Entreplanosnoviembre 5, 2018
PORTADA.jpg

6min125

“Hoy diseñar hoteles sostenibles significa integrar los aspectos económicos, ecológicos y sociales” afirma el Arq. Daniel Piana, titular del estudio especializado en arquitectura y diseño interior de hoteles DPA&D, con sedes en Buenos Aires, Miami y Río de Janeiro.
El término arquitectura sustentable logra una visión superadora cuando se habla de sostenibilidad, concepto que integra una primera condición ecológica y ambiental, con la economía y el contexto social. El Arq. Daniel Piana, experto a nivel regional en arquitectura hotelera, expresa: “El desafío de diseñadores y arquitectos es traducir estas tres variables clave en el diseño para lograr un negocio exitoso.”
El Arq. Piana traduce la variable económica en el diseño de hoteles, a través de diversas estrategias a llevar a cabo: “Una variable de diseño con gran incidencia económica es el concepto de Timeless Design, es decir, ambientes con carácter atemporal para evitar la obsolescencia por la tiranía de las modas-. Además de la mejora en el retorno económico, permite reducir el impacto ecológico, producto de generar menos desechos y polvo de obra. Asimismo, desde la ingeniería, es necesario reducir el costo operativo con menores consumos, ahorrando energía e integrando tecnología que evite mayores impactos ambientales. Los proyectos hoteleros deben tener diseños compactos que ahorren superficie, manteniendo la calidad de producto con menores costos. Otra tendencia actual es integrar baños con espacios de habitación para maximizar su espacialidad, considerando que el binomio habitación + baño conlleva el 75% del costo de un hotel y es allí donde tienen que estar los mayores esfuerzos. La incorporación de baños industrializados produce un ahorro de 5 a 10% en el costo total de construcción total, sumando además un menor tiempo de ejecución y una gran consistencia entre calidad y producto. Por su parte, si se utilizan tabiques de separación de espacios con construcción en seco – Drywall- resultarán más económicos con una mejor performance acústica.”
En lo que refiere al aspecto ecológico, el arquitecto destaca: “Es clave la buena arquitectura del proyecto, más allá de las normas y certificaciones, que brindan un parámetro y una estandarización general. La eficiencia energética resulta un aspecto fundamental, centrado principalmente en cuatro aspectos: la envolvente del edificio, la iluminación, la instalación del climatización y la implementación de prácticas de reducción de consumo de energía y agua. Si bien los inversores no siempre están dispuestos a invertir más en estas cuestiones al inicio de la construcción de un establecimiento hotelero, generalmente la mayor inversión inicial se amortiza en el transcurso de la operación.”
Con respecto al aspecto social, Piana continua: “Los huéspedes de todo el mundo están valorando y escogiendo cada vez más alternativas con conciencia sustentable en sus servicios. Ante esta situación, los empresarios hoteleros tienen la responsabilidad de afrontar el desafío de la sostenibilidad, transmitir un mensaje de concientización en la protección del planeta y plasmarlo en sus edificios.”
Frente a esta realidad, Daniel Piana concluye: “Estas variables deben conjugarse en el diseño de hoteles con dos cualidades irrenunciables: excelencia y eficiencia. La excelencia en arquitectura y diseño debe sumar valor y cumplir con las expectativas cada vez más exigentes de los huéspedes. La competencia se ha transformado en nuestro metro patrón y como huéspedes tenemos todas las herramientas de comunicación para calificar y descalificar una experiencia de hospitalidad, por lo que nos hemos tornado más exigentes y demandantes. Como árbitros consumidores, hemos incorporado fuertemente la sustentabilidad como condición irrenunciable en un hotel. La eficiencia está totalmente adherida a lograr ideas y soluciones que permitan llegar a resultados económicos realizables, posibles y perdurables. Esta condicionalidad económica tiene un correlato social, que agrega el aspecto de la universalidad: significa incrementar cantidad y diversidad de huéspedes a la experiencia de la hotelería y el turismo”.

