Arquitectura Sustentable
ampliar tamaño texto  reducir tamaño texto    Comentarios compartir en facebook compartir en twitter compartir en linkedin
01.04.15 Textuales

Informe: Construcción con contenedores marítimos

Un contenedor es un recipiente de carga para el transporte marítimo o fluvial, transporte terrestre y transporte multimodal. Se materializan en acero corten, aunque también se los comercializa de aluminio y algunos otros de contrachapada reforzados con fibra de vidrio con una cierta capacidad de carga y resistencia para poder ser apilados uno encima del otro.


La vida útil de un contenedor marítimo, según regulaciones internacionales, alcanza los 12 años. Luego de ese periodo, el contenedor queda inutilizable para el transporte de cargamento y se deposita en el mismo puerto o en otro lado ocupando lugar. En la actualidad, diversos Estudios de Arquitectura a los que les interesa el tema de reutilizar  componentes han escogido los contenedores para transformarlos en viviendas, edificios comunitarios, edificios comerciales, además de escuelas y hospitales sustentables y ecológicos. Los contenedores como viviendas constituyen un proyecto viable, ya que a diferencia de una obra tradicional, son relativamente más económicas (se puede llegar a abaratar el costo de la obra en un 50%), su tiempo de producción son más reducidos, y al ser producidos en talleres y/o depósitos, se acota considerablemente la probabilidad de generar accidentes laborales -ya que el riesgo es mucho menor- además de ser antisísmicos.

 

Estructuralmente hablando, los soportes y capacidad de apilamiento de los contenedores marítimos permanecen normalizadas por la Organización Marítima Internacional (IMO) y establecidos en la norma ISO 668. Las medidas de los contenedores, que también se encuentran regularizadas por las mismas normas, varían pero los más normales para la ejecución de viviendas y construcciones de todo tipo son los llamados contenedores “Dry Van”. Generalmente, dichos contenedores presentan dimensiones de 6 metros por 12 metros y una altura promedio de 2,70 metros.

 

En lo que respecta al proceso edificatorio, la construcción con contenedores es totalmente industrializada eliminando la obra tradicional y húmeda (morteros, hormigones). Esto, sumado al hecho de que sean producidos en talleres, optimiza la supervisión del máximo uso de los materiales correctamente, reduciendo la merma de los mismos. La cimentación del área donde se va a ubicar la obra es uno de los puntos en donde el costo de la obra se acota, ya que la platea a la cual va a ir sujeto el contenedor no depende más que de 4 sencillos apoyos de hormigón, siempre y cuando se trate de una zona no urbanizada. En el caso de que sea en una parcela urbanizada, se realiza el correspondiente estudio del suelo y se produce el proyecto de ejecución.

 

Las fachadas conforman un tema importante de la construcción con contenedores marítimos ya que dependiendo de la textura que se le brinde, uno a simple vista podría identificar el contenedor o ver una especie de pared cementicia. Si las paredes laterales, tanto como las frontales y traseras, se pintan ello le brinda un aspecto a un entramado metálico típico de un contenedor. Otra opción recomendada para las fachadas de los contenedores es llevar a cabo una fachada ventilada en donde el entramado metálico se adiciona con placas de yeso o cementicia. Esta segunda piel adicional ayuda a revertir el alto grado de transmisión calórico que poseen los materiales metálicos, facilitando el condicionamiento térmico interior de la obra. Por otro lado, el aislamiento térmico resulta fundamental y los sistemas de construcción en seco son fácilmente adaptables para estos casos. Montantes y soleras dejan el espacio necesario para alojar el aislante térmico. Con un espesor de 5 cm. de lana de vidrio en los muros se pueden alcanzar valores de transmitancia térmica de 0,70 W/m2°K, contra 1,35 W/m2ºK de un muro de ladrillo hueco autoportante.

 

El principal problema que se puede encontrar a la hora de solucionar las cubiertas es que, la chapa superior, no tiene la misma capacidad portante que las chapas de cerramiento lateral, lo que dependiendo de la zona geográfica dónde se ubique la vivienda, se debe realizar pequeños refuerzos debido a las cargas variables existentes. Ya de por sí, el contenedor es estanco, no necesita ningún elemento adicional para impermeabilizar las cubiertas aunque al ser una cubierta de metal, convierte en interior en una especie de “horno”.

 

Por este motivo, es necesario aislarlo térmicamente, para lo cual existen muchas soluciones como por ejemplo el corcho proyectado, cubiertas de panel sándwich, cubiertas planas invertidas de EPDM, o una solución realmente efectiva y además ecológica: las cubiertas verdes o ajardinadas.

 

Como último tema se plantea la distribución interior de los módulos que se puede resolver con tabiquería de placas de cemento o de yeso, Los trasdosados permiten la colocación de paneles de lana de roca o fibras de vidrio, que aumentan el aislamiento térmico y acústico del conjunto envolvente. Lo mismo ocurre con los falsos techos.

 

En suma, la construcción con contenedores marítimos presenta un sistema constructivo tanto industrializado como sustentable muy viable y cada vez más utilizado, que conforma una alternativa respecto de la obra tradicional, ya que sus ventajas son muy convenientes e interesantes para el futuro de la construcción.

Comentarios

Ingrese para poder comentar