Entreplanosjulio 22, 2020
camarco-2.jpg

4min103

La Cámara Argentina de la Construcción (CAMARCO) elaboró un estudio de opinión sobre el panorama de la actividad de la construcción desde la perspectiva de sus propios actores para indagar en el impacto de la pandemia y las medidas tomadas por el Estado en la Industria de la Construcción.

Cabe resaltar que este es el cuarto estudio que elabora la CAMARCO desde que comenzó la pandemia del COVID-19. La encuesta fue realizada entre el 8 y 14 de julio de 2020. Los principales puntos del relevamiento a continuación:

– De las obras con contrato vigente  45% están con desarrollo normal, el 18% están paralizadas y otro 19% demoradas por causas ajenas a la empresa. La proporción de obras con desarrollo normal mejoró respecto del mes de junio.

– En junio de 2020 el 64% de las empresas no realizaron presupuestos u ofertas de obras públicas y el 60% no realizó ninguno para obras privadas. 

– Algo más del 80% de la empresas constructoras consultadas no tuvieron ninguna adjudicación en el mes de junio de 2020

– Luego de algo más de 3 meses desde el inicio de la pandemia una importante cantidad de empresas no están pudiendo cumplir sus obligaciones tributarias

– El 25% de las empresas tuvieron que suspender personal bajo convenio UOCRA. El 51% estima que las suspensiones seguirán al menos hasta el mes de agosto de 2020

– En el caso del personal bajo ley 20.744, el 20% de las empresas suspendió personal.

– Respecto del pago de salarios de julio, el 48% de las empresas piensa pagarlos con recursos propios y el 25% con un mix de recursos propios y ATP

– Al momento del estudio el 55% de las empresas había pagado el SAC completo, un 17% en parte y un 26% aún no lo había podido pagar.

– En junio de 2020 el 49% de las empresas fueron incluidas en el programa ATP, algo menos que en los 2 meses anteriores

– El 45% de las empresas accedió a un crédito con tasa preferencial, valores casi iguales que en los meses anteriores

– En lo relativo a las expectativas del sector a 3 meses vista, el 23% espera que la actividad mejore, el 31% que se mantendrá igual y el 29% cree que la actividad disminuirá. Las expectativas en el mes de junio eran casi iguales

– Respecto de la facturación esperada para los próximos 6 meses, sobre la base de lo presupuestado, el 66% de los consultados indica que la misma será un 50% o menos de lo esperado.


Entreplanosjulio 22, 2020
cpau-propuestas.jpg

6min119

El Consejo Profesional de Arquitectura y Urbanismo (CPAU) comparte las preocupaciones de la población y de su matrícula sobre la actual situación económica y social, así como las inquietudes por el futuro de la producción y el trabajo.

En este escenario, dinamizar la construcción y la actividad profesional de arquitectos y arquitectas es clave para la recuperación en una etapa inicial. Queda claro que la responsabilidad de dictar las normas para atravesar esta crisis recae en los gobiernos en todas sus escalas, pero también en el compromiso de la sociedad y sus organizaciones, que deberán apuntalar las acciones que se propongan. Allí, la necesidad del CPAU de aportar medidas y soluciones posibles.

Proponer un esquema para poder concluir las obras ya iniciadas y generar incentivos para iniciar el proceso de una obra nueva es fundamental. También es necesario que las obras iniciadas informalmente entren en un esquema de trabajo reglamentado, con sus adecuados permisos.

Por otro lado, el CPAU también propone identificar las construcciones  abandonadas o en desuso para colocarlas dentro del parque existente luego de su rehabilitación.

 Todos estos puntos inciden en el trabajo específico de arquitectos y arquitectas, para quienes el CPAU propone las siguientes acciones para poner en marcha la actividad  y dinamizar la construcción:

