Arquitectura Sustentable
ampliar tamaño texto  reducir tamaño texto    Comentarios compartir en facebook compartir en twitter compartir en linkedin
12.07.16 Del Editor

Cualidad y Calidad de la obra

Escuchamos hablar en obras de mayor o menor envergadura de algo muy importante: el descontento de la gente con su profesional a cargo al momento de "atacar" una obra de arquitectura, ya sea desde la etapa de proyecto a la materialización de la misma. Pero “en todos lados se cuecen habas”, ya que esta problemática existe y no solo en nuestro país sino a nivel mundial. Ello está ocurriendo y con un descontrol desmedido en cada rincón del planeta día a día.

Por el Arq. Gustavo Di Costa
Editor de Revista ENTREPLANOS

Es común escuchar frases como: "esto no era lo que quería", "no me lo imaginaba así", "yo pensé que...", "ya cumplimos el tiempo acordado y falta un montón", "no estaba detallado en el presupuesto", "esto se arregla con revoque", y un sinfín más de palabras desde el comitente hacia su profesional a cargo… o viceversa. 

Lamentablemente, también es cierto que hoy por hoy son pocos los profesionales -o Estudios de profesionales- que entregan sus proyectos completos, referentes a información como detalles arquitectónicos y constructivos. Ello es un desencadenante a la mala interpretación o soluciones a problemas no pensados en el frenesí mismo de la ejecución de la obra. Podemos resumir que ello ocurre por la simple razón de que la CALIDAD en la obra de construcción no se tiene en cuenta al momento de ejecutarla. Ya sea desde la -mala- interpretación de los planos o que el proyectista a cargo no participa de la materialización.

Los puntos citados anteriormente -sumado a otro factor muy importante: el Tiempo- donde se desea hacer las cosas sin ejercitar el necesario control, brinda como resultado un panorama preocupante. Sería importante tener en cuenta puntos claves al momento de abordar una obra de arquitectura, por mas pequeña o insignificante que parezca. Algunas de estas claves a tener en cuenta son:

• Conocer si el proyecto a abordar es viable, si estamos capacitados y podemos lograr que se lleve a cabo en su equilibrio de Calidad.
• Proyectar: Lograr en primera instancia un buen anteproyecto, con detalles constructivos, replanteos, dibujos, gráficos y hasta fotografías de lo que se quiere lograr. Nunca nada está de más
• Usar un calendario, programar tareas y llevarlas a cabo en el tiempo estipulado.
• Llevar un control sobre cada tarea realizada.
• Si se van a abordar nuevas herramientas, materiales, maquinarias hay que capacitar al personal para que lleven a cabo un buen uso y no un desperdicio de dichos insumos.
• Una buena planificación en el acopio de los materiales obtiene una mayor productividad en el día a día.
• Lograr que el personal a cargo, descanse y comparta actividades en grupo (como un simple almuerzo) obtiene una mayor cooperación entre el grupo ayudando a resolver tareas más fácilmente.
• Hacer cumplir las normas de seguridad e higiene suma un mayor aprovechamiento de los recursos y evita accidentes.

Lograr calidad no significa elegir solados importados, griferías imposibles de conseguir, mármoles y granitos que muy pocos quieren pagar. Sino de alcanzar un equilibrio entre lo que se hace, cómo, cuándo y dónde se hace. Si lo que se hace se hace bien, quizás obtengamos mayores satisfacciones respecto de algo de mayor valor pero mal hecho. Hoy en día muchos "Profesionales" de las construcciones no tienen en cuenta todo lo hasta ahora descripto, o no lo saben… o no les interesa saber. Quizás si todos, de a poco y con tiempo, lográramos llegar a un equilibrio de calidad al momento de entregar una obra de arquitectura, estaríamos a tiempo de solucionar una problemática a nivel mundial, revalorizando nuestro trabajo como profesionales.

Comentarios

Ingrese para poder comentar