 

 

 

 

 

 

 


Entreplanosoctubre 29, 2018
SLP-1280x727.jpg

2min71

Recientemente se inauguró en México el Centro Integral de Justicia Penal en San Luis de Potosí, el cual recibió la certificación como LEED New Construction nivel Oro, por lograr niveles óptimos de desempeño en cuanto a sus materiales, procesos constructivos, así como ahorro energético y de agua, por su bajo impacto ambiental. Es el primer y único edificio de gobierno en la región, que alcanza esta autentificación internacional.

Entre los beneficios que proporciona esta certificación se encuentran: generar espacios con mejores condiciones para la productividad, tanto de los trabajadores, como de quienes son atendidos en este espacio, así como la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero. Además, este tipo de certificaciones, permite la disminución en los costos de operación y residuos, al contar por ejemplo, con celdas solares, así como con aislantes, para disminuir el consumo de energía, incrementando el valor de los activos, permitiendo el ahorro energético y de recursos.

Al remitir el certificado LEED 2009 New Construction and Major Renovations nivel Gold, otorgado al cumplir con 65 puntos, el Presidente y CEO de U.S. Green Building Council Mahesh Ramanujam, le expresó al Gobernador del Estado que el Centro de Justicia Penal de San Luis Potosí es un ejemplo de sustentabilidad que demuestra su liderazgo en transformar la industria de la edificación, así como su compromiso de construir un futuro sano y sustentable.

El Centro Integral de Justicia Penal La Pila, es una obra arquitectónica que se realizó en observancia de altos estándares de seguridad, modernidad y funcionalidad, siendo un referente en la aplicación del Sistema de Justicia Penal Acusatorio en el Estado.

 

Fuente: El Sol de San Luis


Entreplanosoctubre 19, 2018
1-1280x853.jpg

5min181

El Quito Publishing House alcanzó la certificación LEED Gold en 2015, otorgada por U.S. Green Building Council. Se trata de la certificación para edificios sustentables más reconocida a nivel mundial. La tienen edificios de Estados Unidos, Colombia y Argentina. El sello que lo acredita como una edificación eco-eficiente está en la fachada del edificio, construido con materiales fabricados con componentes reciclados, otro pedido de la organización internacional para lograr dicha distinción.

Es una de las cuatro construcciones en Ecuador que están dentro de la categoría Gold. Conseguir la distinción tomó alrededor de cuatro años, es decir, desde el inicio de la obra hasta su finalización. El edificio abrió las puertas a sus trabajadores en agosto del 2014.

Los accionistas pensaron en dicha certificación desde el diseño del proyecto y por eso contrataron a un grupo de especialistas, entre los que estuvo el arquitecto Jaskran Singh Kalirai.

El proceso de fiscalización se cumplió por etapas. Durante ese tiempo se realizaron estudios y se llenaron varios formularios. Uno de esos consistió en calcular el impacto del tránsito vehicular.

La certificación LEED Gold es una de las más buscadas por quienes idean edificios eco-eficientes. Antes está la categoría Platino y después, Plata y la Certificación como tal.

El arquitecto Rodolfo Rendón, del Consejo Ecuatoriano de Edificación Sustentable, cuenta que para lograr la certificación se requiere de tiempo y de inversión económica.

Además de los parqueaderos para las bicicletas y duchas para los trabajadores, los edificios eco-eficientes también registran una reducción en el consumo de agua y energía.

Para eso, dice Gonzalo Diez, de Diez + Muller Arquitectos, se utilizan diversas estrategias y materiales que permitan mantener una temperatura ideal al interior de la edificación para así evitar el uso de ventilación o calefacción artificial. “Aquí tratamos de ser amigables con el planeta en todo sentido”, dice Espinoza.

En Quito Publishing House, por ejemplo, el confort térmico se logra con el aprovechamiento de las corrientes naturales que ingresan cuando se abren las puerta de vidrio.

En Torre 6, proyecto de Diez + Muller Arquitectos, en cambio, hay vidrios templados especiales. Esta edificación, ubicada en la avenida 6 de Diciembre y Juan Boussingault, alcanzó la certificación LEED Silver -plata- en el primer semestre de este año después de cumplir con varios requisitos.

