Entreplanosjulio 27, 2018
proyectos-1280x853.jpg

5min282

Las incumbencias del arquitecto lo habilitan para “ejecuta obras”, para cumplir las tareas y adquirirlas responsabilidades técnicas para su construcción. La práctica de dicha modalidad requiere del profesional actuante, además, habilidad y experiencia para desempeñarse en las áreas comercial y empresarial y ejecutividad para el manejo del proceso constructivo, la conducción del personal y de los subcontratistas, actividades que no demandan una habilitación especial, pero sí formación y experiencia adecuadas, al tiempo de contar con asesoramiento legal y contable. El arquitecto que se inicia dentro de la modalidad de “Proyecto y Construcción”, deberá adquirir o perfeccionar sus conocimientos, habilidades y experiencias en áreas tales como: conducción de personal, relaciones laborales, cuestiones previsionales; seguridad, seguros, ART; manejo del problema financiero y bancos; liquidaciones, normas de facturación e impuestos; programación, seguimiento y control del proceso constructivo; uso de maquinaria y coordinación de subcontratista; entre otras disciplinas.

La modalidad de “Proyecto y Construcción” ha dado lugar a prácticas donde lo profesional no siempre aparece correctamente deslindado de lo comercial, circunstancia que conspira contra el prestigio de la profesión. La citada modalidad presenta entonces facetas las cuales obligan a todos los profesionales a observar cuidadosamente las disposiciones del Código de Ética profesional, entre ellas:

• “Es deber primordial de los profesiones respetar y hacer respetar todas las disposiciones legales y reglamentarias de la profesión. Es también deber primordial de los profesiones velar por el prestigio de la profesión”.
• “Contribuir con su conducta profesional y por todos los medios a su alcance, a que en el consenso público se forme y se mantenga un exacto concepto del significado de la profesión en la sociedad, de la dignidad que la acompaña y del alto respeto que merece”.
• “No ejecutar actos reñidos con la buena técnica, aun cuando pudiere ser en cumplimiento de órdenes de autoridades, mandantes o comitentes”.
• “Oponerse como profesional y en carácter de consejero del cliente, comitente o mandante, a las incorrecciones de éste en cuanto atañe a las tareas profesiones que aquel tenga as u cargo, renunciando a la continuación de ellas si no puede impedir que se lleven a cabo”.
• “No ofrecer, por medio alguno, la prestación de servicios cuyo objeto, por cualquier razón de orden técnico, jurídico, reglamentario, económico o social, etc., sea de muy dudoso o imposible cumplimiento, o si por sus propias circunstancias personales el profesional no pudiere satisfacer”.
• “No asumir en una misma obra funciones de director al mismo tiempo que las de contratista total o parcial”. En este aspecto, se considera necesario aclarar que el Contratista de “Proyecto y Construcción”, no dirige la obra por encargo del comitente ni percibe honorarios por ello, que en cambio asume las responsabilidades como constructor y debido a las particularidades de su contrato, las correspondientes a las de director, con el objeto de “controla la fiel interpretación de los planos y de la documentación técnica que forma parte del proyecto”.
• “Advertir al cliente los errores en que éste pudiere incurrir, relacionados con los trabajos que el profesional proyecte, dirija o conduzca, como así también, subsanar los que él mismo pudiera haber cometido y responder civilmente por daños o perjuicios conforme la legislación vigente”.
• “Manejar con la mayor discreción los fondos que el cliente pusiere a su cargo, destinados a desembolsos exigidos por los trabajos a cargo del profesional y rendir cuentas claras, precisas y frecuentes, todo ello independiente y sin perjuicio de lo establecido en las leyes vigentes”.


Entreplanosjulio 13, 2018
budget.jpg

4min154

Siempre es conveniente que el profesional arquitecto realice un presupuesto para estimar el costo de producción de un proyecto. Debería desarrollarlo, idealmente, antes de convenir el honorario con su comitente, única manera de no cometer errores que puedan hacer peligrar una lógica y esperada utilidad. La experiencia del arquitecto debería llevarlo a fijar este último concepto con prudencia, teniendo en cuenta que sería la única variable de ajuste en caso de tener que afrontar una negociación.

El presupuesto deberá siempre tener en cuenta los siguientes conceptos e ítems:

Gastos directos: Son los costos y gastos posibles de asignar exclusivamente a un trabajo determinado. Entre ellos, los más representativos son los honorarios y/o retribución (incluyendo cargas sociales) de profesionales, dibujantes, operadores de programas de diseño asistido, los honorarios de asesores y consultores de las especialidades intervinientes en el proyecto, los honorarios y/o gastos por gestión de trámites municipales, las retribuciones de administrativos afectados directamente a la ejecución del trabajo, las cargas sociales, vacaciones, aguinaldo, etc., sobre los salarios del personal administrativo en relación de dependencia, afectado directamente al trabajo, los gastos de ploteos, copias de planos, fotocopias, carpetas, etc.

