Arquitectura Sustentable
ampliar tamaño texto  reducir tamaño texto    Comentarios compartir en facebook compartir en twitter compartir en linkedin

Teatro Border, arte y sustentabilidad.

Ubicado en la calle Godoy Cruz 1838 entre Honduras y El Salvador, Teatro Border es un espacio cultural que integra diversas actividades; donde la formación que brinda no sólo radica en su escuela, talleres y seminarios, sino que desde sus inicios, sus cimientos, predica con el ejemplo.  Allí se integran completamente  el arte y la arquitectura sustentable, generando un lugar único entre el circuito de las propuestas de Palermo.

Border fue el nombre elegido para el  primer teatro sustentable de la ciudad de Buenos Aires, en alusión a un Centro Mental que funcionaba anteriormente  en ese lugar. El edificio está diseñado y conformado por materiales que contribuyen al ahorro energético, aprovechando la iluminación y climatización natural, el agua de lluvia y la ventilación.

La obra a cargo del Estudio Cuello & Asociados posee en su exterior espacios verdes, una sala teatral  principal con visibilidad total desde cualquier punto de la platea, y posibilidad de apertura externa. Además cuenta con una escuela de arte y espacio gastronómico.

En una entrevista exclusiva con Revista ENTREPLANOS, la Arq. Guadalupe Cuello nos contó que para la elección del sitio se tuvo en cuenta que sea de fácil acceso, con diversidad de transportes públicos. El área se encuentra dentro del circuito audiovisual, a 200 m. del metrobús y 7 cuadras del subte. Además sobre la calle Godoy Cruz atraviesa la red de ciclo vías protegida que recorre la ciudad. Por ello, dentro del Teatro, se desarrolló un sector de guardado de bicicletas para fomentar su utilización y, de esta manera, reducir el uso del automóvil.

“En todo el proceso de construcción se trató de trabajar con materiales nobles, que en su producción no sean muy contaminantes”, sumó la arquitecta; es por ello que se utilizaron en diferentes espacios productos como lana de vidrio, placa de roca de yeso, carpinterías de PVC con doble y triple vidriado hermético, entre otros.  También se acondicionó su acústica para generar una calidad de sonido óptima. Para lograr esto último se usaron, tanto en la sala principal como en la sala de danzas, las “Placas Durlock® Exsound” de yeso fonoabsorbente que gracias a sus perforaciones se tornan ideales  para lograr una gran absorción acústica. “Lo que hacen es tomar el sonido y propagarlo”, agregó Guadalupe. Además las paredes están hechas de doble y triple placa Durlock, lo cual  ayuda a la aislación térmica. 
 


El sistema de calefacción tiene la posibilidad de conectarse a un panel fotovoltaico, que ya está en funcionamiento y, además, el teatro cuenta con un espacio preparado para colocar más paneles a futuro, debido a que necesitan un total de 10 para generar  la energía de todo el espacio, incluyendo a la sala principal. 

En lo que refiere al uso del agua, posee un sistema de recolección de lluvia que se filtra y reutiliza para riego y mantenimiento. Además utiliza griferías con corte automático y aireador, mingitorios e inodoros eficientes con válvulas de doble descarga, lo cual permite ahorrar un 40% de su utilización, explotando al máximo la reducción del consumo. El agua caliente de los camarines y el bar utilizan agua de deshecho de los aires acondicionados.

El sistema de aireación y calefacción es  aerotérmico  y toda la iluminación es LED, aunque la mayoría de los espacios se iluminan y refrigeran naturalmente, la mayor parte del tiempo.

Los revestimientos, en su mayoría, son hechos con materiales reutilizados. El teatro posee una "fachada ventilada" en el exterior, que evita la radiación directa, para disminuir el uso del aire acondicionado o el deterioro de los materiales. Funciona como un filtro solar, por lo que en el interior del teatro se puede disfrutar de un clima natural. “El sistema de climatización siempre es el que más consume, pero nosotros no pasamos de tarifa 2”, agregó la arquitecta.
 


Más allá de la sustentabilidad, el edificio cuenta con un diseño muy moderno y llamativo. Reutilizaron todos los materiales de deshecho de obra  y hasta incluso sumaron la participación de los vecinos en varias ocasiones; una de ellas fue la colecta de "Tapitas de Pet", las cuales se donaron al Hospital Garrahan para luego comprar los revestimientos a quienes los fabricaban. Dichos revestimientos fueron utilizados en todos los baños del edificio. “Se armó todo un circuito solidario para reutilizar materiales y generar conciencia en los vecinos, para que entiendan la importancia de por qué hay que reutilizar materiales y que se puede lograr algo súper estético con un material que se tira”, agregó Guadalupe. Otro momento en el que hicieron partícipes a los vecinos fue para juntar pilas, las cuales son sumamente tóxicas, de manera que frenaron su contaminación arrojándolas envueltas en envases especiales a los cimientos de la construcción. 
 


“Estábamos buscando algo distinto, queríamos armar algo desde la escuela para educar. Surgió la idea de hacer algo sustentable. Vimos que íbamos por el mismo camino, ellos desde el arte y yo desde la arquitectura, y arrancamos”. “La gente viene y no se quiere ir, eso tiene que ver con la sustentabilidad”, concluyó la arquitecta. 

Comentarios

Ingrese para poder comentar