Alejandraoctubre 6, 2021
destacada-1280x694.jpg

6min86

A partir de su ubicación privilegiada en el ejido urbano, contigua al área central a la vez que próxima al borde fluvial; de sus atractivos paisajísticos y de su rica historia, expresada en un importante acervo cultural patrimonial -hoy en franca recuperación- Barrio Candioti representa históricamente una de las mejores opciones para vivir en Santa Fe, Argentina. Parte importante de esa historia, calle Güemes surgió y se desarrolló en estrecha relación con la vida propuesta por el ferrocarril en su entorno, con la Estación Belgrano sobre el Boulevard Galvez como hito, nodo principal, “nave insignia” de aquella -perdida- vitalidad urbana.

En paralelo con la recuperación general del sector, la hoy avenida Güemes va cobrando nuevo protagonismo, especialmente, a partir de la reconversión planteada por el nuevo Reglamento de Ordenamiento Urbano -recientemente puesto en vigencia-, cuyas directrices la potencian como corredor vial de media y alta densidad habitacional. Resulta ser el frente más próximo a la laguna Setúbal donde se admite edificación en altura, al preservarse el resto del barrio de esas construcciones; como valor agregado, ofrece garantizadas visuales y expansiones netas hacia el paisaje fluvial. Dado ese contexto, el Conjunto Güemes se concibe como expresión de una “nueva ciudad”, más densa, pero equilibrada, respetuosa del contexto barrial; en franca vinculación con el paisaje urbano y su entorno natural: islas, costaneras, laguna Setúbal al norte y este; Puerto y Boulevar Galvez al sur, y el barrio al oeste. Se trata de la primer construcción en altura que la nueva reglamentación admite en la zona, por ello, aprovecha su enclave con 360º francos de visuales.


El agrupamiento es exento de medianeras en prácticamente todo su desarrollo: una torre de perímetro libre aloja 12 semipisos en los niveles superiores; una especie de “placa” alargada contiene 12 unidades en el basamento, a las cuales se accede mediante un palier abierto central y un corredor-galería ubicado al sur; la articulación se brinda a través de un hall semi-cubierto, visualmente “atravesable” a manera de balcón a la ciudad.
Por su ubicación al centro de la planta, este dispositivo otorga aislamiento y privacidad a las unidades -lindantes con escaso o nulo contacto entre ellas-, facilita una adecuada distribución y sectorización interior, a la vez de garantizar óptimas condiciones de iluminación natural y ventilaciones cruzadas en todas las dependencias, incluyendo baños y cocinas. La doble orientación y expansiones en los principales ambientes son características poco comunes en los ph convencionales.


La secuencia de esos espacios, palieres-balcón, corredores-galerías, la propia escalera transparente, genera una especie de “sistema” el cual refleja la diversidad y vitalidad de lo urbano a escala del conjunto, mediante lugares abiertos y permeables que invitan a permanecer, a encontrarse, a habitarlos. En el último nivel, terraza, quincho y piscina rematan la idea de encontrarse en el vecindario, comer un asado mientras se disfruta del río, las islas, la laguna, casi como si estuviéramos en una quinta de Colastine, o de Rincón, cualquiera de aquellas que tan bien describía nuestro Juan Jose Saer.


Replicar la sociabilidad intrínseca a la ciudad en conjuntos con veredas, zaguanes, jardines, patios y terrazas en altura, en una especie de reproducción a escala del tejido residencial donde se insertan, es la búsqueda. Estos conjuntos no son “edificios” en un sentido estricto, densifican sin saturar, persiguen la idea de otorgar a cada vivienda las cualidades de una casa, en oposición al departamento encajonado del edificio tipo entre medianeras. Es por esto que preferimos denominarlos, más que “edificio de departamentos”, “vecindarios en altura”.

 

Ficha Técnica:

Obra: Venindario Güemes.
Ubicación: Gral. Güemes N° 4298, esquina Córdoba Nº 1281, Santa Fe Capital, Argentina.
Autores: Arquitectos Griselda Bertoni, Eduardo Castellitti, Carlos Castellitti y José Ignacio Castellitti.
Colaboradores: Arquitectos Federico Michelini, Jaquelina Santiago, Estefanía Szupiany, Mariano Telechea y Diego Villar.
Cálculo Estructural: Ing. Gustavo Perini.
Dirección de obra: Arq. Lisandro Kranewitter y Arq. Melisa Vazquez.
Superficie del proyecto: 2.110,98 m².


Alejandraoctubre 6, 2021
Pueyrredón-1101-©-Ramiro-Sosa-42-1280x1280.jpg

6min72

El edificio se encuentra ubicado en la intersección de dos calles arboladas y transitadas, a pocos metros de las principales avenidas y centros universitarios de la ciudad de Rosario, Argentina, creando el ambiente ideal para jóvenes y estudiantes. De esta manera, el edificio contribuye a la ciudad y a su mercado inmobiliario, respondiendo a la creciente demanda de vivienda en el área para jóvenes profesionales y estudiantes universitarios de ciudades vecinas.

