Arquitectura Sustentable
ampliar tamaño texto  reducir tamaño texto    Comentarios compartir en facebook compartir en twitter compartir en linkedin
14.11.16 Del Editor

Un producto muy específico

Una empresa constructora conforma una organización la cual, fundamentalmente, posee una cierta capacidad administrativa para desarrollar y controlar la realización de obras; capacidad técnica para aplicar procesos y procedimientos de construcción y capital o crédito para financiar sus operaciones, obteniendo así un beneficio. Para que la misma funcione necesita, también, de las personas.

Por el Arq. Gustavo Di Costa
Editor de Revista ENTREPLANOS

La empresa es una manifestación de trabajo colectivo, un conjunto de esfuerzos armonizados para la realización de un fin común. Las empresas pueden clasificarse según varios criterios que dan lugar a distintos tipos: Individuales o sociales, públicas o privadas, industriales, comerciales, o de servicios. A su vez, ello depende de su aspecto jurídico, de su carácter económico, de su actividad económica y finalidad. 

Las de aspecto jurídico, pueden ser individuales o sociales. Las de caracteres individuales pertenecen a un solo empresario, asumiendo toda la responsabilidad por su gestión con su patrimonio. A diferencia de las sociales, las cuales reúnen un grupo de personas con una finalidad en  común. De esta manera, es posible repartir el capital -y a su vez- las responsabilidades que conlleva. 

Estas sociedades se clasifican en personalistas, capitalistas y cooperativas. A través de su carácter económico, se pueden clasificar en públicas o privadas. La empresa puede permanecer formadas por personas particulares o privadas, o constituirse por un grupo de personas o entidades de carácter público. Las empresas públicas, son las del Estado o algún otro organismo público. Conforma una necesidad de la economía de un país garantizar el crecimiento económico. 

Las empresas privadas están integradas por personas particulares o privadas y poseen la característica fundamental de la existencia de un estímulo, que es el interés privado o beneficio. Según su actividad y finalidad económica se pueden clasificar en productivas, comerciales y de servicios -y a su vez-, pueden ser lucrativas o no. Los elementos de la empresa más importantes son los financieros, económicos, técnicos y humanos. A través de un organigrama empresarial, representan la estructura organizativa y muestran de una forma clara y resumida la manera en que se comunica la estructura de la misma. Las funciones que cumplen pueden ser de dos tipos, estáticas y dinámicas. De esta manera, se estudia la oferta y demanda, instrumento esencial para la determinación de los precios. Cuando la oferta supera la demanda, los productores deben reducir los precios para estimular las ventas. Cuando la demanda es superior se incrementan los precios de los bienes. 

En una empresa constructora, cada uno de los medios empleados realiza una tarea concreta, cuya finalidad es conseguir un objetivo en común. Los recursos son las personas, el capital, materiales y herramientas. 
De esta forma, la empresa se vuelca a la elaboración de un producto específico: una obra de arquitectura. 

Comentarios

Ingrese para poder comentar