Entreplanosmarzo 12, 2020
contenedores.jpg

3min138

Es una tendencia europea que surgió en el 2001 en la ex Holanda y que hoy triunfa en todo Europa, América del Norte y en algunos países de Sudamérica.

Los contenedores conocidos principalmente para transportar mercadería por barco, encontraron en la actualidad la innovadora función de construir espacios habitables explotando características sumamente importantes como resistencia, durabilidad, optimización en los plazos de obra e incluso sustentabilidad.

En primer lugar, hay una utilización óptima de los recursos debido a que el uso de materiales de construcción tradicionales como la madera, el hormigón, el yeso de revestimiento, el agua y el vidrio aislante se reduce al mínimo.

El 90 por ciento de la obra se realiza en una planta industrial y el 10 por ciento restante, las instalaciones de la casa y los servicios públicos, se ejecuta en el terreno.

Los tiempos de construcción se reducen notablemente llegando a demorar 90 días en realizar una unidad de 80 metros cuadrados.

Por otra parte, este método constructivo reduce los costos un 40 por ciento respecto del método tradicional ya que en un entorno cerrado como la planta industrial los trabajadores no tienen que trasladarse, no hay inclemencias climáticas y las casas se fabrican en serie por mano de obra especializada en cada rubro.

El uso del agua en el proceso es nulo, frente al gran gasto hídrico que conlleva la construcción tradicional en hormigón y ladrillo.

Ocurre lo mismo en el gasto eléctrico, ya que al venir construidos no se gasta en su fabricación y posteriormente se pueden diseñar pensando en reducir los consumos.

Frente a estas ventajas, uno de los inconvenientes de este tipo de estructuras es su estrechez y su rigidez, que hace necesario adaptar el proyecto arquitectónico a sus dimensiones.

Por Juan Pablo Apud | www.impulsonegocios.com


Entreplanosfebrero 26, 2020
acabados-de-madera.jpg

8min326

En los últimos años se ha prestado mucha atención a las construcciones en madera. Al ser un material sostenible y renovable, que captura una enorme cantidad de carbono durante su crecimiento, las innovaciones relacionadas con el material han sido constantes, permitiendo construcciones cada vez más altas e incluso uniéndose a otros materiales. Sin embargo, cuando hablamos de madera nos acercamos a una inmensa variedad de especies, con diferentes fortalezas, matices, potenciales, limitaciones y usos recomendados. Si bien existen maderas extremadamente duras y pesadas, con resistencias comparables al concreto, existen otras maderas blandas y suaves que son adecuadas para otros fines.

De cualquier forma, al ser un material natural, la madera es porosa y se adapta a las condiciones de temperatura y humedad del entorno en el que se inserta, pudiendo absorber todo lo que ingresa, como aceites, suciedad y productos químicos. Sin un acabado adecuado, la madera puede secarse, agrietarse, perder su tono natural y deteriorarse. Si se expone a cambios repentinos, como períodos de alta humedad y sequía, puede terminar hinchándose o pudriéndose.

Aunque somos conscientes de que el mantenimiento es vital para el buen funcionamiento de todo tipo de edificios, cuando se trata de madera, esto es aún más esencial. Un acabado adecuado evita que la madera se deteriore rápidamente, aumentando su vida útil y exhibiendo sus características naturales. A continuación, hemos recopilado los acabados más utilizados en la actualidad, presentando sus características y usos principales:

Barnices

Erróneamente, la palabra barniz se utiliza a menudo para describir cualquier tipo de acabado de madera. Y de hecho, estos son los productos más utilizados para la protección y embellecimiento del material. Los barnices crean una capa transparente, como una película en la superficie aplicada, que cubre los poros de la madera, resaltando sus vetas y sus colores naturales. Es un producto a base de aceites secantes y resinas sintéticas. Existen varios tipos en el mercado, como el barniz marino y el poliuretano, que son muy resistentes al agua y la humedad. Existen barnices con protección contra los rayos ultravioleta, muy útiles para estructuras exteriores. Otros tipos permiten cambiar el tono de la madera a través de tintes.

Los barnices son bastante versátiles, y se utilizan ampliamente en fachadas, estructuras, marcos y piezas internas. Cuando la capa de barniz comienza a desprenderse de la madera, dejándola desprotegida, la pieza debe ser lijada y barnizada nuevamente.