El terreno se encuentra emplazado en la esquina noroeste de una manzana de mediana altura y pequeña escala. En este contexto, el edificio se convierte en protagonista, siendo visto y reconocido fácilmente por personas y vehículos circundantes. Las regulaciones de la ciudad permiten la ocupación total del lote, de esta forma, todos los departamentos pueden ventilarse y abrirse a los dos frentes, mejorando la conexión directa entre la calle y los espacios interiores del conjunto, además de privilegiar la calidad y la iluminación natural de las áreas interiores.

Su estructura, hecha de hormigón visto con tablas, crea un patrón de superposiciones, como un juego de “vacío y lleno”, generando visuales cruzadas en el interior y grandes balcones de doble altura con árboles. Los cielorrasos se tratan de la misma manera que el frente del balcón para generar solidez en las fachadas y proporcionar continuidad entre el interior y el exterior. Se proyecta un ingreso en doble altura, como continuación de la vereda pública con abundante vegetación y un bicicletero, favoreciendo una vida más sustentable y en contacto con la naturaleza. De esta forma, la entrada al edificio se lleva a cabo a través de una gran “plaza interior”. Ese sector vincula la vida pública y privada, proporcionando la permeabilidad y conectividad urbana a través de su trayectoria, continuidad espacial y visual.

El edificio cuenta con tres tipologías diferentes por piso: Estudio, loft y departamentos de un dormitorio, donde la premisa principal radica en su espacialidad y la continuidad de los interiores. Presentan sus “áreas húmedas” formando una pieza común integrada en el sector central de la planta. El resultado es un espacio puro y neto, el cual enfatiza la condición de un edificio de uso mixto que responde a diferentes demandas de la sociedad, como trabajar o vivir. El diseño interior de las unidades ofrece espacios libres y luminosos, por lo tanto, el valor agregado se encuentra en su balcón, planteado como un espacio continuo en relación con el interior, al extender los límites visuales de los ocupantes.

En sus plantas superiores, el proyecto muestra dos niveles con espacios comunes, terrazas verdes y piscina, para actividades sociales y de recreación para los habitantes y sus invitados, además de permitir impresionantes vistas panorámicas de la ciudad.

El edificio cuida el medio ambiente local, contribuyendo con diseño urbano y nuevas áreas verdes, superando a las existentes en la casa construida anteriormente en el sitio. La vegetación juega un papel central, suavizando el hormigón visto dominante en el exterior. El proyecto tiene como objetivo promover y proporcionar calidad de vida a sus residentes, estableciendo una interacción continua entre su interior y el entorno inmediato. Por esta razón, cada unidad permanece dotada de un amplio espacio privado al aire libre, actuando también como un área de transición entre el enérgico entorno público y la atmósfera privada de cada apartamento. Por estos motivos, el proyecto agrega valor arquitectónico al mercado inmobiliario, generando una mayor rentabilidad al constituir una oferta nueva, superior a otros proyectos del mismo carácter.

 

Ficha Técnica:

Obra: Pueyrredón 1101.

Ubicación: Pueyrredón 1101, Rosario, Argentina.

Proyecto: Arq. Pablo Gagliardo.

Colaboradores: Sebastián Larpin, Arq. Lucía Galfione y Arq. Betiana Ferrero.

Calculistas: Ing. Federico Zegna Rata e Ing. Sergio Fasci.

Superficie Construida: 1.567 m2.

Fotografía: Arq. Ramiro Sosa.


Alejandraseptiembre 23, 2021
Destacada-Solaz-1280x775.png

3min192

El extraordinario entorno natural de la península de Baja California, con su paisaje semidesértico en tonos ocre que contrasta con el azul intenso del mar de Hernán Cortez, resulta el contexto ideal y elegido para emplazar un nuevo referente hotelero en la zona.

El Hotel Solaz se desarrolla frente del mar sobre una extensión de 9.5 hectáreas con formaciones topográficas únicas y con las cuales se integra armoniosamente. El concepto arquitectónico rector radicó en la correcta integración de la construcción y se logró a través de las formas orgánicas que hacen referencia al movimiento de las olas, logrando una volumetría estética la cual se adapta perfectamente al entorno. La selección de materiales, vegetación y métodos de construcción refuerzan ese concepto de integración al ser minuciosamente estudiados para resultar congruentes con ese paradisíaco terreno.