Gastos indirectos: También denominados “Gastos generales”, son los costos y gastos que existen independientemente de los originados por el encargo. Conviene que el arquitecto lleve registro estadístico de sus ingresos, de sus gastos generales y del porcentaje o incidencia de los segundos sobre los primeros, incidencia que tiende a reducirse a medida que aumenta el ingreso. A los efectos de elaborar un presupuesto, los gastos generales pueden ser considerados como un factor o valor promedio a aplicar sobre los gastos directos mencionados entre los Gastos Directos. Entre los Gastos Indirectos más significativos se encuentran las retribuciones de personal administrativo y/o técnico afectado a tareas generales del estudio, las cargas sociales, vacaciones, aguinaldo, etc, sobre los salarios del personal administrativo y/o técnico en relación de dependencia, afectado a tareas generales del estudio, el alquiler, expensas, tasas e impuestos, la energía, gas, teléfono, obras sanitarias, Internet, la amortización del equipamiento del estudio(mobiliario, equipos, hardware), el instrumental de dibujo, software, biblioteca, la suscripción de revistas, el asesoramiento legal, contable e impositivo, los útiles y materiales de dibujo y oficina, insumos para computación, los gastos de movilidad, el correo, mensajería, gastos bancarios, los seguros por robo, incendio, accidentes personales, el seguro de responsabilidad profesional, las matrículas profesionales, cuotas societarias, los aportes provisionales, la limpieza del estudio, cafetería, entre otros.

Gastos de promoción y organización: Aquellos originados por las acciones para lograr la obtención de contratos profesionales y para organizar y conducir la actividad interna del estudio con la finalidad de perfeccionar, apoyar y hacer más eficiente la prestación de los servicios profesionales. Estos gastos pueden estimarse por separado de los gastos generales o en conjunto con ellos.

Impuesto al Valor Agregado: Cuando la condición IVA del comitente determina que este impuesto sea facturado por separado del honorario, no tiene incidencia en el honorario y por ende no lo afecta. Pero el arquitecto debe aclarar a su comitente, desde el primer momento, que el honorario a convenir se verá incrementado por la alícuota vigente.


Entreplanosjunio 25, 2018
steelyrequisitos.jpg

6min611

El crecimiento del Steel Framing en nuestro país, hecho por un lado auspicioso por las ventajas de todo tipo que representa, trae aparejado por otro lado problemas asociados a los mensajes engañosos de algunas empresas constructoras de viviendas con sistemas cerrados basados en estructuras de perfiles de acero galvanizado. Estas empresas, muchas veces fácilmente identificables por su publicidad en medios masivos, tienden a confundir a los usuarios finales con soluciones rápidas, de bajo costo y con cerramientos exteriores “tradicionales” creando falsas expectativas y lo que es más riesgoso, proponiendo soluciones que carecen de la necesaria verificación estructural y de comportamiento higrotérmico.

El Steel Framing es un sistema abierto, pero que requiere, en todos los casos, realizar cálculos estructurales para verificar la resistencia del conjunto ante las cargas exteriores: viento, sismo, nieve, etc. También es necesario verificar el comportamiento de los anclajes de la estructura a la fundación, cosa fundamental en cualquier obra, y especialmente importante en el Steel framing, dado el bajo peso de la construcción, verificando además el cumplimiento de los estándares higrotérmicos mínimos recomendados.

En Argentina, a diferencia de América del Norte o de Europa, no existe un código de edificación (IBC International Building Code en el primer caso, EN Eurocódigos en el segundo) que establezcan los requerimientos que deben cumplir las construcciones civiles.

Cada Municipio posee sus propias reglamentaciones constructivas a través de sus códigos de edificación, lo cual hoy parece absurdo, considerando que nuestro país cuenta con más de 1000 municipios, pero es así.

Hay que tener en cuenta que el código de edificación más avanzado es el de la Ciudad de Buenos Aires, que es de 1943, con posteriores “parches” a través de ordenanzas y leyes que han tratado de actualizarlo, cosa obtenida a medias.

