Arquitectura Sustentable
ampliar tamaño texto  reducir tamaño texto    Comentarios compartir en facebook compartir en twitter compartir en linkedin
23.09.16 Del Editor

Programo, luego existo

La construcción es una actividad ligada a la planificación, programación y control de todos sus rubros. En ella se vinculan una serie de industrias para un determinado fin, por más acotada que resulte la obra. Dichas actividades requieren de una programación previa para que las mismas no se realicen contemporáneamente, pues ello generaría una severa alteración en los tiempos de ejecución de las restantes actividades. 

Por el Arq. Gustavo Di Costa
Editor de Revista ENTREPLANOS

Se entiende como “Programación” a la elaboración de una red o diagrama que contiene la suma de las tareas en las cuales se divide el proyecto, especificando el tipo de relación entre unas y otras, así como su duración. De esta manera, se puede estimar el tiempo de ejecución total del proyecto. Un programa de obra será capaz de determinar lo que sucederá en el lugar de trabajo en el momento de la construcción. Para la programación de obra se contará previamente con una planificación válida, es decir, mantener a la vista todos los procedimientos y actividades a seguirse agrupados, para luego, añadir el factor tiempo y dar paso a la programación de obra. A los fines de empezar a programar las tareas y hacer los diagramas debemos comenzar analizando ciertas cuestiones: Calcular la duración de la obra, estimar su costo y programar las compras. Ello debe llevarse a cabo por partidas, incluyendo los plazos de ejecución. 

En la programación debemos formalizar un seguimiento exhaustivo y anotar todas las incidencias que se produzcan, y de esta manera, si nos retrasamos en alguna tarea determinante tomaremos las medidas que nos permitan ejecutar la obra en el plazo acordado. Por eso la programación debe ser dinámica, vale decir, se evitarán los espacios de tiempo muertos de trabajo. Nuestra industria de la construcción permite manejar los problemas de manera tal que se puedan presentar posibles respuestas y mejoras para anticiparse a aquellos inconvenientes futuros.

Es por ello que una inteligente combinación de acciones hace que las mencionadas planificaciones, programaciones y control sean dinámicos y constantes. La adecuada programación de un proyecto demanda contar con un plan, el cual involucra objetivos a cumplir. Los mismos permanecen definidos y acotados en la etapa de planificación, para ejecutarlos en base a una correcta programación. 

Cuando no se elabora un plan, aumenta en forma proporcional el riesgo de no finalizar el proyecto en tiempo y forma, alterando no solo los plazos, sino a consecuencia de ello, los costos. 

Todo ello repercute en la imagen del profesional actuante. Negativamente, claro.

Comentarios

Ingrese para poder comentar