Arquitectura Sustentable
ampliar tamaño texto  reducir tamaño texto    Comentarios compartir en facebook compartir en twitter compartir en linkedin
30.08.17 Economia

La transformación energética de Chile

América Latina ya tiene la electricidad más limpia del mundo y Chile ha apostado por la energía solar, eólica y geotérmica. Cerro Pabellón, de la Empresa Geotérmica del Norte, es la primera planta geotérmica en operación en América del Sur.

En Chile, Cerro Pabellón parece una plataforma petrolera y funciona algo similar. Los hombres con overoles gruesos de color azul y cascos blancos que operan la maquinaria alguna vez trabajaron extrayendo petróleo. La diferencia es que ahora están rodeados por volcanes nevados y lidiando con un clima sobre los 4500 m.s.n.m. Estos trabajadores se dedican a utilizar el vapor que emana de la tierra y son los empleados de la primera planta geotérmica de América del Sur.

Cerro Pabellón, posee una capacidad para proveer electricidad a 165.000 hogares, es un nuevo paso en la transformación energética de Chile hacia las energías limpias. 

La red eléctrica de la nación incluye parques eólicos y campos solares; el cual constituye un ambicioso proyecto en la región. 

América Latina ya tiene la electricidad más limpia del mundo, pues ha dependido por mucho tiempo de represas para generar buena parte de su electricidad, de acuerdo con el Banco Mundial. 

Las inversiones en energías renovables se han disparado en la región: son once veces mayores en comparación a 2004 y tienen una tasa que casi duplica la mundial, según un reporte de 2016 de la Agencia Internacional de las Energías Renovables (Irena, por su sigla en inglés). Chile, México y Brasil están entre los diez principales mercados de energía renovable en el mundo. 

Dados los avances hechos en Latinoamérica en la transición hacia fuentes de energía más limpias, la decisión del actual gobierno de Estados Unidos de retirarse del Acuerdo de París –para poner fin a una supuesta “guerra contra el carbón”– causaron confusión y dejaron perplejos a muchos funcionarios y ejecutivos de la industria en la región.
James Lee Stancampiano, gerente de desarrollo de negocios para Sudamérica de Enel Green Power, señalo que “Es irracional, como si alguien se hubiera quedado dormido durante diez años y ahora se rehúsa a despertar”, además de que “Las energías renovables las vemos como un tren que nadie puede parar”. 

En Argentina, donde no han avanzado tantos proyectos de energías limpias como en el resto de Latinoamérica, invitó a empresas internacionales el año pasado a concursar en propuestas renovables y declaró que 2017 es el “año de las energías renovables” con el objetivo de que el 20% de sus necesidades energéticas sean abastecidas por fuentes limpias hacia 2025; la cifra actual es de 2%.
Así también en México el 21% de la demanda energética es abastecida en la actualidad por energías limpias; el plan es que ese porcentaje aumente a 35% para 2024. 

En Chile se espera que para el 2050 el país cuente con un 90% de su consumo eléctrico de fuentes limpias, o sea con el doble de la cifra actual. 

La infraestructura de energías verdes del país, que se ha expandido, lo cual ha significado una reducción de manera significativa en el costo de producir electricidad y ha ayudado a que el país, que alguna vez dependió de energía importada, se vuelva una central de renovables, en donde incluso sus vecinos podrían ayudar en el suministro de esta. 


Fuente: NYTimes

Comentarios

Ingrese para poder comentar