Cristianfebrero 25, 2021
Render-Edificiio-vista-aerea-1280x720.jpeg

4min48

La elección de materiales eficientes energéticamente a la hora de emprender una obra o desarrollo inmobiliario, toma cada vez más relevancia.

Es el caso del nuevo proyecto de IDERO Arquitectura. Espacio Añelo, en la provincia de Neuquén, un exclusivo edificio que contará con altos estándares de sustentabilidad según certificaciones de EDGE (Excellent in Design for Greater Efficiencies), una norma universal y un sistema de certificación de construcción sustentable a nivel internacional, que posibilita que sea más rápido, más fácil y más asequible construir y promover la construcción de edificios sustentables, que deberán cumplir con al menos un ahorro en los 3 rubros que solicita la certificación:  20% menos de consumo de energía, 20% menos de consumo de agua y 20% menos energía incorporada en los materiales.

 

Espacio Añelo es un complejo habitacional de 2600m2 de planta, donde se construirán 5 edificios, con 60 unidades habitacionales (PB + 5 pisos) departamentos de uno, dos y tres ambientes, ubicado en un terreno privilegiado en la unión de las rutas 7 y 17, en la localidad de Añelo.

Para este proyecto se utilizará un método de construcción muy novedoso, llevando a obra columnas de acero, losas prefabricadas enteras con sus instalaciones, muros exteriores armados completos y paneles sanitarios. La construcción será industrializada en sus componentes, con una estructura principal de perfiles de alma llena de acero, paneles exteriores en Steel Framing, aislación térmica, entrepisos secos y sistema EIFS con aislación exterior.

Espacio Añelo es un proyecto innovador, sustentable y que contará con la máxima tecnología para equipar los departamentos. En este sentido Idero Arquitectura eligió utilizar las aberturas de PVC de TECNOPERFILES, las más eficientes energéticamente que se encuentran en el mercado. Este proyecto particularmente, contará con el sistema corredizo de la Línea Prime y paños fijos 58-69 de la Línea Newen, debido a sus cualidades técnicas,  para brindar la mayor hermeticidad, resistencia, aislación termoacústica, diseño y confort para sus habitantes

La Línea Prime de TECNOPERFILES  es apta para 2,3,4 y 6 hojas móviles, con sistema de herrajes standard, permitiendo acristalar vidrios simples y dobles hasta 24 mm de espesor. Una solución técnica que brinda la marca, muy necesaria en climas extremos donde se suceden bajas temperaturas, fuertes vientos, y nevadas.

 

A su vez cuenta con guías de aluminio, un nuevo sistema de desagüe oculto y un sistema de encuentros.  La Línea Prime y la Línea Newen ofrecen un gran aislamiento térmico y acústico, con un bajo mantenimiento y una vida útil superior a 50 años.


Cristianfebrero 10, 2021
Jefe-de-Obra.jpg

4min129

Por el Arq. Gustavo Di Costa

Editor de Revista ENTREPLANOS

 

Al destacarse las características de un buen Jefe de Obra precisamos primero discernir dos tipos de conocimientos fundamentales que hagan a una persona desempeñarse bien en su trabajo y liderar personas. Las mismas son: Conocimientos técnicos o competencias duras de la profesión y conocimientos al momento de saber cómo liderar un equipo de trabajo, trabajar en equipo, planificar tareas y hacerlo de manera eficiente. A todas esas cualidades las llamamos “competencias blandas”.

Al momento de seleccionar a un competente Jefe de obra, en una entrevista de trabajo, se pueden relevar muchos conocimientos técnicos, e incluso, formular una evaluación práctica en dicho proceso, pero claramente, de una evaluación al trabajo en sí mismo en el lugar de obra, pueden detectarse diferencias. Algunas de las tareas técnicas de todo Jefe de Obra serán, planificar las tareas: Un buen líder de obra debe caracterizarse, en primer lugar, por planificar una obra desde cero, demostrando conocimientos técnicos de suelo, análisis del contexto barrial y urbano, implantación donde se levantará cualquier edificación, materiales a utilizar, técnicas de materialización. Es decir, demostrar que es un experto en su quehacer. Todo ello, le brindará, por un lado, confianza y esa confianza le facilitará el trabajo en obra, ya que será el canal de consulta de sus trabajadores, otorgándole así reconocimiento a su sapiencia. Además, al demostrar conocimientos en construcción y materiales, beneficiará adoptar el producto más adecuado para cada obra, generando así un ahorro sustancial en el presupuesto a invertir en la construcción.

