Entreplanosagosto 20, 2019
seguridad3.jpg

4min132

En aquellos proyectos de construcción donde se dispongan subcontratistas, el contrato establecerá claramente las responsabilidades, deberes y medidas de seguridad demandadas a su fuerza de trabajo. La organización de la seguridad en una obra en construcción dependerá del tamaño de la misma, del sistema de empleo y de la manera en la cual se organiza el proyecto. Es preciso llevar adecuados registros de la seguridad y sanidad, acciones las cuales facilitan la identificación y resolución de los problemas de esa índole. Los citados aspectos podrán incluir el suministro y uso de determinados equipos de seguridad, métodos para la ejecución de tareas específicas en forma segura y la inspección y manejo adecuado de herramientas.

El encargado de la obra deberá, en paralelo, verificar que los materiales, equipos y herramientas incluidos en la misma cumplan con las normas mínimas de seguridad y que sus trabajadores cuenten con una ART. En el presente contexto ”supervisor” se refiere al primer nivel de verificación, conocido en las obras a partir de diversos nombres, tales como “Capataz”, “Puntero” o “Encargado”. La buena organización y planificación de los trabajos, más la adjudicación de responsabilidades concretas y claramente delimitadas, resultan fundamentales para la seguridad durante la construcción. En este sentido, cada supervisor requiere el apoyo de la dirección de la obra, y dentro de su área de competencia, deberá asegurarse que las condiciones de trabajo y los equipos sean los correctos; se efectúen regularmente inspecciones de seguridad de los sitios de trabajo; se cumplan las medidas de seguridad en los diversos puestos laborales, se haya capacitado a los obreros sobre la tarea a realizar; y se adopten las mejores soluciones utilizando los recursos y destrezas disponibles.

En aquellos casos donde el empleador no disponga de los recursos de seguridad, el trabajador podrá efectuar el correspondiente reclamo. Generalmente, las denuncias son por inspecciones realizadas por un agente externo a la obra y no por los trabajadores. Podemos mencionar diferentes casos donde se clausura la obra por incumplimiento de seguridad tales como: Protección de aberturas de pisos con cubiertas o barandas de 1 m x 0,50 m y zócalo; protección de montacargas con puertas de acceso; programa de seguridad e higiene; ausencia de líneas de vida, en caso de trabajar en altura sin protección; falta de capacitación en la actividad a desarrollada; carencia del certificado de cobertura de la ART con norma actualizado; falta de provisión de arneses; ausencia de una adecuada señalización y protección de zanjas y excavaciones.

La seguridad en la obra la hacemos todos, pero ello no va en detrimento de las responsabilidades concretas que los profesionales y autoridades debemos desempeñar, en tiempo y forma, ante cada uno de los trabajadores.

Será para el bien de nuestra industria.

 

Por el Arq. Gustavo Di Costa

Editor de Revista ENTREPLANOS


Entreplanosagosto 16, 2019
cafara.jpg

4min137

La Federación de Asociaciones y Cámaras de Ascensores (FACARA) informó que el Ministerio de Producción y Trabajo aprobó la prórroga para la certificación por modelo y marca, como así también en lo atinente a la inspección del ascensor completo realizada por el Sector Fabricante de Ascensores.

La Normativa Nº 897 establece la obligatoriedad de la certificación de componentes para quienes fabriquen, importen, distribuyan, comercialicen o instalen ascensores y/o sus componentes de seguridad. Además, se reconoce al INTI como organismo descentralizado para la realización de ensayos en cumplimiento de la Res Nº 897/99 y se lo reconoce como  Organismo de Certificación de los Componentes de Seguridad de Ascensores.

Este pedido fue realizado por todo el sector del transporte vertical a raíz de la necesidad de completar las tareas para la implementación de los procesos que permitan demostrar en forma fehaciente el aseguramiento de la calidad en las empresas fabricantes y/o importadores de componentes de seguridad, teniendo en cuenta, además que aún no se ha podido completar el funcionamiento de un segundo laboratorio de ensayos y/o un nuevo organismo de certificación para el mencionado régimen.

