Arquitectura Sustentable
ampliar tamaño texto  reducir tamaño texto    Comentarios compartir en facebook compartir en twitter compartir en linkedin
29.05.17 Del Editor

Un tal Pareto

El Diagrama de Pareto constituye una herramienta aplicada para priorizar los problemas o las causas que los generan. Fue bautizado así en nombre del economista italiano Vilfredo Pareto (1848-1923), quien realizó un estudio sobre la distribución de la riqueza, en el cual descubrió que la minoría de la población poseía la mayor parte de la riqueza y la mayoría de la población la menor parte. Más tarde, se aplicó dicho concepto a la gestión, obteniéndose la denominada “Regla 80/20”, la cual considera que si un problema presenta muchas causas, podemos decir que el 20% de las mismas resuelven el 80% del problema y el 80% de las causas solo solucionan el 20% del problema. 

Por el Arq. Gustavo Di Costa, editor de la revista ENTREPLANOS.

Su uso se recomienda especialmente para identificar oportunidades de mejora; cuando existe la necesidad de llamar la atención a los problemas o causas de una forma sistemática; al buscar las principales razones de los errores y establecer la prioridad para sus soluciones; al evaluar los resultados de los cambios efectuados a un proceso comparando sucesivos diagramas obtenidos en diferentes momentos (antes y después); para comunicar fácilmente a otros miembros de la organización las conclusiones sobre causas, efectos y costos de los errores.

Las empresas constructoras presentan diferentes tipos de falencias en su organización. Las prácticas de acciones arbitrarias o no planificadas organizativamente conducen en forma directa a la pérdida de dinero de varias maneras, por parte del personal mal empleado, por erróneas decisiones en la compra de insumos, por falta de coherencia en la planificación de las tareas… Atento a ello, toda empresa encargada de la materialización de una obra debe presentar una inteligente organización operativa, considerando a la gestión como el proceso tendiente a sistematizar el funcionamiento de los órganos de la empresa, dictando las leyes necesarias para establecer sus relaciones y crecimiento, adaptándola -de la mejor forma posible- a su realidad comercial. Las empresas constructoras pueden ser de mayor o menor escala, pero su organización estará siempre fundada en los mismos principios básicos de orden y estrategia. Dichas empresas conforman un caso especial en cuanto a su forma de organización, dada la especial característica de su esquema de producción, la cual se destaca por brindar un precio y un plazo de ejecución para un producto el cual será realizado con posterioridad en su lugar de emplazamiento final.

La tecnología informática ha desarrollado una serie de herramientas digitales que permiten alcanzar los objetivos de orden operativo, tal es el caso de la denominada “organización planificada”. Conformará una tarea fundamental de quien dirige, diseñar la organización formal basándose, exclusivamente, en las necesidades del sistema. Vale decir, que las funciones y subfunciones necesarias para arribar a los objetivos planeados dentro de una empresa constructora, permanecerán influidos por el tamaño de la misma.
 
Los preceptos de Pareto guiarán nuestra mirada para atender los problemas o las causas que los generan.

Comentarios

Ingrese para poder comentar