  • Permitir concluir las obras ya iniciadas. Esta es la manera de activar la construcción más rápidamente. Las obras nuevas llevan más tiempo hasta que inician.  Desde el GCABA se deberían impulsar algunos beneficios (a determinar) para tratar de acompañar estas obras, en especial, en las de escala chica y mediana, que alcanzan en este primer semestre de 2020 el 98% del total de encomiendas registradas en el CPAU. 
  • Generar incentivos para iniciar el proceso de una obra nueva. El CPAU propone crear un Registro de Nuevos Proyectos con descuentos o facilidades de pago sobre los derechos de construcción, los áridos y la plusvalía. 
  • Solicitar el Registro Simplificado de obras ya iniciadas de manera informal para poder ponerlas dentro de un esquema de trabajo reglamentado que permita la gestión de permisos de tránsito, por ejemplo, una suerte de medida extraordinaria para el correcto registro de obras por un tiempo determinado (6 meses). Para garantizar la efectividad de la medida habrá que otorgar facilidades en las gestiones y en los costos de las tramitaciones.
  • Identificar un stock de construcciones abandonadas o en desuso  mediante  un mapeo que favorezca la intervención y rehabilitación dentro del parque existente. La activación de estas obras requerirá registros simples incentivos  para afrontar los costos de gestión. 
  • Por la situación, deben garantizarse las condiciones de trabajo (siempre con las medidas de prevención para evitar el contagio) y asegurar un esquema de cuidados, suficiente para preservar la salud de quienes estaremos trabajando, tanto en los estudios como en las obras en construcción. Y propone incorporar el actual Protocolo Covid-19 CPAU/SCA/CPIC/CAI con un anexo para obras pequeñas y medianas.
  • Financiamiento de las obras 1: Crear cuentas fiduciarias en las que cada empresario/a que decida una inversión pueda depositar los montos impositivos que gravan su producción y se puedan destinar al exclusivo pago de salarios en sus obras: tasas, derechos, IIBB, Ganancias, ABL, Bienes personales, etc. 
  • Financiamiento de las obras 2: Establecer una articulación institucional con los bancos públicos o semi públicos más tradicionales (Hipotecario, Ciudad, Nación y Provincia) para evaluar en forma conjunta la generación de líneas de crédito exclusivo para refacciones o nuevos emprendimientos que no superen 2.500 m2. 
  • Financiamiento de las obras 3: Generar un fondo de ahorro doméstico para el desarrollo, con especial énfasis en la construcción, generando préstamos a inversores y desarrolladores, por el lado de la oferta, y créditos hipotecarios, por el lado del estímulo a la demanda. 

Esta es una síntesis de las medidas enviadas. 

Para leer la nota completa: https://static.cpau.org/.newsite/acciones/julio/cpnx-bi-pro.pdf

 


Entreplanosjunio 8, 2020
obra.jpg

6min156

Fuente: Manual de Ejercicio Profesional del Arquitecto (MEPA)

Consejo Profesional de Arquitectura y Urbanismo (CPAU)

Los títulos que siguen tratan algunas rutinas, tareas y controles que puede tener que realizar la Dirección de Obra (DO) relacionadas con el cumplimiento de disposiciones de los pliegos de condiciones de los contratos de construcción editados por el Consejo Profesional de Arquitectura y Urbanismo (CPAU) en relación con el seguimiento y control de los plazos contractuales.

Plan de trabajo

En las documentaciones de proyecto suelen incluirse plazos en base a los cuales los adjudicatarios preparan sus planes de trabajo, los cuales suelen ajustarse según negociaciones de último momento. Los pliegos de condiciones de los contratos de construcción editados por el CPAU disponen que los adjudicatarios presenten, antes de la firma del contrato, el Plan de trabajo definitivo el cual, en obras por contratos separados, debe estar coordinado con otros planes de trabajo y con el plan de trabajo general de la obra y contar con la aprobación de la DO. Los planes de trabajo implementados mediante diagramas de barras o de flechas son instrumentos útiles para que la DO efectúe el seguimiento y control del avance de los trabajos y del cumplimiento de los plazos contractuales por parte de los contratistas. Un plan de trabajo bien estudiado, con una buena desagregación y detalle de las distintas tareas, facilita a la DO el registro de las realizadas en plazo y evidencia los atrasos incurridos y los adelantos alcanzados. Se recomienda a la DO que identifique las tareas que en el plan de trabajo se manifiestan como críticas, para centrar su mayor dedicación en su seguimiento, debido a los serios contratiempos que se pueden originar si se ejecutan con atraso, especialmente, cuando intervienen varios contratistas.

