planta podría estar listo en cuatro o cinco meses, frente al año y medio habitual del sistema constructivo tradicional”, señala Torrella.

En España, reconoce Martínez, este es el hospital que mejor se adapta a las necesidades de la sanidad pública, mientras que en Latinoamérica o África, países con pobre estructura sanitaria en los que el estudio realiza la mitad de su facturación, sería el iCovid Hospital System el más adecuado. “En los años de crisis llegamos a tener el 90% de nuestra facturación fuera, pero ahora hemos crecido mucho en España y hemos abierto oficina en Madrid”, señala.

La firma, que facturó el año pasado 3 millones de euros, cuenta entre sus clientes con los grandes grupos de la sanidad privada como Vithas o Quiron, así como con firmas locales importantes como Grupo Corachán, Cruz Blanca, Institut Marquès o Clínica de Girona, un centro en el que ya han aplicado su iCovid Airbag.

“Hemos destinado el confinamiento a innovar” reconoce Torrella: en lugar de aplicar un ERTE a sus 35 trabajadores, se centraron en diseñar los nuevos conceptos. La I+D es una actividad de la firma, que simultanean con la docencia y la producción. Su foco ha estado principalmente en el estudio de los materiales para hacer edificios saludables. “Influyen en muchos ámbitos, como las corrientes electromagnéticas y la contaminación del entorno, y afectan a la salud de las personas y, en las oficinas, a su productividad”, señala Martínez. “Por eso, PMMT está creciendo también como consultora para otros estudios que no tienen nuestra especialización”, asegura Torrella.


Entreplanosjulio 16, 2020
arquitectura-sustentable-2.jpg

10min170

Por: The New York Times

Durante algunas décadas, muchas personas de la industria inmobiliaria han estado tratando de construir edificios “ecológicos” y remplazar materiales convencionales con materiales sustentables e instalar sistemas eficientes en materia de energía. Los edificios tienen un impacto ambiental importante, así que todas estas modificaciones han logrado que existan estructuras menos perjudiciales para el planeta.

Ahora, algunos desarrolladores están dando un paso más con los edificios “muy ecológicos” que en verdad ayudan mucho.

Este nuevo enfoque ha sido impulsado por organizaciones sin fines de lucro, instituciones educativas y propietarios comprometidos con una misión que pretenden demostrar que los edificios pueden, por decir algo, generar su propia energía y convertir los desechos de los inodoros en fertilizantes para jardinería. Ahora, las inmobiliarias comerciales están tomando la batuta al desarrollar proyectos que mantienen normas ambientales cada vez más estrictas y, algunas veces, incluso abordan problemas públicos complicados como las fuentes locales de contaminación de las aguas.

“Estamos en un punto en el que la ciencia nos está diciendo que tomemos medidas y las financieras nos dicen que esto es viable”, señaló Marta Schantz, vicepresidenta sénior del Greenprint Center for Building Performance del Urban Land Institute.

Es muy posible que los recientes acontecimientos alienten esta iniciativa, ya que la pandemia del coronavirus ha acrecentado el interés por el tipo de interiores que se encuentran en los edificios muy ecológicos, y las protestas contra la injusticia racial han hecho que los inversionistas en bienes raíces inviertan en activos que aporten el mayor beneficio.

“Las estrellas se están alineando”, comentó Robbie Hobbs, director del grupo de productos globales para la gestión del lugar de trabajo en JLL, una empresa de servicios inmobiliarios.

Uno de los proyectos más recientes de este tipo es Watershed, un edificio de oficinas de siete pisos ubicado en el vecindario de Fremont, en Seattle, que se terminó este año y que ya tiene rentadas tres cuartas partes. Watershed tiene un techo inclinado que recolecta agua pluvial para usarse en los inodoros y una amplia y cómoda escalera de acceso que ofrece una alternativa a los elevadores.

Los desarrolladores del proyecto, Stephen C. Grey & Associates y Hess Callahan Partners, atribuyen a sus arquitectos de Weber Thompson haberlos alentado a pensar en algo ecológico para este proyecto y otros desarrollos previos.