Los servicios del desarrollo se extienden para brindar más opciones de alojamiento y hospedaje a los visitantes nacionales e internacionales; conformando una propuesta la cual suma un hotel con 131 habitaciones, tiempos compartidos con 147 villas, 21 departamentos administrados por el Hotel, 18 departamentos del Club de Playa, restaurantes, spa, amenidades, entre otras alternativas.
A partir de la topografía natural del terreno, que crece de manera ascendente hacia el norte a partir del nivel del mar, se decidió conformar tres grandes terrazas curvas de oriente a poniente, responsables de albergar las habitaciones del hotel en el costado poniente y tiempos compartidos en el costado oriente. La circulación a través de las terrazas se plantean como “cañadas”, las cuales a su vez, sirven como pasillos divisorios con densa vegetación entre ambos usos, logrando una mayor privacidad.

Ficha Técnica:

Obra: Hotel Solaz Los Cabos.
Ubicación: Los Cabos, Baja California.
Directores de proyecto: Arq. Alejandro Coeto y Arq. Boris Pena.
Diseño de Interiores: Arq. Nadia Borrás y Arq. Enrique Ralph.
Superficie construída: 115.000 m2.
Superficie del terreno: 493.000 m2.


Alejandraseptiembre 23, 2021
05072019-Arq-Viale-Facultad-HP-ph2-G-Viramonte-2817-Editar-1280x720.png

5min152

A las instituciones Hospital Privado e Instituto Martín Ferryra, de larga trayectoria en medicina e investigación cordobesa, les surge la necesidad de generar un espacio propio para la enseñanza y formación académica de sus futuros profesionales. La demanda originó el proyecto para el edificio del Instituto Universitario de Ciencias Biomédicas de Córdoba (IUCBC).

La propuesta se implanta en uno de los extremos libres del terreno a los fines de lograr posibles crecimientos del hospital y así obtener una separación entre el ambiente propiamente Universitario y el Hospitalario. Se dispone en Planta Baja, Planta Subsuelo y dos Plantas Altas, organizado en torno a un hall central distribuidor encargado de separar los dos grandes paquetes funcionales: A la izquierda el conjunto de aulas, administración y biblioteca, y a la derecha -en una segunda etapa- se prevé la construcción de un Auditorio más una cafetería. Para proyectarlo se propuso una estructura independiente de hormigón armado y tabiquería liviana en su interior.
En el subsuelo se encuentra el aula de anatomía, demandando un trabajo especial de extracción de aire debido a su específica función y equipamiento. Los laboratorios de investigación y los comunes se ubican en planta alta, dada la gran cantidad de instalaciones demandantes de ventilaciones y conexiones directas con la cubierta.


El diseño del aislamiento térmico del edificio, las orientaciones y envolventes, asumieron un especial desarrollo en el proyecto. La fachada norte se resolvió con una piel de parasoles horizontales permitiendo el ingreso de luz difusa y general a las aulas, evitando la radiación directa mediante tubos metálicos. En la fachada sur, se colocó una piel de vidrio capaz de resolver la protección contra el agua de lluvia. El sistema cuenta con parasoles verticales que sirven de protección contra el sol del oeste en verano.
El hall principal no sólo reparte las actividades principales, sino también, conforma el espacio de reunión e interacción donde transcurre gran parte de la vida y recuerdos del tránsito universitario de alumnos y profesores. Proyectado en triple altura, permite el balconeo desde todos los niveles y cuenta con diversas luceras orientadas de manera tal de obtener luz natural la mayor cantidad de horas posible, logrando que el ingreso de la misma lo modifique y dinamice continuamente.
Otro recurso arquitectónico utilizado en el ingreso, es el de “no dejar ver” ese espacio en su totalidad desde la calle, sino insinuarlo a través de una recepción de menor escala, comprimiendo la sensación de altura para, luego de una segunda puerta, liberarlo al gran espacio, sumando así un carácter institucional y emotivo.

Ficha Técnica:

Obra: Instituto Universitario de Ciencias Biomédicas (IUCBC).
Ubicación: Naciones Unidas 400-440, Córdoba Capital, Córdoba, Argentina.
Autores: Arq. Santiago Viale y Arq. Juan Manuel Juárez.
Construcción: ECCI Construcciones SRL.
Cálculo Estructural: Estudio Rosso, Palandri, Sarboraria.
Equipo de Diseño: Ana Aquilante, Sabrina Molinero, Sebastián Mantesse, Julieta Astorica, Florencia Esteban, María Vocos, Tito Gonza, Eduardo Storaccio, Consuelo Salcedo, Juan Macías y Santiago Capelli.
Superficie construida: 1.763,97 m2.
Fotografía: Gonzalo Viramonte.


