Arquitectura Sustentable
ampliar tamaño texto  reducir tamaño texto    Comentarios compartir en facebook compartir en twitter compartir en linkedin
25.08.15 Del Editor

A la luz del sol

Por sí sola, la energía solar es capaz de cubrir ampliamente la demanda total de energía a nivel mundial. La energía eólica también es capaz de satisfacer la demanda total de energía a nivel mundial pero no ha sido tan estudiada como la energía solar. Además, ya se han generado controversias alrededor de éste, debido a la gran cantidad de aves que han matado el movimiento de las aspas.



Por el Arq. Gustavo Di Costa

Editor de Revista ENTREPLANOS


En este escenario, la energía solar puede producir electricidad básicamente de tres formas: por medio de captadores fotovoltaicos, helióstatos y captadores térmicos. La fuente de energía solar más desarrollada en la actualidad es la energía solar fotovoltaica. Según informes de la organización ecologista Greenpeace, la energía solar fotovoltaica podría suministrar electricidad a dos tercios de la población mundial hacia el año 2030. Además de existir una creciente reducción en el costo de producción de este tipo de paneles, también se ha comenzado a implementar instalaciones de paneles en casas para el autoconsumo y suministro de energía eléctrica. Ello ya es una realidad en países como Alemania, Italia, Dinamarca, Japón, Australia, Estados Unidos, Canadá y México, entre otros, debido en parte a la constante reducción de los costos de los módulos fotovoltaicos.


Otra forma de aprovechar la radiación del astro rey para beneficio propio es mediante la construcción de edificios llevando a cabo diseños ecológicos o “pasivos”. Este término tiene su origen en los años 80 en los Estados Unidos. En sí, el concepto consiste en desarrollar diseños que minimizan el uso de sistemas convencionales de calefacción y refrigeración aprovechando las condiciones climáticas y de asoleamiento de cada sitio.


Algunos ejemplos son el muro trombe, el muro de agua, la chimenea solar, la ventilación cruzada, la ventilación selectiva y la torre de vientos.


Por último, no podemos hablar de Arquitectura Sustentable sin considerar el peso que asume el tomar conciencia sobre el medido del agua potable. Se ha pensado en recolectar agua de lluvias para usos en los que no necesariamente se demande agua con carácter de potable: lavadora, cisterna del váter, lavado de coche, aunque su uso más común es el riego de jardines. La recuperación de agua pluvial consiste en filtrar el agua de lluvia captada en una superficie determinada, generalmente el tejado o azotea, y almacenarla en un depósito. Posteriormente, el agua tratada se distribuye a través de un circuito hidráulico independiente de la red de agua potable.


También, haciendo referencia a la escasez de agua potable, en los últimos años se ha estado desarrollando una especie de máquina capaz de transformar la humedad del aire en cantidades considerables de agua potable, sin necesidad de encontrarse en un lugar donde el aire se encuentre saturado de vapor de agua. El sistema cuenta con un excelente proceso de filtrado autónomo capaz de depurar grandes cantidades de agua recogidas de ríos, arroyos, lluvia, etc. y hacerlas aptas para el consumo humano. Dicha tecnología fue desarrollada con un propósito militar, pero sin lugar a dudas en poco tiempo pasará a formar parte de una tecnología de solución doméstica a la problemática de la falta de agua. 


Comentarios

Ingrese para poder comentar