Arquitectura Sustentable
ampliar tamaño texto  reducir tamaño texto    Comentarios compartir en facebook compartir en twitter compartir en linkedin
17.03.17 Textuales

Obras de construcción sustentable de los ex ganadores LafargeHolcim Awards

El estudio colombiano Colectivo 720, ganadores del Oro Global LafargeHolcim Awards, y arquitectos de la Universidad Nacional de Córdoba, ganadores de la categoría Next Generation, ambos de la temporada 2014-2015, brindaron consejos de arquitectura sustentable en la Universidad de Morón.

El martes se realizó una jornada especial sobre arquitectura sustentable en la que disertaron los arquitectos del estudio Colectivo 720, ganadores del Oro Global LafargeHolcim Awards 2015, y los arquitectos representantes de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC), ganadores de Next Generation 2015, en la Universidad de Morón. Además, en exclusivo para ENTREPLANOS, los profesionales brindaron consejos sobre sustentabilidad y recomendaciones para los interesados en postularse a la competencia LafargeHolcim Awards 2017 (inscripciones abiertas hasta el 21 de marzo).

Los proyectos ganadores fueron: Unidad De Vida Articulada (UVA) de Colectivo 720 y Fruit Salad de la UNC. El objetivo del primero fue convertir una reserva de agua de Medellín en un parque público sin dejar de cumplir su función principal. En relación al segundo, se trató de un plan de reutilización de infraestructura en las márgenes del río Negro en Manaos, Brasil.


¿Cuáles fueron sus mayores desafíos en el proyecto que los consagró ganadores?

Christian Barrera de Next Generation – Nuestro proyecto fue justamente la tésis de grado. Los desafíos tuvieron que ver con una reflexión: ¿qué pasaba con las infraestructuras en las ciudades contemporáneas y las estructuras de otros siglos que van quedando en las ciudades como elementos disfuncionales? Y nuestra mayor complejidad se basó en reflexionar en cómo podían las infraestructuras entramar con otros usos. Una reflexión de nuevos vínculos entre la infraestructura y el terreno del lugar.

Luis Orlando Tombé de Colectivo 720 – Creo que el desafío más importante que tuvo la UVA fue poder integrarse con ese carácter histórico que tienen esos tanques de acueducto de la Ciudad, porque implica tener una parte de los tanques que se iban a seguir utilizando y tener una memoria histórica de aquellos tanques que querían "desaparecerlos", pero que los pudimos incorporar dentro del proyecto. Eso implica una sensibilidad de entendimiento de lo que había ahí, que eran valores que muchos queríamos: que el proyecto tuviera más que el proyecto en sí mismo, como un icono arquitectónico.





¿La sustentabilidad es prioridad en la agenda de sus proyectos?

C.720 – Entendemos las problemáticas como oportunidades de diseño. Y asumimos el tema de la sustentabilidad en el sentido profundo del término. Eso quiere decir que nosotros no acuñamos a un proyecto que sea más o menos sustentable. El diseño debe ser una respuesta a todas las variables físicas, sociales y culturas e incluso económicas que sugiere una problemática. Esa aproximación de encontrar o ver en las problemáticas oportunidades es los nos permite tener respuestas más integrales. Esa es la manera en que nosotros abordamos la arquitectura.

¿Con qué eco-materiales trabajan?

C.720 – Hoy en día hay una oferta muy variada y habría que entrar a definir qué es un eco-material o qué huella está dejando. Uno podría pensar en diferentes estrategias para poder aproximarse a lo que uno podría denominar eco-material. En el caso de las estructuras metálicas que puedan ser desmontables o modulares/itinerantes, que uno pueda usar la misma infraestructura y replicarla en distintos espacios. Entonces, yo creo que no hay un material más eco-amigable o eco-eficiente, sino que siempre es una respuesta a una problemática en específico.

¿Qué recomendaciones le harían a quienes desean participar por primera vez del concurso?

C.720 – Uno debe ser muy apasionado por lo que hace, principalmente es el motor de todo lo que uno hace. Y si esa pasión es hacer arquitectura se aprende haciendo. Y si tiene la oportunidad de hacer, también se aprende midiéndose con los demás. Y creo que para Holcim hace falta medirse con los demás. Medirse cómo estoy entre los argentinos, frente a los brasileros o a los colombianos. Y en realidad no es tan difícil. Si uno hace un proyecto correcto y preciso, de seguro cumple con todos los requerimientos de Holcim.

No es complejo subir los proyectos a la plataforma. La primera etapa es mucho más sencilla que la segunda. En caso de clasificar son cuatro hojas. El paso a paso está muy claro e incluso, tanto en Argentina como en Colombia, está la ayuda para traducir los textos en inglés. Y tienen un jurado muy calificado que es capaz de ver las ideas.

N.G. – El intercambio que genera no sólo el hecho de medirse, sino el aprender del otro. Porque uno cuando presenta un proyecto está pendiente de los resultados y, por más que no saques nada, me imagino que también ves y aprendes un montón del otro. Ese intercambio te sirve para el después.

Comentarios

Ingrese para poder comentar