Alejandraseptiembre 7, 2021
Destacada-10-ventanas-una-casa-1280x853.png

8min224

El proyecto se localiza en el Barrio de Palermo Viejo en la ciudad de Buenos Aires (Argentina). Este sector de la urbe ha sufrido en las últimas décadas un proceso de gentrificación e intensa transformación en sus usos, cambiando su histórico carácter residencial para convertirse en un polo comercial y cultural, manteniendo relativamente su escala de baja densidad. Este cambio, ligado a una ocupación especifica en torno al diseño, el arte y la gastronomía, alteró las formas de ocupación del espacio público, convirtiendo al barrio en un atractor turístico. La actividad comercial intensificó la ocupación del perímetro de la manzana, volcando los usos terciarios hacia la calle, excluyendo el carácter residencial hacia el interior de la manzana o por encima de las plantas bajas. Detalles de esta reflexión de los profesionales del Estudio Alonso & Crippa.

 

El Estudio Alonso & Crippa recibió el encargo para rehabilitar una vivienda en PH, convite el cual  se presenta como una oportunidad de explorar el habitar, alejado de las relaciones con la calle y en contacto con otro paisaje, dominado por el cielo, algunos árboles añejos y los signos de ocupación del centro de manzana porteño: Construcciones muy profundas, cubiertas no transitables, terrazas de servicio y algunos jardines domésticos.

La propiedad había acumulado múltiples transformaciones a lo largo del tiempo, dejando pocas huellas de la construcción original. Por encima de la planta baja se habían agregado nuevas habitaciones, el patio original estaba cubierto dejando condiciones de luz y ventilación deficientes, una organización intrincada y una circulación vertical desarticulada.

En ese contexto, el trabajo no se trató de ampliar la superficie, sino de despejar y redefinir las conexiones entre los espacios existentes a través de la incorporación de una nueva escalera, como un dispositivo para captar luz y enmarcar el paisaje.

La casa se organiza en tres niveles, distribuyendo espacios exteriores de distintas escalas. En planta baja, el patio de acceso funciona como expansión del estar, mientras en el primer piso se dispone una terraza íntima en relación al dormitorio, y una terraza de mayor extensión en el segundo piso funciona como estar al aire libre, con el paisaje urbano de fondo.

Se trabajó con una paleta muy reducida de materiales, priorizando la continuidad de los paramentos blancos para multiplicar el efecto de reflexión de la luz natural. La envolvente se comporta como una superficie plegada, aumentando el perímetro del volumen interior y concentrando los vanos en las aristas, evidenciando así sus articulaciones.

El trabajo sobre la envolvente permitió repensar la dialéctica entre fachada y vista, entendiendo a la misma desde su interpretación clásica como la dimensión simbólica del límite hacia/desde el exterior, imponiendo sus lógicas de composición geométrica (proporción, simetrías, ritmos, etc.) por sobre la organización espacial interior.

Por otro lado, el uso de la palabra vista en nuestro medio (alzado o elevación en otras latitudes) observa una reversibilidad en su interpretación, sin jerarquías entre el exterior y el interior, poniendo el énfasis en la percepción a través de la mirada.

Desarrollando en el proyecto este ejercicio dialéctico con el uso de la perspectiva (mirar a través) se definen sus lógicas sin jerarquías a priori entre ambas situaciones (interior-exterior). Asumiendo esa tensión, el proyecto resuelve sus cualidades geométricas y materiales: Su medida, proporciones de las partes, acabados superficiales, etc.

 

El desarrollo de la envolvente organiza una serie de 10 vanos, los cuales resuelven en cada caso específico, problemas de iluminación, ventilación y conexión física o visual. A pesar de la reducida superficie, la disposición de los citados vanos permite obtener perspectivas profundas y recuperar una percepción enmarcada del exterior desde todos los espacios.

El nuevo volumen de la escalera se apoya sobre una medianera vecina de gran altura, reduciendo su impacto sobre el patio y definiendo la nueva envolvente de la casa. Los vanos se disponen estratégicamente para enmarcar vistas en relación al recorrido ascendente, captando luz de diferentes orientaciones y evidenciando el transcurrir del tiempo.

En la planta baja se recuperó el patio original, responsable de funcionar como acceso a la vivienda y vínculo de sus ambientes adyacentes con el exterior. Se adintelaron los muros de carga existentes, maximizando la superficie transparente y mejorando las condiciones lumínicas en ese nivel y la conexión con el patio.

Un pequeño hueco cenital atraviesa verticalmente el volumen de la casa y capta la luz dura del mediodía, deslizándose suavemente por los muros que lo confinan, llevando su reverberación a los puntos más profundos de la planta, al tiempo de conectar espacialmente todos los niveles de la casa. Un vano conecta el dormitorio con la terraza en el primer piso. Allí se coloca un dispositivo móvil el cual funciona como un filtro lumínico y visual, brindando protección al uso más íntimo.