LEED agrupa sus requerimientos en siete categorías principales: Sitios sustentables, Ahorro de agua, Energía y atmósfera, Integración de servicios, Selección de materiales y Medios de transporte y conectividad.

El edificio T6, ubicado en el norte de la ciudad, alcanzó la certificación LEED Silver durante este año.

Para alcanzar la certificación Platino se requieren de 80-110 puntos, mientras que para la Oro se necesitan de 60-79 puntos. El reconocimiento Plata requiere de 50-59 puntos y el Certificado 40-49 puntos.

De acuerdo con la información publicada en la página digital de U.S. Green Building Council y entregada por el Consejo Ecuatoriano de Edificación Sustentable hay 13 proyectos en proceso de certificación. En esa listan están la Biblioteca Escuela Politécnica Nacional, Multiplaza El Batán, Megaplanta Industrial Machachi, el edificio Torre 12.

Oficinas Sede Odebrecht, en Quito, fue el primer proyecto en lograr la certificación LEED Gold, en el 2013. El Quito Publishing House, además de la distinción internacional, figura en la lista Punto Verde, del Ministerio del Ambiente.

 

Fuente: El Comercio.


Entreplanosoctubre 17, 2018
casaho.jpg

4min95

Potenciar las experiencias en espacios cotidianos a través de la arquitectura. Ese es el objetivo del Estudio UnoEnUno, que desarrolla propuestas arquitectónicas y decorativas con la sustentabilidad como eje. Su última propuesta es Casa Ho, en el barrio porteño de Coghlan, un amplio complejo de viviendas reconocido por el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires con el premio “Amigos de la movilidad sustentable”.

El símbolo del proyecto es una inmensa rampa exclusiva para bicicletas. La estructura tiene tanto de lúdico como de práctico y representa la filosofía del estudio: diseñar para potenciar la experiencia del espacio. Diego Rybka, parte del estudio, explica: “La búsqueda que hacemos es pensar cómo podemos mejorar la calidad de vida de las personas que viven en nuestro edificio”. En ese sentido, agrega: “la movida verde, sustentable, da un valor agregado a tu vida cotidiana”.

¿Cómo se representa esa búsqueda? A través del tipo de plantas que usan en las áreas verdes o incorporando algunos metros cuadrados de grama natural en las terrazas y balcones del edificio. “Buscamos tener plantas que responden bien dentro de un mismo sistema y que, con el paso de los años, van trayendo fauna. Es un sistema vivo” no artificial, como la génesis de pequeños bosques.

Esa forma de trabajar también es su manera de competir dentro de un mercado inmobiliario condicionado por económica. Acerca del presente del sector, Rybka opina que “el mercado hoy está difícil porque tenemos muchos meses de volatilidad cambiaria que no ayudan en la toma de confianza”. Y, en esa encrucijada, el plus de la propuesta puede hacer que el cliente se decante.

El gen de esta filosofía surgió de un vacío que está presente dentro de la industria argentina. “Veíamos que, en general, esta escala del negocio, es muy de generar cierto grado de imitación de la experiencia real y hacerla un poco de plástico. Queríamos hacer experiencias reales”, dice Federico Brancatella, parte de la organización.

Además de ese fin, Casa Ho también representa una serie de estudios vinculados con la cultura y la historia del barrio, Coghlan, para armonizar con la tradición de la zona y, a su vez, buscar oportunidades para mejorarla. Esas chances son parte de la estrategia de venta que aplican, al permitirles ofrecer un valor agregado como el bike friendly, el perfil sustentable, microcine, sala de música, o el diseño de murales en algunas paredes. En palabras de Rybka, esos son “pequeños detalles que no hacen al costo pero sí hacen al impacto vivencial del edificio”.

