Arquitectura Sustentable
ampliar tamaño texto  reducir tamaño texto    Comentarios compartir en facebook compartir en twitter compartir en linkedin

Cómo mejorar la aislación en las paredes

Foto: Clarin

El calor y el frío no solo entran por la ventana. Las paredes de ladrillo (hueco o macizo) conforman una barrera insuficiente. Una pared de ladrillo cerámico hueco de 18 cm, la más ancha, no cumple con los requerimientos mínimos de confort que indican las normas IRAM específicas, y de las que abreva la ley bonaerense de acondicionamiento térmico en las construcciones.


La deficiencia es más notoria en los materiales con los que habitualmente se resuelven los muros exteriores: huecos de 8 y 12 centímetros, bloques de cemento y ladrillos comunes. Ya sea por falta de información o por un ajuste en los costos, lo cierto es que, al no considerar soluciones térmicamente eficientes, se está “ahorrando” en el rubro equivocado. Las consecuencias de construir una envolvente deficiente impactan directamente en el consumo energético y en la salubridad de los ambientes.


Por ejemplo, un metro cuadrado de pared de ladrillos huecos de 18 cm (incluyendo los revoques) cuesta 680 pesos. Cambiar el revoque exterior tradicional por uno termoaislante de perlas de EPS (tipo Weber.therm Climamur o Isolteco Estisol) lo encarece un 20 % (unos 140 pesos por m2). Esta solución permite mejorar un 86 % la aislación del cerramiento, alcanzando los estándares de confort que establecen las normas sin cambiar la apariencia ni el espesor del muro.


Según los especialistas, es más efectivo aislar desde la cara externa del muro: “Así se consigue darle mayor inercia térmica a la construcción y llevar al punto de rocío lo más alejado posible de la cara interna de la pared”, detalla el manual de la Asociación Argentina del Poliestireno Expandido (AAPE).


El sistema EIFS (en inglés, sistema de aislación exterior y terminación) mejora notablemente el comportamiento térmico de una pared. Consiste en superponer una placa aislante (de EPS o lana de vidrio) sobre el revoque grueso. La terminación final se logra con un revoque fino armado o revestimiento acrílico. Mastroplac R (Mastropor) es una placa de EPS de 50 mm de espesor y 20 Kg/m3 de densidad, con bordes rebajados para facilitar el encastre y evitar puentes térmicos. En el caso de una pared de ladrillo hueco de 18 cm, con las placas se lleva el K de 1,47 a 0,47 W/m2K. Como referencia, la transmitancia máxima admisible según IRAM es de 0,93 W/m2K para el nivel B (un intermedio). La inversión ronda los 120 pesos por m2, considerando la placa, malla de fibra de vidrio y la base coat o adhesivo. El EIFS se puede resolver por un costo similar con placas rígidas de lana de vidrio (Etics de Isover). Con este material aplicado sobre un muro de ladrillo hueco de 12 cm se consigue un K de 0,83 W/m2K, obteniendo una pared eficiente con un espesor total de 16,5 cm.


Cuando el muro no es nuevo o es imposible trabajar en la cara externa, se puede agregar el aislante sobre la cara interna de la pared. En este caso, primero se colocan perfiles sobre el muro desnudo, o el revoque. Luego, el fieltro Rolac Plata o placas de EPS entre los parantes y, como terminación, se atornillan placas de yeso sobre los perfiles (220 pesos por m2). Sobre una pared de ladrillo 12 cm, el K resulta de 0,67 W/m2K (nivel B).


Dónde informarse para aislar bien


Las normas IRAM 11605 brindan información de primera mano pero pueden presentar alguna complejidad de interpretación para quien no está empapado en el tema. A su vez, las empresas proveedoras de materiales aislantes ofrecen los datos de un modo más amigable porque organizan la información a partir de las soluciones usadas en la obra. Isover ofrece en su página web Soluciones multiconfort, una biblioteca interactiva con los datos técnicos y detalles constructivos para aislar techos, paredes, pisos e instalaciones. En cada caso, especifica el coeficiente K y el nivel de cumplimiento de las normas IRAM. A su vez, brinda material técnico y videos de aplicación.


La Asociación Argentina del Poliestireno Expandido preparó un manual técnico de consulta gratuita. En 153 páginas, desgrana los conceptos generales sobre la transferencia de calor y los métodos de cálculo. Y ofrece una guía de soluciones constructivas para aislar correctamente paredes, techos y pisos, con sistemas de construcción tradicional y en seco y su respectivo valor de K.


Fuente: arq.clarin.com


Comentarios

Ingrese para poder comentar