Alejandraoctubre 20, 2021
Destacada-1280x386.jpg

7min580

Médanos Patagonia conforma un nuevo complejo de turismo ecológico, cuyo diseño ha implementado ideas y estrategias innovadoras surgidas del debate internacional sobre la necesidad de reajustar las relaciones entre los sistemas económicos, sociales y ambientales.

 

Aunque la Patagonia evoca imágenes de inmensos glaciares estrellándose, este vasto territorio se compone de muchos diversos paisajes. Médanos Patagonia se encuentra en la Bahía de San Antonio, en una reserva marina protegida ubicada entre la municipalidad de San Antonio Oeste y el balneario de Las Grutas. Mirando hacia el oeste, se goza de las vistas del paisaje árido de la meseta patagónica, y hacía el este, de las aguas cristalinas del Golfo San Matías. El turismo es una fuente importante de ingresos para la comunidad. Sin embargo, la concentración de visitantes durante la temporada alta de mediados de diciembre hasta febrero, crea una enorme presión sobre este ecosistema, único y vulnerable. Médanos Patagonia tiene la intención de extender la temporada turística a lo largo de todo el año, aprovechando las distintas ofertas de avistaje de aves, ballenas, lobos marinos y otras especies.

 

La propuesta constituye la superimposición de dos proyectos: un proyecto de arquitectura basado en la construcción sostenible, más un proyecto de ecoturismo basado en la conservación. Estos planes se reúnen en una reserva marina protegida sobre la costa noreste de la Patagonia, y ofrece un programa integral el cual promueve la conservación del ambiente, así como la creación de oportunidades para el crecimiento sostenible y el desarrollo económico de la comunidad local.

El nombre del proyecto -Médanos Patagonia- hace referencia al paisaje dominante del área de ubicación del mismo. Debido a que no se puede construir directamente sobre los médanos, el proyecto se propone sobre un área de monte elevada por encima de las playas. La conservación de su vegetación resulta fundamental para el equilibrio ecológico de la costa, donde las plantas que prosperan en este paisaje extremadamente árido se arraigan profundamente en la arena, y su eliminación implicaría la destrucción de las dunas por los fuertes vientos.

Estas antiguas construcciones naturales sirven como un símbolo para los lineamientos generales del proyecto, los cuales responden a las condiciones singulares del lugar, de su paisaje y su clima, reflejando las ideas de los cuatro equipos de arquitectos que trabajan en el proyecto. Al tomar en cuenta los métodos de construcción locales y materiales, según los casos, y la incorporación de innovaciones y tecnologías viables, el proyecto arquitectónico contribuye al desarrollo de una industria de la construcción más sostenible en la región.

Una consideración básica radicó en la necesidad de un bajo impacto sobre la topografía. Para conservar la vegetación y la citada topografía, en lugar de un gran volumen macizo, el proyecto dispone pequeñas cabañas de baja altura construidas sobre plataformas elevadas sobre pilotes. Otra consideración importante fue la optimización del uso del agua. Esta árida zona no cuenta con cursos de agua dulce superficiales o subterráneas. Por lo tanto, el reciclaje del agua y la optimización de su uso compone una parte fundamental del proyecto arquitectónico. Finalmente, los fuertes vientos y temperaturas extremas son abordadas mediante estrategias de baja tecnología y por sistemas de bajo consumo energético.

 

De las seis casas construidas, tres de ellas corresponden a una misma tipología, singularizadas a partir de un muro sobre la fachada sur, el cual se extiende para proteger el deck de los fuertes vientos de esa orientación. Las tres varían ligeramente en superficie y distribución. Las otras tres casas son diferentes, cada una con sus particularidades, pero priorizando las vistas sobre el mar y ofreciendo un lenguaje y materiales comunes a todas las unidades.

 

Ficha Técnica:

Obra: Médanos Patagonia.

Localización: San Antonio Oeste/Las Grutas, Argentina.

Desarrollo conceptual del proyecto: Diane Gray, Arquitectos Mario Corea, Eugenio Tioni, Diego Nakamatsu, Paula Campra y Marcelo Manzini.

Proyecto ejecutivo y dirección de obra: Hugo Dujovne y Patricia Llonch.

Colaboradores: Flavia Andolfi, Alba Casanovas, Mario Dalmasso, Anna Prats y Manuela Valtchanova.

Fotografía: Mario Corea Arquitectura.



Auspician Entreplanos




Newsletter