Arquitectura Sustentable
ampliar tamaño texto  reducir tamaño texto    Comentarios compartir en facebook compartir en twitter compartir en linkedin

Vivienda EntreEncinas: Ecología y eficiencia energética unidos para la construcción

Se trata de una casa pasiva, diseñada por el estudio Duque y Zamora arquitectos, construida según criterios de bioconstrucción en Villanueva de Pría, Asturias. Se buscó edificar una vivienda autosuficiente en cuyo diseño se integren, por un lado, los conceptos de eficiencia energética del estándar Passivhaus, y por el otro, la arquitectura bioclimática, que garantizan un edificio de consumo de energía casi nulo, así como los principios de bioconstrucción, que exigen el uso de materiales y sistemas constructivos de bajo impacto ambiental.


(Click aquí para  ver galería de fotos completa) 


El punto de partida fue diseñar una vivienda lo más autosuficiente posible, pero también se respetó la topografía original así como la vegetación autóctona adaptándonos al entorno. Con el objetivo de alcanzar niveles de consumo energético muy bajos, se diseñó una envolvente sin puente térmico y muy estanco que junto al uso de doble acristalamiento bajo emisivo con argón hace que la transmisión térmica media de la vivienda sea de 0,2W/m²K.


Gracias al empleo de un sistema de ventilación mecánica con recuperador de calor se logró una demanda de calefacción de 12 kWh/m²a cumpliendo con los parámetros del estándar energético Passivhaus. “Bajo los criterios de casa sana se estudió la radiactividad natural del entorno, muy baja al estar sobre terreno calizo y se realizó un estudio geobiológico in situ para ubicar las zonas de descanso”, aseguraron desde el estudio de arquitectura.


Todos los materiales fueron escogidos con criterios bioconstructivos, en su mayoría de origen orgánico, 100% renovables, entre ellos se destacan, una estructura prefabricada de madera contralaminada, aislamiento de corcho para fachada y cubierta; aislamiento de vidrio celular bajo losa; tuberías, cableado y material eléctrico de polipropileno; una instalación eléctrica biocompatible; revoques de fachada de cal; cubierta ajardinada.


Los arquitectos también tuvieron en cuenta la reutilización del agua de lluvia para la lavadora, inodoros y limpieza, y el tratamiento de las aguas negras mediante un digestor para su posterior uso en el riego.


Ficha técnica:


Estructura prefabricada en madera

La madera adquiere protagonismo tanto en la estructura horizontal como en la vertical de la vivienda, realizada a base de paneles macizos de madera contralaminados, procedentes de bosques de tala controlada con certificado PEFC. “La industrialización de los procesos constructivos, representa una mejora respecto las calidades sostenibles de un proyecto”, explicaron desde el estudio y también agregaron que “la obra en seco permite minimizar el consumo de agua en el proceso de ejecución, reducir los residuos y facilitar el posterior reciclaje. A la vez, los sistemas prefabricados de construcción permiten acortar el tiempo propio de las obras mejorando la precisión de ejecución. La estructura de la vivienda se montó en 5 días”. 


Envolvente térmica

“La elección de los materiales es esencial para el bienestar de los habitantes de la casa y para el equilibrio del medio ambiente. Entendemos la envolvente de la vivienda como nuestra tercera piel”, este mantra fue lo que llevó a los arquitectos a optar por una utilización de materiales de bajo impacto ambiental, con reducciones importantes de los consumos de CO2, reciclables, no contaminantes y también con propiedades más saludables. 


Técnicamente, se buscó una combinación equilibrada de materiales aislantes y acumuladores de calor, materiales lo más abiertos posibles a la difusión de vapor de agua e higroscópicos, asegurando al mismo tiempo la estanqueidad al aire y al viento.


Con el objetivo de minimizar las pérdidas a través de los cerramientos fue fundamental un buen aislamiento térmico por el exterior con una capa estanca al viento y permeable al vapor de agua que, colocada por su cara exterior, lo protegen de los efectos del viento y evitan su enfriamiento, así como de condensaciones en verano.


La cimentación realizada mediante losa de hormigón armada, debido a las características complejas del terreno, se aisló por el exterior mediante vidrio celular en placas de 10cm de espesor. Se eligió este material por sus buenas propiedades: estanco al agua, por su alta resistencia a la compresión, resistente al ataque de animales y por su ciclo de vida cerrado se puede considerar un material ecológico.


Por su parte, las fachadas son ventiladas con aislamiento de 16cm de paneles de corcho colocados en dos capas en la cara exterior del muro de madera, cámara de aire y un acabado de listones de madera en la galería Sur, piedra caliza del lugar y revoque de cal en el resto de fachadas, lo que permitió conseguir una transmitancia térmica media muy reducida 0,2W/m²K.


“El volúmen semienterrado se plantea como continuidad del terreno, constructivamente se resuelve mediante una cubierta ecológica extensiva con un sustrato de 10 cm de espesor donde crecerán plantas autóctonas de la zona”, explicaron desde el estudio. El aislamiento está compuesto por una capa de 14cm de corcho granulado colocado entre rastreles y formando la pendiente de la cubierta sobre el cual se coloca panel de fibra de madera de 22mm.


"La mejor energía es la que no se consume"

La vivienda aprovecha las estrategias bioclimáticas pasivas para reducir al máximo la demanda de calefacción. La captación solar, alto aislamiento, una alta estanqueidad al aire combinado con una ventilación mecánica con recuperador de calor y un diseño sin puentes térmicos son los pilares para conseguir una vivienda altamente eficiente de consumo casi cero. 


Ventilación de doble flujo

El sistema de ventilación es de doble flujo con recuperador de calor certificado por el Instituto Passiv Haus tiene un rendimiento del 90%. 


Se priorizó la energía solar. 


Los 6,9 m2 de paneles solares se utilizan para el ACS y apoyo de calefacción, mediante un depósito interacumulador de 500l que sirve para:


- Durante el invierno: Precalentar el ACS y aportar el calor a la batería de agua para el  postcalentamiento del aire colocada en el sistema de ventilación y a dos radiadores toalleros colocados en los baños. Como apoyo a la calefacción tenemos una estufa de leña.


- Durante el verano: Calentar el ACS. 


Se ha dejado previsto la instalación de paneles fotovoltaicos para compensar el bajo consumo eléctrico y en un futuro conseguir una vivienda autosuficiente.


Utilización del agua:

Equipada con un sistema de recuperación del agua de lluvias en un depósito de 1500l, para su reutilización en las cisternas, grifo del cuarto de instalaciones para limpieza de la casa y el riego exterior.


“La falta de una red de saneamiento municipal y nuestra responsabilidad con el medio ambiente por evitar que las aguas sucias lleguen al medio, hacen que contemos con un sistema de saneamiento de las aguas residuales mediante un biodigestor de oxidación total, el cual nos permite sanear las aguas al 80-90%. Dejaremos previsto un grifo para utilizar el agua saneada para el riego”, aseguraron los arquitectos.

 

http://casaentreencinas.blogspot.com.es/

http://estudioduqueyzamora.com/

Comentarios

Ingrese para poder comentar