Además, un destacable Jefe de obra sabrá organizar el trabajo. Una correcta asignación de tareas a los empleados garantizará dos aspectos. El primero, la inexistencia de superposición de tareas y competencias internas, mal uso del tiempo y la generación de conflictos internos. La segunda, asegurarse que cada uno sabe lo que tiene que hacer y responsabilizarse por ello. En cuanto a los contratistas, garantizar que el tiempo de labor se cumpla, caso contrario, generará más gastos de los planificados.

También, un óptimo Jefe de obra deberá controlar la seguridad e higiene del trabajo. En este caso, todo trabajo deberá cumplir con el cuidado y seguimiento de la Ley de Higiene y Seguridad en el Trabajo Nº 19.587, la cual establece todas las normas técnicas que debe seguir un empleador en la República Argentina para salvaguardar la integridad física de sus empleados. La misma, cuenta con varias directrices de actuación que determinan: Elementos de protección personal adecuados según el trabajo que realizará el empleado; Señalización a instalar en todo medio donde se vaya a desenvolver la tarea; regulaciones que se deben cumplir para garantizar la protección del trabajador; acciones a llevar adelante en caso de sufrir incidente o accidente laboral; ente de control y protección del empleado en caso de accidente de trabajo (ART); multas que puede sufrir el empleador por incumplimiento; entre otros puntos.


Cristianfebrero 9, 2021
14FJ6750-1280x853.jpg

5min77

La Criolla es una pequeña comuna de poco más de 2.300 habitantes, ubicada a 185 kilómetros al norte de la capital de la provincia de Santa Fe, Argentina. En función de un fondo para obras menores que la comuna recibía anualmente, se presenta un proyecto para la primera etapa de refuncionalización de un galpón del ferrocarril como centro y espacio de producción cultural. El programa solicitado incorporaba un sector de ensayo/exposiciones, una sala/auditorio para 100 espectadores, un taller para montaje/escenografías, un sector de apoyatura con camarín y un núcleo sanitario que debía servir también a los espacios públicos adyacentes.

 

Sospechamos, por otros encargos que el Estudio llevó a cabo con anterioridad en ciudades y poblados de similares características, en distintos puntos de la ruta 11, la existencia de un elevado desarrollo del oficio artesanal local. Producto quizás, de la demora en la aparición de los procesos de industrialización, y de su estrecha relación de producción con el ámbito rural y ferroviario que, en función de la optimización de los recursos disponibles, impone criteriosamente el reciclaje y la re-utilización perpetua de las herramientas e infraestructuras pre-existentes.

Ello determina la subsistencia de procedimientos fuertemente arraigados, portadores de saberes técnicos de enorme valor para la comunidad, evidenciados en la secuencia de hornos para el carbón y el ladrillo cerámico a la vera de la ruta, y en la prosperidad del trabajo del torno, la herrería y carpintería en clave artesanal. Dada las limitaciones presupuestarias y las condiciones productivas enunciadas, se optó por restringir la diversidad de rubros y gremios de obra, concentrando los recursos en la ejecución de dos operaciones fundamentales. Por un lado, una suerte de mobiliario de madera habitable, ejecutado por el equipo de trabajo del carpintero de la comunidad, cuya materialización replica en escala los procedimientos de montaje de los muebles de bastidor y enchapado, cuyo auge en nuestro país data de la década del ´80.