Las actuales autoridades de la Ciudad de Buenos Aires están trabajando en el proyecto de un nuevo código, que estará dividido en dos secciones: la que establece requisitos urbanísticos (a aprobar por la Legislatura de la Ciudad) y un Reglamento Técnico, cuya aprobación y actualización estará a cargo de cuerpos técnicos. La primera sí debe ser potestad de cada municipio, pero el Reglamento Técnico debería ser válido para cualquier tipo de construcción, ya que deberá establecer las denominadas “reglas del arte” o mejor dicho, todo el conjunto de Reglamentos (CIRSOC en este caso), Normas y demás requisitos técnicos que deben cumplir las construcciones, sin importar dónde se realicen. Este Reglamento deberá tener la posibilidad de actualizarse en forma periódica, sin necesidad de recurrir a leyes (como es actualmente) ya que la evolución de los materiales y técnicas constructivas es constante y no puede quedar supeditada a aprobaciones de cuerpos legislativos que no tienen los conocimientos técnicos necesarios. Pero aun cuando este código y su Reglamento estén vigentes, serán sólo válidos en CABA.

Esperemos que las demás ciudades de nuestro país adopten el Reglamento, pero esto dependerá de cada Municipio. Por lo tanto, no existe hoy un cuerpo legal o normativo que defina específicamente qué es Steel Framing y sus requisitos.

El INCOSE, por su parte, ya envió al gobierno de la Ciudad de Buenos Aires toda la información técnica referida al Steel Framing, basada fundamentalmente en el Manual de Recomendaciones para Construir en Steel Framing.

Adicionalmente, la Resolución 5-E que declara al Steel Framing como sistema tradicional, eximiéndolo de la necesidad de presentar el CAT (Certificado de Aptitud Técnica), establece en su Anexo 2 los requisitos mínimos que deben cumplir las construcciones realizadas con dicho sistema. Y en este Anexo se indica que, junto con los planos de taller y montaje, el responsable técnico deberá presentar la memoria de cálculo de la estructura, realizada de acuerdo al reglamento nacional CIRSOC 303, cosa que incluye las verificaciones de rigidez global y el dimensionamiento y ubicación de los anclajes a la fundación.

El Steel Framing como tal, ha sido efectivamente declarado sistema tradicional, pero esto no implica que no se deban exigir los requisitos de seguridad estructural y habitabilidad de cualquier construcción civil. A esto apunta el Anexo 2 de la Resolución 5-E.

Por lo tanto, ante la inexistencia de reglamentaciones específicas, los usuarios finales tienen el derecho de exigir a los profesionales proyectistas y constructores el cumplimiento fehaciente de lo indicado en el Anexo 2, para asegurar así la durabilidad y el confort higrotérmico que brindan las construcciones en Steel Framing.

Por el Ing. Francisco Pedrazzi, vicepresidente del INCOSE.


Entreplanosmayo 23, 2018
arquitecto.jpg

6min401

El pasado martes 15 de mayo, el Ministerio de Educación a través del Boletín Ofical de la República Argentina publicó la Resolución 1254/2018, que determina la modificación de las incumbencias profesionales reservadas al título de Arquitecto.

Este Consejo Profesional tomó conocimiento de la medida luego de la publicación de referencia, por lo que se encuentra analizando la mejor medida a tomar en defensa de las incumbencias profesionales, en forma individual o colectiva (es decir, con otras entidades profesionales cuyos matriculados se ven afectados por los alcances de esta Resolución), la que será comunicada a todos los arquitectos por este medio.

ARTÍCULO 25.- Modificar la Resolución Ministerial Nº 498 de fecha 11 de mayo de 2006, reemplazando el Anexo V ACTIVIDADES PROFESIONALES RESERVADAS AL TÍTULO DE ARQUITECTO por el Anexo XXII (IF-2018-06554793-APN-SECPU#ME) que forma parte integrante de la presente Resolución.

AHORA

  • Diseñar, calcular y proyectar estructuras, edificios, conjuntos de edificios y los espacios que ellos conforman, con su equipamiento e infraestructura, y otras obras destinadas al hábitat humano, en lo concerniente al ámbito de su competencia.
  • Dirigir y controlar su construcción, recuperación, renovación, rehabilitación, refuncionalización y demolición.
  • Certificar el funcionamiento y/o condición de uso o estado de lo mencionado anteriormente.
  • Proyectar, dirigir y evaluar lo referido a la higiene y seguridad en lo concerniente a su actividad profesional.
    Resolución 1254/2018 | Ver Anexo 22

