Arquitectura Sustentable
ampliar tamaño texto  reducir tamaño texto    Comentarios compartir en facebook compartir en twitter compartir en linkedin
13.10.17 Del Editor

Hagamos historia

A la industrialización de la construcción se la define como la “producción de viviendas reemplazando la mano de obra artesanal por maquinarias utilizadas por obreros especializados en su manejo o con máquinas automáticas”. La industrialización implica el uso de equipos específicos, procesos automáticos y una especialización de la mano de obra en la tecnología utilizada. Si bien en la construcción tradicional, se aplican un gran número de materiales producidos en forma industrial, como los ladrillos, cerámicos, varillas de acero, cañerías y accesorios para las instalaciones, carpinterías, revestimientos, material para cubiertas, entre muchos más, su ensamble en obra se ejecuta de forma manual, colocando componente sobre componente. Por ende, el aspecto que mejor cualifica a una obra como industrializada o artesanal son los procesos constructivos más que los materiales en sí. 

Por el Arq. Gustavo Di Costa, editor de la Revista ENTREPLANOS.


Existe una tendencia natural en el ser humano de búsqueda hacia nuevas formas de trabajo e innovación. El inicio de la industrialización en la construcción no se puede localizar en un punto específico de la historia. El primer antecedente de prefabricación modular se le atribuye al gran ingeniero y artista, Leonardo da Vinci, en el siglo XVI, para planificar una serie de nuevas ciudades en Francia. Para ello, da Vinci tuvo la idea de ubicar en cada una de las nuevas ciudades un centro de producción para elaborar módulos o partes básicas de la obra. 

También, el concepto de prefabricar módulos para construcciones de fácil transporte se dio en la esfera militar, entre las guerras de los franceses e ingleses, donde los ejércitos de Francisco I y Enrique II, tuvieron que elaborar construcciones de madera montables en zonas de guerra, siendo fabricadas en lugares remotos de la zona de conflicto. En Japón, en el siglo XVII, también se registra el uso de una modulación rigurosa para la construcción, que combinaba partes prefabricadas con otras efectuadas “in situ” en base a los pedidos de diseño de los clientes. En 1830, en Estados Unidos, comenzaron a construirse viviendas con la técnica “Balloon Frame”, sistema diseñado por George W. Show. Ese sistema de construcción, que hasta el día de hoy se utiliza, se realiza con listones de madera provenientes de fábrica y ensamblados mediante clavos producidos industrialmente, formando un marco para la construcción de la viviendas usualmente de dos plantas, aunque originalmente, se ejecutaban imponentes edificios, aunque tras el gran incendio de Chicago -EEUU-, se desestimó esa técnica para este tipo de construcciones. Tuvo una rápida implementación en los Estados Unidos, especialmente, por la gran cantidad de materia prima disponible y la fabricación industrializada de clavos. Con el tiempo, este sistema derivó en otro, reemplazándose la madera por listones de acero,  al cual se denominó “Steel Framing”. Dicho sistema constructivo se compone de perfiles de acero galvanizado liviano, unidos entre sí mediante tornillos autoperforantes, conformando una estructura metálica.

Actualmente, esos sistemas son tendencia en Estados Unidos y parte de Europa. En Finlandia, la construcción industrializada permanece muy extendida en la edificación (70% viviendas, 80% oficinas y 90% industria), a un ritmo de producción de vivienda unifamiliar de 45 m2 en 8 horas hombre por metro cuadrado. En China se realizó un hotel de 30 plantas construido en 15 días, siendo energéticamente eficiente y resistente a los terremotos.

Comentarios

Ingrese para poder comentar