En virtud de la presentación de referencia, la Dirección de Reglamentos Técnicos y Promoción de la Calidad concluyó otorgar una prórroga adicional hasta el 6 de agosto del 2020 para dar inicio a la Segunda Etapa de implementación, por lo tanto, resultó necesario prorrogar la Primera Etapa hasta el 5 de agosto de 2020,  en el cronograma de implementación del régimen de certificación de ascensores y de los componentes de seguridad de los mismos, así como extender la vigencia de los certificados que se encuentren vigentes a la fecha de publicación de la presente resolución.

En el día de la fecha, dicha prórroga fue publicada en el boletín oficial bajo la Res. 450/2019:

EL SECRETARIO DE COMERCIO INTERIOR RESOLVIÓ:

ARTÍCULO 1°.- Prorrógase los plazos de implementación establecidos en el Anexo II de la Resolución N°897 de fecha 6 de diciembre de 1999 de la ex SECRETARÍA DE INDUSTRIA, COMERCIO Y MINERÍA del ex MINISTERIO DE ECONOMÍA Y OBRAS Y SERVICIOS PÚBLICOS y su modificatoria, conforme el siguiente detalle:

La Primera Etapa: Hasta el día 5 de agosto de 2020 y la Segunda Etapa: Desde el día 6 de agosto de 2020.

ARTÍCULO 2°.- La presente medida entrará en vigencia a partir del día siguiente al de su publicación en el Boletín Oficial.

ARTÍCULO 3°.- Comuníquese, publíquese, dése a la DIRECCIÓN NACIONAL DEL REGISTRO OFICIAL y archívese.


Entreplanosagosto 14, 2019
papas1.jpg

3min132

Las papas que comúnmente consumes de diversas formas, ya sea a la francesa o en pure, se pueden transformar en sus sustituto de la madera.

Chip [s] Board es un sustituto de madera ecológico hecho a partir de residuos industriales de papa. Al laminarse adquiere características similares a la madera MDF, pero a diferencia de ésta, Chip [s] Board es biodegradable y no contiene formaldehído u otras resinas tóxicas y sustancias químicas.

Los diseñadores londinenses Rowan Minkley y Robert Nicoll son los inventores de este nuevo material que aprovecha los desperdicios de papa. En todo el mundo se desperdicia mucha comida, por lo que Minkley y Nicoll se propusieron desarrollar un material que además de útil es amable con el medio ambiente.

El nombre es un juego de palabras que involucra las papas fritas y el material chip board. Como sustituto del MDF es ideal, pues esta madera industrializada no se puede reciclar, y para ser destruida debe incinerarse. Tan sólo en el Reino Unido se desecha o incinera 140,000 toneladas de MDF por año. El proceso involucra un agente aglutinante de cáscara de papa mezclado con fibras de papa, bambú, madera o lúpulo.

Con todos los ingredientes mezclados, se aplica calor para crear una lámina resistente que puede usarse para fabricar muebles y otros elementos. Cuando los muebles o utensilios fabricados con Chip [s] Board terminan su vida útil, son llevado a centros de reciclaje donde son biodegradados en fertilizantes para usarse en granjas.

Por su trabajo, se les otorgó un reconocimiento: el “joven empresario de ingeniería más prometedor” del Reino Unido por parte de la Royal Academy of Engineering Enterprise Hub.

 

 

Con información de: www.noticias.arq.com.mx


Entreplanosagosto 12, 2019
sustentable2-1280x853.jpg

5min123

… si no les gustan tengo otros! La frase, atribuida al célebre Groucho Marx, sirve como humorada inicial para hablar -seriamente- acerca de los principios de la arquitectura sustentable. El desarrollo de las sociedades conlleva a un mayor empleo de los recursos naturales y la consecuente generación de residuos, para finalmente, sumar importantes valores en la producción de dióxido de carbono. Nuestros edificios, fundamentales para la vida y el consumo, podrían reducir sus efectos ecológicos adversos a través de un mejor diseño. Allí irrumpe en escena la denominada “Arquitectura sustentable”, concepto el cual implica brindar un giro a los sistemas convencionales aplicados actualmente. Para ello, es indispensable la innovación tecnológica, el desarrollo técnico-científico, la creatividad y los cambios culturales. Una construcción sustentable implica producir con calidad. Agregar a nuestros proyectos estudios más profundos, analizar la obra desde todos los puntos de vista: Social, económico y ambiental para superar el desmedido crecimiento insostenible. Detallaremos algunos puntos aplicables al Principio Ambiental: Optar por materiales locales, ello evitará la producción de dióxido de carbono generada por el transporte e incrementará la producción y mano de obra local; preferir materiales y tecnologías con menor cantidad de CO2 en el ciclo de vida completo del edificio, considerando sus diferentes etapas; proyectar circuitos cerrados de aguas y residuos, con el objetivo de ser lo más eficientes posibles internamente para generar la menor cantidad de emisiones al entorno; proyectar con energías renovables, preservar los recursos no renovables y la biodiversidad; y prever la utilización de materiales reciclados o reutilizados.