 

Su disposición, abrazando la sala-auditorio, permite definir claramente la distribución del programa en una nueva condición interior, conteniendo el núcleo sanitario y los camarines, más una planta alta delegada como aula/taller, o eventualmente, haciendo las veces de auditorio para incrementar la capacidad de la sala. En el espacio remanente, en el “entre”, se desarrollan los programas de mayor afluencia de público, la sala de ensayo/exposiciones y la sala/auditorio propiamente dicha. Por otro lado, un mecanismo para definir el ingreso, para plegarlo. Una máquina “transparente”, un artilugio con reminiscencias de infraestructura ferroviaria. Aquellas que acompañan las vías, y en base a su simpleza, exponen su funcionamiento y lo hacen evidente. Su resolución sería llevada a cabo por el herrero de la comunidad, tarea que alternará en sus tiempos libres con la fabricación de modelos a escala de vehículos y maquinaria agrícola, los cuales orgullosamente, fueran expuestos en las estanterías de su taller.


Cristianfebrero 3, 2021
house-634483_1920-1280x960.jpg

3min93

Por el Arq. Gustavo Di Costa

Editor de Revista ENTREPLANOS

La Evaluación del Impacto Ambiental (EIA) de nuestras obras de arquitectura, implica un tipo de estudio habitualmente exigido en las presentaciones que solicitan la aprobación o viabilidad de emprendimientos urbanísticos de distinta naturaleza, de proyectos sectoriales de infraestructuras regionales o locales, o de otras intervenciones sobre el territorio o el terreno, que por sus características y dimensiones, puedan afectar el ambiente. El nivel de requerimientos y contenidos de esos estudios varía en función de la dimensión, complejidad y características específicas de la intervención.

En términos generales, el estudio se efectúa para evaluar los efectos relevantes sobre el ambiente que resultarían de la ejecución de un emprendimiento. Estas evaluaciones se pueden realizar en etapas, una preliminar para establecer la prefactibilidad a partir de estudios de base y la identificación de los impactos; y una definitiva de factibilidad, considerando alternativas y medidas de mitigación.

Las tareas generalmente involucradas en los citados estudios se relacionan con la verificación de la legislación aplicable, la determinación de las áreas de influencia, el análisis de los subsistemas natural y socio-económico, la evaluación de impactos en las distintas etapas de implementación o ejecución, y posterior operación del emprendimiento.

La Ley 123 del GCABA regula las cuestiones ambientales en el territorio de la ciudad. El Decreto 1120/01 establece los requisitos para los profesionales y consultores que se inscriban en el Registro de Evaluación Ambiental. La Determinación de Pasivos Ambientales (DPA) es una tipología de estudios requeridos para determinar la calidad ambiental de territorios, espacios urbanos o terrenos que han sido utilizados previamente y cambian de uso, donde pueden quedar elementos, instalaciones o residuos visibles u ocultos, ambientalmente dañinos o potencialmente peligrosos, necesarios de remover.

Se trata de estudios usualmente requeridos por autoridades locales, en particular, cuando se trata de emprendimientos sobre terrenos previamente ocupados por actividades ambientalmente calificadas de riesgo, e incluyen tareas de verificación de la ocupación histórica, de las condiciones de entorno y de los elementos residuales existentes en el predio, la determinación del potencial de contaminación, la constatación de las responsabilidades por daño o perjuicio ambiental cuyo remedio, corrección o mitigación puede ser exigida al nuevo propietario o usuario y el análisis del costo de recuperación y acondicionamiento del sitio.

Datos imprescindibles a efectos de integrar a nuestras obras al marco natural que las contienen y aceptan.


Cristianenero 22, 2021
Zclips-3-Destacada.jpg

5min110

Como se ha visto en diversas publicaciones, y se ha podido corroborar en el aumento exponencial de ventas online, también en largas y constantes colas en ferreterías, uno de los sectores que más ganó durante la cuarentena fue el de decoración y arreglos en el hogar.
Obligadas a estar adentro, en especial durante marzo, abril y mayo, y en algunos casos sin posibilidad de gastar dinero en salidas y viajes, muchas familias optaron por ampliar, mejorar o simplemente embellecer su casa. También influyó, en pos de eso, la disponibilidad de tiempo y el hecho de pasar más horas allí.

