Arquitectura Sustentable
ampliar tamaño texto  reducir tamaño texto    Comentarios compartir en facebook compartir en twitter compartir en linkedin
03.11.17 Textuales

El factor humano de la calidad

Todo proyecto requiere de actividades humanas para concretarse y alcanzar los objetivos planteados. El gerenciamiento de proyectos está definido por un conjunto de procesos mediante los cuales, aplicando herramientas estratégicas de planificación, costo, tiempo, recursos humanos, negociación, contratación, comunicación, riesgos y calidad, se pueden transformar ideas en hechos. El gerente de proyecto no sólo planifica, controla y dirige distintas propuestas limitando riesgos y acotando la incertidumbre, sino que como organizador, debe tener la capacidad de reaccionar ante cualquier circunstancia imprevista. 

Al planificar debe poner en marcha una serie de actividades mediante objetivos claros de tiempo, costo y calidad, desarrollando líneas concretas de acción adecuadas mediante la implementación de una gestión integrada.

Por Arq. y Project Manager María Silvia Carrasco.

Desde la planificación estratégica (analizando oportunidades y amenazas), pasando por la planificación táctica (coordinando los recursos humanos, técnicos, comerciales y financieros), hasta la planificación operativa, su accionar permite dividir los objetivos del contrato en tareas manejables y controlables. De esta forma, el gerente de proyecto es quien enlaza todas las actividades determinantes del proyecto. Puede contar con contratos claros, bien elaborados, contratistas, especialistas y consultores con gran experiencia, pero es necesario que coordine los esfuerzos y los maneje hábilmente, maximizando los recursos, resolviendo conflictos, identificando situaciones antes que se conviertan en problemas, en suma, manteniendo el control del proyecto.

Además, deberá desarrollar habilidades para conseguir buenas relaciones con el comitente y su equipo de trabajo. Presentará una óptima capacidad para comunicarse, resolver problemas, lograr un buen rendimiento del equipo de trabajo y una adecuada gestión de las expectativas de los involucrados, ya que sus objetivos e intereses pueden ser diferentes. Debe guiar y dirigir a todos los actores involucrados para una correcta concreción de los proyectos a través de los procesos implicados. Interviene en la planificación, el diseño, la administración de los contratos y la coordinación técnica de la construcción.

Independientemente de las competencias que es necesario disponer para llevar a cabo un gerenciamiento, el gerente de proyecto necesita desarrollar ciertas habilidades tales como: Liderazgo de calidad; comunicación eficaz; aptitud para integrar y formar equipos; manejo de relaciones interpersonales; actitud positiva; etc.

Claus Moller, economista danés, propone doce reglas de oro para mejorar el desempeño individual en el trabajo: establecer metas personales de calidad, sostener la medición personal, constatar la satisfacción de los demás con uno mismo, ver al siguiente como un valioso cliente, evitar errores, hacer las tareas más efectivas, utilizar bien los recursos, comprometerse, aprender a finalizar lo que se empieza, controlar el "stress", ser ético, mantener la integridad y exigir calidad.

El gerente de proyecto debe crecer como líder y hacer crecer a su gente, saber motivarla, ser creativo y adaptarse a los cambios.

Comentarios

Ingrese para poder comentar