Fuente: elintransigente.com


Entreplanosoctubre 8, 2018
2-1280x853.jpg

7min132

La compañía Facebook amplía sus instalaciones en Menlo Park, California. La empresa sigue creciendo y necesita más espacio para sus operaciones. Su último edificio terminado en su sede central aún en desarrollo recibe el nombre de MPK 21, diseñado por el arquitecto Frank Gehry. El edificio, construido en menos de 18 meses, está diseñado para lograr la certificación LEED Platinum a través del Green Building Council de los Estados Unidos, por lo que sus diferentes elementos y características lo convierten en altamente sostenible y referente de la construcción sostenible.

facebook-edificio-sostenible-mpk21-merlopark-mpk20-okok
facebook-edificio-sostenible-mpk21-merlopark-pathway
facebook-edificio-sostenible-mpk21-merlopark-townsquare
facebook-edificio-sostenible-mpk21-merlopark-the-bowl
facebook-edificio-sostenible-mpk21-merlopark-townsquare-harvestokok
MPK 21

El nuevo edificio del gigante de las redes sociales está diseñado para reducir el consumo de agua, energía y residuos. Gracias al sistema de agua reciclada de sus instalaciones, está previsto que se ahorren más de 64 millones de litros de agua al año.

Por su parte, la cubierta cuenta con 1,4 MW de paneles solares fotovoltaicos, que generarán cerca de 2 millones de kWh de electricidad anuales. Y su acristalamiento permite una gran cantidad de luz natural, lo que reduce la necesidad de iluminación artificial durante el día.

Espacios verdes

La sostenibilidad está presente tanto dentro como fuera del espacio de oficinas. De hecho, el color verde predomina en el exterior. Town Square es un espacio verde protegido con secuoyas de gran altura, y The Bowl es un patio estructurado como un anfiteatro que conecta MPK 21 con MPK 20, otro edificio que también Gehry construyó en el campus en el año 2015.

Asimismo, cuenta con un jardín en la azotea, con más de 200 árboles y un camino serpenteante de casi un kilómetro, donde los trabajadores podrán disfrutar de paseos antiestrés. Así, el edificio pone el acento en el contacto de los empleados con la naturaleza durante la jornada laboral, de tal forma que las zonas al aire libre puedan convertir las obligaciones laborales en algo más llevadero.

El edificio MPK 21 de Facebook intenta crear espacios placenteros para que sus empleados puedan hacer “su mejor trabajo”, destaca en un vídeo promocional Janelle Gale, vicepresidenta de Recursos Humanos de la compañía.

Área de trabajo

El edificio fue diseñado para promover el trabajo en equipo y permitir a los empleados de Facebook desempeñar mejor sus funciones. En el interior se añade un espacio de trabajo abierto enfocado a fomentar la colaboración entre los diferentes equipos, así como áreas silenciosas para el trabajo que requiera de una mayor concentración.

El espacio diáfano se puede recorrer en un único pasillo que atraviesa toda la edificación. A lo largo de ese único camino se pueden encontrar cinco espacios gastronómicos, 15 instalaciones artísticas encargadas a través del programa de Facebook Artist in Residence, y un espacio de última tecnología para eventos y reuniones con capacidad para 2.000 personas.

El edificio fomenta el compromiso activo, dentro y fuera, con pasillos peatonales, acceso a varias áreas al aire libre, escaleras visibles y espacios de trabajo flexibles.

Medio Ambiente

Para Facebook era importante que MPK 21, ubicado en una antigua área industrial desocupada, fuera coherente con el entorno natural y las comunidades vecinas. Además de un buen lugar para trabajar, también persiguen con este edificio cuidar del medio ambiente.

De esta manera, MPK 21 está diseñado para reducir el impacto medioambiental y mejorar el bienestar de los empleados. La compañía inscribió a este edificio en la opción de energía ECO100 de Península Clean Energy, para reducir su huella de carbono y ayudar a Menlo Park a alcanzar sus objetivos de acción climática.

Futuras instalaciones

Pero el proyecto de Facebook en Menlo Park no acaba ahí. MPK 21 forma parte del nuevo campus que Facebook construye en esa área, que cuando se complete será aún más amplia.

La compañía tiene previsto el próximo año completar un parque con una plaza pública y espacio para albergar, entre otros eventos, los festivales de Facebook y otros programas locales.

