Arquitectura Sustentable
ampliar tamaño texto  reducir tamaño texto    Comentarios compartir en facebook compartir en twitter compartir en linkedin
05.04.17 Textuales

Informe especial: usos del agua en las viviendas sustentables

La arquitectura sustentable, también denominada arquitectura sostenible, arquitectura verde, eco-arquitectura y arquitectura ambientalmente consciente, constituye un modo de concebir el diseño arquitectónico de manera sostenible, buscando optimizar recursos naturales y sistemas, de tal modo que minimicen el impacto ambiental de los edificios sobre el medio ambiente y sus habitantes.

“Los principios de la arquitectura sustentable incluyen la consideración de las condiciones climáticas, la hidrografía y los ecosistemas del entorno donde se construyen los edificios, para obtener el máximo rendimiento con el menor impacto. Además, pondera la eficacia y moderación en el uso de materiales de construcción, primando los de bajo contenido energético frente a los de alto contenido energético; la reducción del consumo de energía para calefacción, refrigeración, iluminación y otros equipamientos, cubriendo el resto de la demanda con fuentes de energía renovables; la minimización del balance energético global de la edificación, abarcando las fases de diseño, construcción, utilización y final de su vida útil; el cumplimiento de los requisitos de confort higrotérmico, salubridad, iluminación y habitabilidad de las edificaciones” (Wikipedia, 2015, párrafo 1-7).

Por otro lado, los responsables de Estudio Martino, una oficina de arquitectura especializada en sostenibilidad precisan: “El concepto de sustentabilidad ha sido definido a lo largo de una serie de importantes congresos mundiales y engloba no sólo la construcción, sino toda la actividad humana. Según el diccionario de la Real Academia Española, sustentable significa que se puede sustentar o defender con razones. En nuestro contexto, el término sustentable es mucho más complejo pero empecemos por decir que se encuentra extremamente ligado al concepto de desarrollo sustentable. La definición formulada por la Comisión Mundial de Ambiente y Desarrollo (World Comisión on Enviroment and Development) dice ser el desarrollo que satisface las necesidades del presente, sin comprometer la capacidad para que las futuras generaciones puedan satisfacer sus propias demandas”.

A su vez, la sustentabilidad está definida por tres pilares los cuales se retroalimentan: el social, el económico y el ambiental. Cada uno de estos pilares debe permanecer en igualdad de condiciones, fomentando un modelo de crecimiento sin exclusión (social), equitativo (económico) y capaz de resguardar los recursos naturales (ambiental). Entonces, el desarrollo sustentable debe contemplar una superación de la idea de desarrollo entendido como crecimiento económico desmedido; debe tener en cuenta la incorporación de nuevas variables y dimensiones a la idea de desarrollo.

La arquitectura, por sí sola, no puede resolver los problemas ambientales del mundo, pero puede contribuir significativamente a la creación de un hábitat humano más sostenible. En el mundo, la industria de la construcción es responsable del 40% de las emisiones de CO2, 60% del consumo de materias primas, 50% del consumo de agua, 35% de los residuos generados. En Argentina, la industria de la construcción es responsable del 40% de la demanda de energía, 25% de las emisiones de CO2, 50% de los residuos sólidos generados, 20% de agua, 30% de la polución aérea, 35% de la polución térmica, solo por citar algunos valores. Podemos decir entonces que la convierte en la actividad menos sostenible del planeta. A su vez en Argentina debemos agregar que dependemos en un 90.2% de los recursos fósiles (según MECON, 2005), que ya prácticamente agotamos. Es evidente que algo debe cambiar y los ingenieros, arquitectos, diseñadores, técnicos y especialistas del sector, ostentan un importante papel que desempeñar en ese cambio.

La construcción sustentable, implica dar un giro a los sistemas convencionales que venimos utilizando. Para ello, resulta indispensable la innovación tecnológica, el desarrollo técnico científico, la creatividad y los cambios culturales. Construcción sustentable no es volver al pasado, sino que implica producir con calidad. Agregar a nuestros proyectos estudios más profundos, analizar la obra desde todos los puntos de vista: social, económico y ambiental para superar el desmedido crecimiento insostenible.Al hablar de arquitectura sustentable, se debe hacer mención al hecho de contar con tecnologías que permiten convertir diversas formas de energía y recursos naturales en fuentes aprovechables y utilizables por el hombre. En cuanto a los distintos usos que se le puede brindar al agua para colaborar con una vivienda sustentable se mencionarán y describirán brevemente tres sistemas, habiendo sido los mismos seleccionados por cubrir tres de las más significativas necesidades.

El primer caso es el conocido como muro de agua, las cuales se definen como “paredes llenas de agua que forman un sistema integrado de calefacción, al combinar captación y almacenamiento”. El segundo se conoce como panel solar y consiste en un dispositivo el cual aprovecha la radiación solar para generar agua caliente para el uso cotidiano. Mediante energía térmica se calienta un líquido contenido en su interior, el cual transfiere la temperatura a un depósito con agua que se calentará y la dejará en condiciones para poder ser utilizada. La energía recibida naturalmente no es constante durante todo el año debido al cambio climático. En invierno los días son más cortos, por lo tanto, existen menos horas de Sol. Además, por el frío los dispositivos pierden rendimiento. Se entiende que en verano éstos, en las mismas condiciones de instalación, presentan la capacidad de calentar un volumen mucho mayor de agua. Por ello mismo, el consumo de agua caliente solar debe llevarse a cabo mediante su acumulación, y así utilizar lo producido a ciertas horas en cualquier momento del día y la noche. Dicha tecnología disminuye notablemente los costos de gas y electricidad, siendo factible de implementar tanto para uso residencial como industrial.



Por último, una de las soluciones para el aprovechamiento directo y eficiente del agua como recurso natural radica en la captación pluvial. Se conoce de forma global como uso racional del agua y “consiste básicamente en conducir el agua de lluvia de los techos por medio de canalizaciones (canaletas, pluviales, gargantas, bocas de lluvia, etc.) hacia equipos de filtrado y depósitos de almacenamiento o cisternas”. A partir de allí, el proceso continúa al igual que el tradicional (alimentación de agua por red), una bomba toma el agua de la cisterna y la dirige a un tanque de reserva elevado exclusivo para agua no potable, desde el cual se distribuirá a los distintos artefactos y griferías.

El agua recolectada no puede emplearse para beber, únicamente se destina para la alimentación de depósitos de inodoros, lavarropas, piletas de lavar, riego o para limpieza de patios y autos, debiendo permanecer correctamente indicada en las fuentes de provisión.

Gracias al sistema, el consumo de agua potable puede verse reducido hasta en un 50%, siempre y cuando se desarrolle en zonas geográficas que cuenten con las condiciones adecuadas de suficiente precipitación como para garantizar su rendimiento diario.

Comentarios

Ingrese para poder comentar