En cuanto a los Principios Sociales consideraremos particularmente: Garantizar un seguro laboral; cumplir con las normas impositivas, beneficiando indirectamente a los sectores sociales más carenciados; preferir materiales locales, a efectos de favorecer el desarrollo de la industria del lugar; ponderar los programas de higiene y seguridad en la obra y en cualquier ambiente local; y evitar y prevenir los compuestos orgánicos volátiles.

Desde el Principio Económico, otro de los rectores sustanciales, valoraremos: Escoger materiales durables, con mantenimiento escaso o nulo; alcanzar una aceptable eficiencia energética gracias a la elección y combinación de materiales y elementos, empleando equipos capaces de demandar la menor cantidad de energía ofreciendo el mismo servicio; acotar la demanda energética a través de las denominadas estrategias pasivas: Diseño, orientación, uso de aislantes; reutilizar y/o reciclar materiales, en la misma obra o para otras construcciones; y desarrollar modelos de simulación para obtener la solución más adecuada; rediseñar los sistemas constructivos pensando en la mayor eficiencia de los materiales y tecnologías, modularlos para que en la puesta en obra generen la menor cantidad de desperdicios.

Luego de formalizar un recorrido por los aspectos más generales de los conceptos que conforman la arquitectura sustentable, debemos materializar las citadas ideas en modos y maneras de construir, las cuales logren conferir a nuestros edificios estabilidad, confort y durabilidad. Es fundamental crear obras a partir de la innovación y la creatividad. En paralelo, es de suma importancia que los consumidores promuevan la utilización de esta nueva manera de construir.

Por el Arq. Gustavo Di Costa

Editor de Revista ENTREPLANOS


Entreplanosagosto 8, 2019
iluminacion-1280x853.jpg

7min130

Con nuestro estilo de vida actual, generalmente pasamos la mayor parte del día en habitaciones cerradas y bañadas en una suma de luces artificiales y naturales. Y aunque las luces artificiales trajeron posibilidades infinitas e incalculables para la humanidad, también causaron cierta confusión en nuestros cuerpos, los que se han adaptado durante miles de años para responder a los estímulos de la luz solar y la oscuridad de la noche. Este es el ritmo o ciclo circadiano, que designa el período de 24 horas basado en el ciclo biológico de casi todos los seres vivos, influenciado principalmente por la luz recibida, pero también por la temperatura y otros estímulos.

Nuestro reloj natural se encuentra en la parte del cerebro llamada hipotálamo, el cual se vincula a los fotorreceptores ubicados en todo el cuerpo (como la retina), sincronizando el reloj interno con las luces absorbidas durante el día. Comprender el ciclo circadiano es esencial porque afecta los ritmos del cuerpo humano e influye en el sueño, el estado de ánimo, la vigilia, la digestión, el control de la temperatura e incluso en la renovación celular. Investigaciones muestran que, diariamente, un monto adecuado de luz mejora el estado de ánimo y los niveles de energía, mientras que una iluminación deficiente contribuye a la depresión y a otras deficiencias en el cuerpo. La cantidad y el tipo de iluminación afectan directamente la concentración, el apetito, el estado de ánimo, entre muchos otros.

Pero, ¿cómo tener un ritmo circadiano saludable si pasamos la mayor parte del tiempo en entornos inundados de luz artificial? ¿Qué pasa si lo último que hacemos antes de acostarnos y lo primero que hacemos al levantarnos es revisar el teléfono celular? ¿Cómo podemos los arquitectos mejorar la salud de los ambientes mediante la iluminación? Los investigadores recomiendan imitar lo natural a través de las luces artificiales. Por ejemplo, las luces brillantes y más fuertes son mejores para las mañanas y durante el día, mientras que las luces tenues son mejores para la noche. Lo contrario puede causar un ritmo circadiano confuso, alterar nuestros horarios de sueño u obstaculizar la búsqueda de energía a lo largo del día. Un estudio de la Universidad de Toronto demostró que las luces brillantes “intensifican nuestra reacción emocional inicial hacia un estímulo, y sus efectos pueden ser tanto positivos como negativos”.

