Arquitectura Sustentable
ampliar tamaño texto  reducir tamaño texto    Comentarios compartir en facebook compartir en twitter compartir en linkedin
16.10.15 Del Editor

La basura en su lugar

La gestión de residuos consiste en la recolección, transporte, procesamiento o tratamiento, reciclaje o disposición de material de desecho, producido por la actividad humana en un esfuerzo por reducir los efectos perjudiciales para la salud y la estética del entorno. En la actualidad se trabaja no solo para reducir sus efectos perjudiciales al medio ambiente, sino para recuperar los recursos del mismo. La gestión de residuos puede abarcar sustancias sólidas, líquidas o gaseosas con diferentes métodos para cada uno. Los residuos pueden clasificarse en los siguientes cuatro tipos: domiciliarios, industriales, agropecuarios y hospitalarios. Cada uno recibe un tratamiento diferente, tomando las medidas necesarias para cada caso.


Por el Arq. Gustavo Di Costa

Editor de Revista ENTREPLANOS


El manejo de los residuos difiere en países desarrollados y aquellos que aún se encuentran en desarrollo, para zonas urbanas y rurales. Por lo general, en sectores residenciales y áreas metropolitanas, el responsable de la gestión de los residuos es el gobierno local. Un concepto principal en lo que concierne al tema de la gestión de los residuos, se sintetizan en las tres “R”: Reducir, Reciclar, Reutilizar. El concepto básico radica en crear estrategias para reducir la cantidad de residuos. En gran parte gracias a la tecnología, el concepto se puede llevar a un nivel más amplio y no sólo reducir la cantidad de residuos generados, sino sacar provecho de ellos, generando desde materiales para la construcción hasta energía para proveer a miles de decenas de casas. Últimamente, se ha incorporado una nueva “R” que los expertos en gestión de residuos llaman “Re-Think”, que en español significaría “Replantear”.


Dentro de la recuperación de recursos, el concepto radica en explotarlos en vez de tomarlos como un problema.


En países en nivel de desarrollo la recuperación de residuos todavía se realiza mediante mano de obra manual que tamiza la basura para recuperar el material que pueda ser vendido en el mercado del reciclaje. Estos trabajadores desarrollan un papel significativo en la reducción de los residuos sólidos urbanos, brindando una importante contribución al medio ambiente.


Las técnicas para la gestión de residuos varían según el país y sería imposible describir cada una de ellas. Pero a continuación, voy a mencionar una de las más populares; el relleno sanitario, que es el más tradicional. En Argentina, el CEAMSE aplica la técnica de incineración, donde los residuos quemados se transforman en energía. En paralelo, se aplica la técnica de compostaje y digestión anaerobia, que consiste en descomponer la materia orgánica con alta presencia de oxígeno y muy poca o nula presencia de aire que conforma la vía anaeróbica (metanización). Por otro lado, tenemos la pirolisis y la gasificación, dos formas de tratamiento térmico donde los residuos son expuestos a altas temperaturas y una cantidad de oxígeno limitada, para luego ser transformados en energía. Este método puede recuperar y utilizar una mayor cantidad de energía comparada con la técnica de simple combustión.


Para la gestión de residuos peligrosos, vale tener en cuenta las siguientes recomendaciones antes de efectuar la deposición: separar y concentrar los constituyentes peligrosos en un volumen reducido, estabilizar y solidificar el residuo para evitar su liberación al medio ambiente y disminuir -en lo posible- la toxicidad del residuo.


La fiscalización de los residuos se basa en utilizar impuestos, tasas y otros instrumentos para generar una incentivación en los habitantes para una reducción de este gran problema que nos compete a todos. Los sistemas de depósito, devolución y retorno son una de las mejores formas de hacer efectivo el principio de responsabilidad del productor y garantizar altos niveles de recuperación.


La industria de la construcción es una gran generadora de residuos. Está en nosotros, sus profesionales, realizar acciones para limitar esos desperdicios, contando con el buen diseño de las obras como un valioso aliado.


Comentarios

Ingrese para poder comentar