La primera colaboración de este equipo fue en un edificio de oficinas de cuatro pisos en Seattle diseñado con un sistema “pasivo” de calefacción y enfriamiento, lo que significa que la luz solar que entra por las paredes de vidrio calienta el interior y proporciona iluminación natural, así como que las ventanas funcionales proporcionan ventilación y eliminan la necesidad de que exista un sistema de aire acondicionado. Inaugurado en 2008, el edificio se rentó con rapidez y se ha mantenido ocupado en su totalidad.

Su éxito “nos convenció de construir otros”, afirmó Mark Grey, director de Stephen C. Grey.

Posteriormente, el equipo aumentó la apuesta con un proyecto de oficinas a orillas del puente Aurora en Seattle. El edificio tiene, entre otros elementos, un espacio con casilleros para 250 bicicletas. En el exterior, se diseñó un canal con plantas, llamado sistema de biofiltración, para filtrar el agua pluvial contaminada que viene de una bajada del puente hacia un lago cercano donde hay salmones.

Al otro lado del puente, el Watershed tiene muchos sistemas de biofiltración que captan el agua que escurre de las bajadas y de un callejón. En medio del paisaje, hay carteles que explican cómo se purifica el agua sucia antes de que llegue al lago. Los sistemas de biofiltración aumentaron cerca de 250.000 dólares el presupuesto para el edificio, señaló Weber Thompson.

Las características de sustentabilidad del edificio “tienen una utilidad real y funcional”, mencionó John S. Grassi, director ejecutivo de Spear Street Capital, una empresa inmobiliaria de San Francisco que se sumó al proyecto del Watershed como codesarrollador.

“Solo pensamos que era el momento oportuno, en el lugar adecuado y el mercado idóneo”, añadió.

Uno de los primeros edificios de oficinas muy ecológicos fue el Bullit Center, que se inauguró en Seattle en 2013. Los apartamentos para una sola familia con celdas solares e inodoros de compostaje ya habían existido durante algún tiempo, pero este proyecto de mediana altura, que fue desarrollado por la Fundación Bullit, una organización que se preocupa por el medioambiente, demostró que un edificio comercial que alberga a una variedad de inquilinos también podía ser ecológico.

El Bullit Center, una estructura con diseño extravagante, posee un tejado voladizo angular equipado con celdas fotovoltaicas que producen suficiente energía para abastecer al edificio y mandar el resto al sistema eléctrico. El agua pluvial se recolecta y se purifica para su consumo.

El edificio es como un árbol viviente que respira y que ayuda al ecosistema, comentó Paul Schwer, presidente de PAE, la empresa de ingeniería que trabajó en el edificio y quien también es uno de los inquilinos del proyecto.

Existía la esperanza de que el Bullit Center generara un sinnúmero de edificios parecidos. Pero eso no sucedió, en parte debido a que los proyectos de ese tipo son más complicados y tan solo los trámites para obtener los permisos tardan más tiempo. Según las compañías que han trabajado en esos proyectos, su construcción también es del 5 al 25 por ciento más cara. (Sin embargo, la operación del edificio puede ser menos onerosa, sobre todo cuando genera su propia energía y recolecta su propia agua).

Empresas inmobiliarias importantes han estado estableciendo metas para reducir el uso de energía y las emisiones de carbono en los edificios de sus desarrollos. Las empresas de tecnología también tienen sus propias metas ambiciosas y están desarrollando proyectos ecológicos en sus instalaciones.

Además, ahora que los inversionistas buscan empresas que se adhieran a las políticas de gestión, sociales y ambientales progresistas (ESG, por su sigla en inglés), se ha vuelto más fácil para los desarrolladores obtener respaldo financiero para proyectos ecológicos, señaló Joanna Frank, presidenta y directora ejecutiva del Center for Active Design, el cual administra el programa de certificación Fitwel para edificios más salubres.

Algunos desarrolladores están forjando experiencia en edificios ecológicos. Están descubriendo que pueden cobrar un recargo cuando rentan el espacio, en parte debido a que casi siempre tienen mucha luz natural en su interior y en sus acabados usan materiales naturales atractivos, como la madera. Es posible que estos edificios también se vendan a precios más altos.