En la terraza del nivel superior, una estructura que cubre la mitad de su superficie sobre la cual se tensa una tela vinílica perforada, produce un tendido de sombra capaz de mejorar las cualidades atmosféricas del lugar, reduciendo la ganancia térmica en la temporada estival. Esta superficie semicubierta transforma la escala y define una perspectiva hacia el paisaje, enmarcando el horizonte.

 

Ficha Técnica:

Obra: PH Thames.

Ubicación Palermo, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina.

Autores: Estudio Alonso & Crippa. Mariano Alonso y Ludmila Crippa.

Equipo: Pablo Galicer, Agustín Azar, Joaquín Berdes, Naomi Garay, Génesis Pestana, Alice Volpi y Giulia Brena.

Superficie total: 110 m2.

Fotografía: Javier Agustín Rojas.


Alejandraseptiembre 7, 2021
01072019-03Ph-Gonzalo-Viramonte-0980-1280x853.jpg

4min181

En el barrio porteño de Villa Devoto, más precisamente en la calle Carlos Antonio López 3418, ciudad de Buenos Aires, Argentina, en una zona de calles angostas, pasajes tranquilos y viviendas bajas, se encuentra esta parcela atípica de tan solo 6 metros de frente. El desafío del Estudio Cifre, Lorenzo y Cifre Arquitectos radicó en cumplir con el programa sin resignar diseño, pese a las supuestas limitantes que presentaba el terreno. Surge, de esta manera, la propuesta de utilizar materiales y terminaciones tradicionales de forma poco convencional.

El edificio emplazado en un lote con forma trapezoidal, de 6 metros de frente, 12 metros de contrafrente y 41 metros de profundidad, cuenta con 19 viviendas, 8 cocheras y espacios de esparcimiento común, distribuidas en los 1.660 m2 proyectados.

Debido al interés de los arquitectos por conservar la esencia del barrio, sin resignar vanguardia, se decidió realizar una fachada de ladrillo visto. Tomando las ventajas y la estética de ese material cotidiano, pero utilizándolo de forma totalmente atípica.


En base a dicha premisa surge la síntesis del proyecto. En la fachada las paredes curvas, de 17 metros de radio, ejecutadas en ladrillo, articulan los siete niveles en forma vertical, aportándole esbeltez y presencia a la imagen del edificio, más un correcto asoleamiento a las unidades orientadas al noroeste.


Siguiendo la línea por el respeto al barrio, y gracias a la intención de no generar barreras con el entorno, se planteó un portón vidriado sobre la Línea Oficial, visualmente permeable, de manera de articular el espacio público con el privado.
Una plaza de acceso peatonal conduce hacia el hall de entrada, ubicado en el centro del lote en planta baja. Todo ese recorrido cuenta con iluminación natural, tornando difuso el límite entre el interior y el exterior. En los pisos superiores fueron proyectados departamentos de tipologías variadas, desde 1 hasta 4 ambientes en dúplex, todos con balcones aterrazados, amplias visuales y ventilaciones cruzadas.


Las terminaciones de las unidades acompañan la idea de respetar el espíritu residencial del barrio, creándose así pequeñas casas en altura. Ventanas de aluminio y DVH, muebles de cocina vidriados color blanco, pisos símil madera, terrazas jardín y detalles en quebracho, sumados al ladrillo visto en el exterior, permiten al edificio permanecer emplazado de forma armónica con su entorno.


Alejandraagosto 2, 2021
Destacada-y-y-ultima-1280x827.png

4min259

La casa MB es una residencia de uso permanente ubicada en el barrio cerrado San Carlos al norte de la provincia de Buenos Aires, Argentina.

La calle donde se emplaza la obra es paralela y contigua a la autopista Panamericana, formando junto a un cerco arbolado el borde norte del barrio. Esta situación de borde fue determinante para su implantación y expresión maciza hacia la calle.

 

El programa de usos de la Casa MB se desarrolla en dos plantas, una baja que aloja estar, comedor, cocina y un sector de uso social el cual remata en un estudio, solárium y piscina.

 

La planta se extiende en forma de “L”, cerrándose hacia la calle y los linderos. Se abre al corazón de un barrio repleto de árboles añosos y grandes espacios verdes destinados a la práctica de deportes.

La planta alta es compacta y aloja a los dormitorios. La habitación principal cuenta con una gran expansión creadora de una excelente vista del paisaje.

En planta baja, una envolvente muraría protege y brinda privacidad a los ambientes interiores y a un patio. Este conforma una expansión contenida del living y sirve como fuelle en relación a la calle. El estar cuenta además con otra expansión hacia el jardín. El sector social crece naturalmente hacia un solárium de proporciones análogas.

La experiencia de llegada desde la calle está definida por una secuencia de diferentes situaciones de recorrido: Un puente de acceso, una rampa protegida por un semicubierto y un hall con un gran paño fijo responsable de enmarcar la expansión del living.