ANTES

  • Diseñar, proyectar, dirigir y ejecutar la concreción de los espacios destinados al hábitat humano.
  • Proyectar, dirigir y ejecutar la construcción de edificios, conjuntos de edificios y los espacios que ellos conforman, con su equipamiento e infraestructura y otras obras destinadas al hábitat humano.
  • Proyectar, calcular y dirigir y ejecutar la construcción de estructuras resistentes correspondientes a obras de arquitectura.
  • Proyectar, calcular y dirigir y ejecutar la construcción de instalaciones complementarias correspondientes a obras de arquitectura, excepto cuando la especificidad de las mismas implique la intervención de las ingenierías.
  • Proyectar, dirigir y ejecutar obras de recuperación, renovación, rehabilitación y refuncionalización de edificios, conjuntos de edificios y de otros espacios, destinados al hábitat humano.
  • Diseñar, proyectar, dirigir y ejecutar la construcción del equipamiento interior y exterior, fijo y móvil, destinado al hábitat del hombre, incluyendo los habitáculos para el transporte de personas.
  • Diseñar, proyectar y efectuar el control técnico de componentes y materiales destinados a la construcción de obras de arquitectura.
  • Programar, dirigir y ejecutar la demolición de obras de arquitectura.
  • Realizar estudios, proyectar y dirigir la ejecución de obras destinadas a la concreción del paisaje.
  • Efectuar la planificación arquitectónica y urbanística de los espacios destinados a asentamientos humanos.
  • Proyectar parcelamientos destinados al hábitat humano.
  • Realizar medición y nivelación de parcelas con el objeto de concretar la ejecución de obras de arquitectura.
  • Realizar estudios e investigaciones referidos al ordenamiento y planificación de los espacios que conforman el hábitat y a los problemas relativos al diseño, proyecto y ejecución de obras de arquitectura.
  • Asesorar en lo concerniente al ordenamiento y planificación de los espacios que conforman el hábitat y a los problemas relativos al diseño, proyecto y ejecución de obras de arquitectura.
  • Participar en planes, programas y proyectos de ordenamiento físico-ambiental del territorio y de ocupación del espacio urbano y rural.
  • Participar en la elaboración de normas legales relativas al ordenamiento y planificación de los espacios que conforman el hábitat humano.
  • Participar en la elaboración de planes, programas y proyectos que no siendo de su especialidad afecten al hábitat humano.
  • Realizar relevamientos, tasaciones y valuaciones de bienes inmuebles.
  • Realizar arbitrajes, peritajes, tasaciones y valuaciones relacionadas con el ordenamiento y planificación de los espacios que conforman el hábitat y con los problemas relativos al diseño, proyecto y ejecución de obras de arquitectura.
  • Proyectar, ejecutar, dirigir y evaluar todo lo concerniente a la higiene y seguridad en obras de arquitectura.

 

Fuente: Boletín oficial de la República Argentina


Entreplanosmayo 21, 2018
obra-arquitecto.jpg

6min140

La actividad del arquitecto como “Proyectista y Director de obra” afecta no solo a los intereses de su comitente, sino también, a la seguridad, la calidad de vida y los bienes de los futuros usuarios del edificio, de los vecinos linderos y de la comunidad en general. Son varios los organismos que de una u otra forma reglamentan el ejercicio profesional requiriendo el cumplimiento de normas y procedimientos, ejerciendo controles sobre la actividad del arquitecto, la construcción de la obra y el edificio. El arquitecto debe estar matriculado en el Consejo o Colegio Profesional con jurisdicción sobre la obra. La matriculación en el Consejo Profesional de Arquitectura y Urbanismo es obligatoria para ejercer la profesión en el ámbito del Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y en la Jurisdicción Nacional, ante autoridades y tribunales nacionales. Vale recordar que los Consejos o Colegios provinciales son los encargados de fiscalizar el ejercicio profesional en sus respectivas jurisdicciones. Diversas municipalidades requieren la inscripción del arquitecto previo a todo otro trámite y como Director de obra debe firmar los planos y demás documentaciones requeridas por ellas.

El arquitecto debe cumplir y/o hacer cumplir las formalidades requeridas por otros organismos oficiales o empresas, según la jurisdicción y la naturaleza de la obra. En la CABA, puede ser necesaria la presentación de planos y el trámite para su aprobación ante ciertas empresas prestatarias de servicios públicos. En estos casos, resulta conveniente que los pliegos de condiciones de los contratos de construcción prevean la obligación del contratista de confeccionar los planos y documentaciones que en cada caso puedan ser necesarios, así como la de realizar las gestiones para su aprobación o registro.