Impregnantes o Stain

Los impregnantes, también conocidos como Stain, funcionan de manera ligeramente diferente. A diferencia del barniz, los impregnantes penetran en la madera y dejan sus poros abiertos, nutriendo sus fibras y permitiendo que la madera “respire”. Esto le da un aspecto más natural a sus vetas, especialmente al tacto, pero incluso en su versión más transparente termina por oscurecer un poco la pieza. Debido a que impregna la madera, es un acabado que la hace extremadamente resistente al agua. Fácil de aplicar y mantener, el Stain no se desprende, ya que es absorbida por la madera y no forma una capa de película protectora.

Sus usos son similares a los barnices, y también se utilizan ampliamente en cubiertas.

Óleos o Aceites

Los acabados al óleo son muy apreciados y populares entre los carpinteros, ya que tienden a resaltar muy bien el carácter de la madera, sin cambiar tanto su color y su textura. Hecho de productos naturales, son bastante fáciles de aplicar y mantener, hidratando y formando una barrera impermeable que potencia las características natural de la madera. Sin embargo, no son tan resistentes a la intemperie como los productos mencionados anteriormente. Aunque los óleos más comunes son los aceites de linaza y tung, existe la posibilidad de utilizar óleo ‘crudo’ o polimerizado, que se somete a un tratamiento térmico para hacerlo más resistente al tiempo y acelerar el tiempo de secado.

En general, los óleos o aceites se utilizan mayormente en zonas de baja exposición al sol y a la lluvia, pero también pueden ser utilizados para proteger utensilios de cocina, como tablas y cucharas, por ejemplo. En estos casos, se recomienda utilizar aceites minerales.

Goma Laca

La goma laca es un acabado natural secretado por el insecto Kerria lacca, un tipo de escarabajo que se encuentra en los bosques de la India y Tailandia. Como barniz, la goma laca se seca rápidamente, formando una película dura, fuerte y flexible, que es útil para barnizar pisos y muebles. Se usa con poca frecuencia hoy en día, porque no es muy resistente al agua o al alcohol. Por lo general, se compra en pequeñas piezas que se diluyen con alcohol antes de su uso.

Aún así, existen carpinteros que utilizan goma laca para la terminación de muebles finos.

Ceras

Comercializadas en forma líquida, en pasta o sólida, las ceras se derivan de una variedad de fuentes minerales, vegetales y animales. Los más comunes son los de abeja y carnaúba. Como acabado, las ceras no penetran en la madera, sino que permanecen sobre ella, evitando su oxidación. La cera, por lo tanto, si se utiliza sola, tiene poco efecto en la protección de la madera. Lo interesante es que se puede aplicar sobre piezas que ya han recibido la aplicación de aceites, dandole a la superficie un brillo suave y una sensación agradable. Debe utilizarse en área que no estén expuestas a la intemperie.

Es importante señalar que no existe un uso correcto o incorrecto cuando se trata de acabados de madera. Un acabado para paneles en una losa de CLT será diferente a la de un banco en una plaza o la de un mueble para un ambiente interior. Lo importante es que el arquitecto, al especificar una pieza de madera, tenga conocimiento de las posibilidades de la especie y la función de la pieza, con el fin de encontrar la solución más adecuada para cada situación.

Escrito por Eduardo Souza | Traducido por José Tomás Franco | www.archdaily.mx


Entreplanosfebrero 21, 2020
climatizacion2.jpg

6min191

Si no eres un experto en la materia, puede que el concepto de climatización evaporativa te suene un poco a chino. En este post te explicamos en detalle en qué consiste este sistema de refrigeración y cuáles son sus ventajas:

¿En qué consiste la climatización evaporativa?

Como decíamos, la climatización evaporativa es un sistema de refrigeración en el que el aire se enfría mediante la evaporación de agua. Durante este proceso no se utiliza ningún tipo de refrigerante, sino que se “roba” el calor al aire en el proceso de evaporación.