 

La expresión material del conjunto se resuelve con una estructura independiente de hormigón visto a modo de bandas de gran horizontalidad. Un muro macizo completa la planta baja, mientras en planta alta se resuelve un muro ventilado de madera de Kiri.

La estratificación de estas bandas de hormigón visto es muy clara y se apoya sobre el terreno natural, definiendo una diferencia de nivel de cincuenta centímetros entre el piano nobile y el césped.

El proyecto propone una relación muy directa, y a la vez, contenida con el entorno, minimiza sus interferencias propiciando una buena calidad de experiencia de habitar.

 

Ficha Técnica:

Obra: Casa MB.

Ubicación: Barrio San Carlos, Provincia de Buenos Aires, Argentina.

Autores: Estudio Arquitectos Colle-Croce. Sebastián Colle y Rodolfo Croce.

Colaboradores: Lucas Bruno, Christian Paéz, Cecilia Huberman, Mauricio González y Natalia Krzisnik.

Fotografía: Javier Agustín Rojas.


Alejandrajulio 13, 2021
Google-1280x609.png

4min219

Google inauguró en Chelsea, Nueva York, su primera tienda física minorista. El diseño estuvo a cargo del estudio de arquitectura Reddymade Architecture and Design.

 

El espacio se basa en los principios básicos de la neuroestética, que Suchi Reddy exploró en su colaboración de 2019 con Google, A Space for Being, en el Salone del Mobile de Milán. Según se informó, en la planta baja de la sede de Google en Chelsea, Manhattan, la nueva experiencia de venta minorista es cálida y relajante, novedosa pero útil.

 

Con superficies suaves y táctiles como el corcho y la madera, el diseño de Reddymade busca tranquilizar al visitante y dar la bienvenida a quienes buscan ayuda junto a quienes persiguen su curiosidad. Una línea de metal que desafía la gravedad se abre paso a través de la habitación, presentando el capricho intuitivo de las conexiones inesperadas y el juego de forma libre al tiempo que define espacios para vivir.

 

La arquitectura y los interiores de la primera tienda física de Google son una expresión lúdica y pragmática del lema de Reddymade “la forma sigue al sentimiento”, que aporta un enfoque único a la interacción del buen diseño con la percepción humana. El espacio pretende despertar a los visitantes a la maravilla infantil que se encuentra en la tecnología y la innovación digital en exhibición.

 

Con abundantes superficies suaves y táctiles como el corcho y la madera, el diseño de Google Store Chelsea tranquiliza al visitante y da la bienvenida a quienes buscan ayuda junto a quienes persiguen su curiosidad. Una línea de metal que desafía la gravedad se abre paso a través de la habitación, presentando el capricho intuitivo de las conexiones inesperadas y el juego libre.

La iluminación cálida y los tonos neutros guían la vista hacia el “Espacio de la imaginación”, que se encuentra en la entrada de la tienda. Un nodo semicircular de tubo de vidrio extruido suspendido entre el techo y el piso refracta la luz e invita a los visitantes a interactuar con los productos y tecnologías de Google a nivel individual a escala humana y experimentar las posibilidades de la tecnología.

 

Un guiño a las tradiciones de venta de ventanas de Nueva York, Reddymade instalò una serie de jardineras iluminadas en la 9th Avenue, mostrando los productos de Google al tiempo que muestran una tecnología especial que permite la interacción con los productos en el interior.

Google Store Chelsea ha sido diseñado de acuerdo con los más altos estándares de prácticas sostenibles y renovables y ha recibido la certificación LEED Platinum. Los materiales notables en el espacio incluyen muebles de corcho; pisos hechos de material 100% reciclable utilizando residuos de fábrica en la producción con mantenimiento libre de químicos; Paneles de pared de material con bajo contenido de COV hechos de plástico 100% PET, con al menos un 60% de contenido posconsumo; y revestimientos para pisos neutros en carbono verificados por el Programa de Pisos Neutrales en Carbono Interface de Bureau Veritas.


Alejandrajulio 7, 2021
Destacada-1280x720.png

7min386

El Complejo Aires Verdes está formado por una serie de edificios que utilizan estrategias para alcanzar la sostenibilidad. Las mismas se basan en la incorporación en el proyecto de eficiencia energética, el uso de energías alternativas, la mejora de la calidad ambiental interior, la racionalidad en el consumo de agua, el desarrollo sostenible de los espacios libres de la parcela y la selección de materiales.