Los siguientes aspectos se refieren a algunas rutinas y tareas que usualmente debe realizar la Dirección de obra a los efectos de cumplir la normativa oficial vigente y las disposiciones de los pliegos de condiciones de los contratos de construcción, antes del comienzo de la construcción propiamente dicho. Antes del comienzo de la obra se recomienda al Director de obra proceder a:

• Constatar el estado de los planos y trámites de las diversas presentaciones que pueden ser necesarias según el tipo de obra: de arquitectura, estructura, instalaciones de incendio, sanitarias, eléctricas, electromecánicas, termomecánicas o ascensores y su ajuste con la documentación de proyecto.
• Verificar que los firmantes de la documentación necesaria para el inicio de las obras sean los profesionales quienes asumirán realmente tales roles, y en caso negativo, gestionar que se implementen los cambios correspondientes previo al inicio de las obras.
• La obra no puede ser iniciada sin contar con la documentación en regla incluyendo el permiso de obra.
• Cabe aclarar que las tareas de elaboración de planos reglamentarios y gestión de su aprobación no están comprendidas en un encargo de dirección de obra.

En toda obra es obligatoria la participación de un profesional habilitado responsable en Higiene y Seguridad (HS). Según la Resolución 498/2006 del Ministerio de Educación, Ciencia y Tecnología, el arquitecto tiene incumbencia para ejercer ese rol. La normativa vigente impide que el Director de obra ejerza el rol en la misma obra que dirige. En los pliegos de condiciones para obras a construir por un Contratista único o por un Contratista principal y en obras por contratos separados, se obliga al constructor a proveer los servicios y prestaciones de seguridad e higiene incluyendo la actuación del Profesional en HS. En ellos se dispone que el contratista sea responsable del cumplimiento del Plan de seguridad e higiene aprobado por la autoridad de aplicación, lo cual implica la implementación de programas, procedimientos, rutinas, medidas, dispositivos y elementos para proteger a las personas y a los bienes en la obra y su área de influencia. En ocasiones, dadas las características de las obras o los requerimientos del comitente, las obras se licitan incluyendo el proyecto de HS ejecutado por un profesional habilitado, quien en estos casos trabaja en forma coordinada con el proyecto de arquitectura y corresponde sea contratado por el comitente. Es recomendable que el comitente disponga que el mismo profesional efectúe el control del cumplimiento por parte del Contratista encargado de la ejecución de la obra. En todos los casos, se recomienda al DO, que si observa fallas en los dispositivos o precauciones de seguridad o si los considera insuficientes, informe inmediatamente al Profesional en HS y al contratista responsable, indicando la falla detectada, la disposición que contraviene y la orden para subsanarla, evitando señalar la forma de corregirla, para no adquirir una responsabilidad que no le compete.


Entreplanosmayo 7, 2018
contratista_-1280x853.jpg

5min1316

La denominada “Ayuda de gremio” conforma las tareas que un gremio realiza por y para otro, estableciendo así las primeras diferencias, ya que existen gremios que únicamente se ocupan de sus trabajos específicos, y muy difícilmente brinden alguna ayuda. A continuación, reproducimos un Informe de la Cámara Argentina de la Construcción (CAMARCO) donde se fijan las condiciones generales para todos los gremios:

1. Locales de uso común. Locales de uso común con iluminación destinada a vestuarios y locales sanitarios, quedando a cargo del subcontratista toda otra obligación legal o convencional.

2. Locales de uso exclusivo. Local cerrado de uso exclusivo del subcontratista con iluminación, para depósito de materiales, enseres y herramientas. Cerraduras, candados u otros elementos de cierre serán provistos por el mismo. El Subcontratista se obliga a trasladarse a otro local en caso de que las necesidades de obra así lo requieran.

3. Medios mecánicos y Mano de Obra. Facilitar los medios mecánicos de transporte que se disponga habitualmente en obra y de tipo y uso corriente; sin perjuicio de que en cada contrato se especifique o convengan prestaciones especiales. Colaboración para descarga de material y traslado del mismo, tratándose de elementos pesados y fijados en la propuesta del Subcontratista. Esta colaboración no superará la provisión de mano de obra en las condiciones estipuladas en la oferta del Subcontratista y aceptadas por el Contratista Principal.

4. Andamios. Provisión, armado y desarmado de andamios especiales, que serán convenidos en el contrato correspondiente. La provisión, el armado, desarmado y traslado de andamios livianos y caballetes queda a cargo del Subcontrastista.

5. Energía eléctrica. Proporcionar a una distancia no mayor de 20 metros del lugar de trabajo, fuerza motriz, si la hubiera disponible en obra, para las herramientas y un toma-corriente para iluminación.

6. Lugar para comer. El Contratista Principal proveerá un espacio de uso común para comer. En ningún caso se autoriza a comer en otros lugares de la obra que no sean los establecidos por el Contratista Principal. Durante la interrupción de las tareas, para la hora de comer, ningún obrero permanecerá en los lugares de trabajo. Esta disposición será reconsiderada por el Contratista Principal, en el momento y forma que éste lo crea oportuno y necesario, debiendo el Subcontratista acatar lo resuelto sin derecho a reclamación alguna.