La temperatura del color también influye mucho en nuestra percepción. La unidad de medida es Kelvin (K) y cuanto mayor sea el valor, más brillante y frío será el tono de la luz. Cuando hablamos de luz fría o luz cálida, no nos estamos refiriendo al calor físico de la lámpara, sino al tono de color que irradia al ambiente. Las luces cálidas hacen que los ambientes sean más acogedores y relajantes, mientras que las luces más frías hacen que el ambiente sea más estimulante; nos hacen sentir más alertas, más enfocados y pueden aumentar los niveles de productividad. También se cree que la luz azul reduce los niveles de la hormona melatonina, relacionada con el sueño, haciendo que nos sintamos más despiertos. Las computadoras y las pantallas móviles emiten mucha luz azul, de modo que ese último chequeo del correo electrónico desde la cama puede hacer que nuestro sueño sea menos reparador. Aún así, si se usa de manera inteligente, puede ser ideal para aquellos espacios donde la mente debe estar trabajando a toda máquina, como salas de reuniones, cocinas industriales e incluso fábricas donde se espera que todos estén muy concentrados.

Los tonos amarillos (en la parte inferior de la escala de colores) se refieren más al anochecer y al amanecer, momentos en los que el cuerpo está generalmente más relajado. Y eso tiene mucho sentido si pensamos que hasta hace poco los humanos no estaban realmente expuestos a luces de alta intensidad durante la noche, sino que simpletemente a la luz del fuego y a la luz de la luna. La iluminación débil, indirecta, y cálida tiende a hacer que los ambientes sean más tranquilos y a que las personas estén más relajadas. Aunque esto puede no ser tan bueno para un entorno de trabajo que requiere eficiencia y productividad, puede ser una buena elección para un restaurante, un área de descanso, o un dormitorio.

Los expertos coinciden en que aprovechar la luz del sol durante el día y evitar la exposición directa a la luz fría y azul a la hora de acostarse, puede mejorar la calidad del sueño y afectar positivamente el bienestar y la productividad de las personas. Y aunque es imposible tratar de controlar la iluminación de todos los entornos y espacios que habitaremos, estar al tanto de los impactos de la iluminación en nuestro cuerpo puede hacer que lo pienses dos veces antes de comprar esa lámpara a la venta en el supermercado.

Fuente: www.plataformaarquitectura.cl


Entreplanosagosto 5, 2019
bch1-1280x1280.jpg

4min97

El parque edilicio argentino no fue construido a partir de un diseño higrotérmico, es por ello que en la actualidad las viviendas requieren de una cantidad de energía mucho mayor a la que podría llegar a requerirse con un buen detalle constructivo para lograr el confort de sus habitantes.

La quita de subsidios en las tarifas de electricidad y gas, después de casi 15 años de permanecer congeladas, implica como consecuencia, un significativo incremento en el costo de los mencionados servicios. Durante los últimos años, la demanda energética creció exponencialmente, a un ritmo mucho mayor respecto de la oferta. La mayor parte de la población argentina comenzó a tomar conciencia en este último tiempo sobre el uso responsable de la energía, principalmente, por la demanda económica que su valor implica en la actualidad. Por otro lado, el consumo de energía en la industria de la construcción representa más del 30% del consumo total. Reducir dicho valor implicaría un evidente alivio de la crisis energética y la protección del medio ambiente.

Los Bloques Cerámicos Huecos (BCH) constituyen uno de los sistemas constructivos más utilizados en Argentina, representando un eficiente agente para la retención de energía dentro de un ambiente, siempre que el muro cuente con un diseño adecuado.

Los BCH han evolucionado internacionalmente junto con los avances tecnológicos de la industria de la construcción. Las mejoras fueron dirigidas mayormente al bloque hueco, y específicamente, al portante, ya que, por sus características, la relación costo/beneficio de su utilización es mucho mayor respecto de la del ladrillo macizo. Algunas propiedades se han optimizado, como la resistencia al fuego, el bajo mantenimiento, la durabilidad y otras fueron incluidas, acercándolos a las propiedades de los materiales más comunes en el diseño de estructuras (hormigón armado, por ejemplo).

