Alejandraseptiembre 7, 2021
01072019-03Ph-Gonzalo-Viramonte-0980-1280x853.jpg

4min552

En el barrio porteño de Villa Devoto, más precisamente en la calle Carlos Antonio López 3418, ciudad de Buenos Aires, Argentina, en una zona de calles angostas, pasajes tranquilos y viviendas bajas, se encuentra esta parcela atípica de tan solo 6 metros de frente. El desafío del Estudio Cifre, Lorenzo y Cifre Arquitectos radicó en cumplir con el programa sin resignar diseño, pese a las supuestas limitantes que presentaba el terreno. Surge, de esta manera, la propuesta de utilizar materiales y terminaciones tradicionales de forma poco convencional.

El edificio emplazado en un lote con forma trapezoidal, de 6 metros de frente, 12 metros de contrafrente y 41 metros de profundidad, cuenta con 19 viviendas, 8 cocheras y espacios de esparcimiento común, distribuidas en los 1.660 m2 proyectados.

Debido al interés de los arquitectos por conservar la esencia del barrio, sin resignar vanguardia, se decidió realizar una fachada de ladrillo visto. Tomando las ventajas y la estética de ese material cotidiano, pero utilizándolo de forma totalmente atípica.


En base a dicha premisa surge la síntesis del proyecto. En la fachada las paredes curvas, de 17 metros de radio, ejecutadas en ladrillo, articulan los siete niveles en forma vertical, aportándole esbeltez y presencia a la imagen del edificio, más un correcto asoleamiento a las unidades orientadas al noroeste.


Siguiendo la línea por el respeto al barrio, y gracias a la intención de no generar barreras con el entorno, se planteó un portón vidriado sobre la Línea Oficial, visualmente permeable, de manera de articular el espacio público con el privado.
Una plaza de acceso peatonal conduce hacia el hall de entrada, ubicado en el centro del lote en planta baja. Todo ese recorrido cuenta con iluminación natural, tornando difuso el límite entre el interior y el exterior. En los pisos superiores fueron proyectados departamentos de tipologías variadas, desde 1 hasta 4 ambientes en dúplex, todos con balcones aterrazados, amplias visuales y ventilaciones cruzadas.


Las terminaciones de las unidades acompañan la idea de respetar el espíritu residencial del barrio, creándose así pequeñas casas en altura. Ventanas de aluminio y DVH, muebles de cocina vidriados color blanco, pisos símil madera, terrazas jardín y detalles en quebracho, sumados al ladrillo visto en el exterior, permiten al edificio permanecer emplazado de forma armónica con su entorno.



Auspician Entreplanos




Newsletter