La climatización evaporativa es una tecnología sencilla y ecológica, ya que consume mucha menos energía que la refrigeración por compresor. Se estima que el ahorro de consumo energético oscila entre el 60 y el 80% con respecto a los sistemas de calefacción tradicionales, aunque este porcentaje varía en función de los niveles de humedad y temperatura de la zona.

Con todo, a pesar de sus beneficios, sigue siendo un sistema de acondicionamiento muy desconocido e infrautilizado hasta el momento.

Funcionamiento de la climatización evaporativa

El funcionamiento de los climatizadores evaporativos está basado en la denominada entalpía de vaporización del agua. Mediante este sistema el aire que procede del exterior entra por unos filtros saturados de agua, se convierte en vapor y expulsan el aire frío.

Un punto a su favor es que, en climas secos, los sistemas de climatización evaporativa ayudan a agregar humedad al ambiente. Los sistemas de refrigeración convencionales precisan de agua adicional para hacer esta función. Por estos motivos, la climatización evaporativa se ha convertido en una de las soluciones más eficaces para el acondicionamiento de cualquier área, tanto en la industria como en viviendas de particulares.

Ventajas de la climatización evaporativa

Ya hemos avanzado algunas de las ventajas de la climatización evaporativa, pero a continuación vamos a profundizar más en todos sus beneficios.

Es totalmente ecológica: los aires acondicionados convencionales suelen ser perjudiciales para el medio ambiente ya que utilizan refrigerantes para funcionar. Mediante esta tecnología, evitamos el uso de productos nocivos para el ecosistema y contribuimos al cuidado del planeta.

Ahorro energético: como ya hemos comentado, el ahorro energético con un sistema de climatización evaporativa puede alcanzar hasta el 80 % del consumo eléctrico. Apostando por este tipo de calefacción conseguiremos reducir considerablemente la factura de la luz a final de mes.

Flexibilidad para regular la temperatura: a través de este sistema podremos reducir la temperatura interior hasta en 14º en los climas más secos y en 5º en los climas con mucha humedad.

Renueva el aire interior: gracias a la climatización evaporativa, el aire de la estancia se renueva completamente y es sustituido por aire limpio y fresco. También desaparecen el humo y los olores que pueda haber en el ambiente.

Funciona en espacios abiertos: a diferencia de otros sistemas, éstos se pueden instalar en espacios abiertos para favorecer la circulación de aire fresco.

Añade humedad a climas secos: como decíamos, este tipo de climatización no sólo consigue refrescar el aire, sino también generar humedad en climas secos, lo que se traduce en una mayor sensación de confort.

Puede ser portátil: esto supone una gran ventaja, ya que podemos refrigerar distintas estancias de una casa utilizando tan solo un único equipo.

Mantenimiento sencillo: las tareas de mantenimiento que necesitan los sistemas de climatización evaporativa son prácticamente nulas.

En definitiva, apostar por la climatización evaporativa no solo tiene ventajas para tu salud y para el planeta. También es positivo para tu bolsillo. Este sistema reduce la temperatura del aire de una casa, nave o local de trabajo, aumentando la rentabilidad del negocio o contribuyendo a la economía familiar gracias al gran ahorro energético que supone.

 

 

FUENTE: www.construnario.com


Entreplanosfebrero 19, 2020
ladrillos3.jpg

2min155

A menudo reconocido como uno de los materiales de construcción más difundidos en todo el mundo, el ladrillo es indudablemente tan versátil como fácil de aplicar y de bajo costo. Al componer estructuras y cierres en los proyectos, es un material de fácil uso, poco mantenimiento y resistencia considerable, gracias a su forma de producción y disponibilidad de mano de obra en el mercado.

Sin embargo, aunque en gran medida compone superficies verticales, también tiene excelentes propiedades cuando se aplica a superficies horizontales, como pisos.

Con la posibilidad de cubrir áreas interiores y exteriores, pueden presentar excelentes composiciones gráficas, dada su variedad de patrones, texturas y tonos, haciendo que los espacios estéticamente sean más “cálidos” y acogedores.

Cuando se trata de entornos internos, se recomienda utilizar el ladrillo recocido, técnicamente conocido por permanecer más tiempo en el horno y presentar una mayor resistencia y menor capacidad de absorción. Además de estos, los ladrillos de demolición son una gran opción.