Entre las mejoras tecnológicas de los cerámicos se encuentran sus cualidades de aislamiento, no solamente térmico, sino también, acústico e hidrófugo. Se han desarrollado diseños de mampuestos con mayor porcentaje de huecos los cuales permiten la puesta en obra con sus orificios en posición vertical, evitando que el mortero escurra dentro de la junta. Se incrementaron sus valores de resistencia mecánica a la compresión y su uso conjunto con barras de acero les brinda gran resistencia a flexotracción, corte y torsión. El aumento del tamaño de los mampuestos y la disminución del espesor necesario de las juntas de mortero (o incluso, su sustitución por uniones en seco), permiten reducir los tiempos de ejecución.

Por todo lo expresado, los Bloques Cerámicos Huecos conforman elementos constructivos los cuales presentan un importante desarrollo en el mercado nacional. Cada vez más, la construcción de viviendas y edificios incorpora este material sobre la base de sus ventajas en cuanto a economía, rapidez de ejecución, buenas condiciones de aislación y resistencia. Se emplean principalmente para elevar muros, produciéndose también unidades portantes para losas y encadenados.


Entreplanosagosto 2, 2019
linea-f-1280x854.jpg

6min151

El Gobierno de la Ciudad lanzó la licitación para contratar a una consultora que será la encargada de desarrollar el proyecto y los pliegos técnicos para el diseño de la traza y las obras complementarias de la línea F, que unirá Barracas con Palermo. El presupuesto es de 5 millones de dólares y el valor del pliego es gratuito.

En una primera etapa, de aproximadamente tres meses, deberá validar y ajustar, a través de modelos analíticos, el anteproyecto conceptual elaborado por Sbase -incluye traza, accesibilidad, circulación y evacuación de los pasajeros, locales técnicos, etcétera- y presentar eventuales alternativas. Luego, tendrá seis meses para desarrollar la documentación para la licitación de la construcción de la línea, que incluirá pliegos, memorias y planes de trabajo, entre otros.

La línea F (naranja) tendrá 13 estaciones

En ese sentido, abarcará también todas las especialidades complementarias como potencia, señalamiento, comunicaciones, medios de elevación y material rodante. “Es un paso muy importante el que estamos dando. Construir una línea de subte requiere de un trabajo previo muy minucioso, que lleva mucho tiempo. Por eso lanzamos esta licitación”, señaló Eduardo de Montmollin, presidente de Subterráneos de Buenos Aires.

La Línea F tendrá un rol central en la conectividad e intermodalidad de los viajes en la ciudad, ya que 8 de las 13 estaciones serán de combinación y tendrá 2 centros de trasbordo en Constitución y Palermo. Será una línea moderna, construida y equipada con la última tecnología en materia de construcción y operación.

Las estaciones serán California, Súarez, Constitución (combinación con Línea C), Entre Ríos (combinación con Línea E), Independencia, Congreso (combinación con Línea A), Corrientes (combinación con Línea B), Córdoba (combinación con Línea E), Las Heras, Hospital Rivadavia, Salguero, Plaza Italia (combinación con Línea D) y Palermo.

El ramal partiría soterrado desde Barracas bajo la Autopista Frondizi (conocida como 9 de Julio sur) hasta Constitución. Luego continuaría por la avenida Juan de Garay hasta su intersección con la calle Solís y allí comenzaría una curva hasta alinearse con la avenida Entre Ríos. Continuaría por Callao hasta la intersección con la calle Pacheco de Melo y, en ese punto, empezaría a orientarse hacia el eje de la avenida Las Heras hasta Plaza Italia y luego bajo Santa Fe hasta Puente Pacífico, en el centro de transbordo de Palermo.

Por primera vez en Argentina, se utilizará la tecnología TBM (Tunnel Boring Machine) para la construcción de una línea de subte. Se trata del empleo de una máquina tuneladora que, hasta el momento, se utilizó únicamente en proyectos hidráulicos.

Asimismo, la línea tendrá una operación completamente automática, con puertas de andén. En cuanto al diseño, se apunta a la racionalización, tipificación e industrialización de las estaciones.

