El nuevo enfoque profesional supera al arquitecto diseñador

Por Arq. Florencia Kihara

En la actualidad, los alumnos de arquitectura comienzan sus estudios con un paradigma de arquitecto diseñador que dista mucho de lo que sucede dentro de los claustros universitarios, donde la formación es más amplia, donde se aprende a diseñar y materializar diversas escalas y tipos de edificios. Este nuevo enfoque profesional, lejos del arquitecto diseñador, responde a lo que el mercado actual requiere.

Nuestro mercado demandaba que el arquitecto hiciese todo sin contar con las herramientas para cumplir los objetivos, a diferencia del modelo más generalizado en Latinoamérica que se dedicaba fundamentalmente al diseño; y todo lo demás que requiere el proceso del desarrollo de una obra en sí, lo complementaban equipos interdisciplinarios formados para dicho fin.

El desarrollo actual de la arquitectura como negocio inmobiliario, más conocido como real estate, parece contraponerse con el preconcepto del arquitecto diseñador que imponía su proyecto y donde se tenía un comitente dócil que lo aceptaba y pagaba. El mercado solicita productos que a veces distan de los que se desea diseñar. Hoy el comitente manda y demanda. Se afirma la tendencia del trabajo interdisciplinario, el requerimiento del manejo de nuevas herramientas para el desarrollo, control y posterior administración de los hechos de arquitectura.

El mercado argentino, desde hace unos años, requiere del modelo del arquitecto desarrollador y/o gerenciador, implementado especialmente en grandes obras o en el mercado corporativo, importado de modelos globales, utilizados por las casas matrices. El modelo del arquitecto diseñador no contaba con las capacidades para responder los requerimientos de economía, análisis del cliente, de valor diferencial, de riesgo, de mercado, de manejo de equipos de trabajo, de estándares de calidad internacionales y la implementación de nuevas y/o mejores tecnologías.

No era viable considerar un hecho arquitectónico como un posible producto dentro de una marca, ni mucho menos importar modelos preexistentes y adaptarlos al país. Muchas casas de estudio se vieron forzadas a brindar posgrados y cursos de especialización a profesionales que pudieran complementar la formación universitaria tradicional. Hoy en día, los planes de estudio universitarios más actualizados incluyen estas temáticas en sus currículas, permitiendo un conocimiento más integral, generando prácticas pedagógicas continuas y permitiendo una inserción laboral más inmediata en un mercado que demanda, cada día más, estar a la altura de los estándares internacionales, adaptados a los requerimientos regionales.

Como sucedió hace unos años con la temática de la sustentabilidad en el diseño y la construcción, y las nuevas normativas para lograr la obtención de nuevas certificaciones (como por ejemplo, las normas Leed, o las más actuales, las normas Edge), el arquitecto debió capacitarse y adaptarse a las nuevas prácticas, no sólo del mercado nacional sino internacional. Ya no es aceptable un diseño sin que se contemplen temas como uso racional de los recursos energéticos, orientación, materialidad, puesta en funcionamiento y mantenimiento de los componentes del proyecto; ni mucho menos, que no considere su entorno. Conocer acerca de nuevas técnicas, materiales y tecnologías, permite brindar soluciones y desarrollos con mayor vida útil y eficiencia. Estos temas ya no son vistos como valores diferenciales de un proyecto sino como soluciones estándares aceptadas y requeridas por el mercado actual.

El proceso de cambio del Código de Planeamiento Urbano y de Edificación de la Ciudad -como puntapié inicial para el análisis de todos los códigos del área metropolitana- junto al auge del desarrollo de los espacios urbanos, han dado a conocer al público la importancia de la correcta planificación del urbanismo. Se necesita una arquitectura pensada para el nuevo ser urbano, con sus nuevas necesidades; pero no sólo para el momento actual sino con la posibilidad de adaptarse a medida que el usuario evolucione.

El fomento del uso de transportes públicos (tren, colectivo o la bicicleta), para mejorar la ecología urbana (no sólo entendida como cuestión medioambiental sino también económica), ha derivado en una nueva configuración de los espacios públicos. El urbanismo era considerado un tema menor dentro de las prácticas del diseño que, por suerte, se han reconsiderado poniéndolo en un lugar preponderante tanto en los programas de estudio como en mesas y discusiones profesionales y políticas.

Siempre escuché decir en ámbitos informales que el arquitecto debía tener una formación en psicología, ya que debía interpretar a las personas y brindarles soluciones adecuadas a sus deseos. Hoy en día, el profesional no sólo escucha a su comitente sino que tiene que estar atento a cambios sociales, económicos y políticos para poder proponer diseños de nuevos espacios para los nuevos deseos y necesidades del nuevo ser urbano. Entender su posible evolución y anticipar probables cambios. La creación de nuevas formas de connivencia debe ir acompañada de nuevos ámbitos que permitan un adecuado desarrollo de las actividades por venir.

El arquitecto 3.0 debe tener visión integral, manejo de equipos de trabajo y sed de nuevos conocimientos. Se requiere de una formación constante pero no necesariamente dentro de las temáticas de la carrera inicial. La diversidad de saberes dará mayor flexibilidad y adaptabilidad a los nuevos requerimientos del mercado.

Como profesionales de la construcción y el diseño, debemos brindar nuevas estrategias de convivencia e intercambio. La creatividad y la curiosidad, motores de casi todos los que abrazamos esta profesión, deben estar agudizadas y acompañadas de conocimiento de gestión para adecuarnos a las nuevas demandas, generar nuevas necesidades y brindar mayor tecnología que facilite la vida de quienes habitan nuestros proyectos. Como en muchas disciplinas, el devenir de nuevas tecnologías y nuevas demandas del mercado requieren de equipos interdisciplinarios actualizados y con amplitud de pensamiento.

Comentarios

Entreplanos



Auspician Entreplanos




Newsletter







Comentarios