Entreplanosabril 12, 2019
deltadelparana2.jpg

4min447

  Un grupo de 75 productores familiares en el Delta del Paraná (Provincia de Entre Ríos, Argentina.) sin acceso a la red eléctrica, instalaron paneles solares para reemplazar el consumo de combustibles fósiles, con beneficios en las economías domésticas.

  Se trata de un logro del Programa del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA): “ProHuerta” el cual permite que con energía solar, los productores ahorren hasta $ 5.000 por mes. Con la colaboración del Municipio de San Fernando se instalaron 15 kits solares de 1000 watts por día en la tercera sección de Islas del Municipio de San Fernando, en el Delta del Paraná

  Los paneles abastecen de energía limpia a 75 isleños sin acceso a la red eléctrica, lo que implica un ahorro máximo por familia de 130 litros de combustible. El técnico del TA Delta Frontal y especialista en ciencias ambientales Victorio Dieta destacó: “Los paneles solares buscan abastecer de energía limpia a una población vulnerable de isleños, de bajos recursos, que carece de energía eléctrica de red”

  Debido a la baja densidad poblacional y a su ubicación geográfica, el área no cuenta con provisión de energía eléctrica de red y se estima que no se cubrirá esta necesidad en el corto y mediano plazo. En consecuencia, las familias se abastecen con generadores eléctricos con combustibles fósiles, lo que tiene un alto impacto en la economía doméstica. “El consumo mensual promedio es de 130 litros de nafta súper con lo que disponen de 4 horas diarias de energía eléctrica”, detalló Dieta

  De acuerdo con los cálculos del especialista, los kits de energía solar brindarán 112 watts por día de energía limpia para abastecer 4 lámparas led para la iluminación de la vivienda por 4 horas diarias; 225 watts por día para encender 3 horas diarias el televisor y un decodificador, 30 watts por día para 3 horas diarias para un cargador de celular y 100 watts por día para 4 horas diarias para la radio. La meta es alcanzar un total de 38 kits solares que beneficiarán a 157 personas, lo que representa el 70 % de la población estable en las Islas de San Fernando. Las familias isleñas viven, en su mayoría, de la pesca artesanal y del cultivo del junco, que complementan con horticultura y plantas frutales para autoconsumo, junto a la cría de aves.

  En algunos casos, se dedican a actividades forestales a pequeña escala como mimbre y salicáceas, mientras que otros son apicultores o cultivan gírgolas para autoconsumo y venta de excedentes; en menor medida se emplean como jornaleros.

 

Con información de: www.grupolaprovincia.com



Auspician Entreplanos




Newsletter