Asimismo, la línea tendrá una operación completamente automática, con puertas de andén, lo que significa que no tendrá conductores ni guardas. En Latinoamérica, existen experiencias similares en la línea 4 de San Pablo y en las líneas 3 y 6 del metro de Santiago de Chile. También hay ejemplos de esta tecnología en París y Beijing. Consultados sobre el tema, voceros de los metrodelegados no quisieron dar definiciones sobre el tema, debido a lo prematuro del proyecto.

La línea F tendrá una extensión de 12 km, desde Barracas a Palermo. Contará con 13 estaciones – 11 serán subterráneas y 2 en viaducto- y permitirá transportar, aproximadamente, a 600 mil pasajeros diarios. Su construcción está estimada en unos 2 mil millones de dólares y actualmente se evalúan diferentes fuentes de financiamiento. “Apostamos a que el país seguirá estabilizándose y continuaremos con acceso a crédito accesible para obras de esta magnitud”, aseguró Franco Moccia, Ministro de Desarrollo Urbano y Transporte.

Por: Víctor Pombinho Soares

Entreplanosagosto 1, 2019
calidaddelagua1-1280x640.jpg

12min98

La verificación de la calidad microbiológica del agua de consumo pueden realizarla los organismos responsables de la vigilancia sanitaria del vital elemento. Su análisis conlleva el estudio del agua de origen y de su estado inmediatamente después de ser tratada, del agua en los sistemas de distribución o del agua almacenada en los hogares.

¿Qué es la microbiología del agua?

La verificación de la calidad microbiológica del agua de consumo incluye el análisis de la presencia de Escherichia coli (E. coli), un indicador de contaminación fecal cuya presencia constituye una prueba concluyente de contaminación reciente. En la práctica, el análisis de la presencia de bacterias coliformes termotolerantes puede ser una alternativa aceptable en muchos casos. E. coli es un indicador útil, pero ofrece limitaciones. Los virus y protozoos entéricos son más resistentes a la desinfección; por lo tanto, la ausencia de E. coli no implica necesariamente la no presencia de estos organismos. En ciertos casos, puede ser deseable incluir en los análisis microorganismos más resistentes, como bacteriófagos o esporas bacterianas, por ejemplo, cuando se sabe que el agua de origen empleada permanece contaminada con virus y parásitos entéricos, o si existe una alta incidencia de enfermedades virales y parasitarias en la comunidad. La calidad del agua puede variar con gran rapidez y todos los sistemas pueden presentar fallos ocasionales. Por ejemplo, la lluvia puede aumentar -en gran medida- la contaminación microbiana en las aguas de origen, siendo frecuentes los brotes de enfermedades transmitidas por el agua después de periodos de lluvias. La circunstancia descripta debe considerarse especialmente a la hora de interpretar los resultados de los análisis.

Calidad química del agua

En el caso de los aditivos (sustancias procedentes en su mayoría de los materiales y productos químicos utilizados en la producción y distribución del agua de consumo), la atención se centra en el directo control de la calidad de dichos productos. Los procedimientos de análisis cuyo objeto radica en controlar la presencia de aditivos en el agua de consumo, suelen determinar sus concentraciones y tener en cuenta su evolución para calcular un valor comparable con el de referencia.

La mayoría de los productos químicos presentes en el agua de consumo, sólo constituyen un peligro si se produce una exposición prolongada. Sin embargo, algunos pueden desarrollar efectos peligrosos tras múltiples exposiciones en un corto periodo. Si la concentración del producto químico en cuestión sufre grandes fluctuaciones, es posible que incluso una serie de resultados analíticos no permita determinar ni describir completamente el riesgo supuesto para la salud pública (por ejemplo, los nitratos, quienes se asocian con la metahemoglobinemia en lactantes alimentados con mamadera).

Factores que afectan la calidad química del agua

Para controlar esos peligros, es preciso conocer los factores causantes -como el uso de fertilizantes en la agricultura- y la evolución de las concentraciones detectadas, ya que pueden indicar un importante posible problema en el futuro. Otros peligros pueden surgir de forma intermitente, generalmente, en relación con actividades o circunstancias estacionales. Un ejemplo es la aparición de floraciones de cianobacterias tóxicas en aguas superficiales. Un valor de referencia es la concentración de un componente que no ocasiona un riesgo para la salud superior al tolerable, cuando se consume durante toda una vida.