A raíz de esta tendencia, hubo algunos productos cuya demanda creció de manera exponencial y que, asimismo, se adquirieron a través del canal online. Es el caso de los zclips, perfiles de aluminio pequeños que se utilizan como alternativa más estética y segura para colgar cuadros, espejos y muebles, ya que permiten una mayor fijación, siendo sencilla la colocación.
De acuerdo a la información provista por PerfilesDeAluminio.net, Marketplace dedicado a la venta de productos de ese material, la demanda de los zclips, que son productos recientemente lanzados en el mercado, creció un 95 % durante los primeros meses de cuarentena.

Hecho en Argentina

Estos implementos, previo a la pandemia, se conseguían en sitios como Amazon o bien en otras plataformas extranjeras. A raíz del cierre de fronteras y el freno en el comercio internacional, se dio un proceso de sustitución de importaciones.
“La calidad de la producción nacional es muy buena. La aleación de aluminio es la misma (6063). Mientras que la terminación y los cortes son iguales de prolijos. Además los zclips, como otros productos, acá también son anodizados”, puntualizó Florencia Allevatto -CEO de PerilesDeAluminio.net.
Los zclips están hechos de aluminio Aluar y ofrecen tres alternativas diferentes de formatos: grande, chico y cuadrado. Se ofrecen en cortes de 3.8 cm de ancho o 1 metro de largo, siendo más conveniente cada opción según el tamaño y peso del objeto que se quiera colgar. Cada uno cuenta con orificios, que permiten sujetar el perfil tanto a la pared como a lo que se quiera colgar en ella.
Son fáciles de instalar. Cada z-clip está compuesto por dos partes que forman el par: basta con atornillar una de ellas a la pared y la otra al objeto a colgar y luego simplemente se encastran. El anclaje puede hacerse en cualquier pared, siempre que se cuente con los tarugos adecuados.

 

 

Cuadros, muebles y espejos

Los zclips pueden ser utilizados para diversas aplicaciones, como el montaje de muebles o estantes flotantes, respaldos de cama, cuadros, modulares de televisión, paneles de pared o paneles acústicos, armarios, carteles de señalización y marcos, entre otras.
“Algunos de nuestros clientes se sorprendieron gratamente al verlos en el mercado local, ya que sólo conocían su versión en el exterior. Incluso, algunos habían fabricado en forma casera una versión similar en madera. Muchos carpinteros suelen usar este sistema, por ejemplo, para colgar sus herramientas en la pared y poder utilizarlas y volver a colgarlas de una forma muy práctica y ordenada”, señaló Allevatto.
Como se ve, a pesar de las dificultades que se han vivido durante 2020, o quizás a raíz de eso mismo, muchos han puesto el foco en redecorar sus casas y ponerlas más lindas, dado que pasaron a estar mucho más tiempo en ellas.
Los zclips, entre otros productos de aluminio, han sido algunas de las estrellas para el sector durante estos meses, tanto para profesionales como decoradores, albañiles, carpinteros, así como para usuarios finales.
Tal vez no acaben con el reinado de los tornillos, pero sin duda se trata de una alternativa más efectiva y estética para la fijación en las paredes.

 


Cristianenero 18, 2021
Plantas-Gerdau-Argentina-1280x1007.jpg

8min160

Pérez – Santa Fe, 15 de enero de 2021 – Gerdau, la mayor empresa brasileña productora de acero y una de las más grandes del mundo, cumplió 120 años de historia este 16 de enero. En los últimos años, inició un proceso de renovación que le ha permitido transformarse en una organización aún más enfocada en las personas, más digital, innovadora, diversa e inclusiva, manteniendo un sólido desempeño financiero.

Pensando en el futuro, la empresa avanza de forma acelerada en dos grandes desafíos: generar más valor para sus clientes y convertirse en una organización más sostenible en todas sus dimensiones. Nacida en Porto Alegre (Rio Grande do Sul) con una pequeña fábrica de clavos, se destacó por la capacidad emprendedora de la familia Gerdau Johannpeter. Desde sus inicios, la ha buscado ser un agente de transformación social y de preservación ambiental en las regiones donde opera. Actualmente, es la recicladora de chatarra ferrosa más grande de América y aspira ser un modelo para la industria global del acero, convirtiendo el concepto de sostenibilidad en uno de los ejes centrales de su modelo de negocios.

