Entreplanosjulio 22, 2019
revestimientos-1280x704.jpg

6min187

La principal función que cumplen los revestimientos continuos, radica en adecuar las superficies de los paramentos para brindarles un acabado final. Se desarrollan con pastas y morteros extendiéndolos, en determinadas condiciones, de acuerdo a los revestimientos aplicados. La pasta constituye una mezcla de aglomerantes y agua obtenida en determinadas proporciones y compactada hasta lograr la terminación adecuada.

Podemos citar como ejemplo la pasta de yeso, desarrollada en paredes interiores demandantes de una humedad lograda con la proporción adecuada. Un mortero habitual es el de cal, empleado como base de revestimientos continuos elaborados, como los estucos y esgrafiados. Se puede utilizar tanto en interiores como en exteriores, en paramentos verticales u horizontales.

Los mencionados revestimientos protegen los paramentos respecto de los agentes atmosféricos. La incidencia del agua de lluvias o nieve, los cambios de temperatura y la acción erosiva del viento, actúan sobre las superficies de las fachadas, del mismo modo, otro nocivo agente atenta contra las fachadas: La permanente polución, desgastando y deteriorando -en forma progresiva- los cerramientos exteriores y las cubiertas de los edificios, especialmente en aquellas zonas urbanas o industriales.

El mayor problema de los edificios es el agua que absorben, más la abrasión desarrollada sobre los paramentos -ya que el agua de lluvia se deposita sobre su superficie-, golpea y se desliza a través de la fachada. Parte del agua de lluvia, se introduce en el revestimiento, siendo absorbida por efecto capilar. La capilaridad consiste en la propiedad que presentan los materiales para absorber líquidos dentro de la estructura de un componente constructivo, recorriendo su interior sus poros y pequeños capilares cuando se satura el agua. Entonces, el material ya no retiene y brota la misma a través del paramento. Si este lavado producido por la lluvia en la superficie resulta intenso y frecuente, generará abrasión contra la erosión química del paramento. Por ello, es necesario realizar un estudio del material para determinar su resistencia y duración frente a los fenómenos de helacidad y eflorescencia.

La helacidad es la acción producida por el agua que ha penetrado en la porosidad del material cuando se produce un descenso importante de temperatura, mutando del estado líquido al sólido y helándose. Cuando alcanza el estado sólido, incrementa su volumen creando así tensiones interiores. Generalmente, el material no puede soportarlo y se produce disgregación. Las eflorescencia se producen dada la precipitación y cristalización de sales en contacto con el agua, contenidas en los materiales y elementos constructivos. Cuando la humedad del ambiente disminuye, o al evaporarse el agua contenida, aparecen manchas blanquecinas en la superficie producto de las sales cristalizadas. Es por esto que es muy importante la textura y dureza del material utilizado como revestimiento.

La estética conforma un tema a considerar, ya que la textura y los colores empleados en conjunto presentan un papel fundamental en el diseño de los revestimientos. Por ejemplo, cuando se desea brindar homogeneidad a algunas zonas a través de un acabado determinado, o para destacar ciertos elementos de una fachada.

En cuanto a los Revestimientos Discontinuos, al igual que los continuos, conforman la piel de un edificio, ya sea para el exterior como para cerramientos interiores. Se trata de aquellos donde el material de acabado se conforma con piezas, placas, tablas, láminas de reducido espesor, fijados al soporte mediante una capa de regularización o apoyos lineales. Con el constante progreso de la industria cerámica, han aparecido una gran variedad de productos elaborados con tecnologías especializadas, ofreciendo múltiples ventajas y una adecuada respuesta ante adversas condiciones físicas y químicas.

Las baldosas cerámicas -o revestimientos cerámicos- son piezas impermeables construidas sobre una base cerámica compuesta por arcilla más un recubrimiento superficial vítreo denominado esmalte cerámico, que le sirve de protección y decoración al mismo tiempo.

En el mercado existe una gama muy extensa de productos cerámicos los cuales responden a múltiples usos, dependiendo del destino y lugar donde se instalen. Por ejemplo, las piezas cerámicas se utilizan en solados y en revestimientos de muros, operando muchos cambios en los últimos años.

               



Auspician Entreplanos




Newsletter