Los valores de referencia de algunos contaminantes químicos (por ejemplo, el plomo y el nitrato) se fijan de modo de resguardar a subgrupos de población vulnerables. Esos valores protegen también a la población general, quien consume el agua durante toda la vida.

Es importante que los valores de referencia recomendados sean tales que su aplicación resulte práctica y factible, así como garante para la salud pública. No suelen establecerse valores de referencia en concentraciones inferiores a los límites de detección alcanzables en las condiciones operativas rutinarias de laboratorio.

Además, al establecer los valores de referencia, se tienen en cuenta las técnicas disponibles para controlar, eliminar o reducir la concentración del contaminante hasta el nivel deseado. Por lo tanto, en algunos casos se han fijado valores de referencia provisionales para contaminantes, de los cuales se dispone de información sujeta a cierta incertidumbre o cuando no es posible, en la práctica, reducir la concentración hasta los niveles de referencia calculados.

El ciclo hidrológico del agua

El ciclo hidrológico conforma un proceso continuo sin principio ni fin, representando una transferencia de agua en forma líquida, sólida o gaseosa de los cuerpos de agua en la naturaleza. La energía para esa transformación proviene del calor del Sol y de los esfuerzos de la gravedad y el viento. Este ciclo incluye la precipitación, interceptación, infiltración, evaporación, transpiración, percolación y escorrentía. El agua pasa a la atmósfera por los procesos de evaporación y transpiración y cae a la tierra como precipitación (lluvia, nieve o granizo). Algo del líquido cae directamente a los cuerpos de agua como mares, lagos y ríos, otra a la tierra y otra a las hojas de la vegetación. Otra parte es evaporada inmediatamente o antes de llegar a la tierra. De la parte precipitada en la tierra, si la superficie ofrece una capacidad de captarla, se infiltrará. Pero si la superficie es de arcilla, roca u otro material muy denso o poco profundo, se satura rápidamente. Si la superficie permanece congelada o si hubo una precipitación anterior capaz de mojar el suelo, el agua no se infiltrará y formará escorrentía superficial.

Proceso del ciclo hidrológico del agua

Dependiendo del lugar donde se origine y las condiciones de las laderas aguas abajo, esa escorrentía superficial podría llegar hasta un río o quebrada o infiltrarse en el suelo. De esa agua infiltrada, parte se queda en el subsuelo -lo cual aumenta la humedad y abastece la vegetación- y otra parte pasa por el subsuelo hasta el suelo profundo o la roca, a través del proceso de percolación. Si existe una zona impermeable abajo, el agua podría encontrar la zona saturada dentro de la tierra denominada “zona freática”, donde los poros de la materia permanecen completamente llenos. Cuando el agua encuentra ese nivel, comienza un movimiento lateral en forma de corrientes subterráneas, desde las partes más altas a las más bajas. Al reunirse suficiente agua infiltrada y percolada, lo cual hace crecer el nivel freático o de agua subterránea hasta el punto de alcanzar la superficie de la tierra, esa agua se exfiltra, produciendo entonces un humedal, un lago, río o una serie de manantiales, dependiendo de la estructura de la roca, del suelo y de la topografía propia de cada zona.

Características del ciclo hidrológico del agua

Al observar el ciclo hidrológico, podríamos decir que la mayor parte del agua que llega a la tierra permanece en el suelo y luego se evapora. Pero en cualquier paisaje se aprecian zonas con características preferenciales, las cuales aumentan ciertos elementos y procesos del ciclo hidrológico, por ejemplo:

  • En cuencas hidrográficas de la zona tropical, las carreteras, caminos, y en general las zonas urbanizadas, aumentan en forma considerable la escorrentía superficial, impermeabilizando el suelo y concentrando la escorrentía rápidamente. En el mejor de los casos, la escorrentía se aloja en quebradas o drenaje artificial y en el peor, se convierte en torrentes que desbordan y causan inundaciones.
  • Los bosques con una vegetación densa, superficie de hojas colectivamente grande y acumulación de materia orgánica bajo sus copas, son importantes elementos de infiltración de agua al suelo. Esos bosques capturan por intercepción mucha lluvia y actúan como condensadores de “precipitación oculta” en zonas altas donde las nubes tocan la superficie del suelo, plantas y árboles. Debido a que el suelo en esas áreas cuenta con protección vegetativa, suelo profundo, orgánico y bajo sombra, la infiltración y percolación de agua es generalmente alta, produciéndose poca escorrentía.
  • En el caso de zonas agrícolas libres de vegetación, en ciertas épocas del año, el suelo no muestra un amortiguamiento de la vegetación. Al llegar las lluvias no tiene defensa contra los impactos de las gotas de agua y tampoco una estructura fracturada por las raíces de las plantas. Consecuentemente, no puede prevenir la escorrentía superficial generada, al carecer de capacidad de infiltración.

