Entreplanosfebrero 21, 2020
climatizacion2.jpg

6min54

Si no eres un experto en la materia, puede que el concepto de climatización evaporativa te suene un poco a chino. En este post te explicamos en detalle en qué consiste este sistema de refrigeración y cuáles son sus ventajas:

¿En qué consiste la climatización evaporativa?

Como decíamos, la climatización evaporativa es un sistema de refrigeración en el que el aire se enfría mediante la evaporación de agua. Durante este proceso no se utiliza ningún tipo de refrigerante, sino que se “roba” el calor al aire en el proceso de evaporación.

La climatización evaporativa es una tecnología sencilla y ecológica, ya que consume mucha menos energía que la refrigeración por compresor. Se estima que el ahorro de consumo energético oscila entre el 60 y el 80% con respecto a los sistemas de calefacción tradicionales, aunque este porcentaje varía en función de los niveles de humedad y temperatura de la zona.

Con todo, a pesar de sus beneficios, sigue siendo un sistema de acondicionamiento muy desconocido e infrautilizado hasta el momento.

Funcionamiento de la climatización evaporativa

El funcionamiento de los climatizadores evaporativos está basado en la denominada entalpía de vaporización del agua. Mediante este sistema el aire que procede del exterior entra por unos filtros saturados de agua, se convierte en vapor y expulsan el aire frío.

Un punto a su favor es que, en climas secos, los sistemas de climatización evaporativa ayudan a agregar humedad al ambiente. Los sistemas de refrigeración convencionales precisan de agua adicional para hacer esta función. Por estos motivos, la climatización evaporativa se ha convertido en una de las soluciones más eficaces para el acondicionamiento de cualquier área, tanto en la industria como en viviendas de particulares.

Ventajas de la climatización evaporativa

Ya hemos avanzado algunas de las ventajas de la climatización evaporativa, pero a continuación vamos a profundizar más en todos sus beneficios.

Es totalmente ecológica: los aires acondicionados convencionales suelen ser perjudiciales para el medio ambiente ya que utilizan refrigerantes para funcionar. Mediante esta tecnología, evitamos el uso de productos nocivos para el ecosistema y contribuimos al cuidado del planeta.

Ahorro energético: como ya hemos comentado, el ahorro energético con un sistema de climatización evaporativa puede alcanzar hasta el 80 % del consumo eléctrico. Apostando por este tipo de calefacción conseguiremos reducir considerablemente la factura de la luz a final de mes.

Flexibilidad para regular la temperatura: a través de este sistema podremos reducir la temperatura interior hasta en 14º en los climas más secos y en 5º en los climas con mucha humedad.

Renueva el aire interior: gracias a la climatización evaporativa, el aire de la estancia se renueva completamente y es sustituido por aire limpio y fresco. También desaparecen el humo y los olores que pueda haber en el ambiente.

Funciona en espacios abiertos: a diferencia de otros sistemas, éstos se pueden instalar en espacios abiertos para favorecer la circulación de aire fresco.

Añade humedad a climas secos: como decíamos, este tipo de climatización no sólo consigue refrescar el aire, sino también generar humedad en climas secos, lo que se traduce en una mayor sensación de confort.

Puede ser portátil: esto supone una gran ventaja, ya que podemos refrigerar distintas estancias de una casa utilizando tan solo un único equipo.

Mantenimiento sencillo: las tareas de mantenimiento que necesitan los sistemas de climatización evaporativa son prácticamente nulas.

En definitiva, apostar por la climatización evaporativa no solo tiene ventajas para tu salud y para el planeta. También es positivo para tu bolsillo. Este sistema reduce la temperatura del aire de una casa, nave o local de trabajo, aumentando la rentabilidad del negocio o contribuyendo a la economía familiar gracias al gran ahorro energético que supone.

 

 

FUENTE: www.construnario.com


Entreplanosfebrero 19, 2020
ladrillos3.jpg

2min36

A menudo reconocido como uno de los materiales de construcción más difundidos en todo el mundo, el ladrillo es indudablemente tan versátil como fácil de aplicar y de bajo costo. Al componer estructuras y cierres en los proyectos, es un material de fácil uso, poco mantenimiento y resistencia considerable, gracias a su forma de producción y disponibilidad de mano de obra en el mercado.

Sin embargo, aunque en gran medida compone superficies verticales, también tiene excelentes propiedades cuando se aplica a superficies horizontales, como pisos.

