Entreplanosseptiembre 18, 2019
fadea1.jpg

5min19

Mejorar la calidad de vida y el hábitat en general, a partir de la arquitectura, demostrando que el universo de lo sustentable en relación a la construcción, está dado por el buen construir en todos sus términos. Bajo esta premisa Saint Gobain y la Federación de Entidades de Arquitectos (FADEA), presentan la 4ta. edición del Premio Nacional de Arquitectura y Diseño Urbano Sustentable para distinguir el trabajo de instituciones, graduados y estudiantes, a partir de la presentación de obras o proyectos.

Los interesados podrán inscribirse en www.premioadus.saint-gobain.com.ar  donde encontrarán toda la información para participar. Tienen tiempo hasta el 28 de octubre inclusive.

¿Cómo se estructura el Premio?

  • Cuenta con tres categorías: Premio Nacional de Arquitectura Sustentable y Premio Nacional de Diseño Urbano Sustentable y Premio Nacional Sustentable Categoría Estudiantes.
  • Se pueden presentar dos tipos de trabajos: obras o proyectos.
  • Los participantes se dividen en tres grupos: organismos e instituciones, graduados y estudiantes, estos últimos sólo presentarían proyectos.

Desde sus orígenes en 2013, esta iniciativa busca distinguir el buen construir, entendiendo a la arquitectura como creadora de tendencias sustentables y orientadora de las direcciones que el conjunto de la sociedad debe adoptar hacia el futuro en términos de hábitat.

Más de 300 profesionales de la disciplina han participado de este certamen, que comenzó teniendo mayor penetración en la provincia de Buenos Aires y que hoy tiene un reconocimiento nacional y participación federal.

Para finalizar se entregarán cinco menciones honoríficas a trabajos, dentro de la categoría profesional, que han ponderado o puesto en valor una dimensión específica dentro del desarrollo integral de una arquitectura sustentable.

  • Mención Honorífica al proyecto de arquitectura como herramienta sustentable. Aquí la propuesta prioriza las decisiones de proyecto pasivas orientadas al uso eficiente de la energía como medidas responsables y comprometidas con el confort y la habitabilidad.
  • Mención Honorífica a la implantación de menor impacto ambiental y cultural. Aquellos proyectos que promueven una arquitectura armónica y respetuosa con su entorno inmediato construido y con su contexto cultural y ambiental.
  • Mención Honorífica al proyecto de gestión económica sustentable. Impulsar decisiones proyectuales, en obra, en la puesta en marcha y en la vida útil del edificio que tiendan a cuidar, conservar y preservar los recursos naturales.
  • Mención Honorífica al proyecto que promueve normas éticas y la equidad social. Son aquellos que promueven ideas y proyectos comprometidos con el aquí y ahora de nuestra comunidad.
  • Mención Honorífica al proyecto que promueve innovaciones técnicas constructivas sustentables. Proyectos que impulsan soluciones y sistemas constructivos innovadores pensados para profesionalizar los trabajos, mejorar los tiempos y la eficiencia en la obra y en la calidad de vida de los trabajadores. Proyecto que inspiran y promueven una dimensión ética de los avances y la innovación tecnológica.

Estas menciones se conciben afianzando los conceptos que hicieron de este premio un referente acerca de la sostenibilidad en arquitectura y diseño urbano a lo largo de sus 3 ediciones anteriores. El premio ADUS, surgido en 2013, manifiesta los 5 puntos del buen construir difundidos por Saint – Gobain.

El jurado estará conformado por un grupo de 11 especialistas de todo el país, que serán responsables de determinar los mejores proyectos y obras sustentables diseñadas y/o construidas en los últimos años. Presidirán el mismo, Mariano Bo, CEO de Saint Gobain Argentina, Chile y Perú, Eduardo Beckinschtein, Presidente de FADEA.


Entreplanosagosto 12, 2019
sustentable2-1280x853.jpg

5min132

… si no les gustan tengo otros! La frase, atribuida al célebre Groucho Marx, sirve como humorada inicial para hablar -seriamente- acerca de los principios de la arquitectura sustentable. El desarrollo de las sociedades conlleva a un mayor empleo de los recursos naturales y la consecuente generación de residuos, para finalmente, sumar importantes valores en la producción de dióxido de carbono. Nuestros edificios, fundamentales para la vida y el consumo, podrían reducir sus efectos ecológicos adversos a través de un mejor diseño. Allí irrumpe en escena la denominada “Arquitectura sustentable”, concepto el cual implica brindar un giro a los sistemas convencionales aplicados actualmente. Para ello, es indispensable la innovación tecnológica, el desarrollo técnico-científico, la creatividad y los cambios culturales. Una construcción sustentable implica producir con calidad. Agregar a nuestros proyectos estudios más profundos, analizar la obra desde todos los puntos de vista: Social, económico y ambiental para superar el desmedido crecimiento insostenible. Detallaremos algunos puntos aplicables al Principio Ambiental: Optar por materiales locales, ello evitará la producción de dióxido de carbono generada por el transporte e incrementará la producción y mano de obra local; preferir materiales y tecnologías con menor cantidad de CO2 en el ciclo de vida completo del edificio, considerando sus diferentes etapas; proyectar circuitos cerrados de aguas y residuos, con el objetivo de ser lo más eficientes posibles internamente para generar la menor cantidad de emisiones al entorno; proyectar con energías renovables, preservar los recursos no renovables y la biodiversidad; y prever la utilización de materiales reciclados o reutilizados.