“Por lo general, cuando comparamos un edificio con otro, nos basamos en cuestiones como superficie cuadrada y ubicación”, comentó Hobbes, de JLL. “Ahora, se diferencian más por el valor sustentable de los bienes”.

Gerding Edlen, una empresa desarrolladora de Portland, Oregon, ha sumado fuerzas con otras compañías en un proyecto de PAE. Se trata del edificio de cinco pisos llamado PAE Living Building, ubicado en Portland, que tendrá su propia planta de energía (gracias a un techo solar), así como su propia planta de tratamiento de agua (los desechos líquidos de los inodoros serán convertidos en fertilizantes para uso agrícola). El agua que cae sobre el techo será filtrada para potabilizarla.

PAE propuso la idea del proyecto y será el inquilino que servirá de ancla para el edificio. Esta empresa y otras compañías involucradas —que incluyen a ZGF Architects y Walsh Construction— han asumido una participación de capital en el proyecto. Han trabajado juntos en cientos de edificios con la certificación de edificios sustentables LEED.

“Tiene que llegar un momento en el que digamos: ‘¿Y ahora qué más?’”, comentó Schwer de PAE.


Entreplanosjulio 13, 2020
lucia.jpg

6min266

El edificio LUCIA de la Universidad de Valladolid (España) se ha convertido en el primero del mundo en recibir el certificado internacional WOSHIE, una acreditación de protección contra el contagio de virus.

Este está ubicado en el campus “Miguel Delibes” y es pionero en mostrar de esta forma su compromiso con la salud y el bienestar de sus alumnos, sus profesores y su personal de administración y servicios (PAS). Además, tal y como informan desde el ámbito universitario, “estamos participando activamente en el diagnóstico, en investigaciones y en patentes del COVID-19“.

WOSHIE: ¿qué es?

World Organization for Safety and Health in Indoor Environment (WOSHIE) se define como una entidad “concienciada con la actual pandemia y sus consecuencias, que gestiona la primera certificación internacional que aborda la protección contra todas las vías del contagio de virus en espacios interiores“.

Esta certificación se caracteriza por requerir medidas de protección:

  • efectivas contra el contagio de virus
  • que las personas perciben como proveedoras de seguridad
  • que permiten la viabilidad de la actividad en el edificio
  • de implantación y retirada sencilla
  • de coste moderado o que suponen una mejora para la salud y el confort de las personas, incluso cuando la pandemia esté superada

El edificio LUCIA

Para conseguir la certificación, el edificio LUCIA, y tal y como explican desde la propia universidad vallisoletana, ha incorporado las medidas de protección que requiere la certificación WOSHIE en sus cinco áreas de protección, entre las que destaca la generación de un aire interior sano:

1. Zonas críticas:

En la entrada se han incorporado marcas para ordenar las colas de espera, cartel indicador con las normas de seguridad, felpudo con líquido desinfectante, dosificador de gel sin contacto y cámara termográfica“, explican desde la Universidad.

En la conserjería, se ha dotado al conserje con sobrepresión de aire exterior, interfono para evitar contagios en la conversación, termómetro de proximidad para comprobar la temperatura de personas, dispensador de gel desinfectante de uso individual, mesa con ruedas para traslado de paquetes y documentos previamente a la desinfección, lámpara ultravioleta para desinfección de pequeños objetos, paquetes y documentos, para mascarilla ffp2 o equivalente, visera de protección de ojos, bata de protección y guantes.

En los aseos se ha incorporado a la entrada dispensador de gel desinfectante sin contacto, se ha confirmado la presencia de dispensadores de toallitas de papel para secado de manos, se ha restringido el uso de lavabos y urinarios que no respetaban la distancia de seguridad y se han colocado carteles indicadores, en interior y exterior con las normas de seguridad propias de los aseos.

2. Aire sano:

En cuanto al aire interior, detallan que “se han regulado los equipos de climatización para que todo el aire que llega a las estancias sea aire exterior y con una velocidad reducida”.

También se han establecido consignas de humedad y temperatura adecuadas, incluyendo sondas de confirmación en cada estancia, para disminuir al máximo la vida útil del virus en el aire y en las superficies.