Vale la pena recordar que los bloques de ladrillo son vulnerables a la humedad y a la acción climática, por lo tanto, es esencial aplicar una capa de impermeabilización cada dos años, con resinas acrílicas especiales a base de solvente.

 

 

Por: Matheus Pereira / www.archdaily.mx


Entreplanosfebrero 10, 2020
costos3.jpg

5min154

El análisis de las características y particularidades de los espacios y de las superficies que los generan es un buen punto de partida para cualquier intento de racionalizar los costos de un proyecto. Las consideraciones que siguen son aplicables a distintos tipos de proyecto.

La introducción de ajustes a un proyecto mediante la disminución de sus dimensiones en planta, genera una economía proporcionalmente inferior al porcentual de superficie disminuida. Esto sucede porque los distintos rubros que integran una obra participan de diversa forma en el ajuste, por ejemplo:

  • Algunos varían en la misma proporción que la de la superficie afectada, por ejemplo: Contrapisos, carpetas, solados o cielorrasos.
  • Otros varían en menor proporción que la de la superficie afectada, entre ellos: Estructuras, mampostería, revoques, revestimientos, yesería o pintura.
  • Otros pueden variar en porcentajes mínimos, como las instalaciones, o no variar, como los cerramientos, en ambos casos, si no sufren modificaciones de diseño.

A título de muestra y aplicando estos principios a una vivienda unifamiliar se puede comprobar que a una hipotética reducción de superficie del 20% corresponderían solo reducciones de costos de entre el 7,5% y el 8%. Por ello, la disminución de superficies en planta, a veces usada como variable de ajuste para la reducción de costos, solo consigue bajar la calidad del proyecto, sin reducirlos en la proporción esperada. Los espacios, según sus funciones, pueden clasificarse en dos grupos: Los utilitarios, destinados al desarrollo de funciones específicas y los destinados para acceder, desalojar y comunicar los anteriores. Los primeros suelen ser más compactos mientras que las circulaciones presentan, generalmente, una relación área/perímetro desfavorable al tener uno de sus lados mucho más desarrollado respecto del otro. Por lo tanto, la racionalización de las circulaciones encuentra una justificación adicional en su importante gravitación en los costos.

Bajo ciertas hipótesis, los costos de los elementos que conforman espacios en una vivienda colectiva representan entre el 65% y el 70% del costo total de los espacios restantes. Tan alto porcentaje justifica el análisis que figura en los puntos que siguen, referido a la función y posición de dichos elementos y a su condición de interiores o exteriores dentro del edificio.

  • La condición de las superficies horizontales que producen separaciones internas no ofrece demasiadas alternativas y su incidencia en los costos no gravita tanto como se podría suponer. En términos generales, alrededor del 65% del costo de los planos horizontales corresponde a la estructura resistente, que en general no admite demasiadas variantes.
  • Las superficies horizontales de terminaciones, pisos y cielorrasos, ofrecen gran variedad de alternativas de calidades y costos, con una incidencia que puede ser significativa dentro del costo de la obra. Por ello, conviene evaluar variantes para estas terminaciones y sus respectivas estimaciones de costos, con el objeto de facilitar una acertada elección en relación con el costo total de la obra. Reducidas consecuencias económicas tienen, en cambio, las decisiones referidas a las superficies de nivelación: Contrapisos y carpetas.
  • Las superficies y elementos verticales que separan espacios tienen importante incidencia dentro del monto total de la obra. Sus costos dependen, entre otras variables, de la cantidad, y desarrollo de los mismos, especialmente de su altura y de las técnicas y materiales adoptados para su construcción. Los costos de los elementos estructurales, pilares, columnas y tabiques, aumentan en forma creciente con la altura de los locales y de forma acelerada con la altura del edificio. Por estas razones cobra importancia la acertada elección del tipo estructural en función de las alturas proyectadas.

 Fuente: Manual de Ejercicio Profesional del Arquitecto (MEPA)

Consejo Profesional de Arquitectura y Urbanismo (CPAU)

 


Entreplanosfebrero 3, 2020
steelframe.jpg

4min748

El 93% de este producto es reciclable por lo que lo sitúa como el más sostenible; además de otras múltiples beneficios.