Un punto destacado del proyecto será un puente comunitario para bicicletas y peatones sobre la autopista conocida como Bayfront Expressway, que conectará el campus de Facebook y la zona residencial con senderos recreativos y parques a lo largo de la Bahía de San Francisco. De hecho, Facebook también tiene planes para Willow Village, un distrito urbano de 24 hectáreas emplazado en las oficinas centrales de la compañía en el área de Menlo Park. Desde Facebook destacan que son sinónimo de comunidad, y ese compromiso lo quieren extender desde la comunidad virtual a la comunidad física en esa zona de California.

Desde hace algunos años, el mundo empresarial intenta combinar espacios arquitectónicos y verdes, al entender que el bienestar de los empleados influye directamente en la productividad laboral diaria. Facebook acaba de presentar este mes este nuevo edificio de alta sostenibilidad, y también recientemente anunció su compromiso de usar 100% energía renovable en el conjunto de sus instalaciones para el año 2020. Todos ellos objetivos, compromisos, proyectos y acciones encaminadas al desarrollo sostenible.

 

Fuente: Construible.es


Entreplanosoctubre 3, 2018
parque-solar-cauchari-jujuy-366631-1280x719.jpg

5min159

El parque solar de Cauchari con financiamiento del Eximbank de China aspira a ser el más alto del mundo a 4.200 metros sobre el nivel del mar y el más grande de Sudamérica. Ubicado en la Puna jujeña, este megaproyecto del gobierno de la provincia de Jujuy tiene como socios a las comunidades aborígenes.

Mario Pizarro, secretario de Energía provincial, dijo que esta obra que prevé la construcción de tres parques de 100 megavatios cada uno: Cauchari 1, 2 y 3. “Ahora estamos bastante avanzados en la construcción simultánea de estos tres parques, que se van a conectar a una red nacional para la venta de energía fotovoltaica al mercado eléctrico mayorista que administra Cammesa, quien garantizó la compra a 60 dólares el megavatio”, dijo.

La radiación solar en la Puna argentina es de 2.500 kilowatts por metro cuadrado, sólo comparable con el desierto del Sahara.

Los 300 megavatios de energía fotovoltaica pertenecerán a la estatal Jujuy Energía Minería Sociedad del Estado (JEMSE), que cuenta con 390 millones de dólares para la instalación de las Cauchari, financiados por el Eximbank. “Las empresas chinas Shanghai Electric, Power China (proveedor) y Talesun colaboran en la construcción y montaje del parque. “Cuando esté terminado, tendrá en su momento pico más de 600 personas trabajando de forma directa e indirecta”, aseguró Pizarro.

Los trabajos de construcción civil, la apertura de caminos internos y el cercamiento de los terrenos, entre otras labores, ya comenzaron. El parque ocupará más de 800 hectáreas ubicadas en el departamento de Susques, aledaño a las comunidades originarias de Pueblo de Atacama, Olaroz Chico, Catua y Susques. “Estos terrenos pertenecen a los aborígenes, por lo que hubo que cumplir con una serie de normativas establecidas para el trabajo con ellos, como las consultas previas y todos los mecanismos de la Constitución”, indicó Pizarro.

“Con los parques solares y la generación de energía vamos a lograr el desarrollo social y económico de nuestro pueblo”, aseguró el funcionario. “Creemos que para fines de marzo de 2019 vamos a estar inyectando nuestra energía a la red interconectada y vendiendo esta energía, que es de los jujeños”.

“Estos terrenos pertenecen a los aborígenes, por lo que hubo que cumplir con una serie de normativas establecidas para el trabajo con ellos, como las consultas previas y todos los mecanismos de la Constitución nacional”.

El ministro del gobernador Gerardo Morales explicó que su provincia “tiene la perspectiva de continuar en la construcción de los parque solares porque tenemos algo que nos regala la naturaleza, que es inagotable y nos permite encontrar una fuente de riqueza para empezar a lograr ese desarrollo económico y social”.