Incumplimiento de los plazos por parte de los contratistas

En primer término, se recomienda a la DO que nunca brinde motivos a los contratistas para que efectúen reclamos o soliciten prórrogas alegando acciones, demoras u omisiones de la DO. Se recomienda especial cuidado en proporcionar en término planos y/o documentos complementarios del proyecto, en responder consultas y contestar notas de pedido. Salvo que incumpla lo expuesto precedentemente, la DO no es responsable por los atrasos o incumplimiento de los plazos por parte de un contratista negligente, con poco personal o insuficiente capacidad de gestión. Para no dar motivos para que pueda imputársele  corresponsabilidad, conviene que la DO tenga en cuenta las recomendaciones extractadas a continuación:

  • Efectuar al contratista las advertencias y reclamos necesarios y dejar constancia mediante órdenes de servicio de las advertencias realizadas por las demoras y atrasos incurridos y la solicitud de recuperación de los tiempos perdidos. Esto es importante por dos motivos: a) para dejar constancias en caso de una posterior resolución de contrato; y b) para dejar a salvo ante el comitente la responsabilidad del DO.
  • Mantener informado al comitente en los casos de atrasos o moras en el cumplimiento del Plan de trabajo y aconsejar al comitente la reducción o supresión de anticipos financieros pactados y/o la demora de pagos pendientes y/o la aplicación de las sanciones previstas en los pliegos de condiciones.
  • Evaluar con el comitente y su asesor legal, la conveniencia de resolver el contrato. 

Estos procedimientos contribuyen a evitar que el comitente adjudique erróneamente al arquitecto responsabilidades que son propias y exclusivas del contratista.

Ampliaciones al plazo de obra

Ante un pedido de prórroga al plazo contractual por parte del Contratista, motivado por interrupción de tareas por causales previstas en el contrato, siempre que tengan efectiva incidencia en el plan de trabajo, la evaluación de las causas y la cuantificación de la prórroga quedarán a juicio de la DO, la cual elevará al comitente los antecedentes con su opinión acerca de conceder o no la ampliación. Corresponde al comitente rechazar o aceptar el pedido de prórroga, para lo cual, debería tener en cuenta el informe del Director de obra. Solo al comitente le corresponde la decisión de la prórroga a acordar. 


Entreplanosjunio 5, 2020
construya.jpg

2min202

El Índice Construya (IC), que mide la evolución de los volúmenes vendidos al sector privado de los productos para la construcción que fabrican las empresas líderes que conforman el Grupo Construya (ladrillos cerámicos, cemento portland, cal, aceros largos, carpintería de aluminio, pisos y revestimientos cerámicos, adhesivos y pastinas, pinturas impermeabilizantes, sanitarios, grifería y caños de conducción de agua), señaló que las ventas de insumos de las empresas del Grupo se ubicaron 34% por debajo de las registradas en mayo de 2019. 

Y al comparar con abril 2020, los volúmenes despachados en mayo 2020 registraron un aumento de 183,55% desestacionalizado. 

En tanto, en el primer cuatrimestre del año el Índice Construya acumuló un descenso de 32,4% en comparación con el mismo período del año anterior. 

Es conveniente aclarar que el ISAC que se publicara el 4 de junio está referido al mes de abril. Por tanto, no es comparable con el Índice Construya del mes de mayo.


Entreplanosjunio 1, 2020
construccion3.jpg

6min177

En el día de hoy se dio a conocer el Informe de Coyuntura del IERIC (Instituto de Estadística y Registro de la Industria de la Construcción), con datos correspondientes a los meses de marzo y abril de 2020. Comprende por tanto algunos días previos al inicio del Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio (ASPO) derivado de la epidemia de COVID-19, el 20 de marzo, y también a la situación posterior, acontecida durante la emergencia.

Los principales datos que aporta el Informe son:

