Arquitectura Sustentable
ampliar tamaño texto  reducir tamaño texto    Comentarios compartir en facebook compartir en twitter compartir en linkedin

Buscan hacer ladrillos con las toneladas de ceniza del Calbuco

Desde que el Volcán Calbucó entró en erupción hasta el momento, se registra que ha arrojado más de 210 millones de toneladas de ceniza sobre varias localidades de las regiones de Los Ríos y de Los Lagos.  Ante esta situación, buscan generar materiales para la construcción.


En el afán de buscar una forma que permita darle un uso a la ceniza del Calbuco y aportar con las regiones desde el punto de vista productivo, la diputada (UDI) Marisol Turres representante de las localidades de Calbuco, Cochamó, Maullín y Puerto Montt, propuso transformar el material expulsado por el volcán en ladrillos.

 

“Con la erupción del volcán Calbuco podemos ver una forma de aprovechar las cenizas especialmente para producir materiales de construcción y específicamente ladrillos, donde hay experiencia internacional que ha sido muy exitosa”.

 

La parlamentaria explica que al entrar en contacto con el agua y la humedad, la ceniza se solidifica de una manera similar al concreto, lo que puede transformarse en un material “valioso para poder construir”.

 

Por lo mismo, asegura que se encuentra trabajando y reuniendo material para solicitar una audiencia con los ministros de Economía, de Obras Públicas y de Vivienda para plantearles esta iniciativa.

 

“Es una oportunidad que se nos abre con la erupción del Calbuco y en general con las erupciones que tenemos constantemente. Podemos usar las cenizas y activar de alguna manera la construcción que hemos visto está bastante decaída en nuestro país”.

 

“Esta propuesta no solo implicaría innovar en materia de reconstrucción, sino además abre la posibilidad de nuevos y mejores empleos para las zonas afectadas, impulsando la economía local gravemente afectada por el Calbuco y por qué no, abrir un polo de desarrollo nuevo para el país”, planteó.

 

Experiencia

 

En Argentina ya fabrican este tipo de insumos con cenizas volcánicas. La idea surgió tras el material caído el 2011 en el país tras la erupción del complejo Puyehue-Cordón Caulle.

 

Los ladrillos ya se están fabrican y tienen la resistencia suficiente como para formar parte del techo de una vivienda. No necesitan además usar mezcla con cemento, ya que vienen con un sistema de encastres que permite unirlos y secarlos al natural e incluyen espacios para cañerías y cables de luz.

 

"Son bloques que permiten construir rápidamente: por ejemplo, en un día se podría tener una casa de 45 metros cuadrados", explicó Marianela Romero Hamsa a un medio argentino cuando se presentó la innovación.

 

Fuente: www.publimetro.cl

Comentarios

Ingrese para poder comentar