Arquitectura Sustentable
ampliar tamaño texto  reducir tamaño texto    Comentarios compartir en facebook compartir en twitter compartir en linkedin
22.11.17 Del Editor

La novedad sustentable

La sustentabilidad arquitectónica constituye una “novedosa” forma de observar los proyectos. Esa mirada se instala en el mercado a finales de los años ’80 del siglo pasado, por lo tanto, el término es relativamente nuevo. No estaríamos equivocados al afirmar que el concepto conforma el insoslayable futuro de la arquitectura. ¿Por qué? Porque podemos encontrar, en las primeras apariciones públicas del término, la definición que hace referencia a la capacidad de la generación actual de poder satisfacer sus necesidades sin comprometer las posibilidades de las generaciones futuras. 

Por el Arq. Gustavo Di Costa, editor de la Revista ENTREPLANOS.

El fundamento de lo “verde” o “sustentable” tiene mucho más valor, preparación y trabajo que el simple hecho de agregar canteros o algún árbol a la vista de los residentes. Ese trabajo “extra” implica observar y planificar consecuentemente con la zona de emplazamiento de la obra -de modo tal que resulte compatible con el entorno-, preferir materiales de acuerdo a la región y alentar el uso de aquellos con certificaciones ambientales (menor cantidad de CO2 en su producción, mayor grado de reciclaje). Tener en cuenta orientaciones, condiciones climatológicas y formas posibles de ahorro de energía dentro de la planificación del proyecto o en su acondicionamiento para optimizarlo desde el punto de vista ecológico, conforman ideas pertenecientes a la arquitectura sustentable. En definitiva, el concepto implica el objetivo de cuidar y proteger no solo al ambiente, sino también, a nosotros mismos.

En la actualidad, la construcción es una de las actividades menos sustentables del planeta. En la Argentina, particularmente, la aceptación de nuevas tecnologías y el avance de los distintos métodos constructivos resultan de compleja inserción en el mercado, por cuestiones que van desde las económicas hasta las culturales. Obviamente, es necesario aplicar un giro en los sistemas convencionales prescriptos en la construcción, industria con un profundo arraigo en el imaginario social.
 
La eficiencia energética es uno de los factores principales de la arquitectura sustentable y uno de los tópicos de más sencilla aplicación inmediata. Teniendo en cuenta un correcto estudio de la orientación, de las condiciones climáticas y limitando las zonas vidriadas -especialmente hacia el sur- (ya que son responsables de la pérdida de cerca del 40% del coeficiente de transmitancia térmica), es factible obtener un producto terminado el cual reduzca sensiblemente su pérdida de calor y frío durante las distintas estaciones, logrando con ello el menor uso de equipos de enfriamiento o calefacción y acotando el consumo energético de la obra.

Finalmente, la arquitectura sustentable tiene como objetivo combinar las distintas técnicas ecológicas de construcción para mejorar la inserción de las edificaciones en un ambiente el cual estamos interviniendo. Es importante entonces capacitar a la mano de obra -y al profesional- porque, si todas esas consideraciones se tienen en cuenta desde el inicio hasta el final de la obra, los resultados serán extremadamente beneficiosos para todos.

Comentarios

Ingrese para poder comentar