Arquitectura Sustentable
ampliar tamaño texto  reducir tamaño texto    Comentarios compartir en facebook compartir en twitter compartir en linkedin
20.03.15 Empresas

Extracción de arenas: hacia una labor socialmente responsable

Por miles de años tanto la arena como la grava, han sido utilizadas en la construcción de caminos y edificaciones. Actualmente no sólo se siguen utilizando, sino que la demanda de estos materiales aumenta cada día más.

Un estudio realizado por la consultora privada británica Timetric reveló que la industria global de la construcción creció un 3,1% promedio en 2014. La misma investigación prevé para 2015 un crecimiento global promedio del sector de un 3,8%. Estos aumentos significan un  gran incremento en la demanda de insumos para la construcción.

 

Debido al hecho de que la arena es un recurso no renovable, los operadores  de arena deben trabajar  de manera ambientalmente responsable. “La extracción  de arenas en un río requiere información topográfica, hidrológica, e hidráulica, para determinar la cantidad de arena que se puede remover de un área sin causar erosión o degradación indebida” explicó Miguel Fernandez, Gerente del Departamento de Planificación y Gestión Ambiental de Silos Areneros Buenos Aires, “Incluso, la misma debe darse de manera tal que contribuya con el medioambiente y el cuidado de todos los recursos naturales circundantes” concluyó.


La actividad en Argentina se encuentra estrictamente controlada por las autoridades de aplicación. La Dirección Nacional de Vías Navegables debe otorgar a los operadores un documento denominado “Declaratoria”, el cual  permite efectuar la extracción únicamente en las zonas allí mencionadas y en los periodos correspondientes.


Silos Areneros Buenos Aires posee una fuerte política de RSE, que incluye no sólo el cumplimiento de las normativas vigentes y el cuidado de sus embarcaciones para que no produzcan ningún daño a la naturaleza y el medio ambiente, sino también buscar impactar positivamente en donde se genera la extracción. De esta forma, se trabajan sitios en donde es necesaria la extracción, ya que de lo contrario se generarían grandes embancamientos de arena, que sacarían de cauce al rio avanzando sobre poblaciones,  fauna terrestre, campos sembrados e incluso sobre ganados en pie en campos trabajados. 

 

En cuanto a la calidad del agua propiamente dicha, las mejoras allí donde se genera la extracción son permanentes. Los movimientos de carga y descarga, con motivo de la agitación, producen un aporte adicional de aireación y mejoras en la oxigenación del agua.

 

“Es de suma importancia cuidar no sólo el medioambiente y el impacto generado en el proceso de extracción, sino también en toda la cadena de valor con la que se trabaja. Asegurarse de que en esta cadena la pérdida de arena se reduzca al mínimo posible, es cuidar  este valioso recurso sumamente necesario en muchos ámbitos de la vida humana” concluyó Fernandez.

Comentarios

Ingrese para poder comentar