7. Limpieza. La limpieza general de la obra queda a cargo del Contratista Principal, pero la limpieza del lugar de trabajo del Subcontratista queda a su cargo, debiendo éste acumular dentro del área y nivel en que desarrolla sus actividades y en lugar o lugares y en la forma que determine el Contratista Principal, desechos, basura y todo elemento inutilizado, para ser retirado durante la limpieza general.

8. Vigilancia. La vigilancia general de la obra está a cargo del Contratista Principal. Ello no implica responsabilidad de reposición por sustracciones, pérdidas o falta de materiales, enseres y herramientas del Subcontratista. El Contratista Principal se reserva el derecho de aplicar sistemas de controles al personal del subcontratista con los alcances que fija la ley laboral, igualmente lo podrá hacer en su vestuario, depósito etc., en cualquier momento que lo considere necesario. El Subcontratista podrá proveer su propia vigilancia complementaria a la existente, previa aprobación y autorización del Contratista Principal, sin que esta negativa fundada implique responsabilidad alguna para el mismo.

Vale señalar que el texto de la CAMARCO fija los límites a que se obliga el Contratista principal. Toda otra estipulación deberá ser convenida expresamente en el pliego de Condiciones Particulares para Prestaciones de Ayuda de Gremios.


Entreplanosmarzo 26, 2018
contrato-1280x720.png

4min348

La escasa envergadura o simplicidad de un encargo profesional no es motivo suficiente para omitir la redacción y firma de contratos. Tampoco lo es el conocimiento o familiaridad que pueden vincular al cliente y su arquitecto. La gran ventaja de los contratos es que lo escrito permanece, mientras que lo acordado informalmente puede ser olvidado o mal interpretado, razón por la cual es conveniente que el comitente suscriba con su arquitecto un convenio escrito con un claro detalle de las obligaciones de cada parte, resguardando de esta forma los derechos de ambos. Los honorarios por los servicios del arquitecto deben ser considerados como una sensata inversión, entre otras, por las siguientes razones:

  • Un proyecto bien concebido permite lograr sensibles economías, tanto en su construcción como durante la vida útil del edificio, y puede ser materializado evitando improvisaciones e imprevistos, responsables de prolongar innecesariamente el lapso de construcción y originar costos adicionales.
  • Un buen diseño y construcción aportan valor agregado al proyecto, conjuntamente con un mayor valor inmobiliario para una propiedad, más clientes para un comercio, mayor productividad en los lugares de trabajo.

Los honorarios profesionales deben retribuir:

a) La capacitación, creatividad, dedicación y responsabilidad del arquitecto.
b) La labor de los profesionales y personal técnico necesarios para cumplir el encargo.
c) Otros conceptos como amortización y gastos generales del Estudio, gastos directos, movilidad, seguros e impuestos.

El Decreto-Ley 7887/55, la Resolución de la Junta Central de Consejos Profesionales de Arquitectura, Ingeniería y Agrimensura del 12/04/1977 y la Resolución del Consejo Profesional de Arquitectura y Urbanismo (CPAU) del 02/05/2006 establecen que los honorarios del arquitecto que actúa como Director de proyectos y/o Director de obra, en obras que comprenden estructuras e instalaciones, resultan de la suma de los honorarios por proyecto y/o dirección de las obras de arquitectura, según lo dispuesto en el artículo 50 inciso 1) del Arancel, más los honorarios por proyecto y/o dirección de las obras de estructuras e instalaciones comprendidas en las primeras, según lo dispuesto en el inciso 2) del mismo artículo, con deducciones del 20% en el primer caso y del 7% en el segundo.

Estos honorarios son de aplicación siempre que no se haya pactado otra cosa, ya sea que el arquitecto contrate profesionales externos a su Estudio, que las tareas sean realizadas por profesionales de su Estudio o que las lleve a cabo personalmente, siempre bajo su coordinación, dirección y control, ya que es responsable del trabajo en su conjunto.

Se aclara que la desregulación de los honorarios, vigente desde el año 2001, permite acordar los honorarios mediante otros procedimientos, escalas y tasas a convenir libremente entre las partes. El Arancel Profesional también establece que el comitente debe abonar los gastos especiales originados con motivo de consultas con especialistas, presentaciones especiales, retribución de sobrestantes, viáticos y otros gastos extraordinarios no comprendidos en los honorarios del arquitecto.

Solo respetando estos alcances trabajaremos sobre la base de relaciones sanas entre el Arquitecto y su Comitente.