El edificio consiste en dos torres implantadas sobre un terreno de 1.959,51 m2. La primera se encuentra entre medianeras y retirada 4 m respecto de la Línea Municipal. La segunda es libre de medianeras con sus cuatro fachadas abiertas. Ambas torres suman nueve pisos; la planta baja se destina a jerarquizados accesos, espacios de estar y cocheras; los pisos primero al octavo a departamentos y el noveno piso cuenta con más de 1.500 m2 de amenities. La torre uno ofrece un subsuelo que contiene bicicleteros (uno para cada departamento), bauleras, salas técnicas destinadas a calderas, reservas de agua de consumo y grises, cuartos para la subestación transformadora, tanques cisternas, medidores eléctricos y grupo electrógeno. Sobre el noveno piso, ambas torres habilitan las salas técnicas de ascensores, reservas de agua para incendio, consumo y para el sistema de calentamiento de agua el cual colinda con los colectores solares ubicados en ese nivel; mientras las calderas en los subsuelos establecen el sistema de agua caliente de consumo.

Funcionalmente, ambas torres cuentan con un núcleo de escaleras ubicadas en el centro de las mismas, rodeada por una circulación responsable de habilitar el acceso a las distintas unidades de departamentos.

El nombre del Complejo responde a los jardines colgantes que cubren gran parte de sus fachadas. Canteros con forma de cintas alabeadas sugieren el movimiento del aire, que casi de modo constante acaricia las plantas, creando una sensación de suave danza a todo el edificio y sumando un diálogo con la frondosa vegetación de las manzanas próximas y las serranías del este a escasas cuadras de distancia, más las del oeste, un poco más lejanas, aunque visibles. De este modo, el habitante y el contexto se ven involucrados y contenidos en esa espacialidad ampliada, convirtiendo a Aires Verdes en un hito urbano.

Los volúmenes simples de las dos torres actúan como contenedores, grandes cuadros verdes de jardines colgantes que amortiguan el tamaño de las mismas y se relacionan con el contexto de las sierras salteñas. Un jardín frontal se retira 4 metros respecto de la Línea Municipal, ampliando así la perspectiva del espacio urbano. La vereda crece hacia la recepción siendo la misma de doble altura y vidriada, lo cual la integra totalmente con la calle. El gesto permite disfrutar de los grandiosos murales efectuados por la destacada artista salteña Adriana Margalef. Sus obras, conformadas por grandes figuras geométricas de colores intensos, se ubican de una manera estudiadamente libre y espontánea, sobre cielorrasos, paredes y pisos, expandiendo espacialmente todas las dimensiones. En esa gran escala espacial, el espectador se encuentra contenido dentro de la obra, y a la vez, expandido hacia el espacio eterno por las profundidades, direccionalidades y el contraste generado con el ilimitado fondo blanco de las figuras. Este mural rompe y contrasta con las rigurosas volumetrías arquitectónicas, generando una explosión de vida al acceder o salir del espacio, o al transcurrir frente a él.

La presencia de la naturaleza se encuentra jerarquizada mediante un jardín dispuesto entre ambas torres a nivel subsuelo. El mismo se extiende en planta baja y medianeras, como así también, en forma elevada por los jardines colgantes desde las fachadas. En este ámbito, un puente cubierto de cristales une ambas torres permitiendo suspenderse en el espacio envolvente de la naturaleza, donde la brisa genera el movimiento danzante de las plantas.

Contenidos y expandidos en ese magnífico espacio de desniveles, el habitante se siente parte de la tierra, la naturaleza, el cielo y el arte, todo impregnado de un verde el cual transcurre sin cesar….

 

Ficha Técnica:

Obra: Complejo Aires Verdes.

Ubicación: Alsina 364, Salta Capital, Argentina.

Desarrollo: Estudio DK. Arq. Carlos E. Dakak.

Colaboradores: Arq. Ana Laura Castañeda Nordman, Arq. Eliana Marisel Chares Rojas, Arq. Zulma Valeria González Fernández y Arq. Mará Emilia Issa Ereñú.

Dirección técnica: GRG Arquitectos Asociados: Arq. Ovidio Gómez de la Lastra, Arq. Lorena Gómez Paz y Arq. Luis Lozano Rengifo.

Fotografías: Arq. Rocío López de San Martín Zapata.

Superficie de la obra: 14.000 m2.


Alejandrajulio 6, 2021
Teatro-del-Bicentenario.jpg

8min290

¿Qué es ser sustentable? Una pregunta que a menudo las personas hacen cuando escuchan hablar del término. Se trata de mantener el equilibrio con los recursos del entorno en cada acción que se realiza. En el ámbito de la construcción, esto se refleja en la utilización de materiales que contribuyen a cuidar el medioambiente, que posibilitan un bajo impacto en la utilización de recursos naturales -como el agua-, y que garantizan una mayor eficiencia energética con el uso de tecnologías termoaislantes.

