Arquitectura Sustentable
ampliar tamaño texto  reducir tamaño texto    Comentarios compartir en facebook compartir en twitter compartir en linkedin

Materiales: ¿Conoces la calidad biológica de la madera en la construcción de edificios?

Edificios en madera

La bio-construcción nos enseña la calidad biológica de los materiales de construcción. Esta calidad depende de su comportamiento ante el agua, el aire, y el calor. Los materiales que se utilicen en la construcción de edificios, tendrán una elevada calidad biológica, si son permeables al vapor de agua, si transpiran, y sin son capaces de actuar como reguladores de la humedad. También deben ser permeables a la radiación natural de la Tierra, y no deben ser tóxicos ni radiactivos. La madera es un buen ejemplo de ello, aportando estos y otros beneficios en la construcción de edificios.


La madera es un material de origen vegetal, utilizado a lo largo del tiempo en la construcción de edificios, y con diferentes aplicaciones: carpintería, pavimentos y acabados verticales, muros y cubiertas, estructuras, particiones interiores y mobiliario. La madera produce un efecto de vitalidad, calor y bienestar sobre los sentidos de las personas: color, olor, tacto agradable y acústica.

Se trata de un material universal, que junto a la tierra, la piedra, la cal o la arena, ha servido de materia prima en la arquitectura tradicional, y es uno de los elementos fundamentales en la bio-construcción, por su impacto ambiental positivo, debido a su bajo coste energético, y a que es un material natural, saludable, perdurable y reciclable; por otro lado, su proveniencia tiene que ser regional -local-, y su producción, uso y desecho, debe ser lo menos problemático posible.

La calidad biológica de la madera: su estructura interna

La calidad biológica de la madera es muy elevada, y depende de su comportamiento ante el agua, la temperatura y el aire, como todos los materiales en la construcción. La estructura interna de la madera presenta  una gran superficie interior (2m²/cm³, Guía de la bio-construcción, Camilo Rodríguez Lledó), que le permite absorber agua y volver a soltarla, por lo que se puede afirmar que su comportamiento es flexible e interactivo con su entorno. Esta característica se da también en otros materiales como el yeso, el corcho, el barro cocido o el mortero de cal.

La madera regula la humedad en espacios interiores

La madera es higroscópica. En este sentido, la madera actúa como regulador de la humedad en espacios interiores, y a la vez, debido a su estructura interna compuesta por infinidad de micro-conductos, le permite actuar también como filtro del aire ambiental, que circula por dichos micro-conductos, depurándose. Recordemos que una vez se tala el árbol y se seca, los conductos por donde circula la savia, quedan vacíos. De ahí que la madera tenga una ‘gran superficie interior’.

La madera para crear espacios confortables: ruido y temperatura

Su comportamiento térmico se corresponde con el de un material de baja conductividad, por lo que es un buen aislante térmico, evitando pérdidas bruscas de calor, y creando por lo tanto espacios confortables, desde el punto de vista térmico. Es un material agradable al tacto en este sentido. Por otro lado, también mejora la acústica de dichos espacios interiores, ya que absorbe las ondas del sonido, evitando ecos y reverberaciones.  Respecto de su capacidad de aislamiento acústico a ruido aéreo, los elementos simples de madera más densa, presentan un mayor aislamiento al ruido, frente a los de madera menos densa (ley de masas), y en combinación con un material poroso como la lana de roca, aumenta el valor global del aislamiento acústico del elemento constructivo.

Otros beneficios de la madera

Desde el punto de vista estructural, la madera es flexible, ligera y elástica. Su comportamiento a tracción es excelente, pero también puede trabajar bien a torsión y compresión.

Finalmente, la madera presenta muchas otras cualidades beneficiosas: ‘…, no se carga electrostáticamente, permeable al campo de radiación de la Tierra disminuye la radioactividad del lugar’, ‘… es un material renovable que se da en la mayoría de los climas habitados por el hombre y cuya explotación racional beneficia al territorio, su transformación no genera industrias contaminantes sino todo lo contrario; aserraderos, carpinterías, o pequeñas fábricas donde nada se desperdicia pues todo, desde la más pequeña viruta a la última hoja del árbol se aprovecha’ (Guía de la bio-construcción, Camilo Rodríguez Lledó).

¿Por qué se utiliza menos la madera?

La madera se ha dejado de utilizar en muchos países. Por un lado, porque su explotación se debe de gestionar de forma responsable, evitando la deforestación; y por otro porque se tiene el conocimiento de que requiere mucho mantenimiento, y además han aparecido otros materiales alternativos.

La selección del tipo de madera más adecuado, unido a un correcto tratamiento desde la tala hasta la puesta en obra, pueden reducir la intensidad del mantenimiento, durante su vida útil, alargando la durabilidad de la misma: ‘Es importante mantenerla seca. La mayor parte de las patologías de la madera sólo pueden existir en un ambiente húmedo, los hongos necesitan para existir un grado de humedad superior al 18% y los insectos más del 10%’  (Guía de la bio-construcción, Camilo Rodríguez Lledó).

Fuente: www.certificadosenergeticos.com

Comentarios

Ingrese para poder comentar