El sector de la construcción causa un gran impacto en el medioambiente al ser el causante, por ejemplo, del 40% de las emisiones de CO2, del 30% del consumo de los recursos naturales, del 30% de la generación de residuos, del 20% del consumo de agua o el 40% del consumo de energía.

Por tal motivo, cada vez se tienen más en cuenta los productos y materiales que ayudan al medioambiente y el acero tiene una serie de atributos específicos que son de gran importancia para la construcción sustentable.

Dicho material es totalmente reciclable ya que puede reutilizarse sin ninguna pérdida de calidad, multi-ciclo; esto hace que pueda volver a su origen una vez se ha utilizado, manteniendo sus propiedades.

ALTO CONTENIDO DE RECICLADO

Además tiene un alto contenido reciclado debido a que, dependiendo del proceso de producción, varía entre un 15%, acerías integradas con carga de arrabio producido a partir de mineral de hierro, y puede llegar hasta más de un 90%, acerías eléctricas a arco; estos valores son de los más altos comparados con otros materiales de construcción.

Además, posee gran tasa de recuperación para reciclar, 98% aproximadamente, gracias a que todo el acero incorporado en una construcción es recuperable; un edificio de acero, dependiendo de su concepción estructural y de las uniones, es fácilmente desmontable y todo el material es posible de ser reciclado.

Tiene, también, gran potencial de reutilización de materiales, independiente de la posibilidad de reciclar el material recuperado del desmontaje de un edificio de acero, existe una muy alta posibilidad de reutilización de los elementos de acero en su condición inicial.

En efecto, una de las características de los edificios de acero es que son enteramente desmontables y transportables, de esta forma, se puede reutilizar el edificio en su concepción original en un nuevo emplazamiento o reutilizar sus componentes con muy pocas modificaciones en nuevos edificios o estructuras, desde las columnas y las vigas hasta las chapas y paneles de revestimientos.

Para concluir, genera la mejor relación entre peso y resistencia de los materiales estructurales conocidos, lo que significa que se pueden obtener las mismas prestaciones estructurales de otro material de construcción, pero con una cantidad de material mucho menor.

Si a lo anterior se agrega la baja huella de carbono de acero, en promedio la producción de acero emite aproximadamente 1,7ton CO2e por tonelada de acero crudo, da como resultado una reducción global del carbono incorporado en comparación a edificios construidos con otros materiales estructurales.

Por Juan Pablo Apud / www.impulsonegocios.com


Entreplanosenero 31, 2020
hospita-china.jpg

5min806

De momento, dos hospitales están en construcción en la provincia de Hubei y deben abrir sus puertas la próxima semana, en medio de un agresivo brote del nuevo coronavirus.

Las autoridades chinas han anunciado que en pocos días construirán dos hospitales en la provincia central de Hubei para poder alojar a múltiples pacientes infectados por el nuevo coronavirus 2019-nCoV.

Está previsto que el hospital Huoshenshan que cuenta con un área de 25.000 metros cuadrados disponga de una capacidad de alojamiento entre 700 y 1.000 camas y abra sus puertas el próximo lunes. Mientras tanto otro centro sanitario, Leishenshan, amplió su capacidad este miércoles a 1.600 camas y se espera que se ponga en funcionamiento el próximo miércoles.

La construcción de ambos edificios debe realizarse con una rapidez sin precedentes, lo que plantea la pregunta: ¿cómo es posible construir un edificio tan grande en menos de una semana?

Miles de trabajadores trabajan en dos turnos las 24 horas del día para terminar la construcción a tiempo. Pero no solo una gran cantidad de obreros y el trabajo ininterrumpido son la clave para alcanzar el resultado.

“China tiene un historial para hacer las cosas rápido, incluso para proyectos monumentales”, afirmó Yanzhong Huang, investigador principal para la salud mundial en el Consejo de Asuntos Exteriores chino, citado por la BBC. De acuerdo con sus declaraciones, China es un país autoritario que “se basa en el enfoque de movilización de arriba hacia abajo” y puede “superar la naturaleza burocrática y limitaciones financieras y ser capaz de movilizar todos los recursos”.

“El trabajo de ingeniería es en lo que China es bueno. Tienen registros de la construcción de los rascacielos a gran velocidad”, declaró, añadiendo que es un hecho que “es muy difícil imaginar para los occidentales”.

