Arquitectura Sustentable
ampliar tamaño texto  reducir tamaño texto    Comentarios compartir en facebook compartir en twitter compartir en linkedin
14.09.16 Protagonistas

Dow, excelencia en sustentabilidad

“La sustentabilidad y la aislación térmica son temas muy interesantes para Argentina y Latinoamérica por una cuestión fundamentalmente de energía. Alineado con esto, hay que hablar de emisiones y de confort”, aseguró en diálogo con ENTREPLANOS el Ing. Marcelo Fiszner - Director de Marketing para Poliuretanos de Dow en Latinoamérica.

The Dow Chemical Company es una empresa global que nació en 1897 en Michigan, EE.UU., para conectar la ciencia y la tecnología en beneficio de la humanidad. Desde 1957 opera en la Argentina y, en los últimos 15 años, invirtió más de US$ 2500 millones en investigación y desarrollo en sus sitios productivos. La firma posee un fuerte compromiso con la sustentabilidad, de manera que aplican diferentes acciones con la visión de redefinir el rol de los negocios en la sociedad para introducir cambios reales y generar progreso social y medioambiental. Todo esto, no está ajeno a la construcción y será, de hecho, la temática principal que abordaremos.

La empresa colabora para crear construcciones y estructuras más durables, inteligentes, seguras y sustentables. Dentro de estas estrategias, ofrece una tecnología que contribuye al confort térmico en dichas construcciones: la “Espuma de Poliuretano (PUR) / Poliisocianurato (PIR)”.

Se trata de una espuma rígida termofija, con un alto poder de aislación térmica (19-21 mW/mK), baja densidad moldeada (36-44 kg/m3), retardante de llama en cumplimiento con diversas normas internacionales (DIN, ISO, ASTM, LPS, Euroclass y Factory Mutual) y nacionales (NBR 7358 y NBR 15366). Dicho elemento, es utilizado en los paneles termoaislantes que minimizan la transmisión de calor y frío entre ambientes internos y externos. “Un ambiente que está bien aislado mejora el confort interno, al mismo tiempo que minimizamos el gasto de energía y de las emisiones de CO2 por un uso mucho menos continuo en lo que refiere a refrigeración o calefacción”, expresó el ingeniero y sumó: “Estamos hablando de un mecanismo de aislación térmica –calor y frío preservados– a través de un material aislante y, si bien hay muchos materiales, el mejor que existe es el poliuretano. Entonces el manejo de la aislación se da a través de una pared optimizada – una pared lo más fina posible para conseguir el mismo efecto que cualquier otro aislante conseguiría con espesores mucho más grandes, muchos más gruesos”. Para exponer este concepto Fiszner hizo referencia a la analogía con las heladeras, las cuales actualmente poseen un espesor mucho más fino que las que se utilizaban 50 años atrás. Esto es porque el 100% de estos artefactos en la actualidad están fabricadas con poliuretano, pudiéndose utilizar paredes muy finas de 2 o 3 cm y sin la necesidad de utilizar tornillos, debido a que además este material posee una gran propiedad de adhesión. “Ahora la pared es muy fina, lo cual te permite tener más espacio adentro de la heladera y menos espacio total. Todo esto que pasó con las heladeras, nosotros tenemos la visión que va a pasar con la construcción, es sólo una cuestión de tiempo”, agregó.

Si bien, la propuesta de valor primordial del poliuretano es la aislación, como ya se mencionó, este material posee una fuerte propiedad de adhesión y es muy liviano, “El poliuretano pesa entre 30 y 40 kg por m3 (el agua pesa 1000kg), es 25 veces más liviano que el agua. Además de eso es súper resistente, es liviano pero con mucha fuerza, es un material ideal para minimizar vigas, para reducir la parte constructiva tradicional. Entonces tiene: dureza, compresión, liviandad; es una espuma cerrada, no entra agua y por ello se evita la humedad y proliferaciones. Obras de hace 20 o 30 años que están construidas con poliuretano, no tienen problema de humedad ni corrosión”, expresó el ingeniero.

Al utilizarse en un método de construcción industrializada – en seco o sustentable –, la espuma de poliuretano permite economizar el tiempo en el montaje de la obra, lo cual reduce también los costos. Además se evitan irregularidades propias de la construcción tradicional, debido a que los paneles son fabricados previamente. A todo esto, se suma el ahorro de energía, de agua y se evitan los residuos. “Las emisiones de CO2 tienen que ver muchísimo con el aire acondicionado, con la calefacción, las cuales aislando bien se minimizan. Yo siempre digo que las energías renovables son muy interesantes, son mejores que las fósiles, pero mejor todavía es no usar energía. Y para no usar energía lo mejor que podemos hacer es aislar, y para aislar el mejor material que tenemos es el poliuretano”, concluyó el Ing. Fiszner. 

Es importante aclarar que el material cumple con las normas más avanzadas de fuego, pero al tratarse de un elemento primario, dichas normas deben  cumplirse en toda la cadena de producción. “Traigo este tema proactivamente porque no estamos escondiendo nada; cuando el poliuretano está mal hecho, no está diseñado correctamente y no se trabaja con empresas serias, podemos tener problemas. Entonces lo que nosotros hacemos es trabajar con gente seria, que le coloca a los paneles los retardantes y los extinguidores de fuego que precisan para que el panel realmente pase todas las normas más exigentes del mundo y no se prenda fuego” destacó el ingeniero. 

En cuanto a estadísticas, el Ing. Fiszner mencionó que en Europa y Estados Unidos utilizan este material como aislante térmico en un 75% para lo comercial e industrial y un 25% para lo habitacional. En Latinoamérica, en cambio, Argentina, Brasil y posiblemente todo el continente,  utiliza el 95%  para comercial y 5%  para casas, por lo cual  puede concluirse que el PUR/PIR es un producto potencial y oportuno para introducir en la construcción habitacional Argentina.

Es importante mencionar que la política ambiental de Dow está alineada a las metas de sustentabilidad que se centran en la reducción de su huella de carbono, la innovación aplicada a los problemas acuciantes de la humanidad y la responsabilidad sobre el ciclo de vida de sus productos ante las comunidades. En este sentido, una de las metas de Dow en la Argentina es reducir el impacto ambiental en todas sus operaciones. En cumplimiento con estas metas y como alianza estratégica en la gestión de negocios, Dow es la Compañía Química Oficial del Movimiento Olímpico y Socia Oficial de Carbono de los Juegos Olímpicos por tercera vez consecutiva. 



Involucrada en cerca de 20 proyectos que comprenden diferentes tecnologías aplicadas a los juegos, estas iniciativas apuntan a mitigar la huella de carbono de los JJOO y Paraolímpicos, despertando conciencia sobre prácticas más sustentables y amigables con el medio ambiente. “Lo que hacemos son proyectos, que en forma auditada por entes externos y en forma verificada a lo largo de un periodo de tiempo, ayuden a compensar las emisiones de los JJOO”. “Los juegos de Río generaron 3 millones de toneladas de CO2. Nosotros demostramos de forma auditada que mitigamos 2 millones cien mil, de los cuales el poliuretano contribuyó con casi la mitad. Además de ello, hay otros proyectos que tienen que ver con la agricultura – hicimos proyectos de agricultura sustentable para minimizar fertilizantes y otros productos, hicimos un proyecto con una reducción del espesor de plástico que permitió minimizar el uso de combustibles fósiles”, agregó el ingeniero, quien, como portavoz de Dow demuestra  una vez más el máximo nivel de compromiso con la sociedad, el medio ambiente y las futuras generaciones.



Para más información sobre Dow, click aquí.

Comentarios

Ingrese para poder comentar