Con la posibilidad de cubrir áreas interiores y exteriores, pueden presentar excelentes composiciones gráficas, dada su variedad de patrones, texturas y tonos, haciendo que los espacios estéticamente sean más “cálidos” y acogedores.

Cuando se trata de entornos internos, se recomienda utilizar el ladrillo recocido, técnicamente conocido por permanecer más tiempo en el horno y presentar una mayor resistencia y menor capacidad de absorción. Además de estos, los ladrillos de demolición son una gran opción.

Vale la pena recordar que los bloques de ladrillo son vulnerables a la humedad y a la acción climática, por lo tanto, es esencial aplicar una capa de impermeabilización cada dos años, con resinas acrílicas especiales a base de solvente.

 

 

Por: Matheus Pereira / www.archdaily.mx


Entreplanosfebrero 17, 2020
madera6.jpg

6min49

En la Argentina, se obtiene gas a bajo costo, comparativamente con lo verificado en la mayoría de los países del mundo, por poseer reservas naturales. Por otro lado, hasta ahora no ha sido un problema, como sí lo es en otras partes del planeta, la escasez de agua ni de otros recursos naturales como la madera. Dichas características, que son propias de nuestro país, hacen que la industria de la construcción en general no tome conciencia respecto de la necesidad de pensar en el ahorro de energía. Como consecuencia, se puede estimar que más de la mitad de las viviendas materializadas en nuestro país (teniendo en cuenta las realizadas a través de la autoconstrucción con ladrillos cerámicos), no son eficientes en el ahorro de energía, vale decir, las casas nacen “enfermas”.

Necesitan permanentemente de medios mecánicos externos para lograr alcanzar el confort deseado, generando un costo innecesario que podría ser prevenido al momento de diseñar y construir la obra encomendada.

A partir de los años 70, los países desarrollados pusieron de manifiesto la necesidad de impulsar el ahorro energético en vista del creciente costo del petróleo. El foco de la crisis energética del año 1973 recordó a la humanidad la necesidad de reconsiderar el gasto energético de sus edificaciones. En los últimos años, la redacción del Acuerdo de Kyoto torna mucho más evidente la importancia del mencionado ahorro.

Estudios realizados en los EEUU sobre el problema energético demostraron que el 25% del consumo total de energía, en sus diversas formas, se emplea en la climatización de construcciones. De dicho porcentaje, se estimaba factible reducir el consumo en un 50%.

El edificio es el instrumento de captación, acumulación y distribución de energía. Por ello es fundamental comprender que la arquitectura debe -necesariamente- adecuarse a las condiciones bioclimáticas que la rodea. Así el profesional del diseño deberá descubrir las formas de cada lugar, y a través de la tecnología actual y la correspondiente investigación, procurará aprovechar sus ventajas.

De acuerdo con estudios formulados, se podría economizar aproximadamente el 40% de la energía empleada en los edificios, aplicando tecnologías eficientes. Estimaciones realizadas destacan que las pérdidas energéticas registradas en una vivienda unifamiliar son las siguientes: Muros: 25%, pisos: 10%, techos: 30%, ventanas: 20% e infiltraciones: 15%.

De esta manera, es posible lograr una interesante economía energética mediante un adecuado criterio de diseño tendiente a mejorar la relación superficie-volumen.

Es útil comprender que los fenómenos higrotérmicos se originan, por lo expuesto, en la envolvente del edificio.

Conforme lo señalan distintas fuentes de información, los edificios consumen en todo el mundo entre el 30% y 40% de toda la energía generada. La responsabilidad de los Arquitectos en este campo resulta ser trascendental, dado que sólo a partir de condiciones interiores adecuadas en las obras proyectadas, podremos hacer participar al usuario en la responsabilidad que el también ostenta en el consumo de energía.

Un párrafo aparte merece la responsabilidad de las instituciones y organismos públicos, sus funcionarios y técnicos, encargados de decidir cómo serán los edificios propuestos a fin de brindarle a los usuarios, obras energéticamente eficientes y con la mayor economía de recursos posible.

Los denominados Costos de los Servicios Energéticos, representan -aproximadamente- más del 15% de los gastos de una vivienda. Por lo tanto, con la participación de todos los sectores, habremos logrado evitar el derroche de energía sin afectar la calidad y confort de las condiciones interiores.