“Llegar a los 120 años es un hito muy significativo para una empresa brasileña. Una historia construida por muchas generaciones de colaboradores y aliados que hicieron posible la Gerdau que tenemos hoy. Por eso, queremos aprovechar el momento para honrar nuestra trayectoria y proyectar los próximos 120 años. Trabajamos día a día para ser una empresa diferente del modelo tradicional de producción de acero y centrarnos cada vez más en las necesidades de nuestros clientes”, comenta Gustavo Werneck, CEO de Gerdau.

La compañía está presente en Argentina desde 1998, con plantas industriales localizadas en la ciudad de Pérez (Santa Fe). Su producción se destina a la construcción civil e industrias metalmecánica, automotriz y rurales.

Con una visión de largo plazo, la compañía anunció el año pasado la creación de Gerdau Next, su rama de Nuevos Negocios, enfocada en el desarrollo de nuevos productos y servicios adyacentes a la producción de acero y alineada con las directrices de innovación y disrupción de la compañía.

 

 

Una historia de conquistas

La trayectoria de Gerdau comenzó en 1901 con la fundación de la fábrica de clavos Ponta de Paris por João Gerdau en Porto Alegre. Posteriormente, el negocio fue impulsado por nuevas generaciones de la familia y sus colaboradores. Desde el principio, la empresa estimuló el espíritu emprendedor, una llama que permanece viva hasta hoy en su cultura.

En los años 40, la compañía ingresó al sector del acero con la usina Riograndense en Sapucaia do Sul (Rio Grande do Sul). En las décadas de 1970 y 1980, su camino pasó las fronteras de Rio Grande do Sul y llegó a Pernambuco, São Paulo y Rio de Janeiro. La internacionalización ocurrió en las décadas siguientes con adquisiciones y expansiones en Uruguay, Canadá, Argentina, Colombia, Estados Unidos, Perú y México. Después de entrar al selecto grupo de las empresas centenarias, nació el Instituto Gerdau en 2005, la rama de responsabilidad social de la empresa.

En 2014, inicia su transformación cultural que le dio sustento al proceso de innovación digital. A partir de conceptos de apertura y colaboración, hubo una profunda revisión de su cultura organizacional para hacerla más ágil, transparente y menos jerarquizada. Gracias a esta evolución se desarrollaron 10 principios que actualmente son los pilares del propósito de Gerdau: Empoderar a personas que construyen el futuro.

Otro cambio sustancial se dio en el comando de la compañía que desde 2018 está bajo el liderazgo de Gustavo Werneck, el primer CEO de fuera de la familia Gerdau Johannpeter.

1901

 

Sobre Gerdau, una empresa de 120 años

Gerdau es la mayor empresa brasileña productora de acero y una de las principales proveedoras de aceros largos en América y de aceros especiales en el mundo. En Brasil, también produce aceros planos, además de mena de hierro para consumo propio. En enero de este año, cumplió 120 años de una historia de solidez, contribución al desarrollo y legado para una sociedad en evolución constante. Con el propósito de empoderar a personas que construyen el futuro, la compañía está presente en 10 países y cuenta con más de 30 mil colaboradores directos e indirectos en todas sus operaciones. Mayor recicladora de Latinoamérica, Gerdau tiene en la chatarra una importante materia prima: 73% del acero que produce se hace a partir de este material. Todos los años, 11 millones de toneladas de chatarra son transformadas en diversos productos de acero. Las acciones de Gerdau cotizan en las bolsas de valores de São Paulo (B3), Nueva York (NYSE) y Madrid (Latibex).

Nuestra historia

De la fábrica familiar de clavos en Porto Alegre (Rio Grande do Sul) a una gigante de la cadena del acero internacional, la trayectoria de Gerdau comienza con la compra de Cia Fábrica de Pregos Pontas de Paris por João Gerdau en 1901. El inmigrante alemán marcó su espíritu emprendedor, que se convirtió en la llama que se mantiene viva hasta hoy, 120 años después de su fundación. En la última década, Gerdau sigue haciendo historia por medio de una transformación cultural y digital basada en el compromiso de moldear un futuro cada vez más sostenible.