  • El nivel de empleo formal en la Industria de la Construcción durante el mes de marzo fue de 320.738 puestos de trabajo. Cabe resaltar que este dato es provisorio y posiblemente su estimación se encuentre afectada por las dificultades de declarar obreros por parte de las empresas constructoras desde el inicio de la cuarentena.
  • El registro de marzo marcó un nuevo mínimo en la serie de empleo, siendo un 18,9% inferior a la media de ocupación para el mismo mes de los últimos 13 años.
  • El empleo sectorial disminuyó en marzo un 4,9% respecto a febrero, completando siete meses consecutivos de caídas iguales o superiores al 2% mensual, hecho que ilustra la situación de fragilidad con la que ingresó el sector en la dinámica de la crisis abierta con la pandemia del COVID-19.
  • La comparación con igual mes de 2019 evidencia una aceleración de la tasa de caída interanual y registra su peor evolución para la serie de empleo que se inicia en 2007. En efecto, el volumen de ocupación durante el mes de marzo resultó un 23,6% inferior al de un año atrás, lo que implica una pérdida de casi 100.000 puestos de trabajo en los últimos 12 meses.
  • La presente coyuntura exhibe una contracción del empleo sectorial que casi duplica a la observada en el mismo período de la crisis 2008-2009 pero además registra una extensión temporal más prolongada, vislumbrando una perspectiva que a todas luces empeorará con la llegada de nuevos datos.
  • El plantel medio de las firmas constructoras siguió disminuyendo hasta ubicarse en 12,3 puestos de trabajo registrados por empresa, evidenciando una caída marginal del 0,2% mensual. Esta menor tasa de disminución respecto a la del empleo total se explica principalmente por la reducción en la cantidad de establecimientos en actividad durante el mes de marzo.
  • Las empresas constructoras con 500 o más empleados son las más afectadas por la actual coyuntura, registrando una contracción del 47,6% interanual y ubicándose en el menor nivel de la serie que inicia a mediados del 2010.
  • A nivel territorial, las Grandes Jurisdicciones impulsaron el empleo sectorial a la baja con una caída del 6,2% mensual, lo que representa un ritmo de disminución 2,6 veces superior al verificado en las Jurisdicciones más pequeñas del Resto del país.
  • Algo más de un cuarto de los distritos que conforman el territorio nacional verificó un volumen de puestos de trabajo registrado que representa el menor nivel de la serie para un mes de marzo.
  • La media de las remuneraciones percibidas por los trabajadores registrados en la Industria de la Construcción se ubicó en $38.947 en marzo de 2020. Con un incremento del 49,9% interanual, el ritmo de crecimiento resulta ser el más moderado desde junio de 2019.
  • En abril de 2020 se registraron 23.401 empleadores en actividad en la Industria de la Construcción, un 3,7% menor que un año atrás. Esta es la tasa de caída más pronunciada para un mes de abril desde el año 2015.
  • El número de empleadores del sector descendió en las Grandes jurisdicciones un 3% interanual mientras que en el Resto del país disminuyó un 5,1%.
  • En 22 provincias del país la cantidad de empleadores resultó inferior a la de un año atrás, con las únicas excepciones de Neuquén y la Ciudad de Buenos Aires.

El Informe completo puede ser consultado en: https://www.ieric.org.ar/informes-de-coyuntura-43/2020


Entreplanosmayo 29, 2020
artic1.jpg

5min204

Un nuevo hotel abre sus puertas para disfrutar de la impactante naturaleza de Suecia. El Arctic Bath, arquitectura y diseño escandinavo se combinan para ofrecernos un descanso perfecto en la última zona salvaje del norte de Europa.

A lo largo de la historia, el diseño escandinavo siempre se ha identificado por intentar crear una belleza accesible para todos y que mejore nuestra condición de vida.

Fue el responsable de la incorporación de un lenguaje más natural y humano, y aquí, es donde apareció el afamado “diseño orgánico”, inspirándose en la naturaleza que rodea esas regiones tan espectaculares que nos siguen encandilando con su impactante fuerza visual.

Entre sus múltiples iconos arquitectónicos, acaba de abrir el singular hotel Arctic Bath. Una construcción flotante que se asemeja a un nido de pájaros evidenciando que el diseño orgánico está más vivo que nunca.

El nuevo hotel está diseñado por los arquitectos Bertil Harström y Johan Kauppi. Ubicado en las orillas del río Lule, en el norte de Laponia sueca, se está convirtiéndose en una de las atracciones turísticas más emblemáticas de la región. Recordemos que, Laponia es una provincia histórica en el extremo norte de Suecia, es la llamada “la última zona salvaje del norte de Europa”. Donde encontramos paisajes con contrastes imponentes, naturaleza pura y experiencias diferentes dependiendo de la temporada en que se visite.