3. Distancias y recorridos:

Se han señalizado todos los pasillos para que sean de un único sentido de paso para las personas, y se ha asignado a cada escalera un único sentido de subida o bajada, de modo que no sea necesario que las personas se crucen, y de este modo se facilita que se mantengan las distancias de seguridad.

En las posibles zonas conflictivas se han colocado separadores de cinta.

4. Protección de las personas y normas de seguridad:

En cuanto a esta área, se ha indicado en la entrada al edificio y en cada desembarco de escaleras las normas de seguridad como son el uso obligatorio de mascarillas, la utilización de gel desinfectante al entrar y salir de cada laboratorio y la distancia de seguridad a mantener.

Las medidas de protección instaladas permiten que los trabajadores podrán estar sin mascarilla en sus puestos de trabajo, siempre que se encuentren, al menos, a dos metros de distancia.

5. Limpieza y desinfección:

Se han realizado pruebas de limpieza PCR en superficies de alto contacto y pruebas experimentales PCR en aire para confirmar que el edificio, al menos en el momento de las pruebas, está libre de virus. Se ha especificado el tipo de trapos, desinfectantes y frecuencias de limpieza y desinfección adecuados.

Con información de: climatizacion-y-confort.cdecomunicacion.es


Entreplanosjunio 25, 2020
aire-liquido.jpg

7min310

Comienza la construcción de la batería de aire líquido más grande del mundo, que almacenará electricidad renovable y reducirá las emisiones de carbono de las plantas de energía de combustibles fósiles.

El proyecto cerca de Manchester, Reino Unido, utilizará energía verde de repuesto para comprimir el aire en un líquido y almacenarlo. Cuando la demanda es mayor, el aire líquido se devuelve a un gas, alimentando una turbina que devuelve la energía verde a la red.

Una gran expansión de la energía eólica y solar es vital para hacer frente a la emergencia climática, pero no siempre están disponibles. Por lo tanto, el almacenamiento es clave y el nuevo proyecto será el más grande del mundo fuera de los esquemas hidroeléctricos bombeados, que requieren un depósito de montaña para almacenar agua.

La nueva batería de aire líquido, desarrollada por Highview Power, estará operativa en 2022 y podrá alimentar hasta 200,000 hogares durante cinco horas y almacenar energía durante muchas semanas. Las baterías químicas también son necesarias para la transición a un mundo sin carbono y su precio está cayendo en picado, pero solo pueden almacenar cantidades relativamente pequeñas de electricidad durante períodos cortos.

¿Qué son las baterías de aire líquido?

Las baterías de aire líquido se pueden construir en cualquier lugar, dijo el director ejecutivo de Highview, Javier Cavada: “El aire está en todas partes del mundo. El principal competidor no es realmente otras tecnologías de almacenamiento, sino combustibles fósiles, ya que la gente todavía quiere continuar construyendo plantas a gas y carbón hoy, curiosamente”, dijo.

El gobierno del Reino Unido ha apoyado el proyecto con una subvención de £ 10 millones. El ministro de energía y crecimiento limpio, Kwasi Kwarteng, dijo: “Esta nueva instalación revolucionaria formará una parte clave de nuestro impulso hacia la red cero, brindando una mayor flexibilidad a la red eléctrica de Gran Bretaña y creando empleos de cuello verde en el Gran Manchester.

«Proyectos como estos nos ayudarán a darnos cuenta del valor total de nuestras energías renovables de clase mundial, asegurando que los hogares y las empresas aún puedan ser alimentados por energía verde, incluso cuando el sol no brilla y el viento no sopla», dijo.

Se insta al gobierno del Reino Unido a hacer que la recuperación económica de la pandemia de coronavirus sea verde. «Le debemos a las generaciones futuras reconstruir mejor», dijo el primer ministro, Boris Johnson, recientemente, mientras que el canciller, Rishi Sunak, está planeando una «revolución industrial verde».

Alex Buckman, un experto en almacenamiento de energía en el grupo Energy Systems Catapult , dijo que las plantas contaminantes de gas eran la principal forma de equilibrar la red eléctrica del Reino Unido. Pero un sistema neto de carbono cero necesitaría más del 30% de energía renovable de hoy y, por lo tanto, más almacenamiento.