Entreplanosfebrero 23, 2018
techos-verdes-nota-1280x576.jpg

4min702

Cada vez son más las terrazas verdes que renuevan y dan vida a ese ambiente descubierto, poco armonioso, donde coexistían: cableado, cañerías y unidades externas de aires acondicionados, como en una “suerte” de depósito externo. Ahora favorecido no solo por el plus de estética, sino por su funcionalidad en términos de eficiencia energética.

A la hora de proyectar una obra, ya sea una vivienda o un edificio, uno de los planteos más frecuentes es cómo mejorar la eficiencia energética. Existen varias alternativas que van desde el diseño y el empleo de diversos materiales, hasta la incorporación de equipos para operar con energías alternativas, como es el caso de la solar a través de paneles fotovoltaicos que son situados en los techos. Precisamente allí es donde está empezando a evolucionar la infraestructura tradicional por una más verde.

Con el nuevo etiquetado energético se le asigna a las viviendas una mejor valoración en la escala de calificación al no limitarse exclusivamente al uso de energías convencionales. De momento esto se traduce solo en un ahorro de energía, pero también impactará en el sector inmobiliario.

En relación a las cubiertas vegetales, cada vez están más en auge y no se limitan a ser una simple tendencia en diseño. Además de beneficiar al medioambiente, en países como México incrementan el valor del inmueble entre el 5 y 20 por cierto.

Pero esta moda que aspira a instaurarse también en Argentina proviene de los países nórdicos, donde surgió como una cubierta vegetal para controlar la humedad y regular la temperatura en el interior a través de su inercia térmica. Por ejemplo, en Noruega, Islandia o Canadá se emplea como aislación para contrarrestar las bajas temperaturas, mientras que en Tanzania lo implementan para conservar el fresco en el interior.

En cuanto a asumir un verdadero compromiso ambiental, cabe citar a Dinamarca. En la ciudad de Copenhague ya es un requisito contar con un techo verde en las nuevas obras. Además pretende cubrir la totalidad de las construcciones en el 2025 con el objetivo de convertirse en la primera capital del mundo en no emitir carbono.

Otra de las ventajas de esta cubierta vegetal reside en reducir el “efecto de isla de calor”, el cual está presente en las ciudades por la alta densidad de edificios. Esto implica un incremento de 10 grados en proporción a la periferia urbana.

 

La cubierta vegetal en la certificación LEED

Entre las herramientas dispuestas para la certificación ambiental de edificios LEED se estipula como estrategia sostenible la instalación de cubierta vegetal, tanto por sus beneficios medioambientales como económicos: acota la cantidad de corriente de agua de lluvia; filtra contaminantes y dióxido de carbono del aire; disminuye el consumo de energía al proporcionar aislamiento térmico; protege la cubierta de la radiación solar y las tormentas por lo que extiende su vida útil; crea un espacio verde para el cultivo o el esparcimiento.

 

Por Cristian Orquera.


Entreplanosfebrero 21, 2018
arquitecto.jpg

8min968

Con respecto a honorarios y derecho de uso de documentaciones preparadas por el arquitecto, el MANUAL DE EJERCICIO PROFESIONAL DEL ARQUITECTO, redactado por el Consejo profesional de Arquitectura y Urbanismo, aclara:

Adicional por uso de anteproyecto o planos generales

Se efectúan las siguientes aclaraciones al art. 51 inciso 4) del Arancel:

• El comitente no está obligado a abonar el adicional dispuesto cuando no acepta ni utiliza, total ni parcialmente, el objeto de la encomienda.
• Cuando el profesional acepta ceder “el uso” del anteproyecto o planos generales y el comitente le abona el adicional previsto, este adquiere la posibilidad del uso, inmediato o futuro.

Derecho de uso y venta del terreno

En el caso en que planos de anteproyecto, planos generales o planos municipales preparados por el arquitecto y aprobados por su comitente, fueren entregados por éste a un comprador del terreno, el comitente debe abonar el adicional previsto en el art 51 inc 4) del Arancel, ya que, o bien dichos planos tuvieron un uso que valorizo el terreno o bien el comprador del mismo puede hacer uso de ellos para su propio beneficio.

Uso de la documentación del proyecto

En el caso de haber pagado un comitente los honorarios por proyecto, éste queda en la propiedad del mismo, de forma tal que puede proceder a su uso sin que por ello deba aplicar el art 51 inc. 4) del Arancel, que permanece reservado únicamente para las situaciones en las cuales se ha pagado anteproyecto o planos generales. Pero cabe señalar que el citado pago del proyecto permite el comitente ejecutar la obra una sola vez. El comitente adquiere el derecho de uso del proyecto, pero no la propiedad intelectual que siempre pertenecerá a su autor.