“La zona tiene casi 2.500 kilowatts por metro cuadrado, sólo comparable con el desierto del Sahara. Pero sin dudas la generación fotovoltaica a 4.200 metros sobre el nivel del mar será una característica única de los parques de Cauchari”, aseguró Carlos Oheler Dos, presidente de JEMSE. Por esta región, explicó, pasan gasoductos y existe toda una infraestructura de servicio creada para las plantas industriales de las zonas aledañas, vinculadas a la explotación de litio en salares, entre otros minerales.

“Las Cauchari vienen a ser un complemento interesante para el desarrollo de actividades industriales, ya que toda la zona es minera por excelencia, con yacimientos que pueden ser explotados a partir de la disponibilidad de energía”, sostuvo el presidente de JEMSE. “Para nosotros es sin dudas el negocio más importante que tenemos en ejecución, no sólo por la envergadura de la inversión sino porque abre una perspectiva directa a la generación de energía renovable internacional”, destacó.

 

Fuente: Perfil.


Entreplanosoctubre 2, 2018
Oficinas-Saint-Gobain-1.jpg

3min143

Las oficinas de Saint Gobain, grupo al que pertenecen las marcas Weber, Isover, Tuyango, Sekurit, Doble A, Norton, Megaflex, PAM, ubicadas en la Torre de las Naciones partido de Tigre, obtuvieron la certificación LEED (Leadership in Energy & Environmental Design) Nivel Oro.

Este sello de calidad internacional, refleja el compromiso de la compañía con la construcción sustentable, así como la responsabilidad asumida por la firma en el cuidado de los recursos agotables. Muestra de ello es que el proyecto de Saint-Gobain obtuvo el cuarto puntaje más alto de los certificados emitidos hasta el momento en Argentina.

Las oficinas recibieron la distinción debido a las decisiones de diseño y construcción adoptadas. A partir de las mismas se alcanzaron beneficios sustanciales como un ahorro en la potencia de iluminación del 41% y de agua en un 43%.

Puntos destacados:
• Se recuperó el 43% de los elementos constructivos existentes
• 17% del presupuesto de obra civil corresponde a elementos con contenido reciclado
• 39% del presupuesto de obra civil corresponde a elementos producidos localmente (extraídos y procesados en un radio de 800 km)
• Se realizó una auditoría independiente de las instalaciones con mayor uso de energía: climatización, ventilación, iluminación y agua caliente
• 94% de los equipos de oficina cuenta con certificación Energy Star de ahorro de energía
• 100% de los equipos de climatización tienen refrigerantes de bajo o nulo impacto en la atmósfera
• 65% de los espacios regularmente ocupados cuentan con sensor de luz natural o de movimiento
• 84% de los espacios regularmente ocupados tienen acceso a la luz natural, y 90% tienen acceso a visuales sin obstrucciones
• 81% del estacionamiento se encuentra bajo techo, reduciendo el efecto isla de calor
• El proyecto adquirió certificados de energía renovable para para favorecer la generación sustentable
• El proyecto incorporó controles de medición de calidad del aire.
• Se utilizaron pinturas, adhesivos y solados de baja emisión, para cuidar la calidad del aire
• Se incorporaron cestos de recolección de residuos diferenciada, para recuperar los elementos reciclables
• Se incorporó un bicicletero y una ducha para promover la movilidad sostenible
• Está emplazado en una zona de fácil accesibilidad, próximo a medios de trasporte (trenes y colectivos) que cuentan con una frecuencia combinada de más de 200 viajes por día. Además los alrededores del mismo presentan al menos menos 10 servicios básicos (banco, museo, restaurant, farmacia, supermercado, parques, etc.) en un radio de 800 metros.

El proyecto estuvo a cargo del Estudio Rosellini Arquitectura.


Entreplanosagosto 24, 2018
Tren-de-la-Quebrada.jpg

4min362

El turismo sustentable se impulsará en pocos años con los viajes turísticos en tren desde la Puna a Machu Picchu gracias al avance de la tecnología y las energías renovables.