Por último, el óptimo diseño de un edificio, permite descubrir soluciones con medios pasivos que motorizan reducciones del consumo de combustible aplicado al confort térmico interior, simplemente, aplicando el concepto del SABER HACER ENERGÉTICO.

Por el Arq. Gustavo Di Costa

Editor de Revista ENTREPLANOS


Entreplanosfebrero 14, 2020
bioled2.jpg

5min53

Los diodos emisores de luz (LED, por sus siglas en inglés) se componen de un chip emisor azul y un filtro basado en tierras raras que transforma la luz azul en otra blanca que usamos en nuestras casas.

Pero estos filtros no convierten la luz azul de forma eficiente, produciendo problemas en la vista de los niños y afectando el ritmo circadiano (trastornos del sueño) en los adultos. Además, no se reciclan y se espera que se agoten las reservas naturales de la materia prima en 10-15 años si la producción de LED aumenta. Las tierras raras, como indica su nombre, son escasas.

En este contexto, un consorcio europeo de investigadores ha comenzado el proyecto ENABLED (Engineering of Artificial fluorescent proteins for Bilogical Light Emitting Diodes), que propone reemplazar esos filtros por otros alternativos inspirados en lo que utiliza la naturaleza debajo del mar.

Multitud de animales marinos producen luz de alta potencia para comunicarse, cazar o protegerse, usando filtros de proteínas. El principal problema es sacar esa biotecnología del agua del mar y llevarla a nuestros dispositivos de iluminación que no quieren nada de agua.

Un grupo de investigación de IMDEA Materiales, que coordina el proyecto bajo la dirección de Rubén D. Costa, ya ha conseguido estabilizar o empaquetar proteínas de este tipo en plásticos sin que pierdan sus excelentes propiedades luminiscentes. Esta nueva tecnología se llama bioLED.

“Con proteínas naturales hemos llegado a prestaciones de seis meses de estabilidad y eficiencias altas y aún nos queda mucho que hacer, pero otra aproximación es crear nuevas proteínas fluorescentes para iluminación”, apunta Costa.

Proteínas y bacterias al servicio de la iluminación

Esta segunda opción es la que se plantea en ENABLED: ¿se pueden evolucionar las proteínas para nuestras necesidades de iluminación? El equipo europeo trabaja en el desarrollo de nuevas proteínas diseñadas genéticamente y preparadas por bacterias, como E. coli, para crear la nueva generación de bioLED con prestaciones mejoradas.

“El objetivo es crear una nueva generación de filtros de color basados en proteínas fluorescentes mejoradas genéticamente para llegar a las prestaciones que se necesita para la iluminación LED”, apunta Costa.

“Estas proteínas artificiales –añade– englobarán lo mejor de la (foto y térmica)estabilidad de los emisores artificiales y la protección de los esqueletos proteicos que se podrán incluir en el código genético para que los podamos producir de forma ecológica y sostenible usando bacterias”.

Este proyecto multidisciplicar se considera una de las acciones pioneras donde la biología sintética se pone al servicio del progreso de la iluminación artificial.

Está financiado por la Comisión Europea a través de la convocatoria de Tecnologías Emergentes Futuras (FET) del programa marco europeo de I+D Horizonte 2020, cuenta con un presupuesto de 2,6 millones de euros y tiene una duración de 3 años.

Además de IMDEA, en el consorcio de ENABLED participan otros cinco socios: CIC-biomaGUNE y la Universidad de Oviedo en España, la Universidad de Turín y la compañía ABIEL en Italia y la Universidad Tecnológica de Graz en Austria. En conjunto incluye a grupos de biocomputación, teoría, ingeniería bioquímica, química, biología sintética y optoelectrónica.

“En pocas palabras, nuestro objetivo final es que las bacterias como E. coli estén modificadas genéticamente para producir los filtros de luz que usaremos en la próxima generación de bioLED”, concluye Costa.

Fuente: www.ecoticias.com


Entreplanosfebrero 12, 2020
cadamda4.jpg

5min55

De la mano de los beneficios de las nuevas tecnologías, que permiten borrar las fronteras geográficas, llega una verdadera revolución académica en arquitectura sustentable, con la construcción con madera como principal protagonista. CADAMDA toma la delantera y presenta el primer curso online de la Argentina, enfocado al sistema de construcción con entramado ligero de madera.

