Arquitectura Sustentable
ampliar tamaño texto  reducir tamaño texto    Comentarios compartir en facebook compartir en twitter compartir en linkedin
16.01.15 Del Editor

Como en casa

Los habitantes del antiguo Egipto vivían en casas bajas construidas con adobes sobre una planta rectangular. Las excavaciones realizadas muestran que las viviendas de los esclavos solían tener entre dos y cuatro habitaciones, disponiéndose sobre una retícula ortogonal, con callejones estrechos que discurrían entre largas hileras que componían el barrio, mientras que las viviendas de los capataces se emplazaban mucho más desahogadas. 



Por el Arq. Gustavo Di Costa
Editor de Revista ENTREPLANOS


En el Oriente Próximo las viviendas se adaptaban a las posibilidades constructivas: donde había barro eran comunes las casas de una sola estancia en forma de colmena; donde no se encontraba madera, sino piedra, hasta las cubiertas se construían mediante bandas de este material. Las mencionadas tradiciones han sobrevivido hasta nuestros días.

 

Más allá de las tendencias, aún hoy nuestra clase media se agolpa en reducidas cocinas-comedor diario, a espera de brindarle un uso más digno al estar-comedor, cuyo objeto es sólo servir de lucimiento sin un empleo asiduo verificado. Este es uno de los sinsentidos que la organización de nuestras casas conlleva. Respecto de sus características concretas, una vivienda depende del clima, del terreno, de los materiales disponibles, de las técnicas constructivas y de numerosos factores simbólicos -como la ya aludida clase social- o los recursos económicos de sus propietarios.

 

Walter Benjamín planteaba que en el siglo 19 la casa privada no sólo estaba separada del mundo público, sino que más bien, conformaba un retiro del mismo. Ya finalizando el siglo 20 surge una nueva relación entre lo público y privado en donde lo público se relaciona con lo privado a través de los avances tecnológicos y los medios de comunicación.

 

Sea como sea su forma de materialización -por concurso de proyecto, por autoconstrucción, etc.- actualmente la vivienda conforma el desvelo de muchas familias que buscan en ella -hoy como ayer- cobijo o protección del entorno natural.

 

También, el diseño de una vivienda resulta ser un elemento de análisis para los profesionales del diseño. En este sentido, reflexionamos respecto de la construcción de una vivienda para una familia tipo. Ahora bien: ¿Cómo está hoy constituida una familia tipo? O mejor aún ¿Qué es hoy una familia tipo?

 

El proceso normal de una construcción puede sintetizarse del siguiente modo: el arquitecto realiza el proyecto, el cual se complementa con los cálculos de las estructuras y el proyecto de las instalaciones especiales que se preparan bajo su dirección por técnicos especializados.

 

El arquitecto no proyecta exclusivamente la futura obra, sino que también dirige los proyectos de ejecución de las estructuras e instalaciones complementarias así como la construcción de la obra misma. Por lo tanto, debe brindar normas y supervisar la labor de los constructores que complementan su tarea. Para ello, es necesario que conozca el fundamento del proyecto y cálculo de dichas estructuras e instalaciones especiales, así como el de los métodos y procedimientos de construcción. 

 

Ello significa que al formar a Ios técnicos se persigue como finalidad la preparación de calculistas, proyectistas de instalaciones especiales y constructores, capacitados para dictar normas y dirigirlas. La situación puede asimilarse, en este aspecto, a la de un director de orquesta que puede dirigir un conjunto de músicos, ejecutantes de distintos instrumentos, sin que él personalmente, sea capaz de tocar ninguno de ellos, bastándole conocer la técnica, las posibilidades y las limitaciones de los instrumentos musicales y de sus ejecutantes.

 

El conocimiento de la técnica y de los recursos de la construcción no son sólo útiles después de concebida la obra arquitectónica, sino que influyen directamente en su proyecto.

 

Comentarios

Ingrese para poder comentar