En febrero se inició la obra del Tren de la Quebrada con el tendido de rieles en Jujuy, que cuenta con una inversión de u$s 9 millones por parte de la provincia. El mismo seguirá la traza del ex ferrocarril Belgrano Cargas, el cual fue desactivado hace 25 años. Se trata del paso por el famoso Camino del Inca, que constituyó la primera ruta de comercio de América del Sur. Además de reacondicionar las vías, se recuperarán las viejas estaciones del tren que fueron diseñadas por los ingleses a principios del siglo XX. Cada estación presentará una temática vinculada con la cultura, el carnaval y la gastronomía jujeña.

Inicialmente el tren turístico que circulará por el corredor ferroviario de La Quebrada constará de un coche motor y un vagón, con capacidad para 240 pasajeros. Su valor diferencial con respecto a otros trenes locales será la incorporación de paneles fotovoltaicos en los techos que lo harán funcionar con energía solar, aunque también podrá operar con diesel.

En 2018 está previsto concluir con 20 kilómetros de vías desde Volcán a Purmamarca y Maimará; en el primer semestre la obra avanzó 8 kilómetros. Y en 2019 la traza permitirá conectar con Humahuaca y La Quiaca. Para esa segunda etapa el gobierno jujeño solicitará un préstamo por u$s 6 millones al Banco Interamericano de Desarrollo.

En el futuro, también será podrá extender su recorrido a Uyuni y el lago Titicaca, en Bolivia, y conectar con el tren que enlaza a Cuzco con Machu Picchu en Perú. Por lo que se convertirá en el segundo tren a energía solar en el mundo, después del de Byron Bay Train en Australia -a 600 kilómetros al norte de Sydney-, el cual fue inaugurado en diciembre del año pasado.

Tanto especialistas internacionales que estuvieron involucrados en el desarrollo del Byron Bay Train, como técnicos jujeños del parque solar provincial Cauchari participarán en conjunto en el diseño del prototipo del tren solar argentino.

La travesía durará tres horas para ir entre Volcán y Maimará, y trasladará a unos 700 pasajeros por día (tres viajes de ida y vuelta). El primer tramo se inaugurará en agosto del próximo año.

 

Por Cristian Orquera.


Entreplanosagosto 17, 2018
fiori3-1280x720.jpg

2min186

Hablar de sostenibilidad es fácil pero transformar las palabras en obras concretas es otra historia, por eso compartimos una maravilla de arquitectura en Colombia.

Algunas empresas hacen pequeños cambios y evalúan planes para ser más eficientes y sostenibles, sin embargo para los creadores de este maravilloso monumento sostenible la relación armoniosa con el planeta no es una opción.

Hablar de sotenibilidad es fácil pero transformar las palabras en obras es otra historia. En Colombia se ha logrado marcar la pauta en temas de construcción, arquitectura y desarrollo sostenible con un edificio que ostenta el jardin vertical más grande a nivel mundial.

El edificio Santalaia cuenta con 3mil 100 metros cuadrados de verde natural que desafian todas las leyes de gravedad. Esta estructura cuenta con 115 mil plantas que dan aire y verdor al edificio de Bogotá y su alrededores.

El proyecto, ideado e impulsado por el biólogo alicantino Nacho Solano después de varios años de trabajo, es además una espectacular pared natural que contrarresta los efectos contaminantes de la ciudad, absorbiendo los gases que expulsan hasta 745 coches.

“En una pared de 60 metros cuadrados, las plantas son capaces de filtrar 40 toneladas de gases nocivos, 15 kilos de metales pesados y otros 30 de polvo al año. Ahora, si tú haces una regla en proporción de los 3.200 metros cuadrados de Santalaia, hazte una idea”, indica Solano respecto a esta asombrosa “montaña verde” incrustada al edificio, que ha sido elogiada por sus enormes beneficios al medio ambiente en un documental de National Geographic.

La Arquitecura sustentable en nuestros días esta en aumento, incorporando elementos como materiales de construcción innovadores, reciclables, iluminación, manejo de desechos sólidos, recursos naturales y armonía con el medio ambiente.