«Es probable que haya una necesidad de una o más de las tecnologías de almacenamiento de electricidad de media a larga duración para llenar un vacío en el mercado, y el almacenamiento de energía de aire líquido (LAES) está a la altura como una opción», dijo. La energía hidroeléctrica bombeada está limitada por la necesidad de un reservorio de montaña, mientras que el almacenamiento por gravedad, donde se levanta un peso y luego se deja caer para alimentar un generador, está menos desarrollado, al igual que la producción a gran escala de combustible de hidrógeno a partir de energía verde.

«La combinación de ser más desarrollado y más escalable brinda a LAES la oportunidad de ser competitivos, si pueden demostrar que pueden reducir los costos con una mayor escala», dijo Buckman.

Una capacidad de almacenamiento impresionante

La batería Highview almacenará 250MWh de energía, casi el doble de la cantidad almacenada por la batería química más grande, construida por Tesla en Australia del Sur. El nuevo proyecto se ubica en el Trafford Energy Park, que también alberga la planta de energía a gas de Carrington y una central eléctrica de carbón cerrada.

El proyecto costará £ 85m, y Highview recibió £ 35m de inversión del gigante japonés de maquinaria Sumitomo en febrero. La batería de aire líquido está creando 200 empleos, principalmente en construcción, y está empleando a antiguos ingenieros de petróleo y gas, con unas pocas docenas en la operación continua. Se espera que la vida útil de la planta sea de 30-40 años. «Pasará a la próxima generación», dijo Cavada.

Highview está desarrollando otros sitios en el Reino Unido, Europa continental y Estados Unidos, incluso en Vermont, pero el proyecto de Manchester será el primero. «El primero es definitivamente el más importante y es por eso que realmente valoramos el audaz movimiento del gobierno del Reino Unido para utilizar la tecnología del Reino Unido para resolver los problemas del Reino Unido y luego exportar la tecnología a nivel mundial», dijo Cavada.

Por: Damian Carrington |  www.ecoportal.net


Entreplanosjunio 10, 2020
paneles-solares-doblecara.jpg

4min217

¿La mejor combinación de tecnología para la energía fotovoltaica? Paneles solares de doble cara y sistema de seguimiento solar. Esta es la receta de un grupo de científicos en Singapur, para obtener el mejor rendimiento en la mayoría de los sistemas fotovoltaicos terrestres.

Carlos Rodríguez-Gallegos y sus colegas del Instituto de Investigación de Energía Solar han firmado el nuevo estudio publicado estos días en Joule. La investigación examina la producción y la rentabilidad de las típicas granjas fotovoltaicas. En detalle, el trabajo contrastó instalaciones fijas de una sola cara y de seguimiento (de uno o dos ejes) con las de doble cara.

Los paneles solares de dos caras se han colocado rápidamente como una de las tendencias más prometedoras en el sector de la energía limpia. La capacidad de generar electricidad con ambas superficies de los módulos ofrece un plus para la producción. Pero la pregunta básica sigue siendo: ¿Es la solución realmente más barata que la tecnología convencional? Para los científicos de Singapur, la respuesta es sí, pero el sistema requiere una configuración precisa.

Para identificar los beneficios económicos globales asociados con el uso de esta combinación, el equipo analizó la radiación total que llega al suelo cada día (datos de la NASA y CERES). Por lo tanto, adaptaron esta información para tener en cuenta la influencia de la posición del módulo con respecto al sol. El trabajo se centró en los grandes sistemas fotovoltaicos compuestos por miles de módulos.

El grupo descubrió así que los paneles solares de doble cara equipados con un sistema de seguimiento de un solo eje no sólo proporcionan un mayor rendimiento que otras opciones, sino que también reducen el coste de la energía (LCOE).

En detalle, esta combinación produce casi un 35% más de electricidad en promedio, reduciendo el LCOE en un promedio de 16%. Y siguen siéndolo en el 93,1% del mundo.

El modelo sugiere que los paneles solares de doble cara combinados con la tecnología de seguimiento de un solo eje son más rentables en casi cualquier lugar del planeta, aunque los seguidores de doble eje son una solución más adecuada para las latitudes cercanas a los polos. Pero a pesar de las claras ventajas de esta tecnología, Rodríguez-Gallegos no espera que se convierta inmediatamente en el nuevo estándar de la industria.

