Arquitectura Sustentable
ampliar tamaño texto  reducir tamaño texto    Comentarios compartir en facebook compartir en twitter compartir en linkedin
23.08.16 Del Editor

Normalización

A paso firme, la industria de la construcción se dirige a la normalización, a la estandarización y a la coordinación, aplicada en la etapa de proyecto. De esta forma, nuestro edificio será producto de un determinado proceso de “fabricación”, donde contaremos con medios técnicos y económicos, disponiendo de recursos humanos, los cuales permitan realizar el trabajo de producción, de disposición de los recursos materiales para corporizarlo, más los medios mecánicos para incrementar el rendimiento de los dos anteriores. El objetivo radica en lograr un mejor aprovechamiento de los recursos utilizados, a fin de obtener el mejor precio del producto terminado. 

Por el Arq. Gustavo Di Costa
Editor de Revista ENTREPLANOS

Este desafío del aumento de la productividad, es uno de los grandes objetivos de la dirección de obra. En este sentido, la tendencia actual es conseguir -gracias a la aplicación de tecnologías que aumentan la intervención de la máquina-, disminuir la de la mano de obra. 

Existen una serie de factores capaces de potenciar el rendimiento de los recursos aumentando la productividad. Entre otros, un correcto diseño del producto y su correspondiente documentación gráfica, especificaciones técnicas claras y precisas, un estricto programa de producción más una adecuada política de control de la misma, un presupuesto y un control presupuestario, un control de calidad, un estudio del trabajo -fijando una metodología de producción la cual garantice el rendimiento con el mismo esfuerzo-, normas de seguridad, una política de personal que facilite la planificación de la producción, estudiar los costos directos e indirectos, una adecuada racionalización administrativa, una buena gestión de compras, un coherente plan de suministro de materiales, organizar el obrador y el movimiento de los insumos en forma racional, un acertado plan de equipos a utilizar en las distintas etapas de la obra, mejorar los puestos de trabajo durante todo el desarrollo de las tareas, etc. 

Si analizamos la mayoría de los factores enunciados, salvo algunos en particular, quien gerencia, quien administra, quien gestiona, quien controla, quien dirige y quien decide, sea solo un profesional o un equipo, tiene la total responsabilidad sobre el producto alcanzado, desde ya, en el aspecto técnico, en su calidad, pero fundamentalmente, en la productividad alcanzada, cualquiera sea la envergadura de la obra. Por lo tanto, es aquí donde un comitente distingue a un profesional de otro, tal cual lo hacen los accionistas en cualquier empresa con sus gerentes, y también es aquí, donde sus pares destacan a un profesional por su capacidad, experiencia y calidad de trabajo. Sin embargo, en el enunciado de esta serie de factores que aumenta el rendimiento de los recursos, vale analizar un insumo clave: La mano de obra. 

Históricamente, no hay posibilidad de realizar ninguna obra sin la participación del trabajo del hombre, que rinde en función de tres parámetros básicos: Habilidad, fuerza y velocidad. Los equipos y maquinarias no han podido reemplazar al hombre en todas las etapas de la obra, solo han tendido a reducir el esfuerzo de los operarios en las tareas marginales o complementarias de la producción, permitiendo así una reducción en los costos del rubro.

Según la habilidad y capacidad de trabajo de los hombres de la construcción, se han categorizado las tareas, incluso por gremios. Dicha jerarquización tiene por objeto, más allá de establecer una escala remunerativa, acordar una cadena de decisiones y puestos de trabajo específicos tendientes al trabajo en equipo. La falta de verdaderos oficiales ha creado la necesidad de recurrir a aquellos que no lo son, o creen serlo. Si es difícil encontrar buenos oficiales, más difícil es crear buenos grupos de trabajo. La pregunta lógica, entonces, es qué ocurre con la productividad…

En la construcción tradicional importa conocer a cada uno de los artesanos que trabaja en nuestras obras, valorando sus capacidades y habilidades, haciendo docencia para que se desarrolle y desarrolle a otros, poniendo especial atención en capacitar e integrar grupos de trabajo. 

Comentarios

Ingrese para poder comentar