Entreplanosagosto 15, 2018
arq.verdeg915-1280x951.jpg

5min159

La arquitectura sustentable, que promueve la eficiencia energética y el uso de recursos alternativos, en Uruguay se abre camino.

En los últimos seis años, en la arquitectura local del país oriental empezó a manejarse una sigla que hasta ese momento no era parte de la jerga habitual: LEED. Su significado corresponde a Leadership in Energy & Environmental Design, un programa de certificación que otorga el Consejo de Edificios Verdes de Estados Unidos (USGBC, por su sigla en inglés), en varias categorías (Certified, Silver, Gold y Platinum), según su grado de compromiso con estándares de sustentabilidad.

Para el arquitecto Ernesto Kimelman, del estudio Kimelman Moraes, un edificio LEED tiene un costo que puede ir del 3,5 al 5% más que uno tradicional. “A veces se da que el mayor costo lo tiene que erogar quien lo desarrolla, pero los beneficios del edificio más eficiente en términos de iluminación y acondicionamiento térmico los disfruta el inquilino”, explicó a galería. Según Kimelman, el ahorro energético que puede lograrse con construcciones de esas características puede ser entre 7 y 8% menos en lo que respecta a costos operativos.

Para quien hace el proyecto, sin embargo, puede darse un beneficio, que tiene que ver con el valor de la construcción. Kimelman dijo que, si bien no está probado, se estima que el valor inmobiliario de un edificio con certificación LEED puede ser de hasta un 7,5% más que uno que no cuenta con esa certificación.

Otro de los pioneros en la construcción sustentable local es el arquitecto Carlos Ponce de León, responsable de varios emprendimientos en Uruguay y en el exterior. Comenzó a trabajar con arquitectura sustentable cuando en 2004 ganó, junto a Carlos Ott, un concurso para diseñar la sede de Tata Consulting Services en la India. Ubicado en la ciudad de Chennai, se trata de un complejo de 19 edificios donde trabajan 32 mil desarrolladores de software.

Mientras estaban en obras, los responsables de Tata decidieron certificar la primera etapa de las construcciones del campus. Finalmente, consiguieron la certificación LEED Platinum, la máxima que se puede obtener.

Si construir un proyecto de esas dimensiones para los arquitectos ya era un desafío, incorporar un sello sustentable generaba aún más demandas. Como la temperatura en la zona puede rondar los 50 grados, diseñaron edificios con techos grandes que pudieran proyectar sombras grandes, y de esa manera lograron reducir la temperatura del lugar en 10 grados. También generaron corredores entre las torres que permiten la circulación de aire sin necesidad de utilizar equipos acondicionados, e instalaron dos grandes lagos donde se junta agua en épocas de lluvias intensas para utilizarla en momentos de sequía. Tuvieron muy en cuenta la orientación: los edificios están perpendiculares a la costa para aprovechar la brisa del océano que se levanta a media tarde.

Años después, y luego de la experiencia en India, Ponce de León diseñó el edificio Celebra de Zonamerica, que tiene certificación LEED Gold, la más alta que existe hasta hoy en una construcción uruguaya. El edificio de siete plantas y subsuelo fue inaugurado en 2015. Tiene un sistema inteligente de consumo de agua; paneles solares que permiten ahorrar un 18% su consumo energético, y el 90% de la edificación cuenta con luz natural.

Ponce de León también está trabajando en Lux, un edificio de oficinas en Punta de Carretas, en proceso de certificación, que tendrá entre sus particularidades un jardín vertical de 10 pisos. También buscará la certificación LEED para un proyecto del que participa junto a su colega Juan Diego Vecino en Santa Fe (Argentina) para construir un campus de innovación tecnológica.

Además, Ponce de León tiene previsto un edificio de apartamentos en Carrasco, donde además de tramitar la certificación LEED, intentará que sea la primera obra en Uruguay en contar con el sello BREEAM, el que otorga un organismo británico que garantiza la sustentabilidad arquitectónica.

Fuente: Semanario Búsqueda.



Auspician Entreplanos




Newsletter