Arquitectura Sustentable
ampliar tamaño texto  reducir tamaño texto    Comentarios compartir en facebook compartir en twitter compartir en linkedin

Tejas ecológicas fabricadas con envases de cartón

Recypack, una empresa familiar ubicada en La Rioja, se dedica a la fabricación de tejas y materiales de construcción a partir del reciclado del polietileno y aluminio de los envases tetrabrick. Proveen una buena aislación térmica y su fabricación no genera desperdicios.



A comienzos de 2004, Arnaldo Ochoaispuru, fundador de la fábrica de pallets y tarimas de madera Recypack, tuvo una reunión con el gerente de Producción de Tetrabrik, uno de sus principales clientes. El ejecutivo le comentó su inquietud por la cantidad de desperdicios que se generaban en la producción y el post consumo de estos envases, y le dejó la idea picando: por qué no convertir estos materiales en un producto útil.


Ochoaispuru tomó el desafío y, junto con su hijo Marcelo, armó un proyecto para reciclar el polietileno y aluminio provenientes de los envases tetra en placas para la construcción. "Pensamos que lo tendríamos listo en cuatro o cinco meses, pero nos llevó casi dos años lanzar el primer prototipo de tejas", confiesa el fundador de Recypack. "Como se trataba de un proceso nuevo, tuvimos que diseñar y fabricar nuestra propia maquinaria, o mandarla a hacer a otros proveedores", apunta.


A través del programa de Desarrollo Industrial Sustentable, el Ministerio de Industria de la Nación les brindó un ANR (aporte no reembolsable) por $ 98.000 para cubrir parte del presupuesto (la inversión total está prevista en u$s 500.000), y también asistencia técnica para el proyecto.


Las tejas de Recypack son 100% ecológicas y tienen mayor resistencia al granizo y a los golpes que las convencionales. También, proveen aislación térmica, con lo que generan mayor comodidad y un importante ahorro energético. Y, además de aprovechar un material que de otro modo sería descartado, en su proceso de fabricación, no se generan desperdicios.


Para su producción, lograron un acuerdo win-win con la planta de Tetrabrick, que les provee la ?materia prima? resultante de desperdicios industriales y la recolección de envases usados que, de otro modo, irían a parar a un relleno sanitario. Como ambas industrias están ubicadas en la provincia de La Rioja, se minimiza el costo de transporte y la huella ambiental.


Con 20 empleados, la firma fabrica unos 5.000 metros cuadrados mensuales de este material constructivo, que se comercializa en corralones en La Rioja, Santiago del Estero y Salta. 


Fuente: www.cronista.com


Comentarios

Ingrese para poder comentar