Arquitectura prefabricada

Otro elemento importante para realizar una construcción con tanta rapidez reside en los materiales de construcción. Se emplean unos bloques prefabricados por medio de los cuales se puede erigir un edificio como de piezas de Lego y hacerlo a una velocidad sin precedentes. Los componentes se producen en fábricas y solamente se combinan en el sitio de la construcción.

Precisamente esta tecnología, conocida como ‘la construcción modular’, se empleó durante la construcción del Hospital Xiaotangshan en Pekín, que fue realizada en solo siete días en respuesta al brote de SARS de 2003. De la misma manera fue construido a principios de 2012 el hotel T30 —un rascacielos de 30 pisos que apareció en la ciudad de Changsha (la provincia china de Hunan) en solo 15 días— y el edificio Mini Sky Cityde 57 pisos, que fue construido en 19 días en la misma ciudad.

En ese contexto, Scott Rawlings, director de asistencia sanitaria en la empresa de arquitectura, diseño de interiores e ingeniería HOK (EE.UU,) dijo a Quartz que la tecnología de la construcción modular se usa no solo en China, sino en otros países del mundo en caso de emergencia. De esta manera, el Departamento de Defensa estadounidense también puede construir hospitales para el tratamiento de pacientes de emergencia en casi cualquier lugar, detalló. “La tecnología existe y se está usando”, indicó, añadiendo que “su avance es probablemente el futuro de la asistencia sanitaria rápidamente desplegable”.

Por su parte, Thorsten Helbig, ingeniero estructural y cofundador de la compañía Knippers Helbig, hizo hincapié en que los chinos “están muy abiertos a nuevas tecnologías y cambios tecnológicos” y este enfoque “es realmente diferente al mundo occidental en cierto modo”.

FUENTE: www.actualidad.rt.com


Entreplanosenero 27, 2020
Wasp2.jpg

4min284

La impresión 3D elimina barreras del sector tradicional y reduce a mínimo el tiempo de construcción, el uso de materias primas y la mano de obra necesaria.

La población mundial aumenta cada año, por lo que la demanda de viviendas seguirá subiendo de manera exponencial. Sin embargo, una empresa constructora parece haber encontrado la solución.

Los métodos tradicionales de construcción suponen un alto coste en cuanto a materiales y mano de obra, además del tiempo que hay que emplear, factores que repercuten directamente en el bolsillo de los futuros compradores.

La impresión 3D elimina todos estos contras de un plumazo, reduce a mínimo el tiempo de construcción, el uso de materias primas y la mano de obra necesaria. ¿Precio? Menos de lo que cuesta el último iPhone. La empresa italiana Wasp ha sido la encargada de tirar la casa por la ventana en cuanto a costes de producción. Su proyecto Gaia, en colaboración con RiceHouse, se basa en pequeñas casas construidas con una tecnología de impresión modular llamada Crane Wasp.

La impresora principal del sistema puede configurarse para construir estructuras más grandes y también puede imprimir con hormigón y geopolímeros, pero en el caso de Gaia, el reto también consistía en conseguir un impacto medioambiental mínimo.

La mezcla utilizada se compone en un 25% del suelo extraído en el mismo lugar en donde estará la casa (30% arcilla, 40% limo y 30% arena), más un 40% de arroz cortado con paja, un 25 % de cáscara de arroz y un 10% de cal hidráulica, que se combinan en un molinillo antes de integrarse en el sistema de impresión.

El aislamiento que supone la amalgama de materiales y los techos de madera consiguen que la temperatura en su interior se mantiene sin necesidad de aire acondicionado o calefacción.

Además, la construcción de cada módulo está pensada para aprovechar el máximo de luz solar gracias a un gran ventanal colocado con una orientación suroeste. Otro dato interesante, señalado por Tiziana Monterisi, CEO de RiceHouse, en su página web sería “su propiedad antisísmica, dado que la paja no tiene problemas de rotura estructural”.

Se podría creer que el interior de estas casas de 30 metros cuadrados, construidas en apenas 100 horas, se parece más al de un refugio que al de una vivienda, pero la realidad es que están pensadas como algo tanto temporal como fijo, por lo que el revestimiento interior está sellado con arcilla alisada con aceites de linaza. ¿Su precio? Unos 900 euros.