El mercado fotovoltaico es tradicionalmente conservador“, dice el científico. “Las pruebas demuestran que la tecnología de doble cara y la tecnología de rastreo son fiables y cada vez vemos más de ellas en el campo. Sin embargo, las transiciones llevan tiempo: será necesario demostrar si estos beneficios pueden ser realmente de interés para los instaladores.”

Con información de: www.ecoinventos.com


Entreplanosjunio 5, 2020
arquitectura-sustentable.jpg

8min525

Por Arq. Carlos A. Grisolía, Director de CETArq

El patrimonio histórico construido representa la manera que tenían generaciones anteriores de vivir: formas de solucionar problemas funcionales, ambientales y técnicos. Cada detalle tiene una razón de ser: la cornisa, la galería, el aljibe y el sótano.

Aprovechar las orientaciones, proveer de aleros y parasoles, construir muros macizos, generar ventilaciones cruzadas, cámaras de aire ventiladas, cubiertas con materiales opacos, porosos, que respiran (tejas, tejuelas) y que no generan reflexiones, provisión de árboles caducos que provean sombra en verano, sectores vidriados para aprovechar el sol del invierno, representan soluciones arquitectónicas pasivas que cayeron en desuso por la modernidad; sin saberlo, ya eran ecológicos y su huella era mínima.

En época de crisis medioambientales no solo hay que confiar en las mágicas propuestas tecnológicas y los nuevos productos que ofrece el mercado, sino que también es interesante y necesario dudar, preguntarnos si somos capaces de generar y proponer otras alternativas eficientes. Haciendo retrospectiva, podemos desentrañar cómo se resolvían antes los mismos problemas que tenemos ahora, y así lograr confort para el hábitat humano con menos recursos, más ingenio y conexión con el entorno.

Cambiando paradigmas

Techos verdes, jardines verticales, vidrios dobles, sistemas de climatización: nuevos productos y sistemas que nos propone el mercado para resolver los problemas térmicos en poco tiempo de manera limpia y eficiente. Pero estos sistemas exigen gran costo de producción, transporte, mano de obra especializada para la ejecución, y mantenimiento permanente. Todo esto los convierte en antieconómicos y antiecológicos.

Una arquitectura que en sus diseños autogestiona sus propios recursos energéticos y que utiliza materiales locales y nobles, genera conciencia, responsabilidad, ahorro, autonomía y sustentabilidad en el tiempo. La arquitectura sustentable con diseños bioclimáticos propone soluciones de bajo impacto ambiental, que contemplan no solo requisitos funcionales, formales y técnicos, sino también aspectos psicológicos del ser humano y su relación con su entorno natural. En este contexto de pandemia y aislamiento obligatorio es necesario replantearse cuál es el espacio vital necesario que ofrece calidad de vida a las personas. No solo los metros cubiertos cuentan: la necesidad de tierra, aire y sol es irreemplazable.

Abarcar todos estos aspectos es un gran desafío para resolver dentro de una lógica estética: implica un distanciamiento de la veloz globalización estandarizada para volver a personalizar al diseño y al cliente, llenándolo de contenidos e ideales. Buscar una identidad que se vincule al lugar de implantación, diseñando la integración y aportando nuevos valores que armonicen el hábitat humano y el natural.

Compromiso ambiental

Los recursos naturales dentro del modelo de desarrollo sustentable deben aprovecharse y gestionarse de manera responsable e inteligente para no agotarlos, y desde nuestra profesión es mucho lo que se puede aportar.

Si hablamos de eficiencia energética, tenemos tres ejes a resolver: captación, conservación y distribución del recurso (sol, agua, viento). Es posible realizar esto de manera pasiva, activa o mixta. Todo lo que se invierte en aislamiento se ahorra en energía que no se va a consumir.

Recolectar el agua de lluvia de las cubiertas no implica gran costo de ejecución, ni complejidad técnica: solo diseñar desagües conectados a receptáculos contenedores enterrados o a cielo abierto, como una piscina natural donde especies vegetales la purifican y conservan en buen estado. Una cubierta de 100 metros cuadrados recolecta 2.000 litros de agua con una lluvia de 20 mm.