 


Cristiandiciembre 4, 2020

6min323

Si notamos que los dueños de la heladería del barrio tiran a la basura esos tachos de plástico blanco en los que conservan el alimento, atención, no dejen de juntarlos: un día podrían hacerse una casa con ellos.

Cuidar el planeta y calidad de vida

Felizmente en esta era de cambios la verdadera arquitectura sigue dando grandes lecciones de cómo cuidar el planeta y vivir con calidad gracias a las pequeñas grandes ideas aplicadas a los sistemas constructivos. Así sabemos hoy cuan versátiles pueden ser algunos materiales alternativos al clásico ladrillo, como madera, chapas, bolsas de barro, acero y ciertos productos que contaminan pero que, controlados, pueden dar soluciones sencillas y de bajo impacto ambiental. Es el caso de una biblioteca comunitaria en la localidad de Taman Bima, Bandung, Indonesia, donde el diseño explora con gracia un objeto que jamás usaríamos para otro fin, como esos baldes en los que la industria alimenticia comercialzia el helado.

El estudio Shau, fundado por los arquitectos Doliana Suryawinata y Florian Heinzelmann, con base en Indonesia y oficinas en distintas ciudades de Europa, desarrolló para este espacio de uso social un edificio de dos plantas elevadas del piso, cosidas por escaleras continuas y revestidas por una fachada íntegramente realizada con baldes apilados de forma horizontal y ordenada. Simplemente cortaron el fondo de algunos para permitir la ventilación del interior y el paso de la luz, al tiempo que evitan la lluvia en una región donde abundan. El patrón que usaron para colocarlos repite un mensaje alineado al espíritu de la propuesta: buku adalah jendela dunia o “los libros son ventanas abiertas al mundo”.

Multipremiados por su compromiso con la construcción sustentable, para esta dupla se trata de trabajar con lo que hay disponible en el lugar. “Digámoslo de esta manera. Para nosotros hay dos caminos dentro de la arquitectura sostenible:

  • Uno se basa en la regulación, lo que está ocurriendo en Europa y Singapur, impulsado por la tecnología. Pero en Indonesia, al no estar regulada en absoluto, es una alternativa de difícil acceso.
  • Entonces, como arquitectos nos queda reducir el impacto a través de un diseño inteligente que consiste en pensar una mejor distribución del edificio:
  1. orientaciones para obtener ventilación cruzada
  2. techos verdes
  3. patios plantados etc.
  • Es decir, mejorar el microclima y la habitabilidad sin contar con la tecnología.
  • Si estamos trabajando en un proyecto de apartamentos de gama baja a media, por ejemplo, no podemos decirles a los clientes que no tendrán aire acondicionado, pero sí podemos pensar una construcción inteligente y sombreada, de modo de proporcionarle un ambiente habitable sin el recurso del aire acondicionado” decía Suryawinata en una entrevista, a propósito de haber ganado el American Architecture Prize a la mejor arquitectura sustentable de 2018.

 

 

Los tachos de helado construyen un filtro solar durante el día y de noche convierten a la biblioteca en un caleidoscopio lumínico. La estructura se levanta sobre una vieja losa de hormigón, que se preservó para dotar a la urbanización de un edificio cargado de belleza y significación. Formados en el Berlage Institute de Ámsterdam, Suryawinata (nacida en Jakarta y Henzelmann en Múnich) trabajaron para grandes despachos hasta fundar su propia oficina comprometida con una arquitectura volcada a lo social, como reflejan muchos de sus proyectos que aprovechan vacíos urbanos y zonas olvidadas de países donde lo que abunda son las carencias.