 

 

FUENTE: www.iproup.com


Entreplanosenero 22, 2020
concreto-leap.jpg

2min162

Un trabajo de investigación conjunta entre empresas y una universidad en Brasil ha creado un diseño de mezcla de hormigón que utiliza un 52% menos agua por metro cúbico. En consecuencia, la cantidad de cemento necesaria para esta mezcla también es menor.

La innovación partió de la cementera brasileña InterCement, en conjunto con la Escuela Politécnica de la Universidad de São Paulo (USP). El concreto formulado por este proyecto consume 176 litros de agua por metro cúbico, contra los usuales 250 o hasta 300 litros de agua por metro cúbico en concretos convencionales.

La primera aplicación real del concreto diseñado según esta formulación se dio en la construcción del Centro de Innovación en Construcción Sustentable de la USP. El hormigón de poca cantidad de agua fue usado para realizar los pilotes de fundación del nuevo edificio.

“La aplicación demuestra la viabilidad de la producción del concreto LEAP en escala industrial, con plantas de producción convencionales y mezclado en camión mixer convencional”, dijo el director de desarrollo técnico de InterCement, Carlos Massucato.

LEAP es la sigla de Low Emission Advanced Performance (performance avanzada y bajas emisiones), nombre que se está clasificando este nuevo concreto.

Por utilizar menos cemento, el concreto LEAP es considerado un importante factor de reducción de la emisión de CO2 en toda la cadena productiva de construcción.


Entreplanosdiciembre 23, 2019
torre-reforma.jpg

3min491

La Torre Reforma, proyecto del arquitecto mexicano Benjamín Romano, fue considerada con el Premio Internacional Highrise 2018.

La emblemática Torre Reforma ha evolucionado el trazo urbano de la Ciudad de México, y fue nombrada en el 2018 como el mejor rascacielos del mundo luego de que su creador, el Arq. Benjamín Romano ha figurado entre los finalistas del premio Highrise a la mejor construcción de este tipo. Así lo informó el medio digital Architectural Digest México.

Fue por unanimidad que el jurado del International Highrise Award reconoció a este edificio como el rascacielos más innovador del mundo después de que Romano y su proyecto figuraran entre los cinco contendientes finalistas de la premiación en donde más de 1000 rascacielos nuevos de todo el mundo fueran contemplados. El ganador de enfrentó a edificaciones desarrolladas por prestigiosas firmas arquitectónicos como Ateliers Jean Nouvel, Foster & Partners, Pelli Architects, Renzo Piano Building Workshop y Zaha Hadid Architects.

En actualidad, esta es la torre más grande de México y es el único proyecto latinoamericano que llegó a la final. Entre los proyectos nominados se encontraban el hotel en forma de escultura pixelada MahaNakhon en Tailandia, Büro Ole Scheeren; el residencial de lujo Beirut Terraces en Líbano de Herzog & de Meuron; Chaoyang Park Plaza en Beijing de MAD Architects, Oasia Hotel Downtown, un jardín de uso mixto en Singapur y desarrollado por WOHA.

Según el comunicado, este premio es considerado el “Pritzker de los rascacielos” y se otorga a arquitectos y desarrolladores cuyos edificios miden al menos 100 metros de altura y han sido completados en los últimos 2 años. Un jurado multidisciplinario selecciona los proyectos considerando criterios como diseño pensado en el futuro, funcionalidad, tecnología de construcción innovadora, integración en esquemas de desarrollo urbano, sustentabilidad y costo.

En el caso del edificio de Romano fue elegido por el uso de suelo poco convencional y por su respuesta a la alta actividad sísmica de la capital mexicana a través de un concepto estructural de soporte inteligente. “Es el testimonio perfecto de que la arquitectura en México es innovadora y llamativa en la actualidad”, expresó Sean Anderson, miembro del jurado.

El ganador del premio International Highrise Award 2018 se anunció en Frankfurt, este recibió US$55.128 y una escultura de Thomas Demand.

 

 

Por: Malka Mekler / www.revistaconstruir.com



Auspician Entreplanos




Newsletter