Una superficie vidriada orientada al norte y con un alero, o un pequeño invernáculo nos proporciona ambientes calientes para los días de invierno. Los muros Trombe-Michel son acumuladores de calor que aprovechan la inercia térmica propia del material combinado con la captación del sol en una trampa.

Los pozos canadienses aprovechan la temperatura estable de la tierra para acondicionar por aire con gran eficiencia y economía, ya que a 2m de profundidad ésta se mantiene entre 18 y 22 grados durante todo el año.

El efecto Venturi mejora la ventilación cruzada, aumentando la velocidad y bajando la temperatura del aire con el diseño que hace circular el fluido por una especie de embudo y al pasar por una sección menor, se comprime y refresca.

Estas son algunas estrategias que llamamos “pasivas”. Están relacionadas con decisiones de diseño: la forma, la orientación, la elección de materiales y la aplicación de principios físicos para el máximo aprovechamiento de los recursos naturales, que funcionarán solos e integrados a la arquitectura sin costos adicionales.

Por su parte, los sistemas activos incluyen dispositivos de cierta tecnología: calefones y paneles solares, fotovoltaicos, accesorios como bombas, filtros, ventiladores, baterías de acumulación, que implican inversión económica y tienen una vida útil más corta que el edificio.

Son innumerables los recursos de diseño que se pueden aplicar para resolver el hábitat humano y su confortabilidad en el siglo XXI.

Tenemos la oportunidad única, como corresponsables de la construcción de las ciudades, de hacerlo con una dimensión ética, comprometida con el medio ambiente y respondiendo a las demandas actuales con creatividad, economía y eficiencia.

Colaboración: Estudio CA – SA de Arquitecta Silvia Cavallera – Arquitecto Gustavo Sanz

www.losandes.com.ar


Entreplanosjunio 5, 2020
construya.jpg

2min309

El Índice Construya (IC), que mide la evolución de los volúmenes vendidos al sector privado de los productos para la construcción que fabrican las empresas líderes que conforman el Grupo Construya (ladrillos cerámicos, cemento portland, cal, aceros largos, carpintería de aluminio, pisos y revestimientos cerámicos, adhesivos y pastinas, pinturas impermeabilizantes, sanitarios, grifería y caños de conducción de agua), señaló que las ventas de insumos de las empresas del Grupo se ubicaron 34% por debajo de las registradas en mayo de 2019. 

Y al comparar con abril 2020, los volúmenes despachados en mayo 2020 registraron un aumento de 183,55% desestacionalizado. 

En tanto, en el primer cuatrimestre del año el Índice Construya acumuló un descenso de 32,4% en comparación con el mismo período del año anterior. 

Es conveniente aclarar que el ISAC que se publicara el 4 de junio está referido al mes de abril. Por tanto, no es comparable con el Índice Construya del mes de mayo.


Entreplanosjunio 1, 2020
liquido-solar.jpg

3min238

Los avances en el desarrollo de sistemas que aprovechan al máximo la energía solar llevan sucediéndose desde hace años. El último tiene como protagonistas a científicos de la Universidad Tecnológica Chalmers, en Gotemburgo, Suecia, que han creado un fluido químico capaz de almacenar la energía solar durante años, y de manera altamente eficiente, para liberarla en forma de calor cuando hace falta.

Los investigadores han denominado a esta nueva técnica de aprovechamiento de la energía solar “Sistema Solar Térmico Molecular” y afirman que es mucho más eficiente y longevo que cualquier sistema actual. Según informa la CNN, el líquido funciona como una batería recargable, pero en lugar de electricidad, la radiación solar se libera en forma de calor cuando se necesita.

El fluido es en realidad una molécula en forma líquida que los científicos de la Universidad Tecnológica de Chalmers llevan mejorando desde 2017. Esta molécula está compuesta de carbono, hidrógeno y nitrógeno, y cuando queda expuesta a la luz solar, hace algo inusual: los enlaces entre sus átomos se reorganizan y se convierte en una nueva versión energizada de sí misma, llamada isómero.

