Arquitectura Sustentable
ampliar tamaño texto  reducir tamaño texto    Comentarios compartir en facebook compartir en twitter compartir en linkedin
17.05.17 Del Editor

Todos somos verdes

La arquitectura sustentable o arquitectura "verde" conforma un modo de aprovechar los recursos naturales en los sistemas de edificación, tendiente a reducir los efectos nocivos sobre el ambiente y sus habitantes, diseñando en función del entorno. Los principios de la arquitectura sustentable suman las condiciones climáticas, hidrografía y el ecosistema del entorno donde se construyen los edificios. El principal objetivo se enfoca en obtener el máximo rendimiento con el menor impacto. Se busca la eficacia, así como también, la moderación en el uso de los materiales de construcción, utilizando el menor contenido energético posible.

Por el Arq. Gustavo Di Costa, editor de la Revista ENTREPLANOS.

Algunas de las estrategias del diseño sustentable son la generación eléctrica, la calefacción solar, el calentamiento solar de agua, la acumulación freática y los generadores eólicos, entre otros. La arquitectura actual busca utilizar las ventanas no solo para maximizar la entrada de luz y energía del Sol al ambiente interior, si no para reducir al mínimo la perdida de calor a través de los cristales. Dependiendo del hemisferio en el cual nos encontremos, sabremos que la ubicación de las ventanas es fundamental para aprovechar un mayor número de horas solares disponibles. 

De acuerdo al crecimiento de las sociedades contemporáneas se incrementa el consumo. Ello demanda mayores recursos naturales, y de este modo, se generen residuos contaminantes. La arquitectura no puede resolver los problemas ambientales a nivel global, pero intenta contribuir con la creación de un hábitat sostenible y saludable. De este modo, se utilizan materiales que pueden ser reciclados o reutilizados, fomentando el ahorro de materias primas y recursos. 

A fin de llevar a cabo un reciclado energético en un edificio debemos, en primera instancia, efectuar una auditoria para conocer cuáles son las entradas y salidas de energía, priorizando mantener el confort higrotérmico y la salubridad. Luego, se deberán tomar todas las medidas necesarias para transformar al edificio en sustentable.

La localización del proyecto conforma un aspecto central de la arquitectura “verde”. Aunque muchos arquitectos sugieren una implantación de la obra ideal en medio de la naturaleza o el bosque eso no siempre es lo más aconsejable; ya que resulta perjudicial para el ambiente natural. Primero, tales estructuras sirven a menudo como la última línea de atracción del suburbio de las ciudades y pueden ocasionar una tensión favorable para su crecimiento. En segundo lugar, al implantarse aisladas aumentan el consumo de energía requerida para el transporte y conducen generalmente a emisiones innecesarias de gases de efecto invernadero. Entonces, debe buscarse una localización urbana o suburbana cercana a las vías de comunicación, mejorando y fortaleciendo la zona. Esta es la actual tendencia del nuevo movimiento urbanista: Una cuidadosa zonificación mixta entre áreas industriales (limpias), comerciales, residenciales, presentando una mejor accesibilidad para viajar a pie, en bicicleta, o empleando el transporte público.

Comentarios

Ingrese para poder comentar