Arquitectura Sustentable
ampliar tamaño texto  reducir tamaño texto    Comentarios compartir en facebook compartir en twitter compartir en linkedin
30.07.15 Del Editor

Eficiencia de las Fachadas Ventiladas, parte 2

Para la construcción de la fachada ventilada, se ancla sobre la piel del edificio una estructura de aluminio reforzado destinado a soportar la hoja exterior de terminación, así como la capa de aislamiento, mediante espigas o grampas de metal amuradas a la estructura resistente del edificio. Una vez colocada la capa aislante sobre la piel del edificio se monta la placa de acabado, la estructura deja una cámara de aire entre el aislamiento y las placas que conforman la segunda piel. Las juntas entre las placas son abiertas permitiendo el flujo de aire. Dichas placas exteriores pueden ser de diversos materiales, piedra, cerámica, porcelanatto, etc.


Por el Arq. Gustavo Di Costa

Editor de Revista ENTREPLANOS

Existen puntos singulares en la edificación como la línea de cumbrera y el perímetro de ventana, puntos donde se debe realizar un cerramiento en particular para dificultar la entrada de agua en la cámara de aire, pues reduciría la efectividad del aislante térmico, como así también, deben construirse rompe gotas o vierteaguas.


La piel exterior o de acabado debe disponer de ranuras tanto en la parte inferior como en la superior de las placas de revestimiento, capaces de generar no sólo la renovación del aire, sino también, evitar los problemas típicos de dilatación, por lo que son fachadas que presentan un buen aspecto durante mucho tiempo. También dichas juntas sirven para el cambio de alguna de las placas que pudieran haber sido dañadas o deterioradas de manera sencilla y sin necesidad de hacer ningún tipo de obra.


La fachada ventilada es apta para renovar un edificio antiguo y de construcción tradicional para transformarlo en uno moderno, de diseño de vanguardia y ahorro energético. También la nueva edificación se ve ampliamente beneficiada por este producto, ya que el sistema resulta ser óptimo por su fácil y rápida colocación, sin necesidad de generar incisiones en las placas gracias a un sistema oculto de sujeción con grampas a la estructura de aluminio.


La última novedad es la personalización de la fachada mediante un sistema de impresión directa sobre la placa, que permite aplicar diseños e imágenes corporativas directamente sobre la fachada de forma permanente, sin que se altere ninguna de sus cualidades.


También posee una amplia gama de acabados y colores, es altamente combinable con diversos materiales como el aluminio, acero inoxidable, vidrio, madera, etc., permitiendo a los profesionales diseñar sin límites de creatividad e innovación.


Resumiendo, las principales ventajas del sistema de Fachadas Ventiladas son: Ahorro energético en el acondicionamiento del hábitat interior del edificio (hasta un 30%); reducción de la contaminación acústica; eliminación de la condensación y la humedad intersticial del muro, manteniendo una envolvente seca; resistente a temperaturas extremas de irradiación directa; fácil limpieza y mantenimiento, anti-graffiti; sistema de instalación rápida; fijación oculta sin necesidad de hacer incisiones en las placas (menor cantidad de desechos); reduce riesgos de fisuras por contracción y dilatación; gran variedad de acabado y colores; personalización de la fachada mediante la impresión directa sobre la placa; entre tras capacidades.


Una opción más que atendible.

Comentarios

Ingrese para poder comentar