“Diseño y construcción con madera. Sistema de entramado cerrado” será el tema de este primer bloque educativo digital y 100% on line. Se podrá acceder a la capacitación completa, con archivos, videos y certificaciones, con registro previo y, además, adecuar la cursada a las necesidades y horarios de cada participante. El inicio de oficial de actividades será en marzo 2020 y próximamente se dará a conocer el dominio para la inscripción de interesados.

CADAMDA – La Cámara de la Madera – comienza una nueva etapa en su desarrollo nacional y suma a su ciclo de encuentros federales, la posibilidad de realizar en forma 100% virtual, a distancia y en cualquier lugar de Argentina y la región, una gran cantidad de diversas capacitaciones sobre CONSTRUCCIÓN SUSTENTABLE CON MADERA, con foco en la construcción de viviendas, mobiliario y decoración.

El primer encuentro será sobre “Diseño y construcción con madera. Sistema de entramado cerrado” en donde se difundirá el uso de la madera en la construcción y se darán a conocer las particularidades del sistema de entramado de madera.

Destinado a arquitectos, ingenieros, maestros mayores de obras y profesionales de carreras afines, también se brindarán conocimientos generales sobre las propiedades de la madera como material de construcción. Serán metas además conocer el funcionamiento y elementos básicos que constituyen un sistema de trama cerrada o de bastidores. Generar herramientas que permitan desarrollar proyectos y construcciones en sus diversas etapas. Y facilitar el desarrollo de proyectos de pequeña escala, su documentación técnica y pliegos.

Metodología de enseñanza

El curso tendrá modalidad virtual. Los contenidos se desarrollarán en siete (7) unidades más una evaluación final durante 4 semanas. DURACION TOTAL DEL CURSO: 30 horas.Los temas de cada unidad se subirán a la plataforma virtual en formato PDF y video.El curso contará con clases teórico-prácticas que se complementarán con instancias de debate dentro del sistema de foros. Para los participantes, además, se trabajará con diversas y múltiples herramientas de aprendizaje como video clases, material de apoyo para descargar y evaluación en línea.

Más en www.maderayconstruccion.com.ar


Entreplanosfebrero 10, 2020
costos3.jpg

5min64

El análisis de las características y particularidades de los espacios y de las superficies que los generan es un buen punto de partida para cualquier intento de racionalizar los costos de un proyecto. Las consideraciones que siguen son aplicables a distintos tipos de proyecto.

La introducción de ajustes a un proyecto mediante la disminución de sus dimensiones en planta, genera una economía proporcionalmente inferior al porcentual de superficie disminuida. Esto sucede porque los distintos rubros que integran una obra participan de diversa forma en el ajuste, por ejemplo:

  • Algunos varían en la misma proporción que la de la superficie afectada, por ejemplo: Contrapisos, carpetas, solados o cielorrasos.
  • Otros varían en menor proporción que la de la superficie afectada, entre ellos: Estructuras, mampostería, revoques, revestimientos, yesería o pintura.
  • Otros pueden variar en porcentajes mínimos, como las instalaciones, o no variar, como los cerramientos, en ambos casos, si no sufren modificaciones de diseño.

A título de muestra y aplicando estos principios a una vivienda unifamiliar se puede comprobar que a una hipotética reducción de superficie del 20% corresponderían solo reducciones de costos de entre el 7,5% y el 8%. Por ello, la disminución de superficies en planta, a veces usada como variable de ajuste para la reducción de costos, solo consigue bajar la calidad del proyecto, sin reducirlos en la proporción esperada. Los espacios, según sus funciones, pueden clasificarse en dos grupos: Los utilitarios, destinados al desarrollo de funciones específicas y los destinados para acceder, desalojar y comunicar los anteriores. Los primeros suelen ser más compactos mientras que las circulaciones presentan, generalmente, una relación área/perímetro desfavorable al tener uno de sus lados mucho más desarrollado respecto del otro. Por lo tanto, la racionalización de las circulaciones encuentra una justificación adicional en su importante gravitación en los costos.

Bajo ciertas hipótesis, los costos de los elementos que conforman espacios en una vivienda colectiva representan entre el 65% y el 70% del costo total de los espacios restantes. Tan alto porcentaje justifica el análisis que figura en los puntos que siguen, referido a la función y posición de dichos elementos y a su condición de interiores o exteriores dentro del edificio.

