Arquitectura Sustentable
ampliar tamaño texto  reducir tamaño texto    Comentarios compartir en facebook compartir en twitter compartir en linkedin
13.08.15 Del Editor

Sustentablemente hablando

Un edificio "sustentable" conforma una pieza arquitectónica cuyo diseño (incluyendo sus métodos constructivos) reducen de manera significativa, o mejor aún, eliminan el impacto negativo sobre el medioambiente y sus habitantes. Cuando hablamos de reducción de impacto negativo hacia el medioambiente, inmediatamente se nos viene a la cabeza el problema de efecto invernadero a raíz de un aumento mayúsculo en las emisiones de CO2 (Dióxido de Carbono) en nuestro ambiente. 

 


Por el Arq. Gustavo Di Costa - 

Editor de Revista ENTREPLANOS


Actualmente, el sector de la energía es responsable por el 80% de las emisiones de CO2a escala global, y el consumo de dichas energías permanecen destinadas a la calefacción de viviendas, a la producción de suministro eléctrico y a la potabilización de aguas para el consumo humano.


Por lo tanto, una arquitectura sustentable debe -en primer lugar- presentar una reducción energética y/o analizar alternativas de energía renovables. También, puede basarse en lo que podría llamarse “Diseños Ecológicos”, a fin de poder sacar provecho del entorno en el que se encuentra emplazado y de esta manera, lograr un buen confort interno dentro del edificio sin ningún gasto adicional de energía. Además, dentro de su diseño debe contemplarse la posibilidad de reducir el consumo de agua potable en tareas que no la demanden.


Ahora bien, ¿cómo una casa puede reducir su consumo energético sin arriesgar las condiciones de confort interior? Una posibilidad que se está estudiando, es el diseño de casas “superaisladas”. El término “superaislamiento” se refiere a ciertos materiales y tecnologías que proporcionan una reducción drástica de la transferencia de calor a través de la envolvente del edificio. Se busca lograr que el consumo energético por metro cuadrado no supere los 15 kilovatios al año en calefacción y refrigeración, ni los 120 incluyendo el consumo eléctrico.


En el nuevo edificio, el costo adicional del aislamiento de la pared, techo y suelo es compensado por no exigir un sistema de calefacción central. El costo de un superaislamiento posterior puede ser analizado comparándolo con el costo de calefacción en la vida útil del edificio (estimada en unos 50 años), que se puede esperar fluctúe de un año a otro debido a los problemas de suministro, desastres naturales, acontecimientos políticos o el calentamiento global.


Por otro lado, una casa superaislada tarda más en enfriarse en caso de una falla de energía prolongada, por ejemplo, luego de una severa tormenta de hielo la cual interrumpe el servicio eléctrico. En comparación, cuando una casa común es privada del suministro continuo de electricidad o gas se enfría rápidamente y puede destruirse el sistema de agua sanitaria por congelamiento.


Una solución también estudiada para el problema central de emisiones de CO2 al ambiente, radica en el uso de fuentes de energía alternativas. Las características que se busca en este tipo de fuentes es que sean limpias, sin la producción de desechos contaminantes para el ambiente como CO2 o cualquier residuo sólido. En este aspecto podemos listar un número de posibilidades en las cuales se encuentran la energía azul, eólica, mareomotriz, geotérmica, hidráulica, solar, entre otras.


Comentarios

Ingrese para poder comentar