Arquitectura Sustentable
ampliar tamaño texto  reducir tamaño texto    Comentarios compartir en facebook compartir en twitter compartir en linkedin

Construcciones livianas con bambú

Pese a sus ventajas, debe ser combinado con otros productos para prolongar su vida útil.

El bambú es una planta en forma de caña que crece en zonas templadas o cálidas con bastante agua y que cada vez se utiliza más en la construcción moderna. 

Tiene la característica de muy resistente y sostenible. Se emplea como materia prima de pavimentos, paneles y mobiliarios. Lo más relevante es que se utiliza cada vez más en la construcción de viviendas.

El bambú es tan resistente y flexible que se lo llama el acero vegetal, siendo cinco veces más resistente que el cemento. Es utilizado en construcciones livianas, en las regiones donde crece y en las que el clima permite el uso de materiales livianos.


Flexibilidad

Su flexibilidad le confiere características antisísmicas, ya que se trata de un material liviano y de bajo costo. Pero no es muy durable, requiere de mano de obra especializada para emplearlo en construcciones.

Es posible emplear el bambú en muchos sectores de la construcción, donde no esté expuesto al agua, o calor excesivo, pero generalmente se lo utiliza combinado con otros materiales como maderas, arcilla, cal, cemento, hierro galvanizado, hojas de palma.

Empleado como material constructivo secundario o primario, permite soluciones adecuadas a los climas cálidos, cuando es utilizado en forma natural, sin tratamientos. Pero también puede ser mejorado con tratamientos para ser empleado en otros sistemas constructivos en regiones apartadas a las de cultivo, convirtiéndose en un material principalmente decorativo.

La caña de bambú posee una estructura física característica, lo que le proporciona alta resistencia en relación a su peso. Con forma de tubo y con refuerzos transversales rígidos que conforman los tramos de la caña, lo que le confiere una gran resistencia a la tracción y compresión, en relación a su sección.

El bambú para usarlo en la construcción es muy fácil de trabajar, no requiere maquinaria costosa, sino herramientas sencillas.  

Las paredes de bambú no pueden ser construidos de forma hermética, así que la ventilación cruzada se da en forma inherente, que brinda un ambiente agradable y libre de humedad. La flexibilidad y la alta resistencia a la tensión hacen que la pared de bambú resista los sismos, y en caso de colapsar, su poco peso causa menos daño; la reconstrucción es rápida y fácil.

Las mayores desventajas se deben a su relativa baja durabilidad (debido a ataques biológicos), y a la baja resistencia al fuego, por lo que las medidas de protección son esenciales. 

No obstante, en la mayoría de los casos el bambú es combinado con otros materiales de construcción como madera, arcilla, cal, cemento, hierro galvanizado y hojas de palma.

Fuente: eldia.com

Comentarios

Ingrese para poder comentar