  • La condición de las superficies horizontales que producen separaciones internas no ofrece demasiadas alternativas y su incidencia en los costos no gravita tanto como se podría suponer. En términos generales, alrededor del 65% del costo de los planos horizontales corresponde a la estructura resistente, que en general no admite demasiadas variantes.
  • Las superficies horizontales de terminaciones, pisos y cielorrasos, ofrecen gran variedad de alternativas de calidades y costos, con una incidencia que puede ser significativa dentro del costo de la obra. Por ello, conviene evaluar variantes para estas terminaciones y sus respectivas estimaciones de costos, con el objeto de facilitar una acertada elección en relación con el costo total de la obra. Reducidas consecuencias económicas tienen, en cambio, las decisiones referidas a las superficies de nivelación: Contrapisos y carpetas.
  • Las superficies y elementos verticales que separan espacios tienen importante incidencia dentro del monto total de la obra. Sus costos dependen, entre otras variables, de la cantidad, y desarrollo de los mismos, especialmente de su altura y de las técnicas y materiales adoptados para su construcción. Los costos de los elementos estructurales, pilares, columnas y tabiques, aumentan en forma creciente con la altura de los locales y de forma acelerada con la altura del edificio. Por estas razones cobra importancia la acertada elección del tipo estructural en función de las alturas proyectadas.

 Fuente: Manual de Ejercicio Profesional del Arquitecto (MEPA)

Consejo Profesional de Arquitectura y Urbanismo (CPAU)

 


Entreplanosfebrero 7, 2020
costos-de-construccion.jpg

5min57

Cualquier acto económico se decide a consecuencia de un juicio comparativo entre un precio, pagado en dinero, esfuerzo o dolor, y un valor respecto de lo adquirido: Objeto, servicio, etc. En nuestro caso, se trata de una obra material completa. Cabría suprimir el epíteto económico que califica el vocablo “acto”, sin que la proposición precedente dejara de ser válida. Pero vamos a ceñirnos a una obra de arquitectura y a los diversos contratos comprendidos en su mercado. Cuando un contratista compra, por ejemplo, materiales, el precio es el de venta del fabricante, y el valor conforma una función de la cantidad y la calidad. 

La palabra calidad tendrá aquí un sentido muy próximo al de aptitud para el empleo, es decir, la calidad de ser idóneo para la fabricación o para la materialización de la obra que el contratista ejecuta, y ser de fácil colocación, es decir, sin despilfarro de horas/hombre de trabajo, de material y, accesoriamente, de energía.

El valor que el cliente le atribuye a una obra constituye una apreciación subjetiva del futuro objeto, estando éste caracterizado por el contenido y la calidad. El contenido supone una mirada superficial, dado por el número de piezas, el proyecto realizado, por ejemplo. Es también el valor de sistemas, equipos y suministros. La calidad se conformará por el grado de satisfacción a las exigencias preestablecidas y, en particular, a la demanda de efectividad de funcionamiento, escaso mantenimiento y prolongada vida útil.

Resulta notable que mientras la industria de la construcción consiste en comprar una red que todavía no existe, y por lo tanto, la apreciación a priori del valor de lo adquirido resulta de importancia capital, haya sido preciso aguardar a fecha muy reciente para que los clientes pudieran disponer de un medio para materializar una estimación.

Aquí es esencial observar que el fabricante de materiales es un industrial y, en la generalidad de los casos, un industrial que produce en serie un artículo. Muy por el contrario, el contratista que se compromete a efectuar una obra, el cual, da precio a lo que todavía no existe, no puede prever con exactitud su valor de ejecución. Cabe considerar que muchas industrias presentan un punto en común con la construcción: El tener que formular los precios de venta antes de haber realizado el encargo y, por lo tanto, contando solo con una previsión del precio de ejecución.

Incorporemos una variable angustiante (¿hace falta otra más?): El cliente puede ser buen o mal pagador. Ahora bien, los pagos son indispensables durante el curso de la obra. Si el cliente no paga o paga mal, habrá a su vez una considerable demora en el trabajo y la necesidad de recurrir a alguna forma de financiación externa.

Finalmente, recordemos que establecer el precio de venta incrementando en un tanto por ciento de beneficio, un precio de costo aproximado, es exponerse con toda seguridad, no a la suspensión de pasos, sino al cierre del negocio.