En cuanto a los Principios Sociales consideraremos particularmente: Garantizar un seguro laboral; cumplir con las normas impositivas, beneficiando indirectamente a los sectores sociales más carenciados; preferir materiales locales, a efectos de favorecer el desarrollo de la industria del lugar; ponderar los programas de higiene y seguridad en la obra y en cualquier ambiente local; y evitar y prevenir los compuestos orgánicos volátiles.

Desde el Principio Económico, otro de los rectores sustanciales, valoraremos: Escoger materiales durables, con mantenimiento escaso o nulo; alcanzar una aceptable eficiencia energética gracias a la elección y combinación de materiales y elementos, empleando equipos capaces de demandar la menor cantidad de energía ofreciendo el mismo servicio; acotar la demanda energética a través de las denominadas estrategias pasivas: Diseño, orientación, uso de aislantes; reutilizar y/o reciclar materiales, en la misma obra o para otras construcciones; y desarrollar modelos de simulación para obtener la solución más adecuada; rediseñar los sistemas constructivos pensando en la mayor eficiencia de los materiales y tecnologías, modularlos para que en la puesta en obra generen la menor cantidad de desperdicios.

Luego de formalizar un recorrido por los aspectos más generales de los conceptos que conforman la arquitectura sustentable, debemos materializar las citadas ideas en modos y maneras de construir, las cuales logren conferir a nuestros edificios estabilidad, confort y durabilidad. Es fundamental crear obras a partir de la innovación y la creatividad. En paralelo, es de suma importancia que los consumidores promuevan la utilización de esta nueva manera de construir.

Por el Arq. Gustavo Di Costa

Editor de Revista ENTREPLANOS


Entreplanosnoviembre 5, 2018
PORTADA.jpg

6min607

“Hoy diseñar hoteles sostenibles significa integrar los aspectos económicos, ecológicos y sociales” afirma el Arq. Daniel Piana, titular del estudio especializado en arquitectura y diseño interior de hoteles DPA&D, con sedes en Buenos Aires, Miami y Río de Janeiro.
El término arquitectura sustentable logra una visión superadora cuando se habla de sostenibilidad, concepto que integra una primera condición ecológica y ambiental, con la economía y el contexto social. El Arq. Daniel Piana, experto a nivel regional en arquitectura hotelera, expresa: “El desafío de diseñadores y arquitectos es traducir estas tres variables clave en el diseño para lograr un negocio exitoso.”
El Arq. Piana traduce la variable económica en el diseño de hoteles, a través de diversas estrategias a llevar a cabo: “Una variable de diseño con gran incidencia económica es el concepto de Timeless Design, es decir, ambientes con carácter atemporal para evitar la obsolescencia por la tiranía de las modas-. Además de la mejora en el retorno económico, permite reducir el impacto ecológico, producto de generar menos desechos y polvo de obra. Asimismo, desde la ingeniería, es necesario reducir el costo operativo con menores consumos, ahorrando energía e integrando tecnología que evite mayores impactos ambientales. Los proyectos hoteleros deben tener diseños compactos que ahorren superficie, manteniendo la calidad de producto con menores costos. Otra tendencia actual es integrar baños con espacios de habitación para maximizar su espacialidad, considerando que el binomio habitación + baño conlleva el 75% del costo de un hotel y es allí donde tienen que estar los mayores esfuerzos. La incorporación de baños industrializados produce un ahorro de 5 a 10% en el costo total de construcción total, sumando además un menor tiempo de ejecución y una gran consistencia entre calidad y producto. Por su parte, si se utilizan tabiques de separación de espacios con construcción en seco – Drywall- resultarán más económicos con una mejor performance acústica.”
En lo que refiere al aspecto ecológico, el arquitecto destaca: “Es clave la buena arquitectura del proyecto, más allá de las normas y certificaciones, que brindan un parámetro y una estandarización general. La eficiencia energética resulta un aspecto fundamental, centrado principalmente en cuatro aspectos: la envolvente del edificio, la iluminación, la instalación del climatización y la implementación de prácticas de reducción de consumo de energía y agua. Si bien los inversores no siempre están dispuestos a invertir más en estas cuestiones al inicio de la construcción de un establecimiento hotelero, generalmente la mayor inversión inicial se amortiza en el transcurso de la operación.”
Con respecto al aspecto social, Piana continua: “Los huéspedes de todo el mundo están valorando y escogiendo cada vez más alternativas con conciencia sustentable en sus servicios. Ante esta situación, los empresarios hoteleros tienen la responsabilidad de afrontar el desafío de la sostenibilidad, transmitir un mensaje de concientización en la protección del planeta y plasmarlo en sus edificios.”
Frente a esta realidad, Daniel Piana concluye: “Estas variables deben conjugarse en el diseño de hoteles con dos cualidades irrenunciables: excelencia y eficiencia. La excelencia en arquitectura y diseño debe sumar valor y cumplir con las expectativas cada vez más exigentes de los huéspedes. La competencia se ha transformado en nuestro metro patrón y como huéspedes tenemos todas las herramientas de comunicación para calificar y descalificar una experiencia de hospitalidad, por lo que nos hemos tornado más exigentes y demandantes. Como árbitros consumidores, hemos incorporado fuertemente la sustentabilidad como condición irrenunciable en un hotel. La eficiencia está totalmente adherida a lograr ideas y soluciones que permitan llegar a resultados económicos realizables, posibles y perdurables. Esta condicionalidad económica tiene un correlato social, que agrega el aspecto de la universalidad: significa incrementar cantidad y diversidad de huéspedes a la experiencia de la hotelería y el turismo”.

 

 

 

 

 

 

 



Auspician Entreplanos




Newsletter