 

Buenos Aires, Argentina; mayo de 2021 – En la región es tendencia – desde hace ya varios años – el diseño y la construcción de viviendas o edificios comerciales e industriales que cuentan con  tecnologías sustentables. Una construcción sustentable es un concepto que va más allá del plano. Un proyecto que considere aspectos naturales, tales como el aprovechamiento de la luz externa y la orientación solar como recurso de climatización, debe incluir también aspectos relacionados al modelo constructivo, a la utilización de materiales adecuados y a la incorporación de equipos que favorezcan una relación más saludable con el medio ambiente.

 

En Argentina, contamos con algunos ejemplos de estas construcciones que, sin dudas, marcan el camino hacia el futuro de la región. Tal es el caso del Dow Center en Bahía Blanca, un centro de entrenamiento deportivo de alto rendimiento construido con soluciones sostenibles de última generación. Está destinado al alojamiento para deportistas, gimnasio, estadio para más de tres mil personas, centro de medicina y rehabilitación. Sus 7.500 m 2 fueron construidos con los innovadores paneles de poliuretano que contribuyen a la eficiencia energética y optimizan el uso de sistemas de refrigeración, como el aire acondicionado. Además, cuenta con paneles solares, un sistema de sombra que proporciona control solar pasivo, aislamiento acústico y almacenamiento y reutilización del agua.

“Nuestro recorrido en sustentabilidad busca generar impacto positivo en todos los eslabones de la cadena de valor y en el medioambiente. Nuestras tecnologías para sistemas constructivos con paneles de poliuretano demuestran el compromiso de Dow con el planeta al tiempo que brindan confort y bienestar a las personas” afirmó Matías Campodonico, Director de sustentabilidad, asuntos públicos y gubernamentales de Dow.

 

Otros ejemplos de este tipo de construcciones son la bodega Casa de Uco en Tunuyán, en donde se utilizaron paneles de aislamiento térmico con tecnología de poliuretano Dow para mantener los ambientes frescos y optimizar el uso de la electricidad. Por su parte el teatro del Bicentenario es un ícono de la arquitectura argentina con 8.600 m² y capacidad para 1.100 espectadores; está diseñado bajo el mismo modelo acústico que la sala lírica del Teatro Colón de Buenos Aires utilizando dos estilos diferentes de paneles, y el nuevo centro judicial de la provincia de Mendoza, el cual contará con 10.000 m² y estará compuesto por tres edificios que utilizarán paneles de aislamiento térmico, permitiendo que la construcción sea más rápida y sostenible, utilice menos material y prácticamente prescinda del uso de agua. Actualmente existen proyectos en proceso de distintos tipos de industrias con la mirada puesta en la sustentabilidad. Se está comenzando a gestionar la construcción de bungalows en el sector hotelero con estos materiales, orientado a turistas que buscan cierta privacidad y se alojan en lugares que consideran eco sustentables. Es una tendencia en auge en todo el sur de nuestro país y provincias de la región de Cuyo, enfocadas en la conexión con la naturaleza en todos los aspectos.

 

¿Qué ventajas otorgan las incorporaciones de estos materiales a las distintas obras?

  1. Reducen considerablemente la necesidad de ventilación o climatización artificial ya que el poliuretano proporciona un aislamiento térmico de alta eficiencia, por lo que la temperatura interna de los edificios es de hasta 10 ºC menos que la externa. Se calcula una reducción en el gasto energético mensual de hasta un 73% apro
  2. Reducen el uso de agua en un 100% al momento de la construcción y disminución de su consumo al momento de limpieza ya que no se generan grandes cantidades de residuos.
  3. Permiten alta productividad y menor impacto en el medio ambiente debido al menor tiempo de construcción – montaje con los paneles, lo cual es una tarea más silenciosa y rápida que en una construcción tradicional.
  4. Planificación financiera: el presupuesto de los proyectos es más preciso, evitando gastos inesperados.
  5. Ausencia de humedad en las paredes y condensación interna.

 

Algunos aspectos indispensables que deben considerarse al hablar de proyectos constructivos sustentables:

 

  1. La necesidad de incorporar aspectos de sustentabilidad, eficiencia energética y energías renovables en la formación profesional, y su aplicación en proyectos urbanos y arquitectónicos.
  2. Aplicación de soluciones que potencien el uso racional de energía o de energías renovables para minimizar la demanda y el impacto del sector.
  3. Gestión racional del agua.
  4. Menor utilización de materiales de alto impacto ambiental.
  5. Reducción de residuos de la construcción con modularización y reutilización de materiales.
  6. Desarrollo de un estilo de arquitectura que potencie los beneficios de nuevas tecnologías para mejorar la calidad de vida en la ciudad contemporánea.[1]

 

[1] Fuente: Evans, J. M. (2019). Vivienda sustentable y eficiencia energética: el desafío del diseño en la ciudad contemporánea. Brasil.



Auspician Entreplanos




Newsletter