Ajuste de honorarios por proyecto

Los honorarios por proyecto convenidos por un monto fijo, se devengan al tiempo de la aprobación del mismo por el comitente y una vez abonados, el pago tiene la fuerza cancelatoria que extingue la obligación, siendo inadmisible la pretensión de su reajuste bajo el pretexto del mayor valor que haya adquirido la obra durante su construcción, salvo que el mismo sea resultado de ampliaciones o modificaciones del proyecto. Los honorarios por proyecto convenidos en función del costo definitivo de la obra, se devengan al tiempo de la aprobación del mismo por el comitente y se calculan provisoriamente sobre el presupuesto de la documentación de proyecto. Todos los pagos parciales se deben considerar como pagos a cuenta de un total que recién podrá ajustarse cuando se conozca el valor definitivo de la obra. En ningún caso los honorarios por proyecto sufrirán deducciones o reajustes en menos, ya sea que la obra sea reducida en su superficie o por cualquier tipo de economía.

Honorarios compensatorios por desistimiento del comitente

La decisión unilateral del comitente de interrumpir la tarea encomendada trae como consecuencia inmediata el incumplimiento de la obligación contractual que impide al profesional percibir el honorario esperado. Lo que contempla el art. 51 inc. 3) del Arancel no es entonces ni un honorario ni una retribución por servicios no prestados, sino una compensación por una expectativa de honorario perdido. El arancel establece el valor de esta compensación en el 20% del honorario que le hubiera correspondido percibir por parte de los trabajos encomendados y desistidos. De este modo, ha otorgado al profesional el derecho de cobro de dicha indemnización sin necesidad de acreditar -en una etapa judicial- en qué consistió el daño que le ocasionó la ruptura contractual ni a cuanto ascendió el monto. El reclamo judicial de un importe superior por daño emergente, lucro cesante o agravio moral, siempre le es posible al profesional que procure la reparación del daño integral que la conducta del comitente le ha causado. Pero tal reclamo no encontraría fundamento en la norma arancelaria, sino en las disposiciones del Código Civil sobre responsabilidad en el caso de incumplimiento de contratos.

Honorarios por Dirección de obra en función de la forma de contratación

Las tareas, obligaciones y responsabilidades de la dirección de obra varían notablemente en función del esquema y modalidades de contratación de la obra: No es lo mismo dirigir obras por ajuste alzado que por coste y costas, con una empresa constructora o por contratos separados o por administración. En el momento de contratar un encargo de proyecto y dirección es usual que no se haya decidido aun la forma de contratación de la obra y en casos puede modificarse lo previsto anteriormente. Para evitar la situación de tener que renegociar el honorario previo al comienzo de la obra, se recomienda: a) acordar honorarios por dirección de obra separados de los de proyecto y b) fijar alternativas para los honorarios por dirección de obra en función de las variantes mas previsibles para la contratación de la obra.

Honorarios sobre certificados de obra

Con respecto al art 59 inc. d) que dispone que los honorarios por dirección de obra se percibirán en pagos parciales proporcionales a los certificados de obra, el CPAU aclara:

• Son certificados de obra los que emite el arquitecto una vez revisadas y aprobadas las liquidaciones de los contratistas y que entrega al comitente como constancia de los trabajos realizados y el acuerdo para su pago. Estos certificados pueden estar referidos a los trabajos según contrato, adicionales, acopios, anticipos para la compra de materiales o de variaciones de precios.
• Corresponde facturación de honorarios sobre todos los certificados que emite el arquitecto, incluyendo los mencionados en el punto anterior.
• No corresponde en cambio, la facturación de honorarios sobre anticipos financieros, entendiendo por ello las sumas de dinero que el comitente puede adelantar al contratista para facilitar su mejor desenvolvimiento en la provisión de insumos o pago de mano de obras necesarias para la ejecución de los trabajos.

Los honorarios por dirección de obra se deben calcular sobre montos certificados antes de que estos sufran deducciones para integrar el fondo de reparos, por sanciones impuestas al contratista o por cualquier otro concepto.


Entreplanosnoviembre 15, 2017
16523_prevencion-riesgos-laborales.jpg

6min1590

La mayoría de los accidentes acaecidos dentro de la industria de la construcción pueden evitarse empleando el sentido común y medios prácticos adecuados para su prevención. Ello, además de los beneficios prácticos obtenidos al mejorar las condiciones de trabajo, por ejemplo, una mayor producción, sirve para disminuir los costos involucrados en los accidentes. Dado que no es posible eliminar totalmente los siniestros y adicionado a ello la peligrosidad inherente a ciertas actividades desempeñadas, en ocasiones se presentan algunas dificultades para implementar las medidas adecuadas en cuanto a prevención.Por el Lic. Carlos Matriepo.



Auspician Entreplanos




Newsletter