Arquitectura Sustentable
ampliar tamaño texto  reducir tamaño texto    Comentarios compartir en facebook compartir en twitter compartir en linkedin
15.11.17 Textuales

Capacitación en seguridad

La mayoría de los accidentes acaecidos dentro de la industria de la construcción pueden evitarse empleando el sentido común y medios prácticos adecuados para su prevención. Ello, además de los beneficios prácticos obtenidos al mejorar las condiciones de trabajo, por ejemplo, una mayor producción, sirve para disminuir los costos involucrados en los accidentes. Dado que no es posible eliminar totalmente los siniestros y adicionado a ello la peligrosidad inherente a ciertas actividades desempeñadas, en ocasiones se presentan algunas dificultades para implementar las medidas adecuadas en cuanto a prevención.

Por el Lic. Carlos Matriepo.

Debemos prestar una mayor atención a dichos puntos a fin de alcanzar resultados satisfactorios. La prevención de accidentes, en gran parte, depende de la educación, el control y la cooperación. Más que un problema de ingeniería lo es de relaciones humanas, excepto en lo atinente a las protecciones mecánicas de los equipos; ya que está demostrado que los mismos evitan un porcentaje relativamente reducido de accidentes. 

Los reglamentos, aún los más estrictos, no pueden garantizar la seguridad en el trabajo. Ésta es obtenida mediante el constante control y cuidado de todos los niveles de responsabilidad de la obra, junto con la colaboración de los trabajadores. Claramente, la seguridad no conforma el resultado de la suma de normativas, sino que se debe enseñar a pensar en términos de prevención, evitándose riesgos innecesarios.

La capacitación posibilita un desarrollo armónico el cual minimiza la cantidad y gravedad de los riesgos existentes en la construcción. El objetivo radica en lograr un cambio de actitud e integrar a todos los niveles de la empresa en las tareas preventivas trazadas. Es fundamental contar con un adecuado Plan de Capacitación en materia de prevención de riesgos, incluido en el Programa de Seguridad Empresarial.

El mencionado Plan de Capacitación se debe adaptar correctamente al tipo de obra a ejecutar, cubriendo todos los riesgos posibles. Se desarrolla mediante la educación de los niveles involucrados (directivo, supervisión y operativo). La seguridad de las personas depende de su actitud ante la prevención. Con frecuencia se observa que algunas trabajan seguras en entornos riesgosos, mientras que otras sufren accidentes desarrollando tareas aparentemente muy seguras. La capacitación es la herramienta necesaria para lograr un cambio de actitud en el personal de la empresa (directivo, supervisión y operativo), que permita obtener la reducción de los accidentes. La metodología necesaria para lograr el objetivo propuesto es:

• Nivel Superior (Dirección, Gerencias y Jefaturas).
• Nivel Intermedio (Producción y Administración).
• Evaluación permanente del plan de capacitación, resultados y alcances, para lograr un nivel que permita la adecuada difusión y organización de la seguridad.
• Cursos de instrucción para el personal ingresante.
• Charlas cortas en los puestos de trabajo de acuerdo a los riesgos detectados.

La capacitación puede ser colectiva o individual y debe tener en cuenta el nivel de formación de los trabajadores. Una de las formas de comunicación individual es el cartel o afiche de temas de carácter pasivo y optimista, mediante el cual, se brinda un mensaje constantemente y el trabajador lo capta, recordando un gráfico o foto. El cartel debe contener imágenes (dibujos o fotos) y su texto debe ser corto y de gran tamaño. Estos carteles, mostrando qué debe hacerse y qué no, serán instalados en puestos de trabajo específicos o en locales con gran afluencia de trabajadores (obrador, comedor, vestuarios).

Las instrucciones, cartillas o folletos serán breves, comprensibles y de textos claros. Las exposiciones explicitarán los posibles riesgos a los cuales se encuentra expuesto el trabajador en la obra, evitarán las generalizaciones superfluas y se complementarán con recomendaciones y advertencias. Resaltamos que, para evitar prácticas inseguras promotoras de accidentes, se actuará sobre el trabajador. Para ello es importante la función del encargado de seguridad e higiene, quien debe mejorar las condiciones de trabajo. Es la persona indicada para impedir los actos inseguros cometidos por los trabajadores. Es posible obtener éxitos en el programa de prevención si los mencionados expertos son capaces de desarrollar las tareas de capacitación en materia de seguridad, instruyendo a los trabajadores en los hábitos seguros. Para capacitar a dichos encargados es necesario desarrollar:

Estudio de materias relacionadas con sus funciones y los riesgos posibles dentro del área que dirige.
Cursos accesibles y simples relacionados con sus tareas.
Cursos periódicos de actualización y adecuación a las características cambiantes propias de la industria de la construcción.

Debe destacarse que quien se encuentra a cargo de la seguridad e higiene es quien mejor puede comprender y controlar a los trabajadores. Aplicando métodos fáciles y prácticos se pueden alcanzar resultados positivos en cuanto a prevención.

Comentarios

Ingrese para poder comentar