¿Por qué siguen vigentes los bloques de hormigón?

Por: Héctor Magnone | www.lavoz.com.ar

Hasta no hace mucho tiempo, el bloque de hormigón no era bien visto por los arquitectos. Se lo asociaba a construcciones más rústicas de galpones o depósitos. Pero, desde la mejora de su proceso productivo, es parte de viviendas residenciales, edificios de más de 10 pisos de altura y una herramienta más del diseño. Finas terminaciones, color y texturas se incorporaron a las piezas, haciéndolo uno de los insumos más comercializados.

Los tipos

La Asociación Argentina de Bloques de Hormigón (AABH) los define como “elementos premoldeados de hormigón compuesto por cemento, arenas gruesas y finas, grancilla y agua en proporciones determinadas, sujeto a una acción de vibrado y compresión producidas en un equipo de alta potencia”.

Asimismo, la institución se encarga de aclarar que existen dos tipos principales de bloques:

  • Bloques de patio, fabricados con equipos manuales rudimentarios (denominados “ponedoras”), cuyos productos no cumplen con las normas de calidad y carecen de las virtudes inherentes a un buen elemento. De superficie porosa muy abierta, con aristas y esquinas saltadas y mal definidas, son frágiles, muy absorbentes, carentes de resistencia y se usan en tapias o construcciones básicas.
  • Bloques de alta calidad, elaborados con equipos industriales de última generación y resistencia uniforme. De excelente terminación, con aristas y esquinas bien definidas, rectas y paralelas y estructura cerrada, puede apreciarse la existencia de grancilla en su composición. Están bien escuadrados y tienen mayor peso por unidad.

“Al comprar, es necesario verificar su fecha de fabricación cierta, ya que es muy importante que hayan transcurrido al menos 14 días para que pierdan la mayor parte de la humedad de amasado”, dice el ingeniero civil Timoteo Gordillo, director de la Asociación Argentina de Bloques de Hormigón.

Modelos

Los especialistas remarcan que no son elementos de cierre comunes (como los ladrillos simples o cerámicos) y no deben utilizarse en su reemplazo como tales, sino que constituyen un sistema constructivo integral.

En ese sentido, existen varios tipos de bloques para todas las exigencias que requiere el sistema. Así, el básico o “equivalente”, es el que responde a las medidas de 20 x 20 x 40 centímetros, con dos huecos verticales. Además, sus extremos pueden ser lisos o con salientes que “guían” a la colocación de la mezcla de mortero en la junta vertical.

En ese sentido, existen varios tipos de bloques para todas las exigencias que requiere el sistema. Así, el básico o “equivalente”, es el que responde a las medidas de 20 x 20 x 40 centímetros, con dos huecos verticales. Además, sus extremos pueden ser lisos o con salientes que “guían” a la colocación de la mezcla de mortero en la junta vertical.

  • Sustentabilidad. Tiene piezas reciclables y su resistencia mecánica se logra por una simple reacción química sin emitir dióxido de carbono al ambiente.
  • Normativa. Sistema y bloque responden a normas del Instituto Argentino de Normalización y Certificación (IRAM)Reglamentos Cirsoc (Centro de Investigación de los Reglamentos Nacionales de Seguridad para las Obras Civiles).

Beneficio en obra

A su vez, los fabricantes y profesionales, como es el caso de la arquitecta Marisa Tantera, destacan que en obra se obtienen diferentes beneficios:

  • Menor cantidad de piezas por metro cuadrado
  • Menor cantidad de mortero por metro cuadrado.
  • Posibilidad de dejar los bloques a la vista eliminando revoques.
  • Cero desperdicios en obra.
  • El sistema permite ahorro en hierro y hormigón.
  • Eliminación de uso de encofrados
  • Menor tiempo de ejecución de obra.
  • Mayor resistencia y durabilidad.

Hoy, el bloque de hormigón es un recurso de la arquitectura actual, de óptimo rendimiento y estética. Es por eso que se lo emplea en proyectos de viviendas, pero también en obras grandes, edificios, hoteles y centros comerciales.

A considerar

  • Para ser impermeable, la pared debe ser terminada con un tratamiento superficial (revoque o pintura). Por lo tanto, siempre es conveniente pintar o revocar la pared construida con BH, aunque si se usan bloques fabricados previamente con aditivos hidrófugos, la pared demandará menor cantidad de pintura.
  • Si no se coloca bien el bloque las juntas de mortero horizontales y verticales, pueden actuar como “mecha”, conduciendo la humedad hacia el interior de la pared.
  • Las fisuras en escalerilla, obedecen a bloques todavía crudos.
  • Para una mejor aislación térmica se recomienda rellenar sus huecos con algún material aislante suelto, como vermiculita, perlita, poliestireno expandido molido o arena suelta. Pueden usarse BH multicelulares (que tienen hasta cinco huecos en lugar de dos) o bien usar la tecnología sándwich con planchas de poliestireno entre dos bloques.

 

 

Comentarios

Entreplanos



Auspician Entreplanos




Newsletter







Comentarios