Arquitectura Sustentable
ampliar tamaño texto  reducir tamaño texto    Comentarios compartir en facebook compartir en twitter compartir en linkedin
25.09.17 Textuales

Características de la informalidad en la construcción

Respecto a la informalidad en la industria de la construcción en nuestro país, el tamaño de las empresas constructoras es uno de los puntos a ponderar, ya que de su cantidad de trabajadores, depende muchas veces, la forma de contratación -y por lo tanto- las condiciones laborales de los trabajadores constructores.

La magnitud de las empresas de construcción varía, desde los trabajadores autónomos hasta las empresas multinacionales. Por ejemplo, Argentina y Uruguay cuentan con pocas empresas de alta concentración de capital, contabilizándose una gran cantidad de medias y pequeñas empresas. Por el contrario, en Brasil se han constituido un gran porcentaje de importantes empresas con capitales propios.

La mayoría de las compañías constructoras implicadas se encuentran especializadas en función del tipo de trabajo y del lugar donde funcionan. Generalmente, los materiales de construcción y los componentes, maquinaria y equipamiento, se compran, alquilan, o bien, se subcontratan con otras empresas. Los servicios de diseño e ingeniería, generalmente, también se proveen por medio de entidades absolutamente dispersas.

El sector de la construcción, no es solamente un gran empleador en términos laborales, aproximadamente, suma el 7% de la mano de obra ocupada mundial, sino también, es uno de los pocos sectores que ofrece empleo a los menos calificados. La escasez o los altos costos del empleo han conducido a muchos países de alta renta a una mecanización de las actividades, así como a la transferencia de la producción de componentes a las empresas donde pueden establecerse procesos de producción intensiva. 

En muchos países del MERCOSUR, existe una gran cantidad de trabajadores dispuestos en el “sector informal” y en pequeñas empresas. El uso de la contratación de trabajadores, por medio de legislaciones flexibles, ha generado una gran inestabilidad en el empleo.

La existencia de “falsos autónomos” provoca que la mayoría de los trabajadores sean contratados por obra, sin contar con un seguro para los períodos de desempleo o de enfermedad. De esta manera, se acrecienta la inseguridad laboral y la carencia de la protección social. Además, la industria inserta a muchos trabajadores migrantes, la mayor parte de ellos ilegales, con salarios y condiciones de trabajo no decentes.

En términos generales, la precariedad laboral aumenta la vulnerabilidad de los trabajadores de la construcción, porque los despoja de cualquier beneficio social y/o atención médica, exponiéndolos a una mayor siniestralidad. 

Se comprobó que la probabilidad de un trabajador temporal de sufrir un accidente es más del doble respecto de la de un trabajador registrado, siendo la industria de la construcción la más afectada, puesto que se presenta el mayor índice de “asociación” entre siniestralidad y precarización del empleo.

En la República Argentina, la informalidad laboral oscila entre el 20 y 30%, respecto a los trabajadores registrados. Esto también sucede en el caso de Uruguay, estimándose que el total de los trabajadores fallecidos en ocasión del trabajo corresponden en un 25% a obras no declaradas. Otro tanto ocurre en el caso de Brasil, donde han disminuido los contratos fijos y se han aumentado los trabajadores informales o “por cuenta propia”.

Fuente: Unión Obrera de la Construcción de la República Argentina (UOCRA)

Comentarios

Ingrese para poder comentar