Entreplanosjulio 29, 2019
obreros.jpg

5min183

Los recursos de producción de todo emprendimiento de la industria de la construcción agrupan a los materiales, la mano de obra, los equipos y herramientas y los subcontratos -si los hubiera- En términos de productividad, su adecuada disposición genera la posibilidad de garantizar proyectos seguros y rentables. La estructura de una Empresa Constructora (EC) dependerá del capital disponible y de ese capital van a supeditarse los recursos humanos, maquinaria y equipos, efectivamente disponibles. Es por ello que la administración de cada uno de los recursos se definirá adecuadamente. Nuestro objetivo como EC es lograr seguridad, máxima productividad, calidad, cumplimiento del contrato, beneficio, satisfacción del equipo humano y satisfacción del cliente. Para lograr los citados objetivos, debemos optimizar la mano de obra, materiales, maquinaria, tecnología y gastos generales de la EC.

Entonces, para perfeccionar dichos recursos, se llevará a cabo una planificación previa de la obra. Debido al mayor número de empresas en el sector y al aumento constante de precios, existe una mayor competencia, entonces, crearemos una estrategia comercial original la cual nos diferencie de los demás. Quien dirija los destinos de una EC será el responsable total de cara al exterior, siendo sus mayores aspectos a observar: Objetivos de la empresa, capacidades, volumen de obra previsible, beneficios previstos, estudio de mercado, estudio de política financiera y fiscal, análisis de la política de recursos humanos y salarios dentro de la empresa, evolución organizativa y técnica. La dirección técnica asume la máxima autoridad y responsabilidad de todas las funciones de organización, planificación, ejecución y control de la obra. Es el lazo de unión entre la obra y la empresa constructora, elige al personal, se reúne periódicamente con los jefes de obra, analiza sus resultados en la liquidación a corto plazo, prepara y redacta los contratos de obra.

El Director Técnico

En una pequeña EC, el director técnico también puede cumplir el rol de Jefe de obra, si así lo amerita. Dicho rol profesional asume la responsabilidad para una ejecución técnica correcta de la obra, sin accidentes, económicamente lo más acotada posible y dentro del plazo estipulado. Depende funcionalmente del Director técnico o Director de obra, contando con la colaboración del departamento de planificación, presupuesto, compras, personal, contabilidad, etc. El sector de gestión de administración se encargará de la recepción de materiales, almacenamiento, control del consumo, inventarios de obra, listas de personal, combustible y electricidad, aclaración sobre pedidos, compras urgentes, maquinarias.

El Encargado de Obra

El encargado de obra dirige y controla al personal, junto con el capataz de obra pertenece al personal no técnico, constituye el enlace entre los obreros y el personal directivo, es responsable del control y rendimiento del obrero, debe conocer los convenios laborales y condiciones técnicas para evitar accidentes, atiende al suministro de los materiales y vigila el ingreso y acopio de los mismos, controla que los capataces dirijan adecuadamente a su personal, propone la contratación y despido, es responsable de las herramientas y la puntualidad de los obreros y sustituye al jefe de obra en su ausencia, entre otros aspectos.

El Capataz

El capataz se encarga de dirigir las cuadrillas de obreros. Si la misma no se encuentra especializada en el trabajo encomendado, deberá contenerlos hasta que adquieran el conocimiento necesario, redacta los partes diarios de los obreros y el material a su cargo, propone a la dirección los cambios y modificaciones convenientes. El sector administrativo tendrá relación con todos los temas legales asociados con el personal, el registro de operaciones contables, la realización de cobros y pagos, la correspondencia, el correo electrónico y los archivos.

 

Por el Arq. Gustavo Di Costa

Editor de Revista ENTREPLANOS



Auspician Entreplanos




Newsletter