La vida de una empresa requiere de modo imperativo de la plena satisfacción de dos condiciones: La primera, tener encargos, y la segunda, recibir demandas las cuales, en promedio, sean beneficiosas y, en todo caso, que no presenten pérdidas…

 Por el Arq. Gustavo Di Costa

Editor de Revista ENTREPLANOS


Entreplanosfebrero 5, 2020
construccion6.jpg

4min34

Se dio a conocer el Informe de Coyuntura del IERIC (Instituto de Estadística y Registro de la Industria de la Construcción), con datos correspondientes a los meses de noviembre y diciembre de 2019.

Los principales datos que aporta el Informe son:

  • El empleo formal en la Industria de la Construcción disminuyó en noviembre de 2019 un 2,6% mensual, siendo la octava caída consecutiva.
  • El nivel de ocupación durante noviembre fue de 378.076 puestos de trabajo y configuró el registro más bajo de la serie histórica para dicho mes, quedando un 1,5% por debajo del anterior mínimo correspondiente al año 2016.
  • El volumen de ocupación sectorial acumuló una baja del 6,9% en los últimos tres meses, porcentaje que representa una pérdida de 28.000 puestos de trabajo.
  • La comparativa con respecto a noviembre de 2018 marcó una disminución del 8,4%, completando así 15 meses consecutivos de variaciones interanuales negativas.
  • El plantel medio de las firmas constructoras sigue disminuyendo desde el pico de 14,5 alcanzado en el mes de abril, ubicándose en el mes de noviembre en 13,3 puestos de trabajo por empresa, un 2,2% menor al de octubre.
  • La participación de las grandes empresas constructoras en la estructura del empleo sectorial continúa retrocediendo. Las firmas con 500 o más obreros pasaron de emplear al 12% de los trabajadores registrados del sector, al 9,6% en noviembre.
  • A nivel territorial el escenario fue de una contracción generalizada del empleo. En noviembre fueron 18 las jurisdicciones que vieron disminuir la cantidad de puestos de trabajo registrados en la Industria de la Construcción.
  • La retracción más importante se verificó en el Gran Buenos Aires, jurisdicción que explicó un 25% de la reducción bruta de puestos de trabajo en el mes. A nivel regional, las caídas de mayor intensidad fueron las observadas en las regiones Cuyo y Metropolitana.
  • La magnitud de la caída mensual e interanual registrada en noviembre fue más importante en las grandes jurisdicciones, pero en el acumulado de los primeros once meses del año, la intensidad de la merma en el resto del país más que duplica a la verificada en las grandes jurisdicciones.
  • La media de las remuneraciones percibidas por los trabajadores registrados en la Industria de la Construcción se ubicó en $36.114 en noviembre de 2019. Este monto representa una expansión del 61,3% interanual, marcando una aceleración en relación a los meses precedentes y configura un nuevo record para la serie histórica.
  • En diciembre de 2019 se registraron 22.832 empleadores en actividad en la Industria de la Construcción, un 1,5% por debajo del nivel de un año atrás. Así, la cantidad de empleadores resultó ser la más baja para un final de año desde el 2010.
  • El número de empleadores del sector descendió tanto en las Grandes jurisdicciones como en las Restantes del país, pero mientras en las primeras se contrajo un 0,7% interanual, en las Restantes lo hizo un 3,1%.

El Informe completo puede ser consultado en: https://www.ieric.org.ar/informes-de-coyuntura-43/2019


Entreplanosfebrero 5, 2020
tecnoperfiles13.jpg

4min94

TECNOPERFILES, está presente en THAYS PARQUE LELOIR el cuarto proyecto inmobiliario más relevante en Argentina, emplazado sobre un terreno de 26.000 m2 y 57.000 m2 en construcción, ubicado en la zona más exclusiva de Parque Leloir, sobre la Av. Martín Fierro, provincia de Buenos Aires.

El emprendimiento incluye el desarrollo del séptimo hotel de la cadena HILTON en Argentina, Spa & Convention Center (destinado a eventos corporativos y sociales). Hampton by Hilton Parque Leloir tendrá 80 habitaciones y capacidad para 400 personas.

En esta primera etapa, se colocarán 850 aberturas de TECNOPERFILES (entre paños fijos, balconeras, proyectantes y puertas foliados en jet black) fabricadas por Obertura PVC. La elección de los perfiles de PVC se centra en las bondades que proporcionan las ventanas: mayor eficiencia y ahorro energético; también hermeticidad, aislación termoacústica, resistencia al impacto de los agentes externos, al viento y al fuego, seguridad, estanquidad, diseño y confort.