 

 

Por: Marina Gambier


Cristiannoviembre 9, 2020
nuwa-sustentable.jpg

4min418
Sebastián Rodríguez es un joven tucumano, estudia arquitectura en la Universidad Nacional de Tucumán y a los 30 años se animó a proyectar una ciudad nada más y nada menos que en Marte. Aunque pueda parecer irreal, junto a su compañero Gonzalo Rojas, un treintañero oriundo de Santiago del Estero,  diseñaron Nüwa, un lugar sustentable en el planeta Rojo.
La idea surge del concurso internacional “The Mars Society “que convocó a diferentes profesionales de la disciplina para realizar este diseño. Rodríguez y su compañero forman parte del estudio de arquitectura Abiboo y están bajo la dirección de Alfredo Muñoz. Pero además, formaron parte del equipo internacional The Sustainable Offworld Network (SONet), una comunidad de profesionales de distintos países del mundo que desarrollan proyectos sostenibles enfocados en Marte y la Luna, encabezados por el astrofísico del Instituto de Ciencias del Espacio Guillem Anglada-Escudé.
Los estudiantes hicieron renders, editaron el video de la presentación y le imprimieron una parte muy creativa a la ciudad donde en un primer momento, podrían vivir 200 mil habitantes.  Este proyecto calificó entre los mejores 10 de los 175 que se presentaron en el concurso y ahora están buscando inversionistas que quieran llevarlo adelante.
En una nota con el diario Infobae comentaron que Nüwa se construyó en base a una serie de estudios de factibilidad para la vida humana. Se haría de manera vertical, con orientación sur y en un acantilado de un kilómetro de alto con edificios conectados  por un sistema de túneles transparentes que permitan ver el contexto exterior y a su vez protejan del clima hostil. También planificaron que la ciudad tenga espacios deportivos, culturales, educativos y de esparcimiento.
Entre los materiales, planificaron plásticos, metales y minerales muy fáciles de conseguir en el suelo marciano. Las construcciones tendrían paneles solares y reactores nucleares para el suministro eléctrico y se fomentaría el reciclaje. El desafío principal es la obtención de agua y oxígeno que es distinta que en la Tierra y que solo se puede enviar seres humanos cada dos años para colonizar.
“El viaje tendría una duración de ocho meses y el valor aproximado del ticket sería lo que cuesta un departamento de dos ambientes en Barcelona. Buscan jóvenes que quieran formar allá su familia y no necesariamente ser científicos”, señalaron los autores.

Con información de: www.eltucumano.com

Cristianoctubre 23, 2020
sustentabilidad-1.jpg

4min293

Por: Gerardo Azcuy | Director General de AZCUY

Desde hace años me dedico al desarrollo de edificios residenciales en los cuales la sustentabilidad tiene un rol primordial a la hora de diseñarlos. En este tiempo he aprendido que la misma debe abarcar tres facetas: la relación con la naturaleza, el aprovechamiento de la tecnología y los sistemas constructivos para reducir el consumo de energía y la generación de un impacto social y cultural positivo en la comunidad.

En lo que respecta al primer punto, sin dudas las áreas verdes son y serán el centro del estilo de vida que promueve la Arquitectura sustentable, pero es indispensable que la vegetación se incluya de forma consciente. Al diseñar estos espacios se debe tener en cuenta su funcionalidad y aprovechar sus características naturales como: aislamiento, regulación de la humedad, y control de la contaminación acústica y polución ambiental. Asimismo, es relevante promover un vínculo entre las personas y la naturaleza incluyendo huertas o espacios de compostaje.

En cuanto a las cuestiones eminentemente técnicas, las posibilidades son infinitas. Lo primordial es elegir correctamente el equipamiento: sistemas de climatización que permitan ahorrar energía, paneles solares, y materiales, aberturas, vidrios y cerramientos con capacidad de aislamiento térmico.

También tenemos los recursos que nos ofrece la Domótica, a través de los cuales es posible controlar diversos aspectos para optimizar el consumo eléctrico: apagado de luces, horarios para la abertura de persianas y así aprovechar el ingreso de la luz solar, etc.

Existen, además, sistemas de gestión de edificios que permiten centralizar todos los datos del funcionamiento del mismo. Esta tecnología brinda la posibilidad de conocer el consumo de energía y agua, alertar cuando quedan luces o aires acondicionados encendidos y realizar diagnósticos periódicos para llevar adelante acciones que acrecienten el ahorro de energía.