La construcción está desarrollada con los más altos estándares ambientales (Ver certificación LEED y certificación BREEAM) y usando materiales locales con la intención de tener un mínimo de impacto ambiental.

Se ha incorporado la naturaleza circundante en las cabañas y suites. Materiales naturales y sostenibles con una rica historia como la madera, la piedra, el cuero o textiles que armonizan con el diseño escandinavo. ¡Es su perfecto escondite bajo los cielos estrellados!

El hotel Arctic Bath está constituido por una serie de cabañas flotantes en las que se encuentra un edificio principal y otras ubicadas en suelo firme que conforman el amplio complejo.

Las habitaciones flotantes ubicadas en el agua son dobles. Cabinas independientes que tiene una superficie de 24 metros cuadrados habitables y conectadas a la costa por una pasarela flotante.

Son cabañas flotantes en verano y congelada en invierno en el río Lule. Incluye: una cama doble, un baño con ducha, aire acondicionado, un minibar, Wi-Fi, calefacción en el suelo y una estufa de pellets. Estás pequeñas edificaciones tienen un amplio porche donde los usuarios pueden meditar, tomar el sol o simplemente disfrutar de la impactante naturaleza que le rodea.

Entre las estancias flotantes existe una edificación más grande de forma redonda “el nido” dónde se encuentra el spa y la zona de restauración con una piscina central para que los usuarios del hotel puedan tomar un baño refrescante.

Las cabañas ubicadas en tierra son más grandes y están elevadas sobre el nivel del suelo. Diseñadas para 5 personas y aproximadamente tienen unos 62 metros cuadrados. También disponen de todas las comodidades requeridas en un hotel moderno.

Por último, la estrella del hotel, una suite con doble planta accesible con una escalera de caracol, y, desde luego, como vemos en las imágenes, la decoración escandinava sigue estando muy presente en su interiorismo.

 


Entreplanosmayo 22, 2020
batev4.jpg

2min151

Después de haber seguido constantemente la evolución de la difusión del Coronavirus (COVID-19), la difícil situación económica por la que está atravesando el sector y prestando estricta atención a todas las directivas dictadas por las autoridades competentes, los organizadores de BATEV decidieron reprogramar la exposición para el próximo año, siendo la nueva fecha del miércoles 30 de junio al sábado 3 de julio de 2021, en La Rural.

“Esta circunstancia que se presenta por primera vez en la historia, es solo una posposición que confiamos retomar fortalecidos, con generación de plataformas comerciales y mejores negocios; apuntando especialmente a la promoción y reactivación de la industria. Hoy BATEV tiene como prioridad multiplicar esfuerzos para ofrecer un evento que impulse a todos sus participantes.”,  señalan desde la organización.

La 27º edición tendrá una nueva cita para que el encuentro más representativo del mundo de la construcción, la vivienda y toda la cadena de valor de la industria se desarrolle en las mejores condiciones de tranquilidad y serenidad; teniendo como principal objetivo cuidar la salud y  el bienestar de los visitantes, expositores y personal involucrado en la organización y realización del evento.

 


Entreplanosabril 20, 2020
volquetes-obras.jpg

4min333

Nuestra forma de construir, equivocadamente, acepta y tolera altos niveles de desperdicio (no hay más que ver el contenido de un volquete estacionado en la cercanía de cualquier obra para despejar dudas al respecto), y esa conforma una clara muestra de los altos niveles de improvisación y retrabajos que la ausencia de ciertos documentos (planos de replanteo, detalles constructivos, etc.) genera.

Poco a poco, nos vamos a ver obligados a cumplir con las reglas de juego, para que en la pelea: Planificación y Programación versus Improvisación, el knock-out levante el brazo victorioso de una construcción realizada con calidad y buena vida útil.

Este desperdicio por falta de planificación no sólo abarca el proceso de materialización de la obra en su estadio de plena producción. El desmadre de recursos -insisto, por falta de planificación- se traslada tristemente a la vida útil de la construcción. En cuanto a instalaciones se refiere, el derroche resulta sumamente serio ya que demanda recursos energéticos. Vale decir, una instalación mal planeada tendrá su correlato en cuanto a su verificada ineficiencia.

A diario se valora la necesidad del ahorro energético debido a limitaciones del recurso, cuestión económica, efectos ambientales, etc. De ahí se infiere que, la demanda de energía debería ser satisfecha a través de un uso racional de la misma que prolongue la disponibilidad de fuentes no renovables (combustibles fósiles y nucleares), y las sustituya paulatinamente por fuentes renovables, formas directas e indirectas de la energía solar y energía geotérmica, conjuntamente con el desarrollo de nuevas tecnologías.

Dentro de este escenario, se inscribe la eficiencia energética de los edificios, integrando un sistema más amplio y no como una estrategia aislada, considerando que el uso de combustibles fósiles ocupa un 86% y las energías renovables un 1% del consumo mundial y un 88% y 4% respectivamente del consumo a nivel nacional.

La educación del profesional en el ámbito institucional posibilitaría la implementación de normativas que premien la eficiencia mientras que, entre los diseñadores, permitiría incorporar, en la más temprana toma de decisiones, las pautas de diseño que consideren la efectividad en todas las etapas de la vida útil del edificio.

Paralelamente, debería promoverse, por parte del usuario, la apropiación de tecnologías y modos de uso que le serían en principio, culturalmente ajenos, y han demostrado ser el talón de Aquiles de las campañas y programas de promoción de energías renovables. Se ha comprobado que los subsidios no son la panacea de estos programas, sino la venta financiada de sistemas y equipos dónde el usuario se transforma en partícipe, mientras recibe la asistencia técnica durante todo el período de operación y mantenimiento de dichos sistemas.

Modestamente entiendo, que nada de ello será posible si ya, desde la obra misma, se acentúa el desperdicio por mala (o nula) planificación de los trabajos.

Por el Arq. Gustavo Di Costa

Editor de Revista ENTREPLANOS


Entreplanosabril 16, 2020
hormigon.jpg

11min505

En el mercado, dependiendo de la zona geográfica considerada, es posible encontrar cementos de distintas categorías resistentes (30, 40 y 50), versiones “bolsa” o “granel”.

La resistencia mínima a compresión a 28 días, de un cemento de categoría 40, según lo indicado por la norma IRAM 50000[1], debe ser mayor a 40 MPa, sin llegar a superar 60 MPa (con el propósito de acotar la variación de calidad del cemento).

En el campo práctico, el requisito normativo mencionado en el párrafo anterior queda asegurado si la resistencia media del cemento es del orden de 45 MPa, nivel que caracteriza a la mayoría de los cementos que se comercializan en bolsa. En el caso de los cementos a “granel”, sin embargo, es habitual elevar el nivel resistente a valores del orden de 50 MPa, a pesar de constituir una medida excesivamente holgada, ya que su aplicación se orienta, por lo general, a estructuras de mayor compromiso estructural.

Lo mencionado en el párrafo anterior explica el desafío que constituye lograr un hormigón de alta resistencia inicial (HAR), empleando un cemento en bolsa, ya que la lógica natural indicaría el uso de un cemento de categoría 50, “a granel”, como lo más conveniente.

De lo expuesto, se comprende la magnitud de la provocación implícita que propone el título de esta nota y obliga al planteo espontáneo de la siguiente pregunta:

¿Cuál será la mayor resistencia que se puede lograr en un hormigón utilizando un cemento, en bolsa, como el cemento Avellaneda CPC40?

Esta inquietud llevó al equipo técnico de CASA a organizar una competencia interna, con el objetivo de diseñar un hormigón, con cemento Avellaneda CPC40 (Olavarría), en bolsa, que sea capaz de lograr la máxima resistencia a compresión, utilizando los agregados disponibles en la zona de CABA y aditivos químicos de uso comercial. Para esta experiencia, las reglas prohibían el uso de agregados artificiales, adiciones minerales (puzolanas, filler calcáreo, humos de sílice, cenizas volantes, etc.), resinas epoxis, polímeros, o fibras de cualquier origen. Dentro de los parámetros de diseño se estableció que la mezcla debía ser cohesiva, sin segregación y con un asentamiento de 10 cm ± 2,0 cm.

Como es de esperar, tratándose de hormigones de alto desempeño, cualquier medida que se oriente a utilizar agregados de calidad adecuada, esto es, agregados limpios (sin polvo), de forma adecuada y con un esqueleto granular compacto (figura 1), es bienvenida.

En la figura 1, se observa como el nivel del líquido en las probetas, que representan a los vacíos, es constante para volúmenes absolutos iguales de agregados con tamaños uniformes, aunque diferentes. Cuando se combinan tamaños diferentes de agregados, el contenido de vacíos disminuye. La ilustración no está en escala.

 

Figura 1 – Espacios vacíos en agregados . Izquierda: Agregado grueso (AG) monogranular; Centro: Agregado fino (AF) monogranular; Derecha: combinación AG y AF.

 

A continuación, se detallan los agregados utilizados por el equipo que desarrolló el hormigón de mayor resistencia. Es necesario destacar que la combinación final tuvo como objetivo lograr un paquete granular compacto, con la mínima cantidad de vacíos posible.

  • Agregado fino: se utilizó arena de río, módulo de finura (MF) igual a 1,80, y arena de trituración granítica 0/6 de Cementos Avellaneda (MF 3,80). La composición del agregado fino resultó con un MF = 3,00.
  • Agregado grueso: se utilizó piedra partida granítica 6/20 de la cantera “La Cabañita” de Cementos avellaneda.

Para minimizar los problemas de compactación, se diseñó un hormigón de alta fluidez, adoptando como guía los parámetros generales de diseño indicados por el ACI Committee Report 237R-18

A continuación, en la figura 2, se muestra la curva granulométrica del esqueleto granular resultante del diseño final de la mezcla.

 

Figura 2 – Granulometría del agregado total (tamaño máximo nominal 19,0 mm) y curva Fuller

 

El equipo adoptó un método de dosificación por etapas, evaluando el comportamiento de los aditivos en ensayos sobre pasta, luego en mortero y la evaluación final en pastones de hormigón a escala de laboratorio.

 

Figura 3 – Ensayos sobre pasta Izquierda: Mezcladora “Hobart” empleada para la elaboración de los morteros; Centro: Cono Marsh (para el estudio de pastas de cemento); Derecha: Influencia de la dosis de aditivo fluidificante en la fluidez de la pasta.

 

A escala de laboratorio se realizó una serie de pastones de hormigón, considerando que, si bien los estudios sobre pastas verifican la compatibilidad entre el cemento y el aditivo, se ha observado en ocasiones que en hormigones es necesario modificar la dosis de aditivo utilizado.

La mezcla resultante se elaboró a partir del uso de un aditivo superfluidificante (policarboxilato) y un aditivo retardador de fragüe, con una relación agua/cemento final igual a 0,25. El extendido de la mezcla resultante fue igual a 74 cm (figura 4).

 

Figura 4 – Extendido del hormigón final.

 

El lector, a esta altura de la nota, se preguntará: ¿Y qué resistencia del hormigón? ¿Qué nivel alcanzó?

¡La resistencia media alcanzada por el hormigón fue igual a 78 MPa!

Para comprender la verdadera dimensión del nivel resistente alcanzado por el hormigón experimental (con cemento Avellaneda CPC40, en bolsa) basta recordar las especificaciones del Reglamento Argentino de Estructuras de Hormigón CIRSOC 201-2005[1].

Este reglamento clasifica a los hormigones en “clases” (H-20 a H-60), designándolos con una letra “H” seguida de un número, que representa la resistencia característica a compresión (f´c), a la edad de diseño (en general, 28 días), expresada en MPa.

Cuando no se conoce la desviación estándar del proceso de elaboración del hormigón, el reglamento permite estimar la resistencia media de éste como la resistencia característica (f´c) más 10 MPa (para hormigones de clase H-35 o superior).

En base a estos datos, la figura 5 ilustra, claramente, que el nivel resistente alcanzado por el hormigón elaborado con cemento Avellaneda CPC40, en bolsa (≈ 80 MPa) cumpliría holgadamente los requisitos que establece el CIRSOC 201-2005, para un hormigón de la máxima categoría resistente (H-60).

 

Figura 5 – Comparación entre la resistencia alcanza por el hormigón experimental (con cemento CPC40 en bolsa) y los niveles resistentes que especifica el Reglamento CIRSOC 201-2005

 

Nótese que hormigones de alta resistencia, como el obtenido a nivel experimental por el equipo de técnicos de CASA, son utilizados principalmente en las columnas de los edificios de mayor altura que se construyen en el país, lo que permite minimizar la superficie ocupada por las columnas en las plantas inferiores, con el consecuente beneficio económico y arquitectónico.

En resumen, esta experiencia pone de manifiesto, una vez más, que el logro de altos niveles de resistencia en el hormigón es hoy posible, gracias a la disponibilidad de materiales componentes de alta calidad y tecnología avanzada, como el cemento Avellaneda CPC40 (que combina el efecto benéfico del filler calcáreo, a edad temprana, con la acción puzolánica, a largo plazo), cuando estos se combinan de manera inteligente (dosificación).

 

[1] CIRSOC 201, REGLAMENTO ARGENTINO DE ESTRUCTURAS DE HORMIGÓN, Argentina, Julio 2005.


Entreplanosabril 1, 2020
construccion.jpg

5min258

En el día de hoy se dio a conocer el Informe de Coyuntura del IERIC (Instituto de Estadística y Registro de la Industria de la Construcción), con datos correspondientes a los meses de enero y febrero de 2020. Corresponde por tanto a la situación previa a la emergencia derivada de la epidemia de CoVid19.

Los principales datos que aporta el Informe son:

• El empleo formal en la Industria de la Construcción disminuyó en enero de 2020 un 3,1% respecto a diciembre, completando 5 meses de caídas que superan el 2%mensual.

• El nivel de ocupación sectorial durante enero fue de 346.311 puestos de trabajo,alcanzando un nuevo mínimo para la serie histórica que se inicia a mediados del año 2007. Dicho nivel resulta un 11% inferior al promedio de los meses de enero de los últimos 13 años.

• Comparado con enero de 2019, la cantidad de puestos formales disminuyó un 14,5% y es considerada como la caída más intensa registrada para dicho mes desde el inicio de la serie. Se completan así 17 meses consecutivos de retracción interanual.

• El plantel medio de las firmas constructoras sigue disminuyendo desde el máximo de 14,5 alcanzado en el mes de abril, ubicándose en enero en 12,7 puestos de trabajo por empresa, muy similar al de diciembre pasado.

• Las constructoras con 500 o más empleados son las más afectadas por la actual coyuntura, disminuyendo su participación en la estructura del empleo sectorial al 7,7% del total de los trabajadores registrados del sector.

• Casi todas las jurisdicciones del país exhibieron en enero una caída mensual en su nivel de empleo sectorial, con las únicas excepciones de las provincias de Santa Cruz, San Juan, Chubut y Catamarca.

•En función de su tamaño, el empleo en las grandes jurisdicciones cayó un 2,7% mensual en enero, mientras que en el resto del país lo hizo un 3,9%. Distinta es la comparativa interanual, ya que las grandes jurisdicciones evidencian una caída del 15,6% mientras que en el resto del país es del 12,1%.

• Algo más de un tercio de las jurisdicciones que conforman el territorio nacional presentó en este mes de enero el menor volumen de puestos de trabajo registrados de toda la serie que inicia a mediados del año 2007.

• La Ciudad de Buenos Aires, tras alcanzar un pico máximo de ocupación en el mes de marzo de 2019 con 88.250 puestos de trabajo registrados, ha completado desde entonces 10 meses de caída consecutiva con una pérdida de algo más de 16.000 empleos.

• Impulsada por el pago correspondiente a un aumento pactado en los Básicos de Convenio, la media de las remuneraciones percibidas por los trabajadores registrados en la Industria de la Construcción se ubicó en $39.642 en enero de 2020. Este monto representa una expansión del 63,4% interanual. La remuneración media referida incluye también el efecto de la suma fija dispuesta por Decreto 14/20, dictado por el Poder Ejecutivo Nacional en el marco de la Ley de Solidaridad Social y Reactivación Productiva N° 27.541.

• En febrero de 2020 se registraron 23.275 empleadores en actividad en la Industria de la Construcción, siendo un 2,1% menor que un año atrás y la caída más pronunciada para un mes de febrero desde el año 2015.

• El número de empleadores del sector descendió en las Grandes jurisdicciones un 1,4% interanual mientras que en el Resto del país disminuyó un 3,4%.

El Informe completo puede ser consultado en: https://www.ieric.org.ar/informes-de-coyuntura-43/2020

 

Con información de: Departamento de Estadística – IERIC



Auspician Entreplanos




Newsletter