La energía solar queda atrapada entre los fuertes enlaces químicos del isómero, y permanece allí incluso cuando la molécula se enfría a temperatura ambiente”, explica el profesor Kasper Moth-Poulsen, que está al frente de la investigación. “Este sistema es muy robusto: puede soportar más de 140 ciclos de almacenamiento y liberación de energía con una degradación insignificante”, añade.

La energía en este isómero se puede almacenar hasta 18 años y seguir aportando calor a altas temperaturas pasado este tiempo, según Moth-Poulsen. De momento, el equipo investigador ha puesto a prueba un prototipo de este revolucionario sistema en el tejado de uno de los edificios de la universidad y los resultados obtenidos ya han llamado la atención de inversores internacionales, según el científico.

Asimismo, la energía solar almacenada de esta forma podría se aprovechada en la climatización de las casas y en diferentes usos industriales, aportando calor a demanda. En este vídeo se puede ampliar información. Fuente: El Diario de Madryn


Entreplanosmayo 29, 2020
artic1.jpg

5min292

Un nuevo hotel abre sus puertas para disfrutar de la impactante naturaleza de Suecia. El Arctic Bath, arquitectura y diseño escandinavo se combinan para ofrecernos un descanso perfecto en la última zona salvaje del norte de Europa.

A lo largo de la historia, el diseño escandinavo siempre se ha identificado por intentar crear una belleza accesible para todos y que mejore nuestra condición de vida.

Fue el responsable de la incorporación de un lenguaje más natural y humano, y aquí, es donde apareció el afamado “diseño orgánico”, inspirándose en la naturaleza que rodea esas regiones tan espectaculares que nos siguen encandilando con su impactante fuerza visual.

Entre sus múltiples iconos arquitectónicos, acaba de abrir el singular hotel Arctic Bath. Una construcción flotante que se asemeja a un nido de pájaros evidenciando que el diseño orgánico está más vivo que nunca.

El nuevo hotel está diseñado por los arquitectos Bertil Harström y Johan Kauppi. Ubicado en las orillas del río Lule, en el norte de Laponia sueca, se está convirtiéndose en una de las atracciones turísticas más emblemáticas de la región. Recordemos que, Laponia es una provincia histórica en el extremo norte de Suecia, es la llamada “la última zona salvaje del norte de Europa”. Donde encontramos paisajes con contrastes imponentes, naturaleza pura y experiencias diferentes dependiendo de la temporada en que se visite.

La construcción está desarrollada con los más altos estándares ambientales (Ver certificación LEED y certificación BREEAM) y usando materiales locales con la intención de tener un mínimo de impacto ambiental.

Se ha incorporado la naturaleza circundante en las cabañas y suites. Materiales naturales y sostenibles con una rica historia como la madera, la piedra, el cuero o textiles que armonizan con el diseño escandinavo. ¡Es su perfecto escondite bajo los cielos estrellados!

El hotel Arctic Bath está constituido por una serie de cabañas flotantes en las que se encuentra un edificio principal y otras ubicadas en suelo firme que conforman el amplio complejo.

Las habitaciones flotantes ubicadas en el agua son dobles. Cabinas independientes que tiene una superficie de 24 metros cuadrados habitables y conectadas a la costa por una pasarela flotante.

Son cabañas flotantes en verano y congelada en invierno en el río Lule. Incluye: una cama doble, un baño con ducha, aire acondicionado, un minibar, Wi-Fi, calefacción en el suelo y una estufa de pellets. Estás pequeñas edificaciones tienen un amplio porche donde los usuarios pueden meditar, tomar el sol o simplemente disfrutar de la impactante naturaleza que le rodea.

Entre las estancias flotantes existe una edificación más grande de forma redonda “el nido” dónde se encuentra el spa y la zona de restauración con una piscina central para que los usuarios del hotel puedan tomar un baño refrescante.

Las cabañas ubicadas en tierra son más grandes y están elevadas sobre el nivel del suelo. Diseñadas para 5 personas y aproximadamente tienen unos 62 metros cuadrados. También disponen de todas las comodidades requeridas en un hotel moderno.

Por último, la estrella del hotel, una suite con doble planta accesible con una escalera de caracol, y, desde luego, como vemos en las imágenes, la decoración escandinava sigue estando muy presente en su interiorismo.

 



Auspician Entreplanos




Newsletter