Por último, debemos abordar la faceta “socio-cultural” de la sustentabilidad, que se expresa en la obligación que tenemos los desarrolladores como actores sociales de promover la concientización y crear espacios para incentivar prácticas amigables con nuestro entorno: disponer de estacionamientos para bicicletas, terminales de carga para vehículos eléctricos y áreas que permitan la separación de residuos. Asimismo, consideramos dentro de este espectro la responsabilidad de impulsar programas que impacten de manera positiva en la comunidad de los lugares donde se ubican nuestros proyectos, ya sea colaborando en un sentido ambiental o agregando valor con iniciativas que promuevan el arte y la cultura en el barrio de influencia.

La sustentabilidad es un cambio en la forma en la que vivimos, que interpela a todas las facetas de nuestra actividad, y como arquitectos, nos obliga a pensar y diseñar espacios que inviten a una vida, no solo más confortable, sino también más consciente.


Cristianoctubre 21, 2020
musgo.jpg

5min170

La Agencia de Protección Ambiental estima que los estadounidenses pasan el 90 por ciento de su tiempo en espacios interiores. Esto nos desconecta del mundo exterior y nos afecta completamente, desde la productividad hasta la salud mental. Además, se potencian algunos problemas físicos, como la mala circulación o la inhalación de contaminantes presentes en el aire.

Un método para reconstruir nuestra conexión con la naturaleza es mediante el uso de elementos vivos. Por ejemplo, las paredes de musgo vivo utilizan una de nuestras plantas más antiguas para aumentar el bienestar general de los espacios y mejorar su apariencia visual.

Durante la década de 1980, el biólogo estadounidense Edward O. Wilson popularizó el término “biofilia“, relacionado con cómo los seres humanos buscamos innatamente conexiones con la naturaleza. El diseño biofílico enfatiza la manera en que los elementos se conectan e interactúan entre sí para estimular nuestra productividad y bienestar. Crear un entorno así requiere de más acciones que únicamente aumentar la iluminación natural o ubicar una planta en una esquina.

Como una de nuestras especies más antiguas y resistentes, con casi 15.000 variedades, el musgo carece de raíces, por lo que busca todos los nutrientes en el aire. Crece en prácticamente en cualquier superficie y puede sobrevivir en un estado “inactivo” durante años, y revivir cuando se expone a la humedad. El musgo ayuda a estabilizar el suelo y se utiliza para evitar inundaciones y la erosión del suelo. En los jardines japoneses tradicionales, el musgo se ha utilizado para crear espacios serenos y tranquilos.

En un ambiente interior, una pared de musgo vivo es ideal para agregar espacios verdes saludables. Al igual que otras formas de paredes vivas, crean un ambiente cómodo y acogedor, entregando incluso un olor agradable. Se ha demostrado que la vegetación reduce el estrés, eleva el estado del ánimo y mejora la concentración y otras funciones cognitivas. En entornos de atención médica, se ha demostrado que las paredes vivas reducen la ansiedad del paciente y estimulan los receptores de placer en el cerebro, ayudando a su recuperación.

Sin embargo, los beneficios para la salud van más allá de la comodidad. El musgo proporciona un sistema adicional de filtración del aire, que absorbe los contaminantes mientras produce oxígeno. Algunas investigaciones realizadas en 2018 mostraron que tres días después de la instalación de una pared de musgo, el nivel de dióxido de carbono disminuye en un 225 por ciento. El musgo también produce iones negativos, cuyos efectos positivos se están estudiando actualmente en numerosos trabajos de investigación.

En comparación a otros muros vivos, el musgo ofrece una alternativa más barata, ya que no requiere de mantenimiento continuo, ni tampoco de reemplazo regular o el uso de pesticidas. Su rentabilidad y efectividad puede estimular conversaciones sobre otras aplicaciones y nuevas tecnologías para diseñar edificios e interiores ecológicos.

Por: www.plataformaarquitectura.cl



Auspician Entreplanos




Newsletter