THAYS PARQUE LELOIR contará con una plaza comercial con 19 locales amplios con vistas a las arboledas de la plaza, ocupados por marcas gastronómicas líderes como Kansas Grill & Bar, Negroni, Itálica, entre otras. También posee las únicas Oficinas AAA+ con Membresía del HILTON Business Center, parking cubierto con capacidad para 600 autos gerenciado por APARTCAR (líder del negocio de parking en Argentina con más de 30 estacionamientos en CABA y GBA en operación), un gimnasio de la cadena SportClub, un área residencial con 240 apartamentos con servicio y amenities de primer nivel.

La construcción del proyecto está a cargo de la empresa multinacional Constructora Sudamericana SA y el desarrollo inmobiliario e inversión del proyecto está a cargo de Romay Desarrollos Inmobiliarios que cuenta con 12 proyectos residenciales y 600 departamentos construidos y entregados en zona Oeste GBA en los últimos 15 años.

THAYS PARQUE LELOIR comenzó con la ejecución de la obra en diciembre del año 2018 y está previsto entregar la posesión de los locales en febrero próximo. Se estima apertura al público en diciembre de este año con el restaurant de cocina americana KANSAS ya en funcionamiento.

Fernando Martínez, presidente de TECNOPERFILES, expresó: “El PVC es el material más utilizado a nivel mundial en la industria de la construcción. Estamos orgullosos que grandes emprendimientos elijan TECNOPERFILES en pos de una construcción sustentable; menos nociva para el medioambiente y más eficiente a nivel energético, sin perder de vista el diseño y el confort”.

Para mayor información visite www.tecnoperfiles.com.ar


Entreplanosfebrero 3, 2020
steelframe.jpg

4min232

El 93% de este producto es reciclable por lo que lo sitúa como el más sostenible; además de otras múltiples beneficios.

El sector de la construcción causa un gran impacto en el medioambiente al ser el causante, por ejemplo, del 40% de las emisiones de CO2, del 30% del consumo de los recursos naturales, del 30% de la generación de residuos, del 20% del consumo de agua o el 40% del consumo de energía.

Por tal motivo, cada vez se tienen más en cuenta los productos y materiales que ayudan al medioambiente y el acero tiene una serie de atributos específicos que son de gran importancia para la construcción sustentable.

Dicho material es totalmente reciclable ya que puede reutilizarse sin ninguna pérdida de calidad, multi-ciclo; esto hace que pueda volver a su origen una vez se ha utilizado, manteniendo sus propiedades.

ALTO CONTENIDO DE RECICLADO

Además tiene un alto contenido reciclado debido a que, dependiendo del proceso de producción, varía entre un 15%, acerías integradas con carga de arrabio producido a partir de mineral de hierro, y puede llegar hasta más de un 90%, acerías eléctricas a arco; estos valores son de los más altos comparados con otros materiales de construcción.

Además, posee gran tasa de recuperación para reciclar, 98% aproximadamente, gracias a que todo el acero incorporado en una construcción es recuperable; un edificio de acero, dependiendo de su concepción estructural y de las uniones, es fácilmente desmontable y todo el material es posible de ser reciclado.

Tiene, también, gran potencial de reutilización de materiales, independiente de la posibilidad de reciclar el material recuperado del desmontaje de un edificio de acero, existe una muy alta posibilidad de reutilización de los elementos de acero en su condición inicial.

En efecto, una de las características de los edificios de acero es que son enteramente desmontables y transportables, de esta forma, se puede reutilizar el edificio en su concepción original en un nuevo emplazamiento o reutilizar sus componentes con muy pocas modificaciones en nuevos edificios o estructuras, desde las columnas y las vigas hasta las chapas y paneles de revestimientos.

Para concluir, genera la mejor relación entre peso y resistencia de los materiales estructurales conocidos, lo que significa que se pueden obtener las mismas prestaciones estructurales de otro material de construcción, pero con una cantidad de material mucho menor.

Si a lo anterior se agrega la baja huella de carbono de acero, en promedio la producción de acero emite aproximadamente 1,7ton CO2e por tonelada de acero crudo, da como resultado una reducción global del carbono incorporado en comparación a edificios construidos con otros materiales estructurales.

Por Juan Pablo Apud / www